_NBA

Siempre nos quedará Draymond

El abril más triste de la historia de la NBA ha pasado volando. El mes favorito de los aficionados, el que marca el inicio de los playoffs, ha quedado desierto de espectáculo. Cuesta creer que únicamente el documental sobre la última temporada de Michael Jordan pueda llenar ese gran vacío. Lo cierto es que la docuserie de ESPN ha calado también en los jugadores, incluso ha revivido debates entre alguno de ellos

Quien no conozca a Draymond Green y vea sus movimientos durante este confinamiento pensará que le hace la competencia a Travis Scott. Entrevistas a diversos medios, apariciones en podcasts, directos en canales de YouTube… Sólo le ha faltado crear un evento en Fortnite. Os juro que no promociona ningún disco. Él es así. A nadie le ha pillado por sorpresa que fuese de invitado a All the smoke, podcast de su ex compañero Matt Barnes, para comentar las impresiones que le habían dejado los primeros episodios de The Last Dance

Draymond no tiene problemas para ponerse delante de un micrófono. Habla mucho y, cuando habla, dice lo que piensa. El documental de Jordan despertó en él un viejo fuego interno. Abrió una herida que llevaba cerrada un año. Cuenta Green que los paralelismos entre los Bulls del 98 y los Warriors de la temporada pasada son evidentes. Sin embargo, los finales de ambos equipos fueron bien distintos. Si alguien pensaba que el bueno de Draymond esperaría unos 20 años a que ESPN le buscase para contar en un documental lo sucedido, no le conoce.

No hizo falta que le tirasen de la lengua; Green encontró rápidamente la forma de aprovechar el documental sobre Jordan para lanzar una indirecta a su ex compañero, Kevin Durant. Para él, el problema común que tenían de serie ambas franquicias es que no sabían si tendrían continuidad en el futuro. Sin embargo, recordó que mientras en los Bulls se dijo desde el principio que sería la última temporada de Phil Jackson, y por consecuencia de Jordan, en los Warriors, Durant nunca despejó dudas sobre su futuro, lo que afectaba directamente a otros compañeros. No le ha perdonado su deslealtad y manifestó de nuevo la mala relación entre ambos: “Si él quisiera seguir en los Warriors, hubiera pedido mi traspaso”. 

Getty Images

No satisfecho con el palo a Durant, Draymond siguió con su recital particular de titulares. Cuando Barnes le preguntó qué equipo fue mejor -los Bulls de Jordan o sus Warriors- no dudó: “Pienso que somos el mejor equipo de siempre”. Y por si acaso a alguien se le ocurría compararlos con los Lakers de comienzos de siglo afirmó: “Curry y yo destrozaríamos a Shaq y a Kobe en un pick and roll”.

Hay deportistas que merecen una estatua de parte de la prensa; Green es uno de ellos. No esperes un tópico de su boca. Que el debate de la semana sean sus declaraciones cuando deberíamos estar hablando del inicio de los playoffs es triste y sólo puede significar una cosa: echamos de menos la competición. Pero, en esta época de inseguridades, al menos hay algo que podemos sacar en claro: para entretenernos, siempre nos quedará Draymond Green. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El abril más triste de la historia de la NBA ha pasado volando. El mes favorito de los aficionados, el que marca el inicio de los playoffs, ha quedado desierto de espectáculo. Cuesta creer que únicamente el documental sobre la última temporada de Michael Jordan pueda llenar ese gran vacío. Lo cierto es que la docuserie de ESPN ha calado también en los jugadores, incluso ha revivido debates entre alguno de ellos

Quien no conozca a Draymond Green y vea sus movimientos durante este confinamiento pensará que le hace la competencia a Travis Scott. Entrevistas a diversos medios, apariciones en podcasts, directos en canales de YouTube… Sólo le ha faltado crear un evento en Fortnite. Os juro que no promociona ningún disco. Él es así. A nadie le ha pillado por sorpresa que fuese de invitado a All the smoke, podcast de su ex compañero Matt Barnes, para comentar las impresiones que le habían dejado los primeros episodios de The Last Dance

Draymond no tiene problemas para ponerse delante de un micrófono. Habla mucho y, cuando habla, dice lo que piensa. El documental de Jordan despertó en él un viejo fuego interno. Abrió una herida que llevaba cerrada un año. Cuenta Green que los paralelismos entre los Bulls del 98 y los Warriors de la temporada pasada son evidentes. Sin embargo, los finales de ambos equipos fueron bien distintos. Si alguien pensaba que el bueno de Draymond esperaría unos 20 años a que ESPN le buscase para contar en un documental lo sucedido, no le conoce.

No hizo falta que le tirasen de la lengua; Green encontró rápidamente la forma de aprovechar el documental sobre Jordan para lanzar una indirecta a su ex compañero, Kevin Durant. Para él, el problema común que tenían de serie ambas franquicias es que no sabían si tendrían continuidad en el futuro. Sin embargo, recordó que mientras en los Bulls se dijo desde el principio que sería la última temporada de Phil Jackson, y por consecuencia de Jordan, en los Warriors, Durant nunca despejó dudas sobre su futuro, lo que afectaba directamente a otros compañeros. No le ha perdonado su deslealtad y manifestó de nuevo la mala relación entre ambos: “Si él quisiera seguir en los Warriors, hubiera pedido mi traspaso”. 

Getty Images

No satisfecho con el palo a Durant, Draymond siguió con su recital particular de titulares. Cuando Barnes le preguntó qué equipo fue mejor -los Bulls de Jordan o sus Warriors- no dudó: “Pienso que somos el mejor equipo de siempre”. Y por si acaso a alguien se le ocurría compararlos con los Lakers de comienzos de siglo afirmó: “Curry y yo destrozaríamos a Shaq y a Kobe en un pick and roll”.

Hay deportistas que merecen una estatua de parte de la prensa; Green es uno de ellos. No esperes un tópico de su boca. Que el debate de la semana sean sus declaraciones cuando deberíamos estar hablando del inicio de los playoffs es triste y sólo puede significar una cosa: echamos de menos la competición. Pero, en esta época de inseguridades, al menos hay algo que podemos sacar en claro: para entretenernos, siempre nos quedará Draymond Green. 

_NBA

El legado de los Splash Fathers

Juan Díaz @JuandiRgz
13-05-2020