_NBA

Oklahoma City Thunder, vivir en el futuro

Juan Díaz @JuandiRgz 12-05-2021

Todavía quedan unos días para terminar la temporada regular 20/21 pero hay equipos que ya llevan unos meses viviendo en el futuro. Uno de ellos son los Oklahoma City Thunder, que encadenan una racha de derrotas histórica para la franquicia. Hace ya muchos partidos que la temporada dejó de servir para ganarse el respeto del rival, lo que los Thunder necesitan y buscan son derrotas y probar jugadores de cara al futuro.

El tanking está a la orden del día para los de OKC. Ni siquiera se disimula. Parte del futuro del equipo pasa por perder partidos para ganar opciones en el próximo draft y todos en la franquicia lo saben. Jugadores, entrenadores y, principalmente, cuerpo directivo no ven con malos ojos sacrificar esta temporada y soñar con la próxima estrella llegada de la universidad.

Un buen caso para ejemplificar el camino que ha tomado la franquicia es el de Al Horford, que lleva más de un mes sin disputar un solo partido pese a no tener lesión alguna. Lo más probable es que haya jugado su último partido con la camiseta de los Thunder. Sam Presti, general manager de la franquicia, justificó la decisión diciendo que Horford puede ayudar de otra forma a las primeras etapas de la necesaria transición del equipo.

La decisión con Al es extraña y loca pero tiene todo el sentido. Tal vez debe de ser la primera vez que algo así le sucede a un jugador al que le quedan dos años completos en su contrato y que no tiene problemas físicos. Reconocer tan abiertamente que ha terminado su historia en el equipo y que trabajarán para traspasarlo este verano. Presti es conocido por su transparencia con los jugadores, pero esto lo lleva a nuevas alturas.

Renunciar a Horford unido a la lesión de la estrella del equipo, Shai Gilgeous-Alexander, han dado rienda suelta a las probaturas. En los últimos meses de competición hemos visto grandes momentos de jugadores como Isaiah Roby (23 años), Lu Dort (21), Théo Maledon (19), Aleksej Pokusevski (19) o Moses Brown (21). Los young Thunder son toda una realidad.

A esta hornada de jugadores jóvenes hay que añadirle las aportaciones llegadas desde el viejo continente. El último en subirse al barco ha sido Gabriel Deck, ex jugador del Real Madrid. El argentino era uno de los proyectos más interesantes que había en Europa. El otro es el de Vasilije Micić, del que también tienen sus derechos y presumiblemente se incorporará a los Thunder en la próxima temporada. Presti tiene todo bajo control.

No hay ningún cabo suelto en el plan para el futuro de la franquicia. Jugadores jóvenes que han ganado mucho rodaje esta temporada, incorporaciones desde Europa -Deck y Micić- que aporten el gen competitivo necesario y, por último, una estrella que complemente a Shai. Como no puede ser de otra forma, en Oklahoma sueñan con Cade Cunningham, el más que posible futuro número 1 del draft.

Es imposible saber cómo se van a desarrollar todos estos jóvenes, como lo es anticipar el orden del draft, pero Sam Presti debe de estar encantado e ilusionado a partes iguales ante el abanico de posibilidades que se le abre a su franquicia. ¿El precio que ha tenido que pagar? Una temporada completa viviendo en el futuro para asegurarse un equipo competitivo a corto plazo.

Imagen de cabecera: ImagoImages

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Todavía quedan unos días para terminar la temporada regular 20/21 pero hay equipos que ya llevan unos meses viviendo en el futuro. Uno de ellos son los Oklahoma City Thunder, que encadenan una racha de derrotas histórica para la franquicia. Hace ya muchos partidos que la temporada dejó de servir para ganarse el respeto del rival, lo que los Thunder necesitan y buscan son derrotas y probar jugadores de cara al futuro.

El tanking está a la orden del día para los de OKC. Ni siquiera se disimula. Parte del futuro del equipo pasa por perder partidos para ganar opciones en el próximo draft y todos en la franquicia lo saben. Jugadores, entrenadores y, principalmente, cuerpo directivo no ven con malos ojos sacrificar esta temporada y soñar con la próxima estrella llegada de la universidad.

Un buen caso para ejemplificar el camino que ha tomado la franquicia es el de Al Horford, que lleva más de un mes sin disputar un solo partido pese a no tener lesión alguna. Lo más probable es que haya jugado su último partido con la camiseta de los Thunder. Sam Presti, general manager de la franquicia, justificó la decisión diciendo que Horford puede ayudar de otra forma a las primeras etapas de la necesaria transición del equipo.

La decisión con Al es extraña y loca pero tiene todo el sentido. Tal vez debe de ser la primera vez que algo así le sucede a un jugador al que le quedan dos años completos en su contrato y que no tiene problemas físicos. Reconocer tan abiertamente que ha terminado su historia en el equipo y que trabajarán para traspasarlo este verano. Presti es conocido por su transparencia con los jugadores, pero esto lo lleva a nuevas alturas.

Renunciar a Horford unido a la lesión de la estrella del equipo, Shai Gilgeous-Alexander, han dado rienda suelta a las probaturas. En los últimos meses de competición hemos visto grandes momentos de jugadores como Isaiah Roby (23 años), Lu Dort (21), Théo Maledon (19), Aleksej Pokusevski (19) o Moses Brown (21). Los young Thunder son toda una realidad.

A esta hornada de jugadores jóvenes hay que añadirle las aportaciones llegadas desde el viejo continente. El último en subirse al barco ha sido Gabriel Deck, ex jugador del Real Madrid. El argentino era uno de los proyectos más interesantes que había en Europa. El otro es el de Vasilije Micić, del que también tienen sus derechos y presumiblemente se incorporará a los Thunder en la próxima temporada. Presti tiene todo bajo control.

No hay ningún cabo suelto en el plan para el futuro de la franquicia. Jugadores jóvenes que han ganado mucho rodaje esta temporada, incorporaciones desde Europa -Deck y Micić- que aporten el gen competitivo necesario y, por último, una estrella que complemente a Shai. Como no puede ser de otra forma, en Oklahoma sueñan con Cade Cunningham, el más que posible futuro número 1 del draft.

Es imposible saber cómo se van a desarrollar todos estos jóvenes, como lo es anticipar el orden del draft, pero Sam Presti debe de estar encantado e ilusionado a partes iguales ante el abanico de posibilidades que se le abre a su franquicia. ¿El precio que ha tenido que pagar? Una temporada completa viviendo en el futuro para asegurarse un equipo competitivo a corto plazo.

Imagen de cabecera: ImagoImages