_NFL

Historias del Draft de la NFL

César Martín @CesarMrtn 26-04-2018

etiquetas:

En los Drafts de la NFL, 256
jugadores universitarios son llamados a lo largo de siete rondas. Muchas horas
de proceso de selección de prospectos que se reparten a lo largo de tres días. Eso
da para muchas historias. Pero por encima de todas destacan tres que la propia
NFL puso en el podio de su Top 10 de mejores momentos del Draft de todos los tiempos.

3 – El traspaso de Eli Manning

El hermano de Peyton fue la primera
elección global del Draft de 2004. Normalmente ser el Pick 1 es motivo de alegría,
¿verdad? Pues para Eli no lo fue. Unos días antes, su padre y su agente recibieron
una llamada desde las oficinas de los Chargers. Los californianos, poseedores
del número uno de aquel Draft, tenían la intención de elegir a Manning. Archie,
el padre, le insistió a su hijo de que no jugara en San Diego, si no en Nueva
York.

El Draft de 2004 tuvo más audiencia
que muchos partidos de Playoffs de la NBA aquel año, en parte por las
declaraciones de Papá Manning. Y a pesar de todo el revuelo, los Chargers eligieron
a Eli, que salió al escenario entre abucheos e insultos. Cuando cogió la camiseta
del equipo del sur de California (la gorra ni siquiera se la puso), su cara era
un poema que decía “No voy a jugar aquí”. De todas formas, su decepción no duró
mucho: una hora después ya era jugador de los New York Giants, quienes enviaron
a su pick 4, Philip Rivers, a San Diego. Eli ya sonreía.

2 – La furia de los fans de los
Jets

Entre 1965 y 2014 los Drafts de la
NFL se celebraron en la ciudad de Nueva York, lo que hacía que hubiese mucha
presencia de seguidores de los Giants y de los Jets en las gradas. Estos
últimos eran los que más se hacían notar por los abucheos a las selecciones de
su equipo. Como el comisionado de turno anunciara un jugador que no estuviera
entre sus favoritos, la Jet Nation disparaba automáticamente su furia.

El ejemplo prototípico sucedió en
1995, cuando los neoyorquinos eligieron a Kyle Brady y dejaron pasar a su
favorito, Warren Sapp. ¿La reacción? Abucheos y gritos a las cámaras. Brady
estuvo cuatro años decepcionantes en Nueva York, mientras que Sapp se convirtió
en miembro del Salón de la Fama en cuanto fue elegible. Un error de bulto que
se sumó al de 1983, cuando los Jets apostaron por el QB Ken O’Brien y dejaron
pasar a un tal Dan Marino. Sí, el sector verde de NY se echó las manos a la
cabeza.

¿Esto quiere decir que la afición
de los Jets es buena sabiendo cuándo su equipo mete la pata escogiendo
jugadores? Bueno, en 2009 dieron saltos de alegría con la elección de Mark
Sánchez, un pick 5 que no rindió como se esperaba de un quarterback que sale
tan arriba en un Draft.

1 – La interminable espera de Aaron
Rodgers

En la NFL entre pick y pick de
primera ronda hay diez minutos. En total, casi cinco horas. Eso hace que la
mayoría de jugadores vean la ceremonia desde sus casas. Sólo unos pocos
privilegiados presencian en directo su entrada al football profesional
invitados por la liga en la Green Room, una sala en la que esperan su
nombramiento junto a su agente, amigos y familiares.

Aaron Rodgers fue uno de esos
afortunados en el Draft de 2005. El quarterback de la Universidad de California
era el favorito para ser la primera elección global. Un pick que pertenecía al
equipo de su infancia, los 49ers. La de Rodgers noche prometía ser un cuento de
hadas… y terminó siendo una pesadilla. Primero, porque los Niners le dieron
calabazas y apostaron por el otro gran QB de la promoción: Alex Smith. Y
segundo, porque lo que vino después fue toda una demostración de paciencia.

Pasaba el tiempo y los equipos y el
nombre de Aaron Rodgers no salía. En la Green Room ya no quedaba nadie, excepto
él y su círculo más cercano. Aaron estuvo ahí ¡casi cinco horas! aguantando el
tipo entre resoplidos y tirones al cuello de la camisa. La retransmisión se
convirtió en un reality centrado en Rodgers. Lo que hubiera dado el quarterback
por unos smartphones de hoy para poder entretenerse. Al final, la espera
mereció la pena: acabó en los Green Bay Packers, heredando el trono de Brett
Favre y demostrándole a veintiún equipos que se equivocaron dejándole pasar.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

En los Drafts de la NFL, 256
jugadores universitarios son llamados a lo largo de siete rondas. Muchas horas
de proceso de selección de prospectos que se reparten a lo largo de tres días. Eso
da para muchas historias. Pero por encima de todas destacan tres que la propia
NFL puso en el podio de su Top 10 de mejores momentos del Draft de todos los tiempos.

3 – El traspaso de Eli Manning

El hermano de Peyton fue la primera
elección global del Draft de 2004. Normalmente ser el Pick 1 es motivo de alegría,
¿verdad? Pues para Eli no lo fue. Unos días antes, su padre y su agente recibieron
una llamada desde las oficinas de los Chargers. Los californianos, poseedores
del número uno de aquel Draft, tenían la intención de elegir a Manning. Archie,
el padre, le insistió a su hijo de que no jugara en San Diego, si no en Nueva
York.

El Draft de 2004 tuvo más audiencia
que muchos partidos de Playoffs de la NBA aquel año, en parte por las
declaraciones de Papá Manning. Y a pesar de todo el revuelo, los Chargers eligieron
a Eli, que salió al escenario entre abucheos e insultos. Cuando cogió la camiseta
del equipo del sur de California (la gorra ni siquiera se la puso), su cara era
un poema que decía “No voy a jugar aquí”. De todas formas, su decepción no duró
mucho: una hora después ya era jugador de los New York Giants, quienes enviaron
a su pick 4, Philip Rivers, a San Diego. Eli ya sonreía.

2 – La furia de los fans de los
Jets

Entre 1965 y 2014 los Drafts de la
NFL se celebraron en la ciudad de Nueva York, lo que hacía que hubiese mucha
presencia de seguidores de los Giants y de los Jets en las gradas. Estos
últimos eran los que más se hacían notar por los abucheos a las selecciones de
su equipo. Como el comisionado de turno anunciara un jugador que no estuviera
entre sus favoritos, la Jet Nation disparaba automáticamente su furia.

El ejemplo prototípico sucedió en
1995, cuando los neoyorquinos eligieron a Kyle Brady y dejaron pasar a su
favorito, Warren Sapp. ¿La reacción? Abucheos y gritos a las cámaras. Brady
estuvo cuatro años decepcionantes en Nueva York, mientras que Sapp se convirtió
en miembro del Salón de la Fama en cuanto fue elegible. Un error de bulto que
se sumó al de 1983, cuando los Jets apostaron por el QB Ken O’Brien y dejaron
pasar a un tal Dan Marino. Sí, el sector verde de NY se echó las manos a la
cabeza.

¿Esto quiere decir que la afición
de los Jets es buena sabiendo cuándo su equipo mete la pata escogiendo
jugadores? Bueno, en 2009 dieron saltos de alegría con la elección de Mark
Sánchez, un pick 5 que no rindió como se esperaba de un quarterback que sale
tan arriba en un Draft.

1 – La interminable espera de Aaron
Rodgers

En la NFL entre pick y pick de
primera ronda hay diez minutos. En total, casi cinco horas. Eso hace que la
mayoría de jugadores vean la ceremonia desde sus casas. Sólo unos pocos
privilegiados presencian en directo su entrada al football profesional
invitados por la liga en la Green Room, una sala en la que esperan su
nombramiento junto a su agente, amigos y familiares.

Aaron Rodgers fue uno de esos
afortunados en el Draft de 2005. El quarterback de la Universidad de California
era el favorito para ser la primera elección global. Un pick que pertenecía al
equipo de su infancia, los 49ers. La de Rodgers noche prometía ser un cuento de
hadas… y terminó siendo una pesadilla. Primero, porque los Niners le dieron
calabazas y apostaron por el otro gran QB de la promoción: Alex Smith. Y
segundo, porque lo que vino después fue toda una demostración de paciencia.

Pasaba el tiempo y los equipos y el
nombre de Aaron Rodgers no salía. En la Green Room ya no quedaba nadie, excepto
él y su círculo más cercano. Aaron estuvo ahí ¡casi cinco horas! aguantando el
tipo entre resoplidos y tirones al cuello de la camisa. La retransmisión se
convirtió en un reality centrado en Rodgers. Lo que hubiera dado el quarterback
por unos smartphones de hoy para poder entretenerse. Al final, la espera
mereció la pena: acabó en los Green Bay Packers, heredando el trono de Brett
Favre y demostrándole a veintiún equipos que se equivocaron dejándole pasar.

etiquetas:

_NFL

Freddie Steinmark: jugar para ganar

Diego G. Argota @Diego21Garcia
10-06-2020

_NFL

Earl Morrall, el mejor suplente de la historia

César Martín @CesarMrtn
08-05-2020