_Femenino

Eli Martínez: «Necesitamos entrenar»

Adrià Campmany @campmany_adria 15-03-2022

etiquetas:

Eli Martínez

La selección femenina de rugby XV se proclamó campeona de Europa por novena vez, sexta consecutiva. Eli Martínez, ex jugadora de la selección española de rugby XV y 7, y ex capitana de la selección de rugby 7, nos atendió en nuestro canal de Twitch mientras estaba concentrada con el combinado nacional, ya como manager de ambos equipos.

¿En qué consiste el trabajo de manager?

“Me ocupo del trabajo que no se ve. Me aseguro de que los viajes estén pedidos, de que las chicas lleguen en el momento adecuado, de que los campos y las instalaciones también están pedidos… En resumen, me encargo de que las jugadoras solo tengan que jugar y las entrenadoras, entrenar. Además, con la selección de rugby 7 hago coaching deportivo, pero principalmente soy manager. Me apetecía seguir cerca del equipo nacional y qué mejor manera que poder ayudarlas desde fuera.”

¿Cómo empiezas a vincularte al rugby?

“Cuando empecé en el rugby estaba estudiando INEF y me apetecía hacer un deporte de equipo. Se me presentó el rugby y desde el primer momento supe que era mi deporte. Me encantó desde el primer entrenamiento. Jugué a nivel universitario dos años y más tarde me federé. Y un año más tarde, la seleccionadora de rugby XV me convocó. Fue en diciembre de 2009, nunca se me olvidará. Desde ahí no me he desvinculado de la selección. Fue relativamente fácil entrar. Lo difícil es aguantar todos los años y mantenerte al alto nivel durante 10 años, que son los que he estado yo.”

¿Cómo ha evolucionado el nivel del rugby femenino español a lo largo de los años?

“Cuando entré en la selección jugaba al rugby con mis amigas porque me divertía. A raíz de entrar en la selección cambió todo porque te piden una exigencia a la que no estás acostumbrada y que no siempre es fácil de aguantar. Cambió mi vida totalmente. El nivel de exigencia va subiendo a lo largo de los años. Ahora es prácticamente una serie mundial al mes. Es una competición internacional al mes en la que te mides ante todos los equipos del mundo, y eso te exige estar al 100% en todo momento. A nivel mental y físico. Cambias tu vida. Dejas de ver amistades y a la familia para competir al más alto nivel y vivir un sueño.

¿Qué nivel de sostenibilidad económica hay?

Cuando yo estuve, el CSD pagaba una beca que te permitía sobrevivir. No te haces de oro y no puedes dejar de trabajar cuando te retiras. El rugby es totalmente amateur, sobre todo en el femenino. Y si llegas a la selección, al menos pretendes no tener que compaginarlo con un trabajo extra, aunque el rugby XV sí debes compaginarlo con otro trabajo porque es muy difícil vivir de ello.

¿En qué punto se encuentra el rugby femenino español?

Es complicado poder sustentar el rugby femenino en España con las condiciones que hay ahora mismo. En España hay muy buenas jugadoras y se puede adquirir un muy buen nivel, pero necesitamos entrenar. A día de hoy, el número de concentraciones de la selección de rugby XV es muy baja, a diferencia de la de rugby 7, que mensualmente tiene una competición internacional. Es complicado que con este nivel de concentraciones lleguemos a un nivel alto, y pese a esto conseguimos objetivos muy grandes, como el Europeo o quedarnos a una plaza de meternos en el Mundial. Hay un problema de cuidar y entrenar al equipo. Luchamos para que haya más concentraciones, más competición, para que se invierta más dinero en este colectivo. Se está invirtiendo mucho en los chicos porque están camino al Mundial, pero es mucha la diferencia que hay entre los chicos y las chicas a día de hoy. Ahora mismo es complicado, pero estamos luchando para que esto cambie y las chicas lleguen al nivel que se merecen y puedan preparar la clasificación al próximo Mundial. O cambia el planteamiento o será complicado clasificarnos. En el rugby 7 estamos en las series mundiales, pero nuestro objetivo es mantenernos y es complicado porque no tenemos las mismas condiciones que tienen otras selecciones en las que las jugadoras conviven juntas, tienen unas dietas económicas importantes que les permiten dedicarse solo a ello… Con los pocos recursos que tenemos las jugadoras llegan a tener objetivos que superan lo que realmente podríamos conseguir.   

¿Hasta qué punto habría cambiado la situación el pase al Mundial?

Si la selección de rugby XV se hubiera clasificado para el Mundial, las jugadoras tendrían un sueldo mensual porque estarían preparando el Mundial. Era el planteamiento que teníamos. Partidos internacionales, muchas más concentraciones, que las jugadoras solo se dedicaran a preparar el Mundial… Pero al haber perdido la plaza es complicado luchar contra una Federación que a veces le cuesta en este sentido. Si no ven resultados, les cuesta invertir y apostar por ello. En septiembre ganamos a Irlanda, que está en el Seis Naciones, en los Mundiales y que tiene mucha cultura de rugby. Fue un hito para el rugby femenino español. Con estos pequeños objetivos intentamos demostrar que España tiene nivel para estar en el Seis Naciones y que con un poco más de trabajo e inversión de recursos, la selección puede estar muy arriba porque buenas jugadoras las hay. Pero con las concentraciones que hay es imposible. Tiene que haber un cambio importante. Ya se puede competir en el Seis Naciones y competimos muy bien contra Italia y Escocia. Hace años la selección española femenina estaba en el Seis Naciones y eso hizo que el rugby femenino subiera, pero muchas competiciones se rigen por la economía y la política y consideran que las selecciones del Seis Naciones masculino deben ser las mismas que las del femenino. No pedimos estar directamente, pero sí invertir para poder estar en una competición como el Seis Naciones. Estar en una competición grande implica que haya jugadoras que conozcan el sistema de juego, entrenando físicamente, con posibilidades de poder jugar… Una deportista crece cuando compite. Si no compites a nivel internacional es difícil que el nivel suba. Es un pez que se muerde la cola. Con el rugby 7, al haber más concentraciones, se trabaja a más nivel, pero tenemos un largo camino, y si la federación no nos ayuda es difícil.

La charla completa a continuación: https://www.twitch.tv/videos/1412158816

Imagen de cabecera: Eli Martínez García

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La selección femenina de rugby XV se proclamó campeona de Europa por novena vez, sexta consecutiva. Eli Martínez, ex jugadora de la selección española de rugby XV y 7, y ex capitana de la selección de rugby 7, nos atendió en nuestro canal de Twitch mientras estaba concentrada con el combinado nacional, ya como manager de ambos equipos.

¿En qué consiste el trabajo de manager?

“Me ocupo del trabajo que no se ve. Me aseguro de que los viajes estén pedidos, de que las chicas lleguen en el momento adecuado, de que los campos y las instalaciones también están pedidos… En resumen, me encargo de que las jugadoras solo tengan que jugar y las entrenadoras, entrenar. Además, con la selección de rugby 7 hago coaching deportivo, pero principalmente soy manager. Me apetecía seguir cerca del equipo nacional y qué mejor manera que poder ayudarlas desde fuera.”

¿Cómo empiezas a vincularte al rugby?

“Cuando empecé en el rugby estaba estudiando INEF y me apetecía hacer un deporte de equipo. Se me presentó el rugby y desde el primer momento supe que era mi deporte. Me encantó desde el primer entrenamiento. Jugué a nivel universitario dos años y más tarde me federé. Y un año más tarde, la seleccionadora de rugby XV me convocó. Fue en diciembre de 2009, nunca se me olvidará. Desde ahí no me he desvinculado de la selección. Fue relativamente fácil entrar. Lo difícil es aguantar todos los años y mantenerte al alto nivel durante 10 años, que son los que he estado yo.”

¿Cómo ha evolucionado el nivel del rugby femenino español a lo largo de los años?

“Cuando entré en la selección jugaba al rugby con mis amigas porque me divertía. A raíz de entrar en la selección cambió todo porque te piden una exigencia a la que no estás acostumbrada y que no siempre es fácil de aguantar. Cambió mi vida totalmente. El nivel de exigencia va subiendo a lo largo de los años. Ahora es prácticamente una serie mundial al mes. Es una competición internacional al mes en la que te mides ante todos los equipos del mundo, y eso te exige estar al 100% en todo momento. A nivel mental y físico. Cambias tu vida. Dejas de ver amistades y a la familia para competir al más alto nivel y vivir un sueño.

¿Qué nivel de sostenibilidad económica hay?

Cuando yo estuve, el CSD pagaba una beca que te permitía sobrevivir. No te haces de oro y no puedes dejar de trabajar cuando te retiras. El rugby es totalmente amateur, sobre todo en el femenino. Y si llegas a la selección, al menos pretendes no tener que compaginarlo con un trabajo extra, aunque el rugby XV sí debes compaginarlo con otro trabajo porque es muy difícil vivir de ello.

¿En qué punto se encuentra el rugby femenino español?

Es complicado poder sustentar el rugby femenino en España con las condiciones que hay ahora mismo. En España hay muy buenas jugadoras y se puede adquirir un muy buen nivel, pero necesitamos entrenar. A día de hoy, el número de concentraciones de la selección de rugby XV es muy baja, a diferencia de la de rugby 7, que mensualmente tiene una competición internacional. Es complicado que con este nivel de concentraciones lleguemos a un nivel alto, y pese a esto conseguimos objetivos muy grandes, como el Europeo o quedarnos a una plaza de meternos en el Mundial. Hay un problema de cuidar y entrenar al equipo. Luchamos para que haya más concentraciones, más competición, para que se invierta más dinero en este colectivo. Se está invirtiendo mucho en los chicos porque están camino al Mundial, pero es mucha la diferencia que hay entre los chicos y las chicas a día de hoy. Ahora mismo es complicado, pero estamos luchando para que esto cambie y las chicas lleguen al nivel que se merecen y puedan preparar la clasificación al próximo Mundial. O cambia el planteamiento o será complicado clasificarnos. En el rugby 7 estamos en las series mundiales, pero nuestro objetivo es mantenernos y es complicado porque no tenemos las mismas condiciones que tienen otras selecciones en las que las jugadoras conviven juntas, tienen unas dietas económicas importantes que les permiten dedicarse solo a ello… Con los pocos recursos que tenemos las jugadoras llegan a tener objetivos que superan lo que realmente podríamos conseguir.   

¿Hasta qué punto habría cambiado la situación el pase al Mundial?

Si la selección de rugby XV se hubiera clasificado para el Mundial, las jugadoras tendrían un sueldo mensual porque estarían preparando el Mundial. Era el planteamiento que teníamos. Partidos internacionales, muchas más concentraciones, que las jugadoras solo se dedicaran a preparar el Mundial… Pero al haber perdido la plaza es complicado luchar contra una Federación que a veces le cuesta en este sentido. Si no ven resultados, les cuesta invertir y apostar por ello. En septiembre ganamos a Irlanda, que está en el Seis Naciones, en los Mundiales y que tiene mucha cultura de rugby. Fue un hito para el rugby femenino español. Con estos pequeños objetivos intentamos demostrar que España tiene nivel para estar en el Seis Naciones y que con un poco más de trabajo e inversión de recursos, la selección puede estar muy arriba porque buenas jugadoras las hay. Pero con las concentraciones que hay es imposible. Tiene que haber un cambio importante. Ya se puede competir en el Seis Naciones y competimos muy bien contra Italia y Escocia. Hace años la selección española femenina estaba en el Seis Naciones y eso hizo que el rugby femenino subiera, pero muchas competiciones se rigen por la economía y la política y consideran que las selecciones del Seis Naciones masculino deben ser las mismas que las del femenino. No pedimos estar directamente, pero sí invertir para poder estar en una competición como el Seis Naciones. Estar en una competición grande implica que haya jugadoras que conozcan el sistema de juego, entrenando físicamente, con posibilidades de poder jugar… Una deportista crece cuando compite. Si no compites a nivel internacional es difícil que el nivel suba. Es un pez que se muerde la cola. Con el rugby 7, al haber más concentraciones, se trabaja a más nivel, pero tenemos un largo camino, y si la federación no nos ayuda es difícil.

La charla completa a continuación: https://www.twitch.tv/videos/1412158816

Imagen de cabecera: Eli Martínez García

etiquetas:

Eli Martínez

_Femenino

Jorge Vilda renueva hasta 2024

Redacción @SpheraSports
30-06-2022