_Tenis

Entrevista con José Bravo, responsable de cubiertas de la Caja Mágica

Alejandro Pérez @aperezgom 09-05-2018

etiquetas:

La Caja Mágica, sede desde 2009
del Mutua Madrid Open, alberga en su interior muchas peculiaridades. Construida
como sede del que iba a ser el torneo olímpico de tenis de la fallida candidatura
Madrid 2012 (después 2016 y después 2020), el complejo deportivo está basado en
tres pistas principales con un techo retráctil que les otorga funcionalidad en
cualquier circunstancia atmosférica.

En el circuito profesional de
tenis ATP y WTA en estos momentos, en torneos que sean de naturaleza outdoor sobran dedos de una mano para
contar los eventos que tienen esta característica. Y todos son Grand Slam: El
Open de Australia, Wimbledon y el Open de Estados Unidos.

Como sede de uno de los torneos
de máxima categoría por debajo de los Grand Slam, uniendo un Masters 1000 con
un WTA Premier Mandatory, cada año en la primera mitad de mayo los ojos del
mundo tenístico se giran a Madrid.

Para conocer más de esta
estructura única, nos hemos sentado con el responsable de producción del torneo
y miembro de la oficina técnica del Mutua Madrid Open, José Bravo, ingeniero de
profesión. Tres cubiertas y una estructura tan peculiar, a examen.

P. Una de las características de la Caja Mágica son las tres pistas con
cubierta móvil. ¿Cómo funciona?

R. El edificio tiene tres estadios cubiertos. Los tres estadios
tienen la particularidad de un desarrollo de ingeniería muy importante que es
un prototipo que se hizo solo para este edificio. Consiste en tres cubiertas móviles
con dos movimientos. Un movimiento longitudinal que abre lo que es el hueco del
estadio y un movimiento de elevación que es estético. El sistema funciona a
través de carriles de acero como los de un tren, pero mucho más rígidos y
reforzados. La cubierta del estadio 1 (Manolo Santana) tiene 11.000 metros
cuadrados y pesa alrededor de 1.800 toneladas y es movida por un sistema de
motores hidráulicos. Tiene un sistema de control para evitar desajustes, que se
empiece a mover sin previo aviso. O, por ejemplo, si se desequilibra, volver a
colocar todo en su sitio cuesta. Tiene unas tolerancias y cuando llegan a su
límite, se para todo.

P. El pasado martes, en el partido de noche con Feliciano y Andújar se
cerró la cubierta. ¿Cómo fue el proceso?

R. Se está muy atentos a la meteorología. Ayer había gran amenaza y
sabíamos que podía ocurrir. Nuestro compañero José Miguel García que se encarga
del departamento de competición es el que da la orden y se cerró. Tiene una particularidad
o dificultad el sistema. Tarda entre 12 y 13 minutos en cerrarse por lo que hay
que anticiparse para evitar que la pista, la grada, los clientes se mojen lo
menos posible. Hay que hacer lo que se hizo ayer, anticiparse. Funcionó muy
bien. Cuando la cubierta se cerró empezó a llover a mares. Hay que estar muy
atentos por ese hándicap que tenemos que tarda entre 12 y 13 minutos.

P. En el mundo del tenis sólo hay algo similar con las cubiertas en el
Open de Estados Unidos, en Wimbledon y en el Open de Australia. ¿Se parecen en
algo las diferentes cubiertas?

R. No. Lo primero, todas son incorporadas sobre edificios que ya
estaban hechos. Aquí el proyecto de ejecución de la obra incluía unas cubiertas
retráctiles. Esto te da ciertas ventajas porque no tienes que añadir y adaptar
el edificio. Una adaptación incorpora cimentaciones nuevas, estructura nueva.
Tienes que desvirtuar un poco lo que es la estética. Sobre todo, cuando se hace
un edificio tan singular como un estadio, en la arquitectura se mira mucho la
estética, no es hacer una caja de zapatos. Se mira la funcionalidad y la
estética que tenga cierta singularidad. Cuando haces un proyecto con la base de
incorporar una cubierta así les mucho más fácil, lo integras en la plasticidad
del edificio y es mucho mejor. No es un añadido que se hace después.

P. El origen de la Caja Mágica era para el fallido proyecto olímpico,
¿ya se incluía entonces hacer tres estadios con cubierta retráctil?

R. Exacto. Lo que es la idea y el proyecto básico de donde parte el
proyecto de ejecución ya venía incorporado

P. Las tres cubiertas, ¿Son independientes?

R. Si

P. ¿La orden final de cerrar de quién es?

R. Es del torneo, del Mutua Madrid Open. ATP y WTA dan
instrucciones, pero somos un equipo. La orden la damos siempre nosotros a los
operarios que están manteniendo y maniobrando sobre los equipos de las
cubiertas.

P. ¿Cuántos operarios son y cuanto tiempo están en las instalaciones?

R. La maniobra está responsabilizada por Madrid Destino que lo hace
con la contrata de mantenimiento. Cada dos años pueden cambiar las condiciones
y la empresa de mantenimiento que o lo subcontrata o lo hacen ellos mismos. En
este caso lo hacen ellos mismos. Ahí arriba hay un equipo de 2-3 personas que
se relevan porque son muchas horas al día.

P. Arriba, ¿en la propia cubierta?

R. Si, en la propia cubierta donde están todos los mecanismos
electrónicos, hidráulicos y eléctricos. Hay una persona y se van haciendo
relevos porque son muchas horas. Hay alguien desde antes de que el torneo abra
las puertas al público, con los entrenamientos ya se abren las cubiertas.
Durante el resto del año están cerradas porque no hay otro evento que pida que
se abra. Y si lo hay, el propio evento se encarga de ello. Por la noche, cuando
acaban los partidos se cierran y se abren por la mañana para el comienzo de
entrenamientos o partidos.

P. Ha comentado que hay dos movimientos: el de abrir y el de poner las
cubiertas en posición estética. ¿Colocar las cubiertas ligeramente inclinadas a
que razón responde?

R. Es una cuestión meramente estética. Por ejemplo, el que se
eleven tiene un riesgo si hay fuerte viento que le puede afectar, pero no debe
evitar que el estadio se abra y esté a la luz del día porque esto es un torneo
al aire libre. Si hace mucho viento se abre igual, pero la maniobra de
elevación no se hace.

P. ¿Qué sistema tienen las cubiertas para drenar?

R. Toda la cubierta pese a ser horizontal tiene su propio sistema
de drenaje. Cada cubierta, aunque sea móvil tiene su propio sistema de drenaje.
Aunque se esté moviendo, el drenaje va a ciertos puntos en niveles inferiores
que se van llevando hasta láminas de agua que tenemos en el lago.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La Caja Mágica, sede desde 2009
del Mutua Madrid Open, alberga en su interior muchas peculiaridades. Construida
como sede del que iba a ser el torneo olímpico de tenis de la fallida candidatura
Madrid 2012 (después 2016 y después 2020), el complejo deportivo está basado en
tres pistas principales con un techo retráctil que les otorga funcionalidad en
cualquier circunstancia atmosférica.

En el circuito profesional de
tenis ATP y WTA en estos momentos, en torneos que sean de naturaleza outdoor sobran dedos de una mano para
contar los eventos que tienen esta característica. Y todos son Grand Slam: El
Open de Australia, Wimbledon y el Open de Estados Unidos.

Como sede de uno de los torneos
de máxima categoría por debajo de los Grand Slam, uniendo un Masters 1000 con
un WTA Premier Mandatory, cada año en la primera mitad de mayo los ojos del
mundo tenístico se giran a Madrid.

Para conocer más de esta
estructura única, nos hemos sentado con el responsable de producción del torneo
y miembro de la oficina técnica del Mutua Madrid Open, José Bravo, ingeniero de
profesión. Tres cubiertas y una estructura tan peculiar, a examen.

P. Una de las características de la Caja Mágica son las tres pistas con
cubierta móvil. ¿Cómo funciona?

R. El edificio tiene tres estadios cubiertos. Los tres estadios
tienen la particularidad de un desarrollo de ingeniería muy importante que es
un prototipo que se hizo solo para este edificio. Consiste en tres cubiertas móviles
con dos movimientos. Un movimiento longitudinal que abre lo que es el hueco del
estadio y un movimiento de elevación que es estético. El sistema funciona a
través de carriles de acero como los de un tren, pero mucho más rígidos y
reforzados. La cubierta del estadio 1 (Manolo Santana) tiene 11.000 metros
cuadrados y pesa alrededor de 1.800 toneladas y es movida por un sistema de
motores hidráulicos. Tiene un sistema de control para evitar desajustes, que se
empiece a mover sin previo aviso. O, por ejemplo, si se desequilibra, volver a
colocar todo en su sitio cuesta. Tiene unas tolerancias y cuando llegan a su
límite, se para todo.

P. El pasado martes, en el partido de noche con Feliciano y Andújar se
cerró la cubierta. ¿Cómo fue el proceso?

R. Se está muy atentos a la meteorología. Ayer había gran amenaza y
sabíamos que podía ocurrir. Nuestro compañero José Miguel García que se encarga
del departamento de competición es el que da la orden y se cerró. Tiene una particularidad
o dificultad el sistema. Tarda entre 12 y 13 minutos en cerrarse por lo que hay
que anticiparse para evitar que la pista, la grada, los clientes se mojen lo
menos posible. Hay que hacer lo que se hizo ayer, anticiparse. Funcionó muy
bien. Cuando la cubierta se cerró empezó a llover a mares. Hay que estar muy
atentos por ese hándicap que tenemos que tarda entre 12 y 13 minutos.

P. En el mundo del tenis sólo hay algo similar con las cubiertas en el
Open de Estados Unidos, en Wimbledon y en el Open de Australia. ¿Se parecen en
algo las diferentes cubiertas?

R. No. Lo primero, todas son incorporadas sobre edificios que ya
estaban hechos. Aquí el proyecto de ejecución de la obra incluía unas cubiertas
retráctiles. Esto te da ciertas ventajas porque no tienes que añadir y adaptar
el edificio. Una adaptación incorpora cimentaciones nuevas, estructura nueva.
Tienes que desvirtuar un poco lo que es la estética. Sobre todo, cuando se hace
un edificio tan singular como un estadio, en la arquitectura se mira mucho la
estética, no es hacer una caja de zapatos. Se mira la funcionalidad y la
estética que tenga cierta singularidad. Cuando haces un proyecto con la base de
incorporar una cubierta así les mucho más fácil, lo integras en la plasticidad
del edificio y es mucho mejor. No es un añadido que se hace después.

P. El origen de la Caja Mágica era para el fallido proyecto olímpico,
¿ya se incluía entonces hacer tres estadios con cubierta retráctil?

R. Exacto. Lo que es la idea y el proyecto básico de donde parte el
proyecto de ejecución ya venía incorporado

P. Las tres cubiertas, ¿Son independientes?

R. Si

P. ¿La orden final de cerrar de quién es?

R. Es del torneo, del Mutua Madrid Open. ATP y WTA dan
instrucciones, pero somos un equipo. La orden la damos siempre nosotros a los
operarios que están manteniendo y maniobrando sobre los equipos de las
cubiertas.

P. ¿Cuántos operarios son y cuanto tiempo están en las instalaciones?

R. La maniobra está responsabilizada por Madrid Destino que lo hace
con la contrata de mantenimiento. Cada dos años pueden cambiar las condiciones
y la empresa de mantenimiento que o lo subcontrata o lo hacen ellos mismos. En
este caso lo hacen ellos mismos. Ahí arriba hay un equipo de 2-3 personas que
se relevan porque son muchas horas al día.

P. Arriba, ¿en la propia cubierta?

R. Si, en la propia cubierta donde están todos los mecanismos
electrónicos, hidráulicos y eléctricos. Hay una persona y se van haciendo
relevos porque son muchas horas. Hay alguien desde antes de que el torneo abra
las puertas al público, con los entrenamientos ya se abren las cubiertas.
Durante el resto del año están cerradas porque no hay otro evento que pida que
se abra. Y si lo hay, el propio evento se encarga de ello. Por la noche, cuando
acaban los partidos se cierran y se abren por la mañana para el comienzo de
entrenamientos o partidos.

P. Ha comentado que hay dos movimientos: el de abrir y el de poner las
cubiertas en posición estética. ¿Colocar las cubiertas ligeramente inclinadas a
que razón responde?

R. Es una cuestión meramente estética. Por ejemplo, el que se
eleven tiene un riesgo si hay fuerte viento que le puede afectar, pero no debe
evitar que el estadio se abra y esté a la luz del día porque esto es un torneo
al aire libre. Si hace mucho viento se abre igual, pero la maniobra de
elevación no se hace.

P. ¿Qué sistema tienen las cubiertas para drenar?

R. Toda la cubierta pese a ser horizontal tiene su propio sistema
de drenaje. Cada cubierta, aunque sea móvil tiene su propio sistema de drenaje.
Aunque se esté moviendo, el drenaje va a ciertos puntos en niveles inferiores
que se van llevando hasta láminas de agua que tenemos en el lago.

etiquetas:

_Destacado

Nadal y una oportunidad inédita

David Sánchez @dasanchez__
20-01-2022

_Tenis

Responsabilidad

Alejandro Pérez @aperezgom
13-01-2022