_Selección

La portería de Luis Enrique

No hay mucho espacio para la sorpresa, más allá de algunos nombres como podrían ser Aitor Fernández (Levante), Álex Remiro (Real Sociedad) o Fernando Pacheco (Alavés) que nunca han entrado hasta el momento en la órbita de la selección. Si no hay lesiones de por medio y tras la suplencia prolongada de Pau López en la Roma debido a su pobre rendimiento reciente, parece bastante claro que los tres porteros elegidos por Luis Enrique en su lista definitiva para la próxima Eurocopa 2021 serán David De Gea (30), Kepa Arrizabalaga (26) y Unai Simón (23).

Las evidentes dudas que ha mostrado el meta del Manchester United en las dos fases finales de grandes torneos que ha disputado hasta la fecha con España, el momento bajísimo en todos los sentidos —futbolístico, anímico y mental— del arquero más caro del mundo tras perder la titularidad en el Chelsea frente a Edouard Mendy, y el hecho de que el actual portero del Athletic Club ni siquiera haya debutado todavía con la selección absoluta hacen, sin embargo, que las certezas sean pocas y que resulte necesario analizar a los tres guardametas.

Por ello, sirviéndonos de los datos de la pasada campaña sumados a las estadísticas de la presente temporada,con el fin de obtener una muestra válida, vigente y con recorrido, analizamos sus rendimientos sostenidos más cercanos en sus respectivas ligas para tratar de saber a ciencia cierta cuál de los tres candidatos reales al puesto es el más adecuado y el mejor preparado para defender los tres palos de la selección española en la próxima Eurocopa.

Porterías a cero

De los tres, David De Gea es quien más clean sheets ha sumado entre la temporada pasada y la actual, con 14 en 45 encuentros ligueros disputados. Sin embargo, su porcentaje de porterías a cero (31%) es exactamente el mismo cosechado por Unai Simón (13/42) en un equipo de menores posibilidades pero con un cariz marcadamente defensivo bajo la gestión de Gaizka Garitano y que acostumbra a hacerle vivir bastante protegido dentro de su propia área. Por su parte, Kepa solamente ha conseguido mantener ocho veces su arco inmaculado en los 36 encuentros disputados en la Premier League desde el inicio de la pasada campaña (22%).

En cuanto a los goles recibidos, Unai Simón es el menos goleado de los tres, con únicamente 38 tantos en contra, lo que genera una fantástica media ligeramente inferior a un gol encajado por encuentro disputado (0.9), que contrasta con la de De Gea (1.1) y con la de Kepa (1.4).

Errores graves

En este tiempo, el portero que menos fallos graves que hayan derivado directamente en goles del rival ha cometido ha sido el propio Unai Simón, con dos errores de bulto por los tres de sus dos contrincantes por el puesto de titular en la selección española. Curiosamente, ambos fueron ante el Valladolid. El más lejano, hace más de un año, tras un centro lateral mal blocado que termina rebotando en Íñigo Martínez; y el más reciente, en el último partido que ha disputado, con un mal control de balón y el posterior penalti cometido sobre Marcos André.

Unai Simón quiere competir el puesto a De Gea y Kepa en la selección. (JORGE GUERRERO/AFP via Getty Images)

Por su parte, los errores de De Gea se concentran a mitad de la pasada Premier, entre diciembre y marzo, lo que nos indica que se trata de un portero que a veces puede pasar por algún bache muy concreto en su regularidad, a pesar del sobresaliente e indiscutible rendimiento que ha mostrado siempre en Old Trafford. Sus fallos fueron una mala salida de puños en un saque de esquina ante el Everton, un error garrafal en el blocaje de una pelota inofensiva siete días después ante el Watford y un intento de reinicio en largo que se topó con la pierna cercana de Dominic Calvert-Lewin, de nuevo ante los toffees, dos meses después.

Mientras que Kepa ha sufrido sus tres errores fatales, causa directa de un gol adversario, curiosamente en cada uno de los tres únicos partidos que ha disputado en la presente Premier. El primero, ante el Brighton, con una estirada que se come el bote de un disparo de Leandro Trossard, aunque es cierto que estaba tapado; el segundo, frente al Liverpool una semana después, en un fallo de concentración tremendo cuando quería jugar en corto hacia Jorginho un pase que interceptó Sadio Mané; y el tercero, en el duelo ante el Southampton, el último disputado como futbolista blue, tras una salida al suelo muy deficitaria y tragicómica, que no pudo desviar el balón cuando tenía todo a favor, provocando el gol de Che Adams.

Paradas

Entramos en lo verdaderamente esencial y decisivo para un portero y para su equipo. En este caso, De Gea vuelve a ser el arquero que lidera el número de paradas por cada 90 minutos disputados (2.4), aunque el Manchester United es también el equipo que más tiros a puerta recibe por partido con él sobre el campo: 3.5 disparos, por los 3.3 del Chelsea con Kepa y los 3.0 del Athletic con Unai Simón bajo sus palos. Precisamente, el meta zurigorri es el poseedor del mejor porcentaje de paradas por cada tiro a puerta recibido (71%), superando al portero madrileño (69%) y muy por encima del pobre registro de Kepa en este sentido (54%). Y también lidera el particular ranking de paradas por cada gol recibido con 2.4 intervenciones, por las 2.2 de De Gea y el ínfimo dato del meta vizcaíno, con 1.2 paradas por cada gol sufrido.

Ninguno de ellos son porteros “despejadores” y su estilo es bastante sobrio en líneas generales, aunque seguramente Kepa sea el mejor “blocador” de los tres y De Gea, por su parte, el arquero más fiable y mejor preparado para protagonizar una de esas actuaciones estelares que pueden mantener con vida a un equipo acorralado durante muchos minutos ante situaciones críticas y de remates francos o a bocajarro, a pesar de una cierta irregularidad reciente. Si nos detenemos, en cambio, en las zonas de los disparos recibidos, los tres poseen números similares, aunque Unai Simón es quien suma un mayor tanto por ciento de sus paradas a disparos recibidos desde dentro del área pequeña, tal vez por su gran facilidad para salir a achicar, tapar portería y por su mayor corpulencia: un 8% respecto al 5% de Kepa y el 4% de De Gea, que es, por el contrario, el que presenta unas cifras un poco superiores en el número de paradas a disparos desde fuera del área (39% por el 35% de sus dos compañeros).

Juego de pies

Actualmente, para cualquier equipo o selección de élite que se precie —y más si cabe para un conjunto de la tradición de España con el balón—, el juego de pies ha dejado de ser un valor añadido para convertirse en un aspecto crucial para decidir al portero titular. Es el único campo en el que Kepa destaca, con un 79% de acierto en el pase, por el 74% de David De Gea y el muy mejorable 64% de Unai Simón, seguramente marcado por el tipo de inicios más habituales de su equipo y un estilo de juego más directo, aunque también es el menos fiable con el pase corto (84%) respecto al igualado y sobresaliente acierto de sus dos rivales (92%).

Los tres son bastante participativos y plenamente conscientes de la importancia de jugar con los pies, pero De Gea es el menos implicado por su equipo en dicha labor, con apenas 20.5 pases totales dados por partido en el Manchester United, mientras que tanto Kepa como Unai Simón se van hasta los 28.4. Si nos centramos en los envíos largo, vitales para activar a los alejados tras atraer la presión rival o para lanzar contraataques incisivos y rápidos, las cosas cambian, ya que Unai Simón, dueño de una notable técnica de golpeo, es el más preciso en largo (el 44% de sus pases largos llegan a su destinatario, por el 41% de Kepa y el 34% de De Gea) y también quien intenta en mayor número este tipo de lanzamientos por partido (22), más del doble que sus compañeros en la nómina de guardametas de la selección española.

Goles esperados

Nos adentramos ahora en el terreno de la estadística más avanzada, en la diferencia entre la métrica que mide los goles esperados en contra (xGA), es decir, la probabilidad de gol de los remates ejecutados por el equipo rival, y los goles realmente encajados (contando penaltis y sin contarlos). Es el dato a través del cual quizá mejor pueda verse estadísticamente el impacto a largo plazo que tiene un portero sobre los resultados y el marcador. Comenzando por el meta del Manchester United, a De Gea le han generado 49 expected goals (xG) desde el inicio de la campaña anterior y ha encajado realmente 48 tantos, por lo que su impacto se reduce a un inapreciable +0.02 por partido. Podría decirse que ha parado lo que tenía que parar, ya que le han marcado prácticamente el mismo número de dianas que los goles esperados. Si excluimos los penaltis de la ecuación (NPxGA), su valor sube hasta una media de +0.06 por encuentro, lo que quiere decir que, proyectado, evitaría seis goles netos cada 100 partidos.

Los dos casos restantes son mucho más marcados. A Unai Simón le han generado 42.3 xG por las 38 dianas sufridas, lo que nos da una diferencia de +4.3 goles salvados en este periodo, que equivalen a un promedio de +0.10 por encuentro y que asciende a +0.12 sin tener en cuenta los lanzamientos de penalti, es decir, un dato el doble de positivo que el registrado por De Gea. Si el madrileño necesita 100 partidos para salvar seis de esos goles esperados con sus intervenciones, el portero vitoriano solo requiere 50 partidos para evitar el mismo número.

El caso de Kepa es el más sangrante de todos y refleja a la perfección el duro presente que está viviendo en Londres. Al cancerbero del Chelsea le han generado 40.3 xG desde el inicio de la pasada Premier League, pero ha encajado 52 goles en este tiempo, un balance negativo de -11.7 entre los goles esperados y los que le han marcado. Una cifras que dan como resultado un promedio de -0.32 por cada partido, que se mantiene inalterable sin contar penaltis, pero que dan a entender claramente que el meta vasco encaja un gol más de los que debería cada tres encuentros jugados. Una estadística tremendamente preocupante para cualquier portero.

Penaltis

Es una de las carencias más destacadas y quizá más desapercibidas de la portería de Luis Enrique, a pesar de la evidente importancia que tiene de cara a la fase final de cualquier torneo. En este aspecto, los tres porteros de España están igualados por lo bajo. De los 18 penaltis que han enfrentado entre los tres en el último curso al completo y lo que llevamos del actual no han parado ninguno y solo Unai Simón ha visto cómo dos de esos lanzamientos desde los once metros se iban fuera de sus tres palos por el error en el chut del lanzador.

Tanto el joven guardameta del Athletic Club como David De Gea no han detenido ninguno de los siete tiros desde el punto de penalti que han ido entre palos, mientras que el caso de Kepa no es tan llamativo, ya que únicamente se ha enfrentado a dos penas máximas desde el inicio de la temporada 2019/2020. En cambio, si extendemos la visión en este aspecto tan particular a su trayectoria en los máximos campeonatos ligueros de los últimos cinco años, vemos que Simón acumula un 0/11; David De Gea, un preocupante 0/18; y es Kepa, con un fantástico 3/7, el que ha demostrado estar mejor preparado a nivel de intuición, de impulso y de lectura para el noble arte de detener penaltis, con un 43% de las penas máximas detenidas.

Está bastante claro que De Gea parte como el máximo favorito del seleccionador español para hacerse con el puesto, para conservarlo hasta entonces, mejor dicho, ya que es el actual dueño de la titularidad. Sin embargo, la elección definitiva dependerá de su rendimiento individual a lo largo de la temporada. Los tres tienen virtudes valiosas, incluso un Kepa que parece fuera de toda garantía competitiva ahora mismo, y el nivel necesario en sus máximos para defender la portería de la selección de Luis Enrique, pero lógicamente solo hay sitio para uno. Y tienen poco más de medio año por delante para demostrar quién de ellos es el mejor.

Imagen de cabecera: Manuel Queimadelos Alonso/Getty Images

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

No hay mucho espacio para la sorpresa, más allá de algunos nombres como podrían ser Aitor Fernández (Levante), Álex Remiro (Real Sociedad) o Fernando Pacheco (Alavés) que nunca han entrado hasta el momento en la órbita de la selección. Si no hay lesiones de por medio y tras la suplencia prolongada de Pau López en la Roma debido a su pobre rendimiento reciente, parece bastante claro que los tres porteros elegidos por Luis Enrique en su lista definitiva para la próxima Eurocopa 2021 serán David De Gea (30), Kepa Arrizabalaga (26) y Unai Simón (23).

Las evidentes dudas que ha mostrado el meta del Manchester United en las dos fases finales de grandes torneos que ha disputado hasta la fecha con España, el momento bajísimo en todos los sentidos —futbolístico, anímico y mental— del arquero más caro del mundo tras perder la titularidad en el Chelsea frente a Edouard Mendy, y el hecho de que el actual portero del Athletic Club ni siquiera haya debutado todavía con la selección absoluta hacen, sin embargo, que las certezas sean pocas y que resulte necesario analizar a los tres guardametas.

Por ello, sirviéndonos de los datos de la pasada campaña sumados a las estadísticas de la presente temporada,con el fin de obtener una muestra válida, vigente y con recorrido, analizamos sus rendimientos sostenidos más cercanos en sus respectivas ligas para tratar de saber a ciencia cierta cuál de los tres candidatos reales al puesto es el más adecuado y el mejor preparado para defender los tres palos de la selección española en la próxima Eurocopa.

Porterías a cero

De los tres, David De Gea es quien más clean sheets ha sumado entre la temporada pasada y la actual, con 14 en 45 encuentros ligueros disputados. Sin embargo, su porcentaje de porterías a cero (31%) es exactamente el mismo cosechado por Unai Simón (13/42) en un equipo de menores posibilidades pero con un cariz marcadamente defensivo bajo la gestión de Gaizka Garitano y que acostumbra a hacerle vivir bastante protegido dentro de su propia área. Por su parte, Kepa solamente ha conseguido mantener ocho veces su arco inmaculado en los 36 encuentros disputados en la Premier League desde el inicio de la pasada campaña (22%).

En cuanto a los goles recibidos, Unai Simón es el menos goleado de los tres, con únicamente 38 tantos en contra, lo que genera una fantástica media ligeramente inferior a un gol encajado por encuentro disputado (0.9), que contrasta con la de De Gea (1.1) y con la de Kepa (1.4).

Errores graves

En este tiempo, el portero que menos fallos graves que hayan derivado directamente en goles del rival ha cometido ha sido el propio Unai Simón, con dos errores de bulto por los tres de sus dos contrincantes por el puesto de titular en la selección española. Curiosamente, ambos fueron ante el Valladolid. El más lejano, hace más de un año, tras un centro lateral mal blocado que termina rebotando en Íñigo Martínez; y el más reciente, en el último partido que ha disputado, con un mal control de balón y el posterior penalti cometido sobre Marcos André.

Unai Simón quiere competir el puesto a De Gea y Kepa en la selección. (JORGE GUERRERO/AFP via Getty Images)

Por su parte, los errores de De Gea se concentran a mitad de la pasada Premier, entre diciembre y marzo, lo que nos indica que se trata de un portero que a veces puede pasar por algún bache muy concreto en su regularidad, a pesar del sobresaliente e indiscutible rendimiento que ha mostrado siempre en Old Trafford. Sus fallos fueron una mala salida de puños en un saque de esquina ante el Everton, un error garrafal en el blocaje de una pelota inofensiva siete días después ante el Watford y un intento de reinicio en largo que se topó con la pierna cercana de Dominic Calvert-Lewin, de nuevo ante los toffees, dos meses después.

Mientras que Kepa ha sufrido sus tres errores fatales, causa directa de un gol adversario, curiosamente en cada uno de los tres únicos partidos que ha disputado en la presente Premier. El primero, ante el Brighton, con una estirada que se come el bote de un disparo de Leandro Trossard, aunque es cierto que estaba tapado; el segundo, frente al Liverpool una semana después, en un fallo de concentración tremendo cuando quería jugar en corto hacia Jorginho un pase que interceptó Sadio Mané; y el tercero, en el duelo ante el Southampton, el último disputado como futbolista blue, tras una salida al suelo muy deficitaria y tragicómica, que no pudo desviar el balón cuando tenía todo a favor, provocando el gol de Che Adams.

Paradas

Entramos en lo verdaderamente esencial y decisivo para un portero y para su equipo. En este caso, De Gea vuelve a ser el arquero que lidera el número de paradas por cada 90 minutos disputados (2.4), aunque el Manchester United es también el equipo que más tiros a puerta recibe por partido con él sobre el campo: 3.5 disparos, por los 3.3 del Chelsea con Kepa y los 3.0 del Athletic con Unai Simón bajo sus palos. Precisamente, el meta zurigorri es el poseedor del mejor porcentaje de paradas por cada tiro a puerta recibido (71%), superando al portero madrileño (69%) y muy por encima del pobre registro de Kepa en este sentido (54%). Y también lidera el particular ranking de paradas por cada gol recibido con 2.4 intervenciones, por las 2.2 de De Gea y el ínfimo dato del meta vizcaíno, con 1.2 paradas por cada gol sufrido.

Ninguno de ellos son porteros “despejadores” y su estilo es bastante sobrio en líneas generales, aunque seguramente Kepa sea el mejor “blocador” de los tres y De Gea, por su parte, el arquero más fiable y mejor preparado para protagonizar una de esas actuaciones estelares que pueden mantener con vida a un equipo acorralado durante muchos minutos ante situaciones críticas y de remates francos o a bocajarro, a pesar de una cierta irregularidad reciente. Si nos detenemos, en cambio, en las zonas de los disparos recibidos, los tres poseen números similares, aunque Unai Simón es quien suma un mayor tanto por ciento de sus paradas a disparos recibidos desde dentro del área pequeña, tal vez por su gran facilidad para salir a achicar, tapar portería y por su mayor corpulencia: un 8% respecto al 5% de Kepa y el 4% de De Gea, que es, por el contrario, el que presenta unas cifras un poco superiores en el número de paradas a disparos desde fuera del área (39% por el 35% de sus dos compañeros).

Juego de pies

Actualmente, para cualquier equipo o selección de élite que se precie —y más si cabe para un conjunto de la tradición de España con el balón—, el juego de pies ha dejado de ser un valor añadido para convertirse en un aspecto crucial para decidir al portero titular. Es el único campo en el que Kepa destaca, con un 79% de acierto en el pase, por el 74% de David De Gea y el muy mejorable 64% de Unai Simón, seguramente marcado por el tipo de inicios más habituales de su equipo y un estilo de juego más directo, aunque también es el menos fiable con el pase corto (84%) respecto al igualado y sobresaliente acierto de sus dos rivales (92%).

Los tres son bastante participativos y plenamente conscientes de la importancia de jugar con los pies, pero De Gea es el menos implicado por su equipo en dicha labor, con apenas 20.5 pases totales dados por partido en el Manchester United, mientras que tanto Kepa como Unai Simón se van hasta los 28.4. Si nos centramos en los envíos largo, vitales para activar a los alejados tras atraer la presión rival o para lanzar contraataques incisivos y rápidos, las cosas cambian, ya que Unai Simón, dueño de una notable técnica de golpeo, es el más preciso en largo (el 44% de sus pases largos llegan a su destinatario, por el 41% de Kepa y el 34% de De Gea) y también quien intenta en mayor número este tipo de lanzamientos por partido (22), más del doble que sus compañeros en la nómina de guardametas de la selección española.

Goles esperados

Nos adentramos ahora en el terreno de la estadística más avanzada, en la diferencia entre la métrica que mide los goles esperados en contra (xGA), es decir, la probabilidad de gol de los remates ejecutados por el equipo rival, y los goles realmente encajados (contando penaltis y sin contarlos). Es el dato a través del cual quizá mejor pueda verse estadísticamente el impacto a largo plazo que tiene un portero sobre los resultados y el marcador. Comenzando por el meta del Manchester United, a De Gea le han generado 49 expected goals (xG) desde el inicio de la campaña anterior y ha encajado realmente 48 tantos, por lo que su impacto se reduce a un inapreciable +0.02 por partido. Podría decirse que ha parado lo que tenía que parar, ya que le han marcado prácticamente el mismo número de dianas que los goles esperados. Si excluimos los penaltis de la ecuación (NPxGA), su valor sube hasta una media de +0.06 por encuentro, lo que quiere decir que, proyectado, evitaría seis goles netos cada 100 partidos.

Los dos casos restantes son mucho más marcados. A Unai Simón le han generado 42.3 xG por las 38 dianas sufridas, lo que nos da una diferencia de +4.3 goles salvados en este periodo, que equivalen a un promedio de +0.10 por encuentro y que asciende a +0.12 sin tener en cuenta los lanzamientos de penalti, es decir, un dato el doble de positivo que el registrado por De Gea. Si el madrileño necesita 100 partidos para salvar seis de esos goles esperados con sus intervenciones, el portero vitoriano solo requiere 50 partidos para evitar el mismo número.

El caso de Kepa es el más sangrante de todos y refleja a la perfección el duro presente que está viviendo en Londres. Al cancerbero del Chelsea le han generado 40.3 xG desde el inicio de la pasada Premier League, pero ha encajado 52 goles en este tiempo, un balance negativo de -11.7 entre los goles esperados y los que le han marcado. Una cifras que dan como resultado un promedio de -0.32 por cada partido, que se mantiene inalterable sin contar penaltis, pero que dan a entender claramente que el meta vasco encaja un gol más de los que debería cada tres encuentros jugados. Una estadística tremendamente preocupante para cualquier portero.

Penaltis

Es una de las carencias más destacadas y quizá más desapercibidas de la portería de Luis Enrique, a pesar de la evidente importancia que tiene de cara a la fase final de cualquier torneo. En este aspecto, los tres porteros de España están igualados por lo bajo. De los 18 penaltis que han enfrentado entre los tres en el último curso al completo y lo que llevamos del actual no han parado ninguno y solo Unai Simón ha visto cómo dos de esos lanzamientos desde los once metros se iban fuera de sus tres palos por el error en el chut del lanzador.

Tanto el joven guardameta del Athletic Club como David De Gea no han detenido ninguno de los siete tiros desde el punto de penalti que han ido entre palos, mientras que el caso de Kepa no es tan llamativo, ya que únicamente se ha enfrentado a dos penas máximas desde el inicio de la temporada 2019/2020. En cambio, si extendemos la visión en este aspecto tan particular a su trayectoria en los máximos campeonatos ligueros de los últimos cinco años, vemos que Simón acumula un 0/11; David De Gea, un preocupante 0/18; y es Kepa, con un fantástico 3/7, el que ha demostrado estar mejor preparado a nivel de intuición, de impulso y de lectura para el noble arte de detener penaltis, con un 43% de las penas máximas detenidas.

Está bastante claro que De Gea parte como el máximo favorito del seleccionador español para hacerse con el puesto, para conservarlo hasta entonces, mejor dicho, ya que es el actual dueño de la titularidad. Sin embargo, la elección definitiva dependerá de su rendimiento individual a lo largo de la temporada. Los tres tienen virtudes valiosas, incluso un Kepa que parece fuera de toda garantía competitiva ahora mismo, y el nivel necesario en sus máximos para defender la portería de la selección de Luis Enrique, pero lógicamente solo hay sitio para uno. Y tienen poco más de medio año por delante para demostrar quién de ellos es el mejor.

Imagen de cabecera: Manuel Queimadelos Alonso/Getty Images

_Selección

Yo no sé mañana

Héctor Ruiz @HectorRuizPardo
13-10-2021

_Selección

De Butragueño a Gavi

Alberto López Frau @alberlopezfrau
13-10-2021