_NBA

Tom Heinsohn, la voz de mis noches

Juan Díaz @JuandiRgz 11-11-2020

¿Cómo explicar quién fue Tom Heinsohn a alguien que no le conociese? Es complicado abarcar tanta historia y tantos éxitos en una sola respuesta. Si los Boston Celtics son la franquicia histórica por antonomasia, Tommy Heinsohn sería el equipo personificado. Es el mayor devoto de la historia de la franquicia. Desde el primer título hasta el decimoséptimo, todos los campeonatos de los Celtics tienen un elemento común: Tommy Heinsohn.

Me gusta pensar que cada generación ha podido disfrutar de un Heinsohn diferente. Tommy ha sido, literalmente, un celtic de toda la vida. Como jugador desde 1956 hasta 1965, de comentarista desde 1966 hasta 1969, entrenando desde 1970 hasta 1978 y de comentarista de nuevo desde 1981 hasta este mismo año.

El éxito le ha acompañado a lo largo de su carrera. Como jugador fue miembro del equipo más exitoso de la historia de la NBA, los Celtics de los años 60. Era uno de los fijos de Red Auerbach. Como entrenador supo trasladar su personalidad al equipo y llevarlo a la victoria. Ocho anillos dentro de la pista y dos desde los banquillos le sirvieron para ganarse un puesto por partida doble en el hall of fame.

Si su legado deportivo fue envidiable, pero como comentarista no bajó el nivel. Es curioso el apego que se llega a desarrollar por las personas que llenan el salón de nuestra casa con sus voces. Al igual que a muchos futboleros les sucedía con la figura de Michael Robinson, a mí Tommy me escoltaba en las largas noches de invierno en cada partido de los Celtics. Me acostumbré a su voz en cada juego.

Los aficionados de los Celtics menores de 40 años hemos crecido unidos a los gemidos roncos de Tommy que acompañan cada partido de los Celtics. Probablemente he escuchado la voz de Tommy más que la de algún familiar. Sus anécdotas y batallas interminables, su perverso sentido del humor e incluso sus comentarios de gruñón quejándose de los árbitros. Los partidos de los Celtics nunca volverán a ser lo mismo.

Anoche, cuando me enteraba de la triste noticia de su fallecimiento, una de las primeras reacciones que leí en Twitter fue la de alguien que conoce muy bien la liga como es Gonzalo Vázquez. Recordaba una frase de Tommy que le define y que merece la pena llevar por bandera cada vez que veamos deporte: “Si entra, genial. Si no, vámonos a tomar una cerveza”.

Imagen de cabecera: Chip Somodevilla/Getty Images

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

¿Cómo explicar quién fue Tom Heinsohn a alguien que no le conociese? Es complicado abarcar tanta historia y tantos éxitos en una sola respuesta. Si los Boston Celtics son la franquicia histórica por antonomasia, Tommy Heinsohn sería el equipo personificado. Es el mayor devoto de la historia de la franquicia. Desde el primer título hasta el decimoséptimo, todos los campeonatos de los Celtics tienen un elemento común: Tommy Heinsohn.

Me gusta pensar que cada generación ha podido disfrutar de un Heinsohn diferente. Tommy ha sido, literalmente, un celtic de toda la vida. Como jugador desde 1956 hasta 1965, de comentarista desde 1966 hasta 1969, entrenando desde 1970 hasta 1978 y de comentarista de nuevo desde 1981 hasta este mismo año.

El éxito le ha acompañado a lo largo de su carrera. Como jugador fue miembro del equipo más exitoso de la historia de la NBA, los Celtics de los años 60. Era uno de los fijos de Red Auerbach. Como entrenador supo trasladar su personalidad al equipo y llevarlo a la victoria. Ocho anillos dentro de la pista y dos desde los banquillos le sirvieron para ganarse un puesto por partida doble en el hall of fame.

Si su legado deportivo fue envidiable, pero como comentarista no bajó el nivel. Es curioso el apego que se llega a desarrollar por las personas que llenan el salón de nuestra casa con sus voces. Al igual que a muchos futboleros les sucedía con la figura de Michael Robinson, a mí Tommy me escoltaba en las largas noches de invierno en cada partido de los Celtics. Me acostumbré a su voz en cada juego.

Los aficionados de los Celtics menores de 40 años hemos crecido unidos a los gemidos roncos de Tommy que acompañan cada partido de los Celtics. Probablemente he escuchado la voz de Tommy más que la de algún familiar. Sus anécdotas y batallas interminables, su perverso sentido del humor e incluso sus comentarios de gruñón quejándose de los árbitros. Los partidos de los Celtics nunca volverán a ser lo mismo.

Anoche, cuando me enteraba de la triste noticia de su fallecimiento, una de las primeras reacciones que leí en Twitter fue la de alguien que conoce muy bien la liga como es Gonzalo Vázquez. Recordaba una frase de Tommy que le define y que merece la pena llevar por bandera cada vez que veamos deporte: “Si entra, genial. Si no, vámonos a tomar una cerveza”.

Imagen de cabecera: Chip Somodevilla/Getty Images

_NBA

Muy orgulloso

Adrià Campmany @campmany_adria
08-11-2021