_Destacado

Es sólo fútbol

José Miguel Capel @JCapCar 18-12-2019

El fútbol es un fenómeno de masas que provoca reacciones y emociones variopintas y pintorescas. En ocasiones, simpáticas; en otras, dolorosas; y en otras tantas, simplemente excitantes.

En cualquier caso, el fútbol es deporte y, como tal, se le suponen una serie de valores. La humildad, el espíritu de esfuerzo, de superación… Y el respeto. Es cierto que el deporte como tal no educa en valores, que todo depende de la forma en que se utilice. Sin embargo, es generalmente aceptado el deporte en general, y el fútbol en particular, como un excelente transmisor de valores y actitudes morales y ejemplares para los demás, dado todo lo que mueve a su alrededor.

Todo ello no se vio reflejado en Vallecas en el encuentro que disputaron Rayo Vallecano y Albacete Balompié, con Roman Zozulia como epicentro de todo. El ucraniano fue protagonista, mas no lo fue por el fútbol, pese a que su profesión sea la de futbolista. Los goles no fueron su canal, ni los errores técnicos o tácticos motivaron en todo lo que envolvía al encuentro. Insultos y actitudes violentas desde parte de la grada a un jugador terminaron siendo protagonistas absolutos del espectáculo. Y por tanto, el foco quedó alejado de aquello que se celebraba en Vallecas: un partido de fútbol.

Como consecuencia de todo ello, más allá de la suspensión del partido al descanso, al negarse el Albacete Balompié a continuar alimentando aquello que se alejaba de su profesión y que, además, hería a su compañero, el domingo en absoluto se vivió una tarde de emociones deportivas. No hubo fútbol, aunque se disputasen 45 minutos.

Hagamos el ejercicio de imaginar que Roman Zozulia es inocente en el juicio popular al que se enfrenta. Hagamos el ejercicio de imaginar que nosotros somos Roman Zozulia. Pongámonos en el lugar de nuestros semejantes, reflexionemos sobre ello, humanicemos la vida. Humanicemos el deporte. Pero sobre todo, recordemos que en los estadios, es sólo fútbol. Los juicios se celebran en otros escenarios, alejados del fantástico aroma del deporte.

Foto: @AlbaceteBPSAD

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El fútbol es un fenómeno de masas que provoca reacciones y emociones variopintas y pintorescas. En ocasiones, simpáticas; en otras, dolorosas; y en otras tantas, simplemente excitantes.

En cualquier caso, el fútbol es deporte y, como tal, se le suponen una serie de valores. La humildad, el espíritu de esfuerzo, de superación… Y el respeto. Es cierto que el deporte como tal no educa en valores, que todo depende de la forma en que se utilice. Sin embargo, es generalmente aceptado el deporte en general, y el fútbol en particular, como un excelente transmisor de valores y actitudes morales y ejemplares para los demás, dado todo lo que mueve a su alrededor.

Todo ello no se vio reflejado en Vallecas en el encuentro que disputaron Rayo Vallecano y Albacete Balompié, con Roman Zozulia como epicentro de todo. El ucraniano fue protagonista, mas no lo fue por el fútbol, pese a que su profesión sea la de futbolista. Los goles no fueron su canal, ni los errores técnicos o tácticos motivaron en todo lo que envolvía al encuentro. Insultos y actitudes violentas desde parte de la grada a un jugador terminaron siendo protagonistas absolutos del espectáculo. Y por tanto, el foco quedó alejado de aquello que se celebraba en Vallecas: un partido de fútbol.

Como consecuencia de todo ello, más allá de la suspensión del partido al descanso, al negarse el Albacete Balompié a continuar alimentando aquello que se alejaba de su profesión y que, además, hería a su compañero, el domingo en absoluto se vivió una tarde de emociones deportivas. No hubo fútbol, aunque se disputasen 45 minutos.

Hagamos el ejercicio de imaginar que Roman Zozulia es inocente en el juicio popular al que se enfrenta. Hagamos el ejercicio de imaginar que nosotros somos Roman Zozulia. Pongámonos en el lugar de nuestros semejantes, reflexionemos sobre ello, humanicemos la vida. Humanicemos el deporte. Pero sobre todo, recordemos que en los estadios, es sólo fútbol. Los juicios se celebran en otros escenarios, alejados del fantástico aroma del deporte.

Foto: @AlbaceteBPSAD

_Destacado

Daniel Norris y la vida eterna

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
26-11-2021