_Tenis

El 2021: historia, récords, pandemia y despedidas

El 2021 se va acabando. Una semana mal contada para cambiar a 2022. Antes de que acabe el primer año completo de pandemia (por empezar siendo positivos) y como líneas de cierre, allá va un resumen de lo que ha sido el tenis en los últimos 12 meses. De Australia a los torneos de Maestros. Emociones, récords y cerrando con esas noticias que nunca querríamos contar. Y con el COVID-19 de por medio.

La temporada comenzó ya diferente. La pandemia, que obligó a cerrar los circuitos cinco meses, obligó a rediseñar la planificación. El Abierto de Australia modificó sus fechas a mediados de febrero con Doha y Dubái acogiendo las previas un mes antes.

La mayoría de torneos previos a Melbourne se celebraron en la propia ciudad aussie por cuestiones de burbuja. Y, por desgracia, la primera gira de la temporada no podía estar exenta de positivos. Cuarentenas y estrictas medidas de seguridad para evitar la irrupción del virus en el torneo. Novak Djokovic y Naomi Osaka fueron los triunfadores en el primer Grand Slam de la temporada. Melbourne fue el primer gran escenario donde volvió el público.

El final de febrero y marzo transcurrió con relativa normalidad. Cada torneo en cada ciudad y cada país con sus respectivas medidas frente a la pandemia. El tenis español debió esperar a la segunda semana de marzo para celebrar su primer título individual: Garbiñe Muguruza en Dubái y Sara Sorribes en Guadalajara. Todo en la misma semana. No ocurría algo similar desde 2011 (Anabel Medina en Palermo y María José Martínez en Bad Gastein).

Marzo acabó con el regreso de uno de los primeros torneos suspendidos por la pandemia: Miami. Ashleigh Barty y un sorprendente Hubert Hurkacz ganaron en el Hard Rock Stadium de Miami (Florida).

Abril, de nuevo, sinónimo de tierra batida. Marbella se estrenó acogiendo un torneo 250 con pleno español en semifinales. Otro hito, la última vez fue en 2004, en Valencia, y también fueron cuatro españoles: Ferrero, Martín, Verdasco y Montañés. Ganó Ramos.

En el apartado femenino, Paula Badosa alcanzó las semifinales en el 500 de Charleston, su mejor resultado hasta la fecha. Montecarlo y el Godó fueron las dos principales plazas en tierra para el tenis masculino. En el Principado se dieron dos sorpresas: Djokovic cayó en segunda ronda y Nadal en cuartos de final. Ganó Tsitsipas. En el Godó, una semana después, el griego tuvo punto de partido ante Nadal antes de acabar cediendo.

Madrid y Roma fueron las dos últimas grandes paradas antes de Roland-Garros. Zverev y Nadal por un lado y Sabalenka y Swiatek triunfaron en la Caja Mágica y el Foro Itálico. A las puertas de París, nuevo título español individual: Paula Badosa estrenaba su palmarés en Belgrado.

Así las cosas, el tenis llegó al Bosque de Bolonia. El sorteo del cuadro proyectó unas semifinales entre Nadal y Djokovic. Con el estreno de la sesión de noche, mal diseñada sin público por el toque de queda en la capital francesa, el torneo vio a Federer jugar sobre tierra hasta retirarse antes de los octavos frente a Berrettini.

Nadal y Djokovic fueron cumpliendo día a día hasta citarse en semifinales. El rey frente a su máximo rival histórico, protagonistas de la mayor rivalidad jamás repetida en la historia abierta del tenis. En París, en 2021, se puso en juego la hegemonía española en el Grand Slam francés. Ganó Djokovic, remontando el set inicial de Nadal y, dos días después, hizo bueno su

extraordinario triunfo ganando a Tsitsipas, sumando su 19º Grand Slam y siendo el primer tenista de la Era Abierta en ganar al menos dos veces cada Major.

Barbora Krejcikova fue la sorprendente campeona femenina en un cuadro donde Paula Badosa fue la mejor española, alcanzando los cuartos de final.

Los ajustes del calendario provocaron que entre París y Wimbledon apenas hubiese tres semanas. El Major londinense fue el único que se canceló en 2020. Sin Nadal (descanso), Federer aguantó cinco partidos hasta ceder en cuartos ante Hurkacz en tres sets y Djokovic firmó un torneo casi perfecto.

Perdió el primer set de la primera ronda (Draper) y el primer set de la final ante Berrettini. En el partido por el título ante el italiano, pese a ceder el primer parcial, reaccionó a la altura del momento: 6-4 6-4 6-3 para plasmar en el papel la igualdad absoluta entre los tres gigantes del tenis: 20 Grand Slam para Federer, Nadal y Djokovic. Historia del tenis.

En el tenis femenino, Ashleigh Barty conquistó su primera corona en The Championships y la segunda de Grand Slam. Y en el cuadro júnior femenino individual, Ane Mintegi hizo historia siendo la primera española en ganar.

De Wimbledon a, un mes después, los Juegos Olímpicos. Entre medias dos nuevos títulos: Pablo Carreño en el 500 de Hamburgo y Carlos Alcaraz en el 250 de Umag. En Tokio, un año después de lo debido, Alexander Zverev y Belinda Bencic se llevaron la gloria dorada. Croacia copó la final de dobles masculina y Rusia la mixta. República Checa se llevó el oro en dobles femenino.

Tras un año perfecto, Novak Djokovic recibió su primer gran revés en las semifinales ante Zverev. Y con Novak llegando a dominar 6-1 *3-2. Alexander le dio la vuelta hasta ganar el partido y rematar la faena ante Khachanov en la final. La resaca de la derrota contra Zverev fue alargada hasta perder, de nuevo, el partido por el bronce ante un histórico Pablo Carreño. El tenis español, muy diezmado en Tokio, se fue con una medalla.

Tras la cita olímpica, el tenis se metió de lleno en la gira de cemento estadounidense con vistas al USOpen. Sinner, Medvedev y Zverev fueron los mejores de camino a Flushing Meadows. En Nueva York el principal foco de atención, lógicamente, estaba en Novak Djokovic. Siete partidos para el 21º Grand Slam, récord masculino absoluto, y para ganar los cuatro Majors del año.

Tras seis partidos, el torneo llegó a la final soñada: Medvedev frente a Djokovic. Igual que en Melbourne. Un triple 6-4 del moscovita se estrenó como campeón de Grand Slam casi pidiendo perdón por impedir lo que todo el mundo esperaba. Un día antes, la final femenina confirmo una de las mayores sorpresas de los últimos tiempos: el título de Emma Raducanu.

Antes de acabar la temporada, Indian Wells volvió a escena coronando a dos sorprendentes campeones: Paula Badosa y Cameron Norrie. A la española el título le sirvió para clasificarse virtualmente (y matemáticamente días después) para el torneo de Maestras.

Rusia ganó la Billie Jean King cup y las Finales de la Copa Davis. Garbiñe Muguruza entró en la historia del tenis español ganando el torneo de Maestras, Carlos Alcaraz ganando las Finales de los jóvenes y Alexander Zverev cerró su mejor año deportivo coronándose Maestro en Turín.

Antes de acabar el año, el tenis español ha perdido su foco, su referente, su primer líder, el nombre que abrió las puertas de lo que hemos vivido los últimos 20 años. Manuel Santana fallecía el 11 de diciembre provocando un recuerdo unánime del deporte de la raqueta rindiendo homenaje a su pionero.

Imagen de cabecera: Novak Djokovic

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El 2021 se va acabando. Una semana mal contada para cambiar a 2022. Antes de que acabe el primer año completo de pandemia (por empezar siendo positivos) y como líneas de cierre, allá va un resumen de lo que ha sido el tenis en los últimos 12 meses. De Australia a los torneos de Maestros. Emociones, récords y cerrando con esas noticias que nunca querríamos contar. Y con el COVID-19 de por medio.

La temporada comenzó ya diferente. La pandemia, que obligó a cerrar los circuitos cinco meses, obligó a rediseñar la planificación. El Abierto de Australia modificó sus fechas a mediados de febrero con Doha y Dubái acogiendo las previas un mes antes.

La mayoría de torneos previos a Melbourne se celebraron en la propia ciudad aussie por cuestiones de burbuja. Y, por desgracia, la primera gira de la temporada no podía estar exenta de positivos. Cuarentenas y estrictas medidas de seguridad para evitar la irrupción del virus en el torneo. Novak Djokovic y Naomi Osaka fueron los triunfadores en el primer Grand Slam de la temporada. Melbourne fue el primer gran escenario donde volvió el público.

El final de febrero y marzo transcurrió con relativa normalidad. Cada torneo en cada ciudad y cada país con sus respectivas medidas frente a la pandemia. El tenis español debió esperar a la segunda semana de marzo para celebrar su primer título individual: Garbiñe Muguruza en Dubái y Sara Sorribes en Guadalajara. Todo en la misma semana. No ocurría algo similar desde 2011 (Anabel Medina en Palermo y María José Martínez en Bad Gastein).

Marzo acabó con el regreso de uno de los primeros torneos suspendidos por la pandemia: Miami. Ashleigh Barty y un sorprendente Hubert Hurkacz ganaron en el Hard Rock Stadium de Miami (Florida).

Abril, de nuevo, sinónimo de tierra batida. Marbella se estrenó acogiendo un torneo 250 con pleno español en semifinales. Otro hito, la última vez fue en 2004, en Valencia, y también fueron cuatro españoles: Ferrero, Martín, Verdasco y Montañés. Ganó Ramos.

En el apartado femenino, Paula Badosa alcanzó las semifinales en el 500 de Charleston, su mejor resultado hasta la fecha. Montecarlo y el Godó fueron las dos principales plazas en tierra para el tenis masculino. En el Principado se dieron dos sorpresas: Djokovic cayó en segunda ronda y Nadal en cuartos de final. Ganó Tsitsipas. En el Godó, una semana después, el griego tuvo punto de partido ante Nadal antes de acabar cediendo.

Madrid y Roma fueron las dos últimas grandes paradas antes de Roland-Garros. Zverev y Nadal por un lado y Sabalenka y Swiatek triunfaron en la Caja Mágica y el Foro Itálico. A las puertas de París, nuevo título español individual: Paula Badosa estrenaba su palmarés en Belgrado.

Así las cosas, el tenis llegó al Bosque de Bolonia. El sorteo del cuadro proyectó unas semifinales entre Nadal y Djokovic. Con el estreno de la sesión de noche, mal diseñada sin público por el toque de queda en la capital francesa, el torneo vio a Federer jugar sobre tierra hasta retirarse antes de los octavos frente a Berrettini.

Nadal y Djokovic fueron cumpliendo día a día hasta citarse en semifinales. El rey frente a su máximo rival histórico, protagonistas de la mayor rivalidad jamás repetida en la historia abierta del tenis. En París, en 2021, se puso en juego la hegemonía española en el Grand Slam francés. Ganó Djokovic, remontando el set inicial de Nadal y, dos días después, hizo bueno su

extraordinario triunfo ganando a Tsitsipas, sumando su 19º Grand Slam y siendo el primer tenista de la Era Abierta en ganar al menos dos veces cada Major.

Barbora Krejcikova fue la sorprendente campeona femenina en un cuadro donde Paula Badosa fue la mejor española, alcanzando los cuartos de final.

Los ajustes del calendario provocaron que entre París y Wimbledon apenas hubiese tres semanas. El Major londinense fue el único que se canceló en 2020. Sin Nadal (descanso), Federer aguantó cinco partidos hasta ceder en cuartos ante Hurkacz en tres sets y Djokovic firmó un torneo casi perfecto.

Perdió el primer set de la primera ronda (Draper) y el primer set de la final ante Berrettini. En el partido por el título ante el italiano, pese a ceder el primer parcial, reaccionó a la altura del momento: 6-4 6-4 6-3 para plasmar en el papel la igualdad absoluta entre los tres gigantes del tenis: 20 Grand Slam para Federer, Nadal y Djokovic. Historia del tenis.

En el tenis femenino, Ashleigh Barty conquistó su primera corona en The Championships y la segunda de Grand Slam. Y en el cuadro júnior femenino individual, Ane Mintegi hizo historia siendo la primera española en ganar.

De Wimbledon a, un mes después, los Juegos Olímpicos. Entre medias dos nuevos títulos: Pablo Carreño en el 500 de Hamburgo y Carlos Alcaraz en el 250 de Umag. En Tokio, un año después de lo debido, Alexander Zverev y Belinda Bencic se llevaron la gloria dorada. Croacia copó la final de dobles masculina y Rusia la mixta. República Checa se llevó el oro en dobles femenino.

Tras un año perfecto, Novak Djokovic recibió su primer gran revés en las semifinales ante Zverev. Y con Novak llegando a dominar 6-1 *3-2. Alexander le dio la vuelta hasta ganar el partido y rematar la faena ante Khachanov en la final. La resaca de la derrota contra Zverev fue alargada hasta perder, de nuevo, el partido por el bronce ante un histórico Pablo Carreño. El tenis español, muy diezmado en Tokio, se fue con una medalla.

Tras la cita olímpica, el tenis se metió de lleno en la gira de cemento estadounidense con vistas al USOpen. Sinner, Medvedev y Zverev fueron los mejores de camino a Flushing Meadows. En Nueva York el principal foco de atención, lógicamente, estaba en Novak Djokovic. Siete partidos para el 21º Grand Slam, récord masculino absoluto, y para ganar los cuatro Majors del año.

Tras seis partidos, el torneo llegó a la final soñada: Medvedev frente a Djokovic. Igual que en Melbourne. Un triple 6-4 del moscovita se estrenó como campeón de Grand Slam casi pidiendo perdón por impedir lo que todo el mundo esperaba. Un día antes, la final femenina confirmo una de las mayores sorpresas de los últimos tiempos: el título de Emma Raducanu.

Antes de acabar la temporada, Indian Wells volvió a escena coronando a dos sorprendentes campeones: Paula Badosa y Cameron Norrie. A la española el título le sirvió para clasificarse virtualmente (y matemáticamente días después) para el torneo de Maestras.

Rusia ganó la Billie Jean King cup y las Finales de la Copa Davis. Garbiñe Muguruza entró en la historia del tenis español ganando el torneo de Maestras, Carlos Alcaraz ganando las Finales de los jóvenes y Alexander Zverev cerró su mejor año deportivo coronándose Maestro en Turín.

Antes de acabar el año, el tenis español ha perdido su foco, su referente, su primer líder, el nombre que abrió las puertas de lo que hemos vivido los últimos 20 años. Manuel Santana fallecía el 11 de diciembre provocando un recuerdo unánime del deporte de la raqueta rindiendo homenaje a su pionero.

Imagen de cabecera: Novak Djokovic

_Tenis

Nadal y una oportunidad inédita

David Sánchez @dasanchez__
20-01-2022

_Tenis

Responsabilidad

Alejandro Pérez @aperezgom
13-01-2022