_Destacado

Exigencia a pulso

David Orenes @david_lrl 04-02-2020

El Villarreal puede presumir a día de hoy de poseer una dupla internacional absoluta con España. Dos jugadores que ya se cuentan como los traspasos más caros de la historia del club, nada menos que 43 millones entre ambos. Un lujo al alcance de muy pocos y que viene a demostrar el cambio de mentalidad de la dirección deportiva, más ambiciosa en su proyecto.

Decir que el objetivo era la permanencia se había convertido en un discurso pasado de moda y sin ninguna gracia tras el susto de la temporada pasada. Pese a la salvación final, nadie duda de que el Submarino, por jugadores y presupuesto, debe pelear cada año por disputar competición europea, y que quedarse lejos de esa meta, pese al alivio final, obligaba a tomar medidas drásticas.

Los fichajes de este curso iban por ese camino. El Villarreal reforzó la zaga, su punto más débil, con jugadores como Albiol y Pau Torres, serios aspirantes a estar en la convocatoria de España para la Eurocopa. En los laterales, Alberto Moreno y un Rubén Peña que sorprendió el pasado domingo con un golazo ante Osasuna. La recuperación de Moi Gómez no ha podido ser más rentable, pero el fichaje por excelencia del verano fue André Zambo Anguissa, cedido por el Fulham y con una opción de compra de ¡25! millones de euros. Da la sensación de que ahora mismo los vale.

Una política de incorporaciones de lo más acertada en el club groguet, que en este mercado de invierno ha dado un golpe sobre la mesa. Toko Ekambi, de más a menos en la primera vuelta del campeonato, fue cedido al Lyon en una operación que, si todo marcha bien, se puede llevar alrededor de 20 millones de euros (4 por la cesión + 11,5 por la opción de compra + 4 por incentivos + un 15% de una futura venta). Había que buscar un sustituto en una ventana siempre complicada, pero el Villarreal se movió rápido. Tanto, que logró atar a un delantero muy cotizado en el fútbol español y había sonado para Valencia o Atlético.

Pocos podían imaginar que Paco Alcácer acabara fichando por el Submarino. El de Torrent, valorado en 42 millones de euros según Transfermarkt, ha dejado impronta en el Borussia Dortmund con 18 goles en 26 partidos en Bundesliga la pasada campaña y siete en 15 partidos en la actual, contando todas las competiciones. En realidad, solo una irritación en el tendón de Aquiles a principios de octubre frenó su progresión, y el fichaje de Haaland (la gran revelación en Europa) terminó por enterrar sus opciones de ser titular. Alcácer, con números de ariete de primer nivel y alto rendimiento en todos los clubes por los que ha pasado (inclusive un Barça donde apenas gozó de oportunidades), sabe que con minutos tiene muchas papeletas para acudir a la Eurocopa, y en Villarreal los iba a encontrar. “Está claro que si no quisiera estar aquí, no estaría. Las decisiones hay que tomarlas, el club apostó muy fuerte por mí y los dos tuvimos las mismas sensaciones«, dijo el valenciano tras marcar su primer gol y forzar el penalti del tercer tanto frente a Osasuna en un debut de ensueño.

Aquel triunfo colocó a los amarillos a sólo dos puntos de Europa League y a cinco de puestos Champions. Con una delantera envidiable formada por Alcácer y Gerard Moreno, no hay excusas. Regresar a Europa y/o alcanzar la final de Copa por primera vez en la historia son deberes a cumplir. Exigencia ganada a pulso.

Foto: @VillarrealCF

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El Villarreal puede presumir a día de hoy de poseer una dupla internacional absoluta con España. Dos jugadores que ya se cuentan como los traspasos más caros de la historia del club, nada menos que 43 millones entre ambos. Un lujo al alcance de muy pocos y que viene a demostrar el cambio de mentalidad de la dirección deportiva, más ambiciosa en su proyecto.

Decir que el objetivo era la permanencia se había convertido en un discurso pasado de moda y sin ninguna gracia tras el susto de la temporada pasada. Pese a la salvación final, nadie duda de que el Submarino, por jugadores y presupuesto, debe pelear cada año por disputar competición europea, y que quedarse lejos de esa meta, pese al alivio final, obligaba a tomar medidas drásticas.

Los fichajes de este curso iban por ese camino. El Villarreal reforzó la zaga, su punto más débil, con jugadores como Albiol y Pau Torres, serios aspirantes a estar en la convocatoria de España para la Eurocopa. En los laterales, Alberto Moreno y un Rubén Peña que sorprendió el pasado domingo con un golazo ante Osasuna. La recuperación de Moi Gómez no ha podido ser más rentable, pero el fichaje por excelencia del verano fue André Zambo Anguissa, cedido por el Fulham y con una opción de compra de ¡25! millones de euros. Da la sensación de que ahora mismo los vale.

Una política de incorporaciones de lo más acertada en el club groguet, que en este mercado de invierno ha dado un golpe sobre la mesa. Toko Ekambi, de más a menos en la primera vuelta del campeonato, fue cedido al Lyon en una operación que, si todo marcha bien, se puede llevar alrededor de 20 millones de euros (4 por la cesión + 11,5 por la opción de compra + 4 por incentivos + un 15% de una futura venta). Había que buscar un sustituto en una ventana siempre complicada, pero el Villarreal se movió rápido. Tanto, que logró atar a un delantero muy cotizado en el fútbol español y había sonado para Valencia o Atlético.

Pocos podían imaginar que Paco Alcácer acabara fichando por el Submarino. El de Torrent, valorado en 42 millones de euros según Transfermarkt, ha dejado impronta en el Borussia Dortmund con 18 goles en 26 partidos en Bundesliga la pasada campaña y siete en 15 partidos en la actual, contando todas las competiciones. En realidad, solo una irritación en el tendón de Aquiles a principios de octubre frenó su progresión, y el fichaje de Haaland (la gran revelación en Europa) terminó por enterrar sus opciones de ser titular. Alcácer, con números de ariete de primer nivel y alto rendimiento en todos los clubes por los que ha pasado (inclusive un Barça donde apenas gozó de oportunidades), sabe que con minutos tiene muchas papeletas para acudir a la Eurocopa, y en Villarreal los iba a encontrar. “Está claro que si no quisiera estar aquí, no estaría. Las decisiones hay que tomarlas, el club apostó muy fuerte por mí y los dos tuvimos las mismas sensaciones«, dijo el valenciano tras marcar su primer gol y forzar el penalti del tercer tanto frente a Osasuna en un debut de ensueño.

Aquel triunfo colocó a los amarillos a sólo dos puntos de Europa League y a cinco de puestos Champions. Con una delantera envidiable formada por Alcácer y Gerard Moreno, no hay excusas. Regresar a Europa y/o alcanzar la final de Copa por primera vez en la historia son deberes a cumplir. Exigencia ganada a pulso.

Foto: @VillarrealCF

_Destacado

Así era el Catania del Papu

Michele Tossani @MicheleTossani
21-02-2020

_Destacado

Peke se hace grande

David Orenes @david_lrl
21-02-2020