_Tenis

Se baja el telón de los Grand Slam 136 funciones después

Desde su creación -1905 para el cuadro masculino y 1922 para el femenino-, el Open de Australia sólo ha dejado de jugarse por los parones de las Guerras Mundiales (1916-1918 y 1941-1945). Aparte, en 1977 tuvo dos ediciones (enero y diciembre) por un cambio de calendario y en 1986 no se celebró por el mismo motivo (se jugó en diciembre de 1985 y en enero de 1987).

Roland Garros ha tenido incluso menos parones. Desde su creación -1891 para hombres y 1897 para mujeres-, el torneo francés ha parado cinco años por la I Guerra Mundial (1915-1919) y sólo en 1940 por la II Guerra Mundial. Entre 1941 y 1945 hubo competición, aunque no reconocida por los organizadores. Además, en 1968, el torneo francés fue el primero en jugarse de la Era Abierta.

Wimbledon. The Championships. El legendario torneo, iniciado en 1877 para los hombres y 1884 para las mujeres, también ha tenido dos parones en su historia. De 1915 a 1918 por la I Guerra Mundial y entre 1940 y 1945 por la II Guerra Mundial.

El US Open es la excepción a la regla. No ha dejado de disputarse desde sus inicios (en sus diferentes formatos y nombres). Desde 1881 para los hombres y 1887 para las mujeres, el torneo norteamericano ha venido proclamando campeones puntualmente desde entonces hasta nuestros días.

Este repaso más o menos detallado de la historia de cada torneo que conforma el Grand Slam es una manera de poner en relieve lo que está pasando este año. Hasta ahora, hasta esta semana, la situación de emergencia sanitaria global que vive la sociedad en general y el tenis en particular, había afectado a los torneos ‘ordinarios’. Masters 1000, WTA Premier Mandatory y menores categorías.

La cancelación de Roland Garros, una pizca de la realidad

Hace semanas que sabíamos que iba a afectar a los cuatro grandes pilares del tenis. Pero de saberlo a verlo hay una distancia. Ha llegado el momento. Esta semana (y las dos próximas), Roland Garros hubiese sido el centro del universo tenis. La previa como aperitivo a dos semanas de competición naranjas.

Ellos, todos contra Nadal y su imperio en el Bois de Boulogne con 12 títulos en 15 años. Sólo Federer (2009), Wawrinka (2015) y Djokovic (2016) han sido capaces de ganar en la época Nadal en París.

Rafa Nadal tras ganar la final de Roland Garros 2019 (Clive Mason/Getty Images)

Ellas, en la búsqueda de una pequeña estabilidad en medio de la anarquía. Seis campeonas en los últimos seis años (Barty, Halep, Ostapenko, Muguruza, Serena y Sharapova) y 11 en los últimos 13 años. O lo que es lo mismo, siguiendo la tónica del circuito.

Entramos en la semana de Roland Garros y los organizadores del torneo no han variado aquello que dijeron el 17 de marzo. Entonces, cuando apenas estábamos empezando a vislumbrar lo que se venía encima, la organización comunicó que Roland Garros se aplazaba a la segunda mitad de septiembre. Dos semanas después del US Open, en una ubicación antinatural, obligando a los tenistas a jugar dos Grand Slam en seis semanas y a hacer un cambio drástico del cemento neoyorquino a la tierra parisina. Y sin torneos de preparación. Por todo ello, resulta complicado pensar que se lleve a cabo.

Además, hay que añadir que la suspensión de los circuitos ATP, WTA e ITF se extiende hasta finales de julio. Sabemos desde hace semanas que Wimbledon está cancelado en su edición de 2020 y las pistas del All England Tennis Club permanecerán cerradas hasta 2021. Sin giras de tierra ni hierba, probablemente tampoco la haya de cemento en el verano estadounidense y la opción de no tener más tenis internacional en 2020 no está descartada. Por lo pronto, Roland Garros en mayo-junio sólo existirá en las reposiciones televisivas de ediciones pasadas. Para el directo habrá que esperar un año. ¿O cuatro meses?

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Desde su creación -1905 para el cuadro masculino y 1922 para el femenino-, el Open de Australia sólo ha dejado de jugarse por los parones de las Guerras Mundiales (1916-1918 y 1941-1945). Aparte, en 1977 tuvo dos ediciones (enero y diciembre) por un cambio de calendario y en 1986 no se celebró por el mismo motivo (se jugó en diciembre de 1985 y en enero de 1987).

Roland Garros ha tenido incluso menos parones. Desde su creación -1891 para hombres y 1897 para mujeres-, el torneo francés ha parado cinco años por la I Guerra Mundial (1915-1919) y sólo en 1940 por la II Guerra Mundial. Entre 1941 y 1945 hubo competición, aunque no reconocida por los organizadores. Además, en 1968, el torneo francés fue el primero en jugarse de la Era Abierta.

Wimbledon. The Championships. El legendario torneo, iniciado en 1877 para los hombres y 1884 para las mujeres, también ha tenido dos parones en su historia. De 1915 a 1918 por la I Guerra Mundial y entre 1940 y 1945 por la II Guerra Mundial.

El US Open es la excepción a la regla. No ha dejado de disputarse desde sus inicios (en sus diferentes formatos y nombres). Desde 1881 para los hombres y 1887 para las mujeres, el torneo norteamericano ha venido proclamando campeones puntualmente desde entonces hasta nuestros días.

Este repaso más o menos detallado de la historia de cada torneo que conforma el Grand Slam es una manera de poner en relieve lo que está pasando este año. Hasta ahora, hasta esta semana, la situación de emergencia sanitaria global que vive la sociedad en general y el tenis en particular, había afectado a los torneos ‘ordinarios’. Masters 1000, WTA Premier Mandatory y menores categorías.

La cancelación de Roland Garros, una pizca de la realidad

Hace semanas que sabíamos que iba a afectar a los cuatro grandes pilares del tenis. Pero de saberlo a verlo hay una distancia. Ha llegado el momento. Esta semana (y las dos próximas), Roland Garros hubiese sido el centro del universo tenis. La previa como aperitivo a dos semanas de competición naranjas.

Ellos, todos contra Nadal y su imperio en el Bois de Boulogne con 12 títulos en 15 años. Sólo Federer (2009), Wawrinka (2015) y Djokovic (2016) han sido capaces de ganar en la época Nadal en París.

Rafa Nadal tras ganar la final de Roland Garros 2019 (Clive Mason/Getty Images)

Ellas, en la búsqueda de una pequeña estabilidad en medio de la anarquía. Seis campeonas en los últimos seis años (Barty, Halep, Ostapenko, Muguruza, Serena y Sharapova) y 11 en los últimos 13 años. O lo que es lo mismo, siguiendo la tónica del circuito.

Entramos en la semana de Roland Garros y los organizadores del torneo no han variado aquello que dijeron el 17 de marzo. Entonces, cuando apenas estábamos empezando a vislumbrar lo que se venía encima, la organización comunicó que Roland Garros se aplazaba a la segunda mitad de septiembre. Dos semanas después del US Open, en una ubicación antinatural, obligando a los tenistas a jugar dos Grand Slam en seis semanas y a hacer un cambio drástico del cemento neoyorquino a la tierra parisina. Y sin torneos de preparación. Por todo ello, resulta complicado pensar que se lleve a cabo.

Además, hay que añadir que la suspensión de los circuitos ATP, WTA e ITF se extiende hasta finales de julio. Sabemos desde hace semanas que Wimbledon está cancelado en su edición de 2020 y las pistas del All England Tennis Club permanecerán cerradas hasta 2021. Sin giras de tierra ni hierba, probablemente tampoco la haya de cemento en el verano estadounidense y la opción de no tener más tenis internacional en 2020 no está descartada. Por lo pronto, Roland Garros en mayo-junio sólo existirá en las reposiciones televisivas de ediciones pasadas. Para el directo habrá que esperar un año. ¿O cuatro meses?