_Italia

10 conclusiones sobre la Serie A 2021/22

Joel Sierra @_JoeLSierra_ 24-05-2022

etiquetas:

AC Milan Serie A

Se acabó la temporada en la máxima categoría del Calcio con el 19º Scudetto de un Milan que fue de principio a fin el bloque más sólido, acertado y constante del campeonato. Más allá del necesario énfasis sobre el equipo campeón, es el momento de repasar las diez principales conclusiones que nos deja la Serie A 2021/2022 en su conjunto. Desde una igualdad por arriba que tiene su lado bueno y su lado menos bueno, hasta una permanencia excesivamente barata.

1. El justo campeón

La mezcla perfecta entre veteranía ganadora, juventud ambiciosa, fondo de armario, ensamblaje táctico y una gestión de la plantilla calmada y precisa, propia de un cirujano del fútbol. Ibra cambió el chip de la mentalidad, Pioli encontró la senda táctica y ya no dejó de marcar la pauta, Giroud aportó veteranía y goles, Leao se erigió en el talento determinante, Tomori se convirtió en káiser, Maignan tapó el hueco de Donnarumma hasta hacerlo olvidar, Tonali se hizo con las riendas de un equipo al que le encanta transitar y Theo fue un cohete devastador para el rival en ese contexto. Además, el título del Milan adquiere un mayor valor por el rival que tuvo enfrente hasta el final: un Inter que tuvo que redimensionarse el pasado verano pero que ha sido un equipo casi igual de fiable y competitivo a lo largo de 38 jornadas.

2. Una Juve lejos del mínimo exigible

Y si no es por el impulso que supuso la llegada de Vlahovic en el mercado invernal, quizá hasta se hubiese quedado fuera de la próxima edición de la Champions. Por primera vez desde 2011, la Juventus se ha quedado sin levantar ningún título en una temporada. Dicho así, podría ser una situación lógica que tendría por terminar llegando, pero el equipo de Allegri se ha quedado muy lejos del nivel de juego y de la fluidez ofensiva que un club de su categoría se tiene que marcar como mínimo exigible. Los bianconeri han sido el 10º equipo de la Serie A en términos de generación de ocasiones (xG). Tienen trabajo por delante para volver a pelear por el Scudetto.

3. Un Napoli siempre a las puertas

Si algo se le pueda achacar a De Laurentiis antes que nada es no apostar decididamente por reforzarse a la altura de las circunstancias cuando las opciones de levantar un Scudetto tres décadas después son manifiestas. Y este año se ha repetido la historia. Los de Spalletti achacaron no disponer de una mejor plantilla, sobre todo en algunos perfiles concretos, no sustituyeron a Koulibaly o Anguissa durante la Copa África, no tuvieron recambios de garantías en el centro de la defensa, un lateral izquierdo completo y de rendimiento sostenido ni un especialista en el mediocentro. Motivos por los que el tren del Scudetto, ese que ya pasó por delante con Sarri, terminó por escaparse en el tramo final tras todo el curso persiguiéndolo.

4. Duelo de estilos en Roma

Mou vs Sarri. Estamos viviendo un duelo precioso en la Città Eterna y tenemos que disfrutarlo. Por un lado, el pragmatismo, el contragolpe y la seguridad defensiva del portugués. Por el otro, el juego asociativo, la salida desde atrás y el brío ofensivo del italiano. Y en ambos casos, dos clubes en pleno crecimiento de sus respectivos proyectos deportivos por dos vías futbolísticas muy distintas. Con un derbi ganado para cada uno, la batalla de la regularidad la acabó ganando la Lazio (5ª) sobre la Roma (6ª), pero son los giallorossi los que pueden hacer que Italia vuelva a ganar un título europeo desde la Champions de 2010 del Inter del propio José Mourinho.

5. Rey del gol y eterno infravalorado

El nueve más fiable de la Serie A en los últimos años ya tiene en su poder su cuarto galardón de máximo artillero del Calcio y está a solo seis dianas de alcanzar a Signori, Gilardino y Batistuta como 10º goleador histórico. 22, 23, 29, 15, 36, 20 y 27 es su número de goles en cursos completos en Italia desde que explotara en el Toro. Aun así, Immobile seguirá teniendo que vivir constantemente infravalorado y siendo constantemente criticado por aquellas cosas que no sabe hacer tan bien, olvidando también en exceso que estamos ante un futbolista absolutamente histórico dentro de las fronteras italianas. Mientras tanto, él sigue siendo el rey.

6. El paso atrás de la EuroAtalanta

Por primera vez desde la llegada de Gasperini a Bérgamo en 2016, la Dea se ha quedado fuera de toda competición europea. Desde el inicio de la campaña y con un Ilicic cuyo inmenso talento ya ha quedado atrás, la Atalanta tuvo muchos problemas de creatividad y fluidez ofensiva, que ni los fichajes invernales ni las múltiples variantes puestas en marcha por su entrenador pudieron solventar. De momento, el club ya ha confirmado la continuidad del entrenador que ha cambiado totalmente su historia, pero los bergamascos, ahora con una parte de la propiedad en manos de un fondo norteamericano, afrontan este verano una época clave y que marcará la diferencia entre seguir siendo el nuevo grande del Calcio o volver a ser un equipo de media tabla.

7. Una permanencia demasiado barata

La más barata de las cinco grandes ligas, de hecho. La más barata de la historia de la Serie A desde que las victorias valen tres puntos. La Salernitana, 17º clasificado, ha obrado con Nicola un milagro inesperado y muy meritorio, pero hay que recordar que se ha salvado con tan solo 31 puntos, perdiendo 0-4 en la última jornada y con un terrible bagaje de 78 goles en contra que supone la cifra más alta con la que un equipo se haya librado del descenso en la máxima categoría del Calcio desde 1950. La falta de competitividad en la lucha por la permanencia es un problema futbolístico que afecta al atractivo y al nivel de todo el campeonato en su conjunto.

8. Una pequeña pero sólida clase media

La distancia entre el top-8 y el tercio final de la clasificación cada vez es más marcada y apenas hay lugar para salidas de guion y sorpresas, como sucedía de vez en cuando hace algunos años con Palermo, Udinese, Chievo, etc. A pesar de ello, ha surgido una clase media reducida pero muy consolidada (Verona, Sassuolo, Torino, Udinese y Bologna), que es un indicativo de que la liga goza de una salud por lo menos adecuada y de que cuenta con proyectos que, dentro de sus posibilidades y sus limitaciones, buscan cada temporada seguir creciendo deportivamente.

9. Berardi, ¿la estrella que nos perdimos?

Dentro del reducido grupo de futbolistas merecedores de ser considerados como el MVP de esta temporada (Maignan, Milinkovic-Savic y Leao, en opinión del que escribe), hay un cuarto asiento en la mesa para Berardi. Lejos del foco de los clubes grandes, quizá su brillo pierda repercusión, pero el jugador franquicia del Sassuolo ha vuelto a dejar patente que es uno de los mejores futbolistas del campeonato sin ningún tipo de duda. Solo Mbappé ha registrado al menos 14 goles y 14 asistencias este curso en Europa. ¿Un talento especial al que le ha llegado al fin el momento de dar el salto a un club de dimensión continental y aspirante al título?

10. Menos estrellas, más igualdad

Las recientes salidas hacia la Premier de nombres como Cristiano Ronaldo, Romelu Lukaku o Antonio Conte —tres de los principales protagonistas que habían elevado el techo del campeonato italiano en las últimas campañas— son una clara señal de una pérdida de poder económico y atractivo por parte de la Serie A. Sin embargo, ese contexto ha provocado una mayor igualdad en la lucha por el título y las posiciones europeos y ha hecho emerger a una nueva generación de talentos (Vlahovic, Leao, Tonali, Barella, Osimhen, Abraham…), permitiéndoles tomar un peso y relevancia muy destacadas, aunque quizá un poco prematuras.

Imagen de cabecera: @SerieA

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Se acabó la temporada en la máxima categoría del Calcio con el 19º Scudetto de un Milan que fue de principio a fin el bloque más sólido, acertado y constante del campeonato. Más allá del necesario énfasis sobre el equipo campeón, es el momento de repasar las diez principales conclusiones que nos deja la Serie A 2021/2022 en su conjunto. Desde una igualdad por arriba que tiene su lado bueno y su lado menos bueno, hasta una permanencia excesivamente barata.

1. El justo campeón

La mezcla perfecta entre veteranía ganadora, juventud ambiciosa, fondo de armario, ensamblaje táctico y una gestión de la plantilla calmada y precisa, propia de un cirujano del fútbol. Ibra cambió el chip de la mentalidad, Pioli encontró la senda táctica y ya no dejó de marcar la pauta, Giroud aportó veteranía y goles, Leao se erigió en el talento determinante, Tomori se convirtió en káiser, Maignan tapó el hueco de Donnarumma hasta hacerlo olvidar, Tonali se hizo con las riendas de un equipo al que le encanta transitar y Theo fue un cohete devastador para el rival en ese contexto. Además, el título del Milan adquiere un mayor valor por el rival que tuvo enfrente hasta el final: un Inter que tuvo que redimensionarse el pasado verano pero que ha sido un equipo casi igual de fiable y competitivo a lo largo de 38 jornadas.

2. Una Juve lejos del mínimo exigible

Y si no es por el impulso que supuso la llegada de Vlahovic en el mercado invernal, quizá hasta se hubiese quedado fuera de la próxima edición de la Champions. Por primera vez desde 2011, la Juventus se ha quedado sin levantar ningún título en una temporada. Dicho así, podría ser una situación lógica que tendría por terminar llegando, pero el equipo de Allegri se ha quedado muy lejos del nivel de juego y de la fluidez ofensiva que un club de su categoría se tiene que marcar como mínimo exigible. Los bianconeri han sido el 10º equipo de la Serie A en términos de generación de ocasiones (xG). Tienen trabajo por delante para volver a pelear por el Scudetto.

3. Un Napoli siempre a las puertas

Si algo se le pueda achacar a De Laurentiis antes que nada es no apostar decididamente por reforzarse a la altura de las circunstancias cuando las opciones de levantar un Scudetto tres décadas después son manifiestas. Y este año se ha repetido la historia. Los de Spalletti achacaron no disponer de una mejor plantilla, sobre todo en algunos perfiles concretos, no sustituyeron a Koulibaly o Anguissa durante la Copa África, no tuvieron recambios de garantías en el centro de la defensa, un lateral izquierdo completo y de rendimiento sostenido ni un especialista en el mediocentro. Motivos por los que el tren del Scudetto, ese que ya pasó por delante con Sarri, terminó por escaparse en el tramo final tras todo el curso persiguiéndolo.

4. Duelo de estilos en Roma

Mou vs Sarri. Estamos viviendo un duelo precioso en la Città Eterna y tenemos que disfrutarlo. Por un lado, el pragmatismo, el contragolpe y la seguridad defensiva del portugués. Por el otro, el juego asociativo, la salida desde atrás y el brío ofensivo del italiano. Y en ambos casos, dos clubes en pleno crecimiento de sus respectivos proyectos deportivos por dos vías futbolísticas muy distintas. Con un derbi ganado para cada uno, la batalla de la regularidad la acabó ganando la Lazio (5ª) sobre la Roma (6ª), pero son los giallorossi los que pueden hacer que Italia vuelva a ganar un título europeo desde la Champions de 2010 del Inter del propio José Mourinho.

5. Rey del gol y eterno infravalorado

El nueve más fiable de la Serie A en los últimos años ya tiene en su poder su cuarto galardón de máximo artillero del Calcio y está a solo seis dianas de alcanzar a Signori, Gilardino y Batistuta como 10º goleador histórico. 22, 23, 29, 15, 36, 20 y 27 es su número de goles en cursos completos en Italia desde que explotara en el Toro. Aun así, Immobile seguirá teniendo que vivir constantemente infravalorado y siendo constantemente criticado por aquellas cosas que no sabe hacer tan bien, olvidando también en exceso que estamos ante un futbolista absolutamente histórico dentro de las fronteras italianas. Mientras tanto, él sigue siendo el rey.

6. El paso atrás de la EuroAtalanta

Por primera vez desde la llegada de Gasperini a Bérgamo en 2016, la Dea se ha quedado fuera de toda competición europea. Desde el inicio de la campaña y con un Ilicic cuyo inmenso talento ya ha quedado atrás, la Atalanta tuvo muchos problemas de creatividad y fluidez ofensiva, que ni los fichajes invernales ni las múltiples variantes puestas en marcha por su entrenador pudieron solventar. De momento, el club ya ha confirmado la continuidad del entrenador que ha cambiado totalmente su historia, pero los bergamascos, ahora con una parte de la propiedad en manos de un fondo norteamericano, afrontan este verano una época clave y que marcará la diferencia entre seguir siendo el nuevo grande del Calcio o volver a ser un equipo de media tabla.

7. Una permanencia demasiado barata

La más barata de las cinco grandes ligas, de hecho. La más barata de la historia de la Serie A desde que las victorias valen tres puntos. La Salernitana, 17º clasificado, ha obrado con Nicola un milagro inesperado y muy meritorio, pero hay que recordar que se ha salvado con tan solo 31 puntos, perdiendo 0-4 en la última jornada y con un terrible bagaje de 78 goles en contra que supone la cifra más alta con la que un equipo se haya librado del descenso en la máxima categoría del Calcio desde 1950. La falta de competitividad en la lucha por la permanencia es un problema futbolístico que afecta al atractivo y al nivel de todo el campeonato en su conjunto.

8. Una pequeña pero sólida clase media

La distancia entre el top-8 y el tercio final de la clasificación cada vez es más marcada y apenas hay lugar para salidas de guion y sorpresas, como sucedía de vez en cuando hace algunos años con Palermo, Udinese, Chievo, etc. A pesar de ello, ha surgido una clase media reducida pero muy consolidada (Verona, Sassuolo, Torino, Udinese y Bologna), que es un indicativo de que la liga goza de una salud por lo menos adecuada y de que cuenta con proyectos que, dentro de sus posibilidades y sus limitaciones, buscan cada temporada seguir creciendo deportivamente.

9. Berardi, ¿la estrella que nos perdimos?

Dentro del reducido grupo de futbolistas merecedores de ser considerados como el MVP de esta temporada (Maignan, Milinkovic-Savic y Leao, en opinión del que escribe), hay un cuarto asiento en la mesa para Berardi. Lejos del foco de los clubes grandes, quizá su brillo pierda repercusión, pero el jugador franquicia del Sassuolo ha vuelto a dejar patente que es uno de los mejores futbolistas del campeonato sin ningún tipo de duda. Solo Mbappé ha registrado al menos 14 goles y 14 asistencias este curso en Europa. ¿Un talento especial al que le ha llegado al fin el momento de dar el salto a un club de dimensión continental y aspirante al título?

10. Menos estrellas, más igualdad

Las recientes salidas hacia la Premier de nombres como Cristiano Ronaldo, Romelu Lukaku o Antonio Conte —tres de los principales protagonistas que habían elevado el techo del campeonato italiano en las últimas campañas— son una clara señal de una pérdida de poder económico y atractivo por parte de la Serie A. Sin embargo, ese contexto ha provocado una mayor igualdad en la lucha por el título y las posiciones europeos y ha hecho emerger a una nueva generación de talentos (Vlahovic, Leao, Tonali, Barella, Osimhen, Abraham…), permitiéndoles tomar un peso y relevancia muy destacadas, aunque quizá un poco prematuras.

Imagen de cabecera: @SerieA

etiquetas:

AC Milan Serie A

_Italia

Romelu Lukaku regresa al Inter

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
30-06-2022

_Italia

Bautizo del Monza y funeral en Pisa

Borja Pardo @Borja_Pardo
31-05-2022