_Fórmula 1

Primer título con polémica

Abraham Marqués @AbrahamMarques_ 23-03-2020

Michael Schumacher debutó en la Fórmula 1 en 1991. El alemán lo hizo al volante de un Jordan sustituyendo a Bertrand Gachot. Sorprendió en su debut clasificando en séptimo lugar para el Gran Premio de Bélgica. Estas buenas sensaciones no las pudo culminar en la carrera, ya que se vio obligado a abandonar en la salida por un problema en el embrague. Aun así, su gran papel en la clasificación hizo que Flavio Briatore no dudara en ficharlo para su equipo.

El italiano consiguió que Michael Schumacher estuviera montado en uno de los dos Benetton justo en la siguiente carrera. A mitad de temporada quitó a Roberto Moreno de su alineación y puso al joven piloto debutante junto al tricampeón del mundo Nelson Piquet.

Michael fue acumulando podios y victorias en las siguientes temporadas con Benetton hasta que en 1994 se encontró con posibilidades reales de ganar el campeonato. A sus 25 años, tenía opciones de ser el segundo campeón del mundo más joven de la historia, solo por detrás de Emerson Fittipaldi.

Comenzó la temporada de forma imparable. Ganó seis de las siete primeras carreras y, llegados casi al ecuador del campeonato, había conseguido más del doble de puntos que su rival por el título, Damon Hill. Con estos números, el título se podía dar prácticamente por ganado. Pues, a pesar de la gran ventaja que poseía Schumacher en el campeonato, terminó la temporada pidiendo la hora y ganando el mundial por un solo punto de ventaja con polémica incluida.

Todo el colchón de puntos que ganó en la primera parte del año lo fue perdiendo tras verse inmerso en distintas polémicas. En la octava carrera del campeonato, el Gran Premio de Gran Bretaña, fue descalificado por no respetar las decisiones de los comisarios. Se le impuso una sanción de cinco segundos que no cumplió. Le mostraron la bandera negra por ello, pero Michael siguió en pista y terminó la carrera en segunda posición. Como castigo, decidieron no dejarle competir en dos Grandes Premios: Italia y Portugal.

El mundial, que parecía completamente decidido a mitad de temporada, no tenía un ganador claro al llegar a los últimos Grandes Premios del año. Damon Hill ganó la carrera en la que fue descalificado el alemán y además se hizo también con la victoria en las dos carreras donde Schumacher estuvo sancionado y no pudo participar.

Por si esto fuera poco, también descalificaron al piloto de Benetton en el Gran Premio de Bélgica. Los comisarios decretaron que una placa de madera del Benetton B194 medía menos de lo estipulado, por lo que decidieron quitarle la victoria, la cual pasó a ser para su rival directo por el título. Que midiera menos de lo normal se atribuye a un trompo que realizó, pero la FIA decretó su descalificación de igual modo.

A pesar de solo haber puntuado en uno de los últimos seis Grandes Premios, Michael llegó a las tres carreras finales con opciones de ganar el título. Toda la ventaja que obtuvo a principios de temporada se esfumó. Seguía siendo líder del campeonato, pero solo por un punto de diferencia respecto a Hill.

En las dos siguientes carreras hubo un empate técnico entre ambos. Los dos ganaron una carrera respectivamente y quedaron segundo en la otra. Por lo tanto, llegaron a la última cita de la temporada con solo un punto de diferencia entre ambos.

Michael Schumacher lideraba el Gran Premio de Australia, perseguido por Damon Hill. Llegado el ecuador de la carrera, el piloto de Benetton tuvo una salida de pista en la que estuvo a punto de abandonar. Damon Hill aprovechó esta ocasión para adelantarle, pero el alemán defendió la posición de la forma más agresiva posible y terminó colisionando contra su rival.

El líder del campeonato se fue contra el muro, mientras que el piloto de Williams pudo seguir en pista. Aún así, Hill se vio obligado a abandonar por los daños que Schumacher le había causado en la colisión. De este modo, los dos pilotos estaban fuera de la pista y el título era para el joven piloto de Benetton.

Los comisarios no encontraron intencionalidad en el accidente entre ambos, por lo que decidieron no imponerle sanción al nuevo campeón del mundo. En un año donde Michael Schumacher sufrió muchas sanciones, algunas de las cuales pueden considerarse excesivas, ganó el título con polémica tras su accidente con Damon Hill. Este fue el primero de los dos que ganó con Benetton y el primero de los siete que tiene en su haber. No fue el único con polémica, ya que se ha visto envuelto en muchas acciones controvertidas a lo largo de su carrera, pero esos asuntos ya los trataremos en futuros artículos.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Michael Schumacher debutó en la Fórmula 1 en 1991. El alemán lo hizo al volante de un Jordan sustituyendo a Bertrand Gachot. Sorprendió en su debut clasificando en séptimo lugar para el Gran Premio de Bélgica. Estas buenas sensaciones no las pudo culminar en la carrera, ya que se vio obligado a abandonar en la salida por un problema en el embrague. Aun así, su gran papel en la clasificación hizo que Flavio Briatore no dudara en ficharlo para su equipo.

El italiano consiguió que Michael Schumacher estuviera montado en uno de los dos Benetton justo en la siguiente carrera. A mitad de temporada quitó a Roberto Moreno de su alineación y puso al joven piloto debutante junto al tricampeón del mundo Nelson Piquet.

Michael fue acumulando podios y victorias en las siguientes temporadas con Benetton hasta que en 1994 se encontró con posibilidades reales de ganar el campeonato. A sus 25 años, tenía opciones de ser el segundo campeón del mundo más joven de la historia, solo por detrás de Emerson Fittipaldi.

Comenzó la temporada de forma imparable. Ganó seis de las siete primeras carreras y, llegados casi al ecuador del campeonato, había conseguido más del doble de puntos que su rival por el título, Damon Hill. Con estos números, el título se podía dar prácticamente por ganado. Pues, a pesar de la gran ventaja que poseía Schumacher en el campeonato, terminó la temporada pidiendo la hora y ganando el mundial por un solo punto de ventaja con polémica incluida.

Todo el colchón de puntos que ganó en la primera parte del año lo fue perdiendo tras verse inmerso en distintas polémicas. En la octava carrera del campeonato, el Gran Premio de Gran Bretaña, fue descalificado por no respetar las decisiones de los comisarios. Se le impuso una sanción de cinco segundos que no cumplió. Le mostraron la bandera negra por ello, pero Michael siguió en pista y terminó la carrera en segunda posición. Como castigo, decidieron no dejarle competir en dos Grandes Premios: Italia y Portugal.

El mundial, que parecía completamente decidido a mitad de temporada, no tenía un ganador claro al llegar a los últimos Grandes Premios del año. Damon Hill ganó la carrera en la que fue descalificado el alemán y además se hizo también con la victoria en las dos carreras donde Schumacher estuvo sancionado y no pudo participar.

Por si esto fuera poco, también descalificaron al piloto de Benetton en el Gran Premio de Bélgica. Los comisarios decretaron que una placa de madera del Benetton B194 medía menos de lo estipulado, por lo que decidieron quitarle la victoria, la cual pasó a ser para su rival directo por el título. Que midiera menos de lo normal se atribuye a un trompo que realizó, pero la FIA decretó su descalificación de igual modo.

A pesar de solo haber puntuado en uno de los últimos seis Grandes Premios, Michael llegó a las tres carreras finales con opciones de ganar el título. Toda la ventaja que obtuvo a principios de temporada se esfumó. Seguía siendo líder del campeonato, pero solo por un punto de diferencia respecto a Hill.

En las dos siguientes carreras hubo un empate técnico entre ambos. Los dos ganaron una carrera respectivamente y quedaron segundo en la otra. Por lo tanto, llegaron a la última cita de la temporada con solo un punto de diferencia entre ambos.

Michael Schumacher lideraba el Gran Premio de Australia, perseguido por Damon Hill. Llegado el ecuador de la carrera, el piloto de Benetton tuvo una salida de pista en la que estuvo a punto de abandonar. Damon Hill aprovechó esta ocasión para adelantarle, pero el alemán defendió la posición de la forma más agresiva posible y terminó colisionando contra su rival.

El líder del campeonato se fue contra el muro, mientras que el piloto de Williams pudo seguir en pista. Aún así, Hill se vio obligado a abandonar por los daños que Schumacher le había causado en la colisión. De este modo, los dos pilotos estaban fuera de la pista y el título era para el joven piloto de Benetton.

Los comisarios no encontraron intencionalidad en el accidente entre ambos, por lo que decidieron no imponerle sanción al nuevo campeón del mundo. En un año donde Michael Schumacher sufrió muchas sanciones, algunas de las cuales pueden considerarse excesivas, ganó el título con polémica tras su accidente con Damon Hill. Este fue el primero de los dos que ganó con Benetton y el primero de los siete que tiene en su haber. No fue el único con polémica, ya que se ha visto envuelto en muchas acciones controvertidas a lo largo de su carrera, pero esos asuntos ya los trataremos en futuros artículos.

_Fórmula 1

Sueño cumplido

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
17-01-2022

_Fórmula 1

El trabajador silencioso

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
10-01-2022