_Femenino

El espejo en el que mirarse

David Orenes @david_lrl 15-11-2019

Se solía decir que la Liga era la mejor competición local del mundo, porque contaba con los mejores equipos y los mejores jugadores. La marcha de estrellas como Neymar o Cristiano Ronaldo y el declive en Europa la pasada temporada han relegado a España a un segundo o tercer plano en virtud de una Premier League que ya llevaba años demostrando un excelente trabajo, no solo en el apartado televisivo y comercial, también en lo deportivo. Prueba de ello es que las dos finales continentales (Champions y Europa League) estuviesen formadas íntegramente por equipos ingleses.

Algo parecido, salvando las distancias, está ocurriendo también en el fútbol femenino, donde la Primera Iberdrola debía dar un salto de calidad tras el impulso de la RFEF y el histórico contrato con Mediapro, amén del decisivo apoyo de Iberdrola. Sin embargo, el conflicto de las televisiones, la falta de transparencia de los clubes y la ausencia de un convenio colectivo que va a provocar una huelga definitiva este mismo fin de semana hacen que cualquier perspectiva de futuro se tambalee. 

En las islas británicas, sin embargo, la FA WSL crece a pasos agigantados. Aunque es cierto que en Champions no consiguen imponerse (el Manchester City ha caído dos años consecutivos ante el Atlético), el producto local está funcionando, crea afición y la consolida, y, sobre todo, consigue atraer a futbolistas de primer nivel como a la mismísima Sam Kerr. A sus 26 años, la considerada mejor delantera del mundo ha elegido el Chelsea para iniciar su primera experiencia en el fútbol europeo. A sus espaldas figuran 187 goles, numerosos récords (máxima anotadora de la historia de la liga australiana y de la NSWL) y varias nominaciones a mejor futbolista del mundo. En el pasado Mundial hizo un póker y hace poco cayó en la final del play-off por su primer título en Estados Unidos. Había firmado 19 goles en 23 partidos.

Tal y como hicieron en su momento Alex Morgan (Lyon) o Carli Lloyd (Manchester City), la ariete australiana no pudo dejar escapar la oportunidad de hacerse notar también en el viejo continente, y más concretamente en el país que inventó el fútbol. El conjunto blue, que no juega Champions esta temporada, fue semifinalista el pasado año y tuteó al Lyon todo lo que el Barça no pudo en la final. En este curso marcha líder en busca de conquistar su tercera liga en cinco años y con la llegada de Kerr logra formar un ataque demoledor junto a Fran Kirby, Bethany England o Ramona Bachmann.

Lejos del duopolio de la primera división española, la liga inglesa está más emocionante que nunca. Al Arsenal de Miedema -vigente campeón-, el exitoso Manchester City de Nick Cushing, con influencias del mismísimo Guardiola, y el mencionado Chelsea se han unido Manchester United y Tottenham, dos equipos recién ascendidos pero con un bagaje y potencial enormes detrás. Mención aparte merecen las Spurs, entrenadas por el español Juan Amorós, que fue nombrado mejor técnico el pasado mes de septiembre.

Fiestas en los estadios

El Mundial de Francia también ha tenido que ver con este impulso. Inglaterra fue una de las mejores selecciones acabando en cuarto lugar y sus partidos batieron récords de audiencia en las islas, con una Ellen White que se situó entre las estrellas de las lionesses con seis goles anotados. El ‘boom’ también se trasladó a los estadios, como se pudo comprobar la pasada semana con un Wembley a rebosar -más de 77.000 aficionados- en el duelo ante Alemania. En apenas unos meses de competición ya se han vivido noches mágicas en la FA WSL, como en el derbi de Manchester en el Etihad Stadium, donde se alcanzó el récord de asistencia en la liga (31.213) o en Stamford Bridge en el derbi de Londres entre Chelsea y Tottenham (24.790). También se ha jugado en el London Stadium (24.790) el choque entre West Ham y Tottenham.

Pero el bombazo que tienen reservado en Inglaterra es un fin de semana dedicado a lo grande al fútbol femenino, donde se disputarán partidos en Anfield -por primera vez en la historia-, Tottenham Hotspur Stadium, Falmer Stadium, estadio del Brighton, y Madejski Stadium, estadio del Reading,. Todo lo tienen medido, pues esta fecha (16-17 de noviembre) coincide con el parón internacional en el fútbol masculino, lo que atraerá aún a más público a las gradas de la FA WSL.

Estos eventos van encaminados a una campaña global que pretende trasladar definitivamente a los equipos femeninos al escaparate. El interés no parece flor de un día, ya que según datos de WSL Barclays (máximo patrocinador) y de una encuesta de YouGov (firma internacional de investigación de mercados y análisis de datos), una tercera parte de los ciudadanos ingleses se consideran interesados en el fútbol femenino y casi el 70% cree que el fútbol femenino merece el mismo trato que el masculino.

Para los que no pueden acudir a disfrutar de los partidos en vivo, la propia competición ha creado un sistema, el FA Player, donde ver todos los partidos del torneo en cualquier parte del mundo (en España cuesta ver los de Atlético y Barça). Además, también han vendido derechos de televisión a Sky México y NENT (Nordic Entertainment Group) por tres años: se podrá ver fútbol femenino inglés en las pantallas de México, Centroamérica, República Dominicana, Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca.


La propia RFEF aseguró en marzo que la renovada Primera Iberdrola cogería lo mejor del modelo alemán, australiano y el inglés. De momento no se le parece a ninguno, mucho menos al último, donde la distancia, más estructural que deportiva, se antoja cada vez más grande. Una vez más, Inglaterra es el espejo en el que mirarse.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Se solía decir que la Liga era la mejor competición local del mundo, porque contaba con los mejores equipos y los mejores jugadores. La marcha de estrellas como Neymar o Cristiano Ronaldo y el declive en Europa la pasada temporada han relegado a España a un segundo o tercer plano en virtud de una Premier League que ya llevaba años demostrando un excelente trabajo, no solo en el apartado televisivo y comercial, también en lo deportivo. Prueba de ello es que las dos finales continentales (Champions y Europa League) estuviesen formadas íntegramente por equipos ingleses.

Algo parecido, salvando las distancias, está ocurriendo también en el fútbol femenino, donde la Primera Iberdrola debía dar un salto de calidad tras el impulso de la RFEF y el histórico contrato con Mediapro, amén del decisivo apoyo de Iberdrola. Sin embargo, el conflicto de las televisiones, la falta de transparencia de los clubes y la ausencia de un convenio colectivo que va a provocar una huelga definitiva este mismo fin de semana hacen que cualquier perspectiva de futuro se tambalee. 

En las islas británicas, sin embargo, la FA WSL crece a pasos agigantados. Aunque es cierto que en Champions no consiguen imponerse (el Manchester City ha caído dos años consecutivos ante el Atlético), el producto local está funcionando, crea afición y la consolida, y, sobre todo, consigue atraer a futbolistas de primer nivel como a la mismísima Sam Kerr. A sus 26 años, la considerada mejor delantera del mundo ha elegido el Chelsea para iniciar su primera experiencia en el fútbol europeo. A sus espaldas figuran 187 goles, numerosos récords (máxima anotadora de la historia de la liga australiana y de la NSWL) y varias nominaciones a mejor futbolista del mundo. En el pasado Mundial hizo un póker y hace poco cayó en la final del play-off por su primer título en Estados Unidos. Había firmado 19 goles en 23 partidos.

Tal y como hicieron en su momento Alex Morgan (Lyon) o Carli Lloyd (Manchester City), la ariete australiana no pudo dejar escapar la oportunidad de hacerse notar también en el viejo continente, y más concretamente en el país que inventó el fútbol. El conjunto blue, que no juega Champions esta temporada, fue semifinalista el pasado año y tuteó al Lyon todo lo que el Barça no pudo en la final. En este curso marcha líder en busca de conquistar su tercera liga en cinco años y con la llegada de Kerr logra formar un ataque demoledor junto a Fran Kirby, Bethany England o Ramona Bachmann.

Lejos del duopolio de la primera división española, la liga inglesa está más emocionante que nunca. Al Arsenal de Miedema -vigente campeón-, el exitoso Manchester City de Nick Cushing, con influencias del mismísimo Guardiola, y el mencionado Chelsea se han unido Manchester United y Tottenham, dos equipos recién ascendidos pero con un bagaje y potencial enormes detrás. Mención aparte merecen las Spurs, entrenadas por el español Juan Amorós, que fue nombrado mejor técnico el pasado mes de septiembre.

Fiestas en los estadios

El Mundial de Francia también ha tenido que ver con este impulso. Inglaterra fue una de las mejores selecciones acabando en cuarto lugar y sus partidos batieron récords de audiencia en las islas, con una Ellen White que se situó entre las estrellas de las lionesses con seis goles anotados. El ‘boom’ también se trasladó a los estadios, como se pudo comprobar la pasada semana con un Wembley a rebosar -más de 77.000 aficionados- en el duelo ante Alemania. En apenas unos meses de competición ya se han vivido noches mágicas en la FA WSL, como en el derbi de Manchester en el Etihad Stadium, donde se alcanzó el récord de asistencia en la liga (31.213) o en Stamford Bridge en el derbi de Londres entre Chelsea y Tottenham (24.790). También se ha jugado en el London Stadium (24.790) el choque entre West Ham y Tottenham.

Pero el bombazo que tienen reservado en Inglaterra es un fin de semana dedicado a lo grande al fútbol femenino, donde se disputarán partidos en Anfield -por primera vez en la historia-, Tottenham Hotspur Stadium, Falmer Stadium, estadio del Brighton, y Madejski Stadium, estadio del Reading,. Todo lo tienen medido, pues esta fecha (16-17 de noviembre) coincide con el parón internacional en el fútbol masculino, lo que atraerá aún a más público a las gradas de la FA WSL.

Estos eventos van encaminados a una campaña global que pretende trasladar definitivamente a los equipos femeninos al escaparate. El interés no parece flor de un día, ya que según datos de WSL Barclays (máximo patrocinador) y de una encuesta de YouGov (firma internacional de investigación de mercados y análisis de datos), una tercera parte de los ciudadanos ingleses se consideran interesados en el fútbol femenino y casi el 70% cree que el fútbol femenino merece el mismo trato que el masculino.

Para los que no pueden acudir a disfrutar de los partidos en vivo, la propia competición ha creado un sistema, el FA Player, donde ver todos los partidos del torneo en cualquier parte del mundo (en España cuesta ver los de Atlético y Barça). Además, también han vendido derechos de televisión a Sky México y NENT (Nordic Entertainment Group) por tres años: se podrá ver fútbol femenino inglés en las pantallas de México, Centroamérica, República Dominicana, Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca.


La propia RFEF aseguró en marzo que la renovada Primera Iberdrola cogería lo mejor del modelo alemán, australiano y el inglés. De momento no se le parece a ninguno, mucho menos al último, donde la distancia, más estructural que deportiva, se antoja cada vez más grande. Una vez más, Inglaterra es el espejo en el que mirarse.

_Destacado

Una garantía para el Rayo

David Orenes @david_lrl
10-12-2019

_Destacado

Astrid Fina, tablas contra el miedo

David Orenes @david_lrl
05-12-2019