_Fórmula 1

El día que Nico Hulkenberg pudo ganar un Gran Premio

Abraham Marqués @AbrahamMarques_ 27-04-2020

Nico Hulkenberg es el piloto que más Grandes Premios ha disputado sin subir nunca al podio. El alemán tomó parte en un total de 177 carreras y en ninguna de ellas fue capaz de terminar entre los tres primeros. Tras nueve temporadas compitiendo en Fórmula 1, se ha ido sin el pequeño, y a la vez grande, premio de poder probar el champán de los vencedores. Quizás, de los pilotos que nunca han subido al podio en la competición, sea el que más se lo ha merecido y no ha llegado a lograrlo.

Como casi todo en Fórmula 1, no basta con merecer algo para lograrlo. Se puede ser el mejor piloto de la categoría, pero si no se dispone de las herramientas adecuadas, conseguir un podio se convierte en misión imposible. A pesar de sus grandes habilidades al volante, Nico Hulkenberg nunca ha tenido entre sus manos un monoplaza capaz de asegurarle luchar por podios. Sin él, es prácticamente imposible lograrlo.

A pesar de ello, hubo un Gran Premio en el que tuvo muchas opciones de subir al podio, incluso ganando la carrera. Se trata de la última carrera de 2012, el Gran Premio de Brasil. En Interlagos, Sebastian Vettel y Fernando Alonso afrontaban su último duelo con el título en juego. El alemán aventajaba en 13 puntos al español en el mundial, por lo que el piloto de Red Bull necesitaba asegurar algunos puntos para cerrar su tricampeonato. Finalmente lo consiguió.

El enfrentamiento entre Vettel y Alonso por ver quién se convertía en tricampeón del mundo dejó en segundo plano todo lo demás que aconteció en este Gran Premio. Entre estas cosas se encuentra el frustrado intento de Nico Hulkenberg de ganar la carrera. Tuvo el podio en la palma de su mano, pero en un intento de recuperar el liderato lo perdió todo.

El alemán, que partía desde la sexta posición, solo necesitó cinco vueltas para colocarse entre los tres primeros de la carrera. Una salida de pista de Fernando Alonso en la primera curva de Interlagos facilitó al piloto de Force India la llegada a la tercera posición.

En cabeza estaban Hamilton, Button y Hulkenberg. Las condiciones de la pista eran cambiantes y Lewis decidió entrar a poner intermedios en la vuelta 10. Por el contrario, Jenson y Nico decidieron no parar y les salió bien la jugada. A las pocas vueltas, todos los que habían colocado este neumático de lluvia rectificaron y volvieron al de seco, lo cual colocó a los dos pilotos de cabeza con una clara ventaja en pista frente a sus rivales.

La sorpresa saltó al final de la vuelta 18, cuando Nico Hulkenberg adelantó a Jenson Button y se colocó líder de la carrera. El alemán tenía ritmo para ser el líder del Gran Premio, y así lo fue durante gran parte de la carrera. Llegados a la vuelta 23, momento en el que salió el coche de seguridad, el piloto de Force India lideraba la carrera, seguido de cerca por Button. El podio estaba bastante asegurado, ya que aventajaba en casi 50 segundos al tercero, pero la salida del safety car lo comprimió todo.

Hulkenberg mantuvo el liderato a base de buen ritmo, pero perdió levemente el control de su monoplaza en la vuelta 48 y vio como Hamilton le arrebataba el liderato. El alemán estaba firmando una carrera fantástica, pero este desliz resultó ser el principio del fin. Perdió unos segundos frente al piloto de McLaren, aunque no tardó mucho en recuperarlos. En unas siete vueltas volvió a tener opciones de ponerse líder.

La pista estaba muy irregular debido a las condiciones cambiantes del ambiente. Las leves precipitaciones que caían sobre el circuito de Interlagos hacían que la pista estuviera deslizante para los neumáticos de seco. En estas condiciones llegó la oportunidad de Hulkenberg de recuperar el liderato. Nico se veía con más ritmo que Hamilton, e intentó el adelantamiento justo cuando estaban doblando a dos pilotos. Para ello, se tiró al interior de la curva uno, carril que estaba húmedo al no pasar los monoplazas por él, y Nico perdió la trasera de su Force India.

El resultado fue nefasto, ya que esta pérdida de control le llevó a colisionar con Lewis Hamilton. Esto dejó al británico fuera de carrera en su último Gran Premio con McLaren. Hulkenberg tuvo mejor suerte y pudo seguir en la pista, pero los comisarios le sancionaron con un drive through. Con esta penalización se esfumaron todas las opciones de podio para el piloto de Force India.

Una vez cumplido el castigo, regresó a la pista quinto, a 12 segundos del tercero y con solo trece vueltas por delante. Las posibilidades de subir al podio se volatilizaron y Hulkenberg se tuvo que conformar con el quinto puesto al final de la carrera. Las condiciones de la pista hicieron y un intento de adelantamiento algo arriesgado que pasara de poder ganar el Gran Premio a perder las opciones de subir al podio. Fue un duro golpe, pero así son las carreras.

Pudo firmar un podio en su Gran Premio número 39. Finalmente, tras 177 Grandes Premios, se ha ido de la categoría sin poder degustar el champán. A lo largo de su carrera ha demostrado que tiene nivel para competir por podios, e incluso por victorias, pero la ocasión más clara que tuvo para ello la desperdició y estos trenes, en muchas ocasiones, solo pasan una vez. El de Nico pasó y su carrera, a no ser que regrese en un futuro, se ha cerrado sin un trofeo que acredite haber terminado entre los tres primeros.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Nico Hulkenberg es el piloto que más Grandes Premios ha disputado sin subir nunca al podio. El alemán tomó parte en un total de 177 carreras y en ninguna de ellas fue capaz de terminar entre los tres primeros. Tras nueve temporadas compitiendo en Fórmula 1, se ha ido sin el pequeño, y a la vez grande, premio de poder probar el champán de los vencedores. Quizás, de los pilotos que nunca han subido al podio en la competición, sea el que más se lo ha merecido y no ha llegado a lograrlo.

Como casi todo en Fórmula 1, no basta con merecer algo para lograrlo. Se puede ser el mejor piloto de la categoría, pero si no se dispone de las herramientas adecuadas, conseguir un podio se convierte en misión imposible. A pesar de sus grandes habilidades al volante, Nico Hulkenberg nunca ha tenido entre sus manos un monoplaza capaz de asegurarle luchar por podios. Sin él, es prácticamente imposible lograrlo.

A pesar de ello, hubo un Gran Premio en el que tuvo muchas opciones de subir al podio, incluso ganando la carrera. Se trata de la última carrera de 2012, el Gran Premio de Brasil. En Interlagos, Sebastian Vettel y Fernando Alonso afrontaban su último duelo con el título en juego. El alemán aventajaba en 13 puntos al español en el mundial, por lo que el piloto de Red Bull necesitaba asegurar algunos puntos para cerrar su tricampeonato. Finalmente lo consiguió.

El enfrentamiento entre Vettel y Alonso por ver quién se convertía en tricampeón del mundo dejó en segundo plano todo lo demás que aconteció en este Gran Premio. Entre estas cosas se encuentra el frustrado intento de Nico Hulkenberg de ganar la carrera. Tuvo el podio en la palma de su mano, pero en un intento de recuperar el liderato lo perdió todo.

El alemán, que partía desde la sexta posición, solo necesitó cinco vueltas para colocarse entre los tres primeros de la carrera. Una salida de pista de Fernando Alonso en la primera curva de Interlagos facilitó al piloto de Force India la llegada a la tercera posición.

En cabeza estaban Hamilton, Button y Hulkenberg. Las condiciones de la pista eran cambiantes y Lewis decidió entrar a poner intermedios en la vuelta 10. Por el contrario, Jenson y Nico decidieron no parar y les salió bien la jugada. A las pocas vueltas, todos los que habían colocado este neumático de lluvia rectificaron y volvieron al de seco, lo cual colocó a los dos pilotos de cabeza con una clara ventaja en pista frente a sus rivales.

La sorpresa saltó al final de la vuelta 18, cuando Nico Hulkenberg adelantó a Jenson Button y se colocó líder de la carrera. El alemán tenía ritmo para ser el líder del Gran Premio, y así lo fue durante gran parte de la carrera. Llegados a la vuelta 23, momento en el que salió el coche de seguridad, el piloto de Force India lideraba la carrera, seguido de cerca por Button. El podio estaba bastante asegurado, ya que aventajaba en casi 50 segundos al tercero, pero la salida del safety car lo comprimió todo.

Hulkenberg mantuvo el liderato a base de buen ritmo, pero perdió levemente el control de su monoplaza en la vuelta 48 y vio como Hamilton le arrebataba el liderato. El alemán estaba firmando una carrera fantástica, pero este desliz resultó ser el principio del fin. Perdió unos segundos frente al piloto de McLaren, aunque no tardó mucho en recuperarlos. En unas siete vueltas volvió a tener opciones de ponerse líder.

La pista estaba muy irregular debido a las condiciones cambiantes del ambiente. Las leves precipitaciones que caían sobre el circuito de Interlagos hacían que la pista estuviera deslizante para los neumáticos de seco. En estas condiciones llegó la oportunidad de Hulkenberg de recuperar el liderato. Nico se veía con más ritmo que Hamilton, e intentó el adelantamiento justo cuando estaban doblando a dos pilotos. Para ello, se tiró al interior de la curva uno, carril que estaba húmedo al no pasar los monoplazas por él, y Nico perdió la trasera de su Force India.

El resultado fue nefasto, ya que esta pérdida de control le llevó a colisionar con Lewis Hamilton. Esto dejó al británico fuera de carrera en su último Gran Premio con McLaren. Hulkenberg tuvo mejor suerte y pudo seguir en la pista, pero los comisarios le sancionaron con un drive through. Con esta penalización se esfumaron todas las opciones de podio para el piloto de Force India.

Una vez cumplido el castigo, regresó a la pista quinto, a 12 segundos del tercero y con solo trece vueltas por delante. Las posibilidades de subir al podio se volatilizaron y Hulkenberg se tuvo que conformar con el quinto puesto al final de la carrera. Las condiciones de la pista hicieron y un intento de adelantamiento algo arriesgado que pasara de poder ganar el Gran Premio a perder las opciones de subir al podio. Fue un duro golpe, pero así son las carreras.

Pudo firmar un podio en su Gran Premio número 39. Finalmente, tras 177 Grandes Premios, se ha ido de la categoría sin poder degustar el champán. A lo largo de su carrera ha demostrado que tiene nivel para competir por podios, e incluso por victorias, pero la ocasión más clara que tuvo para ello la desperdició y estos trenes, en muchas ocasiones, solo pasan una vez. El de Nico pasó y su carrera, a no ser que regrese en un futuro, se ha cerrado sin un trofeo que acredite haber terminado entre los tres primeros.

_Destacado

Las opciones de Fernando Alonso

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
25-05-2020

_Fórmula 1

Carlos Sainz, una nueva esperanza

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
18-05-2020