_NBA

NBA, exhibición de los Spurs hacia un nuevo anillo

Alessandra Roversi @http://www.twitter.com/aleroversi 16-06-2014

etiquetas:

Javier MANERO Quince años después del primero, Tim Duncan levantaba ayer su quinto trofeo de campeón de la NBA en compañía del hombre que ha cambiado la historia de la franquicia Texana, Greg Popovich. Quince años que han servido para situar a los Spurs en la élite del baloncesto para siempre, con un Big Three que a pesar de los años muchos se atreven ya a definir como el mejor de la historia, y que todavía puede dar alguna alegría, ya que tanto Ginóbili como Duncan no piensan en la retirada.

Este equipo gana jugando baloncesto ofensivo y sencillo, sin alardes pero efectivo, buscando siempre la mejor opción en el tiro, con jugadores que no centran tantas cámaras pero que son capaces de ganar un MVP (Leonard) por frenar en seco al mejor jugador del mundo y hacerle parecer uno más del montón, con jugadores no nacidos en EE.UU pero que entienden el baloncesto como si hubieron estudiado en las mejores universidades americanas, en definitiva, con jugadores que cumplen día tras día con trabajo y esfuerzo.

Enfrente llegaban unos Heat dispuestos a lograr lo que nunca antes nadie había hecho, remontar un 3-1 adverso en unas finales, con un Lebron que arrancó el partido de forma estelar, con 17 puntos y 7 rebotes en el primer cuarto, y que sirvió para que Miami lograra ponerse 6-22 en los primeros seis minutos. A los Spurs no les entraba nada, y solamente Ginóbili mantenía el equipo a flote y logró acercarlo hasta menos 7 puntos al final de los primeros 12 minutos 22-29.

Hasta aquí llegó la superioridad del conjunto de Florida. Tim Duncan, el hombre que más minutos ha disputado en toda la historia de la NBA en Playoff, el mejor Ala-Pivot de todos los tiempos, terminó de acercar a los Spurs en el marcador y un súper mate de “Manudona” confirmo la remontada. En ese momento los Heat, con un Wade desaparecido durante todo el partido, 4 de 12 en tiros, se disolvieron tanto en ataque como en defensa, hasta el punto de que San Antonio, en el tercer cuarto, amplio su ventaja con unos triples del secundario Patty Mills, que acabó con 5 de 8 y demostrando que Parker, no muy fino anoche, tiene sustituto.

Miami ya se temía lo peor, y el resto del partido solo fue un festival para San Antonio, cuya grada ya iba celebrando un nuevo anillo. A pesar de los 31 puntos de “King” James, el equipo de Florida no supo como darle la vuelta al partido y Spoelstra se resignó y acabó dando minutos de consolación a los menos habituales. Mientras, en el otro lado de la cancha, los 22 puntos y 10 rebotes de Kawhi Leonard sirvieron de entrada para lo que era un secreto a voces, el posterior recibimiento del galardón que le acredita como el MVP de las finales, algo que a su edad, 22 años, solo había logrado Magic.

¿Y ahora qué?, se preguntan los aficionados de Miami. San Antonio ya tiene su venganza y solo cabe esperar la confirmación de Tim Duncan de que no se retira y mantener el Big Three un año más. En cuanto a los Heat, Battier ya ha anunciado que deja el baloncesto, y Ray Allen podría ser el siguiente. Habrá que ver sí no se produce una desbandada generalizada en un equipo, no hay que olvidar, ha sido campeón los dos años anteriores y todavía puede decir mucho en el futuro.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Javier MANERO Quince años después del primero, Tim Duncan levantaba ayer su quinto trofeo de campeón de la NBA en compañía del hombre que ha cambiado la historia de la franquicia Texana, Greg Popovich. Quince años que han servido para situar a los Spurs en la élite del baloncesto para siempre, con un Big Three que a pesar de los años muchos se atreven ya a definir como el mejor de la historia, y que todavía puede dar alguna alegría, ya que tanto Ginóbili como Duncan no piensan en la retirada.

Este equipo gana jugando baloncesto ofensivo y sencillo, sin alardes pero efectivo, buscando siempre la mejor opción en el tiro, con jugadores que no centran tantas cámaras pero que son capaces de ganar un MVP (Leonard) por frenar en seco al mejor jugador del mundo y hacerle parecer uno más del montón, con jugadores no nacidos en EE.UU pero que entienden el baloncesto como si hubieron estudiado en las mejores universidades americanas, en definitiva, con jugadores que cumplen día tras día con trabajo y esfuerzo.

Enfrente llegaban unos Heat dispuestos a lograr lo que nunca antes nadie había hecho, remontar un 3-1 adverso en unas finales, con un Lebron que arrancó el partido de forma estelar, con 17 puntos y 7 rebotes en el primer cuarto, y que sirvió para que Miami lograra ponerse 6-22 en los primeros seis minutos. A los Spurs no les entraba nada, y solamente Ginóbili mantenía el equipo a flote y logró acercarlo hasta menos 7 puntos al final de los primeros 12 minutos 22-29.

Hasta aquí llegó la superioridad del conjunto de Florida. Tim Duncan, el hombre que más minutos ha disputado en toda la historia de la NBA en Playoff, el mejor Ala-Pivot de todos los tiempos, terminó de acercar a los Spurs en el marcador y un súper mate de “Manudona” confirmo la remontada. En ese momento los Heat, con un Wade desaparecido durante todo el partido, 4 de 12 en tiros, se disolvieron tanto en ataque como en defensa, hasta el punto de que San Antonio, en el tercer cuarto, amplio su ventaja con unos triples del secundario Patty Mills, que acabó con 5 de 8 y demostrando que Parker, no muy fino anoche, tiene sustituto.

Miami ya se temía lo peor, y el resto del partido solo fue un festival para San Antonio, cuya grada ya iba celebrando un nuevo anillo. A pesar de los 31 puntos de “King” James, el equipo de Florida no supo como darle la vuelta al partido y Spoelstra se resignó y acabó dando minutos de consolación a los menos habituales. Mientras, en el otro lado de la cancha, los 22 puntos y 10 rebotes de Kawhi Leonard sirvieron de entrada para lo que era un secreto a voces, el posterior recibimiento del galardón que le acredita como el MVP de las finales, algo que a su edad, 22 años, solo había logrado Magic.

¿Y ahora qué?, se preguntan los aficionados de Miami. San Antonio ya tiene su venganza y solo cabe esperar la confirmación de Tim Duncan de que no se retira y mantener el Big Three un año más. En cuanto a los Heat, Battier ya ha anunciado que deja el baloncesto, y Ray Allen podría ser el siguiente. Habrá que ver sí no se produce una desbandada generalizada en un equipo, no hay que olvidar, ha sido campeón los dos años anteriores y todavía puede decir mucho en el futuro.

etiquetas: