_Fórmula 1

El sueño plateado

Abraham Marqués @AbrahamMarques_ 06-11-2019

Lewis Hamilton ya es parte de la historia más destacada de la Fórmula 1. Es el segundo piloto más laureado tras coronarse hexacampeón del mundo a sus 34 años. Tan solo tiene por delante los siete títulos de Michael Schumacher, que puede igualar en 2020. La era híbrida y su dominio con Mercedes estarán siempre en el recuerdo de todo aquel que pertenezca a este mundo, ya que ningún equipo ha dominado tanto durante tanto tiempo en esta categoría.

Antes de brindarle homenaje al británico en este artículo, hay que saber que la verdadera vocación de Hamilton no era el automovilismo. A sus cinco años, Lewis le pedía a su padre tener una moto para competir. Afortunadamente para la Fórmula 1, y seguramente para él también, su padre se negó y le puso a pilotar en karting. Así lo declaró Hamilton en declaraciones recogidas por Motorsport: “La gente no sabe que, cuando tenía cinco años, siempre pedía que me compraran una moto. Mi padre me decía que era imposible, que era demasiado peligroso, y por eso me compraron un kart”.

En este momento comenzó la andadura de Hamilton hacia la cúspide de la Fórmula 1. Como para todo piloto, su paso por las categorías inferiores no fue nada fácil. Pero su camino fue todavía un poco más complicado que para el resto de sus competidores: el hecho de ser negro en un ‘deporte de blancos’ le hizo sufrir un acoso que nadie debería recibir por ningún motivo. El propio Toto Wolff explicó durante el pasado Gran Premio de México que su piloto había sufrido racismo durante su etapa en el karting.

Hamilton supo afrontar estos ataques y no cedió en su empeño de llegar a ser piloto de Fórmula 1. Con 22 años debutó en la categoría, y no con cualquier equipo: Ron Dennis le puso al volante del McLaren MP4-22, uno de los claros aspirantes a ganar el título de 2007. Por motivos más que conocidos, la escudería británica perdió los dos títulos en esta temporada.

Lewis permaneció en el equipo en 2008 y ganó el título en el mismo circuito donde lo perdió el año anterior: Brasil. Quizás su primer título sea uno de los más famosos de la historia por la forma en la que lo consiguió. Todo apuntaba a que el título era para Massa, hasta en Ferrari lo estaban celebrando cuando su piloto cruzó la línea de meta, pero Hamilton adelantó a Glock en los últimos segundos del Gran Premio. De este modo, pasaba a ser el líder del campeonato y, por ende, el ganador de la temporada. 

Un monoplaza plateado volvió a ganar un título nueve temporadas después. En este momento, comenzó el idilio de Lewis Hamilton con el color gris plata que le ha acompañado en sus 13 temporadas en la categoría.

Los años siguientes no fueron muy buenos para McLaren. El equipo fue descendiendo en cuanto a rendimiento y el ahora hexacampeón del mundo no estaba muy contento en el equipo. Helmut Marko, asesor de Red Bull, recomendó a Niki Lauda que ficharan al británico. De este modo, pensaba que debilitaba a un rival directo [McLaren] y mandaba a uno de los mejores pilotos a un equipo de segunda fila [Mercedes]. La estrategia le salió realmente mal.

A final de 2012 se anunció que sería piloto de Mercedes para la siguiente temporada. Fue un fichaje que sorprendió a propios y extraños, pero que no pudo tener un mejor desenlace. Tras un primer año de transición, comenzó el dominio de las flechas de plata con la llegada de los motores híbridos.

Lewis Hamilton se encontró a un duro contendiente como compañero de equipo. Nico Rosberg le disputó el título al británico durante el primer año de la era híbrida, pero finalmente la balanza se decantó para el británico. En 2015 noqueó por completo al alemán, ganando su tercer campeonato. 

Tal era su nivel, que Nico Rosberg tuvo que emplearse al 120% para poder ganarle el campeonato en su tercer año como aspirantes al título con Mercedes. Este desempeño dejó tan exhausto al nuevo campeón del mundo que decidió retirarse de la categoría. La dificultad de ganarle un mundial a Hamilton con el mismo monoplaza hizo que el alemán tuviera que irse. Sabía que no tendría opción de ganarle un mundial a su compañero a no ser que se volviera a emplear a su máximo nivel durante todos los Grandes Premios del calendario.

La retirada de Rosberg propició que Mercedes confiara en Bottas como nuevo compañero de su piloto tricampeón del mundo. El finlandés no ha podido aguantarle el pulso a Lewis en ninguna de las tres temporadas que han compartido. 

Con un segundo piloto de menor nivel que Rosberg, Hamilton sacó a relucir su mejor versión cuando su equipo más lo necesitó. La mejor muestra de esto se pudo ver tras el parón veraniego de 2018.

A mediados del año pasado, Vettel y Ferrari estaban poniendo contra las cuerdas a un Mercedes que no dominaba como en los anteriores años. Los de Brackley veían como los italianos estaban asomando el hocico de forma alarmante. Ante esta situación, Lewis se mostró intratable, ganando seis de siete carreras y encaminando el campeonato.

Lewis no es un piloto que se caracterice por ser muy regular durante la temporada, pero siempre se ha mostrado fuerte cuando su equipo más lo ha necesitado para no poner en peligro los campeonatos. Es un piloto que se queja bastante por radio, pero en los momentos claves siempre da el nivel que se le requiere.

Ahora, tras haber disputado 13 temporadas en Fórmula 1, se proclama hexacampeón del mundo. Ha ganado el 46% de las temporadas que ha disputado (6 de 13). Un dato abrumador. Desde que debutó en la categoría en 2007, siempre ha competido con un monoplaza decorado de color plata. Tras 248 Grandes Premios, pasa a la historia como hexacampeón del mundo. Lewis Hamilton ha bañado de gris plata su historia. Él quería motociclismo, pero su destino era otro. Y lo mejor de todo, puede que este color plata le siga dando éxitos en el futuro. Sin duda, uno de los grandes de toda la historia de este apasionante deporte.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Lewis Hamilton ya es parte de la historia más destacada de la Fórmula 1. Es el segundo piloto más laureado tras coronarse hexacampeón del mundo a sus 34 años. Tan solo tiene por delante los siete títulos de Michael Schumacher, que puede igualar en 2020. La era híbrida y su dominio con Mercedes estarán siempre en el recuerdo de todo aquel que pertenezca a este mundo, ya que ningún equipo ha dominado tanto durante tanto tiempo en esta categoría.

Antes de brindarle homenaje al británico en este artículo, hay que saber que la verdadera vocación de Hamilton no era el automovilismo. A sus cinco años, Lewis le pedía a su padre tener una moto para competir. Afortunadamente para la Fórmula 1, y seguramente para él también, su padre se negó y le puso a pilotar en karting. Así lo declaró Hamilton en declaraciones recogidas por Motorsport: “La gente no sabe que, cuando tenía cinco años, siempre pedía que me compraran una moto. Mi padre me decía que era imposible, que era demasiado peligroso, y por eso me compraron un kart”.

En este momento comenzó la andadura de Hamilton hacia la cúspide de la Fórmula 1. Como para todo piloto, su paso por las categorías inferiores no fue nada fácil. Pero su camino fue todavía un poco más complicado que para el resto de sus competidores: el hecho de ser negro en un ‘deporte de blancos’ le hizo sufrir un acoso que nadie debería recibir por ningún motivo. El propio Toto Wolff explicó durante el pasado Gran Premio de México que su piloto había sufrido racismo durante su etapa en el karting.

Hamilton supo afrontar estos ataques y no cedió en su empeño de llegar a ser piloto de Fórmula 1. Con 22 años debutó en la categoría, y no con cualquier equipo: Ron Dennis le puso al volante del McLaren MP4-22, uno de los claros aspirantes a ganar el título de 2007. Por motivos más que conocidos, la escudería británica perdió los dos títulos en esta temporada.

Lewis permaneció en el equipo en 2008 y ganó el título en el mismo circuito donde lo perdió el año anterior: Brasil. Quizás su primer título sea uno de los más famosos de la historia por la forma en la que lo consiguió. Todo apuntaba a que el título era para Massa, hasta en Ferrari lo estaban celebrando cuando su piloto cruzó la línea de meta, pero Hamilton adelantó a Glock en los últimos segundos del Gran Premio. De este modo, pasaba a ser el líder del campeonato y, por ende, el ganador de la temporada. 

Un monoplaza plateado volvió a ganar un título nueve temporadas después. En este momento, comenzó el idilio de Lewis Hamilton con el color gris plata que le ha acompañado en sus 13 temporadas en la categoría.

Los años siguientes no fueron muy buenos para McLaren. El equipo fue descendiendo en cuanto a rendimiento y el ahora hexacampeón del mundo no estaba muy contento en el equipo. Helmut Marko, asesor de Red Bull, recomendó a Niki Lauda que ficharan al británico. De este modo, pensaba que debilitaba a un rival directo [McLaren] y mandaba a uno de los mejores pilotos a un equipo de segunda fila [Mercedes]. La estrategia le salió realmente mal.

A final de 2012 se anunció que sería piloto de Mercedes para la siguiente temporada. Fue un fichaje que sorprendió a propios y extraños, pero que no pudo tener un mejor desenlace. Tras un primer año de transición, comenzó el dominio de las flechas de plata con la llegada de los motores híbridos.

Lewis Hamilton se encontró a un duro contendiente como compañero de equipo. Nico Rosberg le disputó el título al británico durante el primer año de la era híbrida, pero finalmente la balanza se decantó para el británico. En 2015 noqueó por completo al alemán, ganando su tercer campeonato. 

Tal era su nivel, que Nico Rosberg tuvo que emplearse al 120% para poder ganarle el campeonato en su tercer año como aspirantes al título con Mercedes. Este desempeño dejó tan exhausto al nuevo campeón del mundo que decidió retirarse de la categoría. La dificultad de ganarle un mundial a Hamilton con el mismo monoplaza hizo que el alemán tuviera que irse. Sabía que no tendría opción de ganarle un mundial a su compañero a no ser que se volviera a emplear a su máximo nivel durante todos los Grandes Premios del calendario.

La retirada de Rosberg propició que Mercedes confiara en Bottas como nuevo compañero de su piloto tricampeón del mundo. El finlandés no ha podido aguantarle el pulso a Lewis en ninguna de las tres temporadas que han compartido. 

Con un segundo piloto de menor nivel que Rosberg, Hamilton sacó a relucir su mejor versión cuando su equipo más lo necesitó. La mejor muestra de esto se pudo ver tras el parón veraniego de 2018.

A mediados del año pasado, Vettel y Ferrari estaban poniendo contra las cuerdas a un Mercedes que no dominaba como en los anteriores años. Los de Brackley veían como los italianos estaban asomando el hocico de forma alarmante. Ante esta situación, Lewis se mostró intratable, ganando seis de siete carreras y encaminando el campeonato.

Lewis no es un piloto que se caracterice por ser muy regular durante la temporada, pero siempre se ha mostrado fuerte cuando su equipo más lo ha necesitado para no poner en peligro los campeonatos. Es un piloto que se queja bastante por radio, pero en los momentos claves siempre da el nivel que se le requiere.

Ahora, tras haber disputado 13 temporadas en Fórmula 1, se proclama hexacampeón del mundo. Ha ganado el 46% de las temporadas que ha disputado (6 de 13). Un dato abrumador. Desde que debutó en la categoría en 2007, siempre ha competido con un monoplaza decorado de color plata. Tras 248 Grandes Premios, pasa a la historia como hexacampeón del mundo. Lewis Hamilton ha bañado de gris plata su historia. Él quería motociclismo, pero su destino era otro. Y lo mejor de todo, puede que este color plata le siga dando éxitos en el futuro. Sin duda, uno de los grandes de toda la historia de este apasionante deporte.

_Destacado

Sueño cumplido

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
17-01-2022

_Fórmula 1

El trabajador silencioso

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
10-01-2022