_Fórmula 1

Parc Fermé: GP Canadá

Abraham Marqués @AbrahamMarques_ 12-06-2019

etiquetas:

La Fórmula 1 pasó por el circuito Gilles Villeneuve para la
séptima cita de la temporada. Ferrari lo tenía todo para ganar, pero el primer
puesto fue para Mercedes. Los alemanes ganan hasta cuando no tendrían que
hacerlo. Estas son las reflexiones que me deja el Gran Premio de Canadá:

Vettel erró y surgió la polémica

La reincorporación a pista de Vettel encerrando a Hamilton
es la acción más polémica de la temporada. Los comisarios decidieron castigarle
con 5 segundos de sanción, haciendo que Lewis se llevara la victoria de
Sebastian. La sanción será más o menos discutible, más o menos correcta, la
maniobra del alemán más o menos intencionada, pero la realidad es que la que
más pierde en todo esto es la categoría. Toda la polémica que se ha generado en
torno a la sanción hace que la Fórmula 1 pierda imagen. Los comisarios deberían
salir a dar explicaciones en este tipo de casos para evitar todos los
comentarios negativos que se han vertido sobre la decisión. La realidad es que
Vettel dificulta la trayectoria de Hamilton. Creo que el 100% de los pilotos en
su situación harían lo mismo. Yo habría hecho lo mismo si fuera piloto. Si me
salgo, lo primero que intentaría es que mi rival no me adelante, pero también
es verdad que hace frenar a Hamilton. Lo cierto es que, si Lewis no le presiona
intentando adelantarle, este error nunca habría sucedido. Fue un fallo más de
Vettel que se zanjó con una dura sanción por parte de los comisarios. Al final
el que perdió fue el piloto de Ferrari. Entiendo su disgusto. Ojalá en todas
las carreras pudiéramos vivir un cuerpo a cuerpo similar a este.

Vettel montó el numerito

Sebastian se mostró muy enfurecido cuando se bajó del
monoplaza. Pasó de las entrevistas, fue a buscar a los comisarios, le quitó el
cartel de ganador al coche de Hamilton y le puso el de segundo. Entiendo a
Vettel y me parece muy correcto todo lo que hizo. Los pilotos son personas,
tienen emociones y les duele la categoría. Saben que la Fórmula 1 está
perdiendo su esencia y quieren disputar verdaderas carreras. Pero, por otro
lado, me parece excesiva toda la película que se formó. Tanto por parte de él
como de Ferrari. Una cosa es enfadarte, montar un numerito y llorar que la
victoria es tuya y otra es no parar de patalear como un niño. Prefiero a un
Vettel que se enfade y muestre su disgusto en público a uno que se calle, mire
hacia abajo y apenas se queje. Si no está de acuerdo, que lo muestre. Pero otra
distinta es tener mal perder. La sanción al final no es ni 100% justa ni 100%
injusta. En esta ocasión les ha tocado perder. Me alegro de que Sebastian no
haya sido un piloto políticamente correcto y haya mostrado lo que sentía, pero
tampoco me parece adecuado el pataleo continuo de niño pequeño.

Mercedes gana hasta cuando no tiene que ganar

2019 solo conoce un ganador: Mercedes. Las flechas de plata
son los claros dominadores del campeonato. De sus siete victorias, cinco han
sido por claros méritos propios. En Baréin y Canadá la victoria era para
Ferrari, pero las circunstancias de la carrera hicieron que la balanza se
decantara para los alemanes. En el circuito de Sakhir ganaron gracias a un fallo
del motor de Leclerc. En Canadá, por la sanción de 5 segundos a Vettel. La
realidad es que Mercedes gana siempre, hasta cuando parece que no tienen
opciones de hacerlo. Van lanzados a por su sexto título consecutivo. La sanción
a Sebastian Vettel será más que discutible, pero la conclusión que se saca tras
este primer tercio de campeonato es que Mercedes siempre está ahí. No fallan
cuando van bien y cuando no son favoritos para la victoria, los favoritos
fallan y ganan ellos. 

Ricciardo vuelve a sonreír

Nadie habría imaginado que el australiano sería cuarto en
clasificación, sexto en carrera y que pudiera aguantar los ataques de Bottas
con gomas más nuevas que las suyas. El piloto de Renault realizó un fin de
semana perfecto, algo que le viene muy bien tras su racha de malos resultados
con Renault. Sorprendentemente, los franceses fueron muy competitivos en un
circuito donde se suponía que iban a sufrir. Tras un mal inicio de año, han
encontrado rendimiento en su R.S.19. Daniel Ricciardo recupera su mejor
sonrisa, la cual espera seguir manteniendo en el Gran Premio de casa para su
equipo.

Bottas y Leclerc se desvanecen

Los dos “segundos pilotos” empezaron muy bien la temporada.
Bottas se colocaba líder del mundial y Leclerc plantaba cara en su debut con Ferrari
a un tetracampeón con cuatro años de rodaje en el equipo. Parecía que los
escuderos renunciaban a su posición y querían ocupar el puesto de primer piloto
que ostentan sus compañeros. Tras siete Grandes Premios, tanto Hamilton como
Vettel se han mostrado superiores a ellos. Valtteri lleva dos carreras sin
subir al podio y Lewis ya le saca 29 puntos en el campeonato. Por su parte,
Sebastian ha superado a Charles en los últimos 5 Grandes Premios. En Mónaco y
Canadá ha sido claramente superior a su compañero de equipo, acallando las
voces que pedían más protagonismo para el monegasco. Pasado un tercio de la
temporada, parece que un año más los dos pilotos que están al frente de sus
equipos son Hamilton y Vettel.

Haas está en caída libre

El equipo americano es un desastre. Aspiran, otro año más, a
tener el monoplaza más desaprovechado de la parrilla. En esta ocasión, Kevin
Magnussen chocó contra el muro de los campeones en Q2, destrozando su monoplaza
cuando se había clasificado para Q3. Su compañero ni siquiera tuvo opciones. El
bajo nivel de Romain Grosjean empieza a ser sonrojante. La pelea estalló en el
equipo cuando Magnussen empezó a hablar por la radio durante la carrera. Afirmó
que estaba teniendo su peor experiencia en un coche de carreras. El equipo no
aguantó la crítica y fue muy claro con él: debería de dar las gracias por estar
pilotando tras destrozar el monoplaza en la clasificación. El equipo trabajó
muy duro durante toda la noche para reconstruirlo y las palabras del danés eran
muy desagradecidas. Me parece que el nivel de Haas es muy preocupante. Nadie
está a la altura. Por el bien de todos, esos dos monoplazas deberían estar
ocupados por pilotos con más nivel.

Notas

-Mercedes
(9): Hamilton (9), Bottas (7)

-Ferrari
(9): Vettel (9), Leclerc (8)

-Red Bull (7):
Verstappen (8), Gasly (5)

-Renault
(10): Ricciardo (10), Hulkenberg (9)

-Haas (5):
Magnussen (0), Grosjean (2)

-McLaren
(7): Sainz (8), Norris (7)

-Racing
Point (7): Pérez (7), Stroll (8)

-Alfa Romeo (6): Raikkonen (6), Giovinazzi (7)

-Toro Rosso (8): Kvyat (9), Albon (7)

-Williams
(4): Russell (5), Kubica (0)

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La Fórmula 1 pasó por el circuito Gilles Villeneuve para la
séptima cita de la temporada. Ferrari lo tenía todo para ganar, pero el primer
puesto fue para Mercedes. Los alemanes ganan hasta cuando no tendrían que
hacerlo. Estas son las reflexiones que me deja el Gran Premio de Canadá:

Vettel erró y surgió la polémica

La reincorporación a pista de Vettel encerrando a Hamilton
es la acción más polémica de la temporada. Los comisarios decidieron castigarle
con 5 segundos de sanción, haciendo que Lewis se llevara la victoria de
Sebastian. La sanción será más o menos discutible, más o menos correcta, la
maniobra del alemán más o menos intencionada, pero la realidad es que la que
más pierde en todo esto es la categoría. Toda la polémica que se ha generado en
torno a la sanción hace que la Fórmula 1 pierda imagen. Los comisarios deberían
salir a dar explicaciones en este tipo de casos para evitar todos los
comentarios negativos que se han vertido sobre la decisión. La realidad es que
Vettel dificulta la trayectoria de Hamilton. Creo que el 100% de los pilotos en
su situación harían lo mismo. Yo habría hecho lo mismo si fuera piloto. Si me
salgo, lo primero que intentaría es que mi rival no me adelante, pero también
es verdad que hace frenar a Hamilton. Lo cierto es que, si Lewis no le presiona
intentando adelantarle, este error nunca habría sucedido. Fue un fallo más de
Vettel que se zanjó con una dura sanción por parte de los comisarios. Al final
el que perdió fue el piloto de Ferrari. Entiendo su disgusto. Ojalá en todas
las carreras pudiéramos vivir un cuerpo a cuerpo similar a este.

Vettel montó el numerito

Sebastian se mostró muy enfurecido cuando se bajó del
monoplaza. Pasó de las entrevistas, fue a buscar a los comisarios, le quitó el
cartel de ganador al coche de Hamilton y le puso el de segundo. Entiendo a
Vettel y me parece muy correcto todo lo que hizo. Los pilotos son personas,
tienen emociones y les duele la categoría. Saben que la Fórmula 1 está
perdiendo su esencia y quieren disputar verdaderas carreras. Pero, por otro
lado, me parece excesiva toda la película que se formó. Tanto por parte de él
como de Ferrari. Una cosa es enfadarte, montar un numerito y llorar que la
victoria es tuya y otra es no parar de patalear como un niño. Prefiero a un
Vettel que se enfade y muestre su disgusto en público a uno que se calle, mire
hacia abajo y apenas se queje. Si no está de acuerdo, que lo muestre. Pero otra
distinta es tener mal perder. La sanción al final no es ni 100% justa ni 100%
injusta. En esta ocasión les ha tocado perder. Me alegro de que Sebastian no
haya sido un piloto políticamente correcto y haya mostrado lo que sentía, pero
tampoco me parece adecuado el pataleo continuo de niño pequeño.

Mercedes gana hasta cuando no tiene que ganar

2019 solo conoce un ganador: Mercedes. Las flechas de plata
son los claros dominadores del campeonato. De sus siete victorias, cinco han
sido por claros méritos propios. En Baréin y Canadá la victoria era para
Ferrari, pero las circunstancias de la carrera hicieron que la balanza se
decantara para los alemanes. En el circuito de Sakhir ganaron gracias a un fallo
del motor de Leclerc. En Canadá, por la sanción de 5 segundos a Vettel. La
realidad es que Mercedes gana siempre, hasta cuando parece que no tienen
opciones de hacerlo. Van lanzados a por su sexto título consecutivo. La sanción
a Sebastian Vettel será más que discutible, pero la conclusión que se saca tras
este primer tercio de campeonato es que Mercedes siempre está ahí. No fallan
cuando van bien y cuando no son favoritos para la victoria, los favoritos
fallan y ganan ellos. 

Ricciardo vuelve a sonreír

Nadie habría imaginado que el australiano sería cuarto en
clasificación, sexto en carrera y que pudiera aguantar los ataques de Bottas
con gomas más nuevas que las suyas. El piloto de Renault realizó un fin de
semana perfecto, algo que le viene muy bien tras su racha de malos resultados
con Renault. Sorprendentemente, los franceses fueron muy competitivos en un
circuito donde se suponía que iban a sufrir. Tras un mal inicio de año, han
encontrado rendimiento en su R.S.19. Daniel Ricciardo recupera su mejor
sonrisa, la cual espera seguir manteniendo en el Gran Premio de casa para su
equipo.

Bottas y Leclerc se desvanecen

Los dos “segundos pilotos” empezaron muy bien la temporada.
Bottas se colocaba líder del mundial y Leclerc plantaba cara en su debut con Ferrari
a un tetracampeón con cuatro años de rodaje en el equipo. Parecía que los
escuderos renunciaban a su posición y querían ocupar el puesto de primer piloto
que ostentan sus compañeros. Tras siete Grandes Premios, tanto Hamilton como
Vettel se han mostrado superiores a ellos. Valtteri lleva dos carreras sin
subir al podio y Lewis ya le saca 29 puntos en el campeonato. Por su parte,
Sebastian ha superado a Charles en los últimos 5 Grandes Premios. En Mónaco y
Canadá ha sido claramente superior a su compañero de equipo, acallando las
voces que pedían más protagonismo para el monegasco. Pasado un tercio de la
temporada, parece que un año más los dos pilotos que están al frente de sus
equipos son Hamilton y Vettel.

Haas está en caída libre

El equipo americano es un desastre. Aspiran, otro año más, a
tener el monoplaza más desaprovechado de la parrilla. En esta ocasión, Kevin
Magnussen chocó contra el muro de los campeones en Q2, destrozando su monoplaza
cuando se había clasificado para Q3. Su compañero ni siquiera tuvo opciones. El
bajo nivel de Romain Grosjean empieza a ser sonrojante. La pelea estalló en el
equipo cuando Magnussen empezó a hablar por la radio durante la carrera. Afirmó
que estaba teniendo su peor experiencia en un coche de carreras. El equipo no
aguantó la crítica y fue muy claro con él: debería de dar las gracias por estar
pilotando tras destrozar el monoplaza en la clasificación. El equipo trabajó
muy duro durante toda la noche para reconstruirlo y las palabras del danés eran
muy desagradecidas. Me parece que el nivel de Haas es muy preocupante. Nadie
está a la altura. Por el bien de todos, esos dos monoplazas deberían estar
ocupados por pilotos con más nivel.

Notas

-Mercedes
(9): Hamilton (9), Bottas (7)

-Ferrari
(9): Vettel (9), Leclerc (8)

-Red Bull (7):
Verstappen (8), Gasly (5)

-Renault
(10): Ricciardo (10), Hulkenberg (9)

-Haas (5):
Magnussen (0), Grosjean (2)

-McLaren
(7): Sainz (8), Norris (7)

-Racing
Point (7): Pérez (7), Stroll (8)

-Alfa Romeo (6): Raikkonen (6), Giovinazzi (7)

-Toro Rosso (8): Kvyat (9), Albon (7)

-Williams
(4): Russell (5), Kubica (0)

etiquetas:

_Fórmula 1

Sueño cumplido

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
17-01-2022

_Fórmula 1

El trabajador silencioso

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
10-01-2022