_Ciclismo

Ya comenzó el espectáculo

No hace tanto tiempo, la temporada ciclista se circunscribía a nivel mediático a Tour, Giro, Vuelta, las grandes clásicas primaverales, alguna carrera suelta de una semana y poco más. El resto, un montón de carreras de preparación y acompañamiento con un seguimiento más bien escaso y una importancia mucho menor tanto para el aficionado circunstancial como para las propias estrellas de este deporte.

Esto quedó ya muy atrás. Gracias a internet y las nuevas opciones de streaming se pueden seguir en directo y a la carta la inmensa mayoría de las carreras del calendario de una manera sencilla, cómoda y relativamente económica. Gracias a la mentalidad competitiva de la nueva hornada de grandes deportistas que ya dominan el ciclismo y métodos de preparación, dicen que más completos y ajustados, ya no es solo abril, julio y poco más: ahora la temporada es de febrero a octubre, con un rendimiento a altísimo nivel de manera prácticamente continuado.

EL INICIO DE TEMPORADA

El UAE Tour y algunos bonitos sprints por los Emiratos entre los mejores velocistas del pelotón han iniciado la temporada World Tour. Pero llevamos ya varias semanas de muy buen ciclismo en carreras menores -por categoría oficial, no por cartel y recorrido- por el Mediterráneo.

Nairo Quintana ha sido el gran protagonista del inicio de temporada, completamente enchufado en sus primeras carreras, recordando a sus grandes días de montaña y a su comienzo de 2020, aun antes del covid. Entre las colinas del sur de Francia el colombiano ha brillado, atacado, dominado y ganado en el Tour de la Provenza y el Tour de los Alpes Marítimos, dejando movimientos en la Montagne de Lure, el Col d’Eze y en Saint Roch que le colocan como uno de los grandes favoritos para la París-Niza.

Pero ha habido más, por supuesto. El talento de Remco Evenepoel arrasó en la contrarreloj del Algarve, una de las pocas de más de 30km que se verán este año (¡ni siquiera en las grandes vueltas!). Sin embargo, se quedó corto todavía ante la potencia escaladora del ruso Vlasov, estrenando colores del Bora, que se llevó la Volta a la Comunitat Valenciana al imponerse al belga en el Maigmó. En principio, el equipo reservará a Evenepoel para la Vuelta a España para que siga cogiendo fondo con menos presión en las carreras de tres semanas.

También hay que remarcar el buen nivel de equipos como Intermarché o Lotto, que en busca de puntos para intentar salvar la categoría según los nuevos baremos UCI han conseguido varios triunfos y puestos de honor (Hirt en Omán o Wellens, De Lie y Girmay en Mallorca). Brilló con luz propia Alessandro Covi, seguramente el ciclista que más nivel ha demostrado con su triunfo en Murcia y su etapa en Andalucía, donde luego fue derrotado tácticamente al carecer de integrantes en su equipo. Wout Poels lo aprovechó para llevarse la general por delante de Miguel Ángel López.

LAS ESTRELLAS

Esto es solo el preludio de un año en el que los mejores ciclistas todavía están por aparecer. Con Flandes y Roubaix en el objetivo, comienza ya en Bélgica la temporada de clásicas de adoquines y muros donde se reeditará uno de los grandes duelos del año: Van Aert vs Van der Poel vs Alaphilippe. La expectación por tres de los ciclistas más mediáticos del momento se completará con competidores que también brillarán como Van Avermaet, Colbrelli, Pedersen, Stuyven, Pidcock, Van Baarle y el ejército de rodadores del Quick-Step.

Sin Egal Bernal, incapacitado por su gravísimo accidente sufrido en Colombia, el duelo por el Tour de Francia volverá a enfrentar a Tadej Pogacar y Primoz Roglic. Con calendarios diferentes, su duelo directo tendrá que esperar a las carreteras francesas, salvando el aperitivo que brindarán las clásicas de las Árdenas. Es su rivalidad y la de las grandes estrellas de las clásicas, su competitividad, su agresividad y su sentido deportivo y mediático del espectáculo la que le está ofreciendo una enésima juventud al ciclismo.

Los propios Vlasov y Quintana, además de Mas, Vingegaard, Thomas o Caruso, parecen muy lejos de los eslovenos en el Tour de Francia. Menor nivel, pero mayor igualdad ofrecerá el Giro d’Italia, donde Miguel Ángel López, Richard Carapaz, Mikel Landa, Joao Almeida, Simon Yates o Tom Dumoulin tienen intención de participar.

¿Y los españoles? No tiene pinta de que este año se vaya a cortar la mala racha de grandes resultados del ciclismo español. Parece que todo sigue agarrado a Alejandro Valverde y sus 40 años -ya sumó su primer triunfo en Mallorca- y a apariciones muy puntuales de Aranburu, Fraile o Izagirre. El salto de Cortina no tiene pinta de llegar y Enric Mas no engancha con el aficionado con sus regulares resultados pero poco atractivo ciclismo.

No obstante, hay razones para estar esperanzados en un futuro cada vez más próximo con Juan Ayuso, Carlos Rodríguez -segundo en Valencia, cuarto en Andalucía- y el trabajo de cantera del Equipo Kern Pharma (atención a Roger Adrià, José Felix Parra y Kiko Galván, además de su líder Héctor Carretero) y del Euskaltel Euskadi.

Los alicientes no faltan. La carretera pondrá a cada uno en su sitio. Prometiendo un espectáculo para devolver al ciclismo a un lugar preponderante entre el aficionado deportivo, el 2022 ya ha comenzado. 

Imagen de cabecera: Nairo Quintana

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

No hace tanto tiempo, la temporada ciclista se circunscribía a nivel mediático a Tour, Giro, Vuelta, las grandes clásicas primaverales, alguna carrera suelta de una semana y poco más. El resto, un montón de carreras de preparación y acompañamiento con un seguimiento más bien escaso y una importancia mucho menor tanto para el aficionado circunstancial como para las propias estrellas de este deporte.

Esto quedó ya muy atrás. Gracias a internet y las nuevas opciones de streaming se pueden seguir en directo y a la carta la inmensa mayoría de las carreras del calendario de una manera sencilla, cómoda y relativamente económica. Gracias a la mentalidad competitiva de la nueva hornada de grandes deportistas que ya dominan el ciclismo y métodos de preparación, dicen que más completos y ajustados, ya no es solo abril, julio y poco más: ahora la temporada es de febrero a octubre, con un rendimiento a altísimo nivel de manera prácticamente continuado.

EL INICIO DE TEMPORADA

El UAE Tour y algunos bonitos sprints por los Emiratos entre los mejores velocistas del pelotón han iniciado la temporada World Tour. Pero llevamos ya varias semanas de muy buen ciclismo en carreras menores -por categoría oficial, no por cartel y recorrido- por el Mediterráneo.

Nairo Quintana ha sido el gran protagonista del inicio de temporada, completamente enchufado en sus primeras carreras, recordando a sus grandes días de montaña y a su comienzo de 2020, aun antes del covid. Entre las colinas del sur de Francia el colombiano ha brillado, atacado, dominado y ganado en el Tour de la Provenza y el Tour de los Alpes Marítimos, dejando movimientos en la Montagne de Lure, el Col d’Eze y en Saint Roch que le colocan como uno de los grandes favoritos para la París-Niza.

Pero ha habido más, por supuesto. El talento de Remco Evenepoel arrasó en la contrarreloj del Algarve, una de las pocas de más de 30km que se verán este año (¡ni siquiera en las grandes vueltas!). Sin embargo, se quedó corto todavía ante la potencia escaladora del ruso Vlasov, estrenando colores del Bora, que se llevó la Volta a la Comunitat Valenciana al imponerse al belga en el Maigmó. En principio, el equipo reservará a Evenepoel para la Vuelta a España para que siga cogiendo fondo con menos presión en las carreras de tres semanas.

También hay que remarcar el buen nivel de equipos como Intermarché o Lotto, que en busca de puntos para intentar salvar la categoría según los nuevos baremos UCI han conseguido varios triunfos y puestos de honor (Hirt en Omán o Wellens, De Lie y Girmay en Mallorca). Brilló con luz propia Alessandro Covi, seguramente el ciclista que más nivel ha demostrado con su triunfo en Murcia y su etapa en Andalucía, donde luego fue derrotado tácticamente al carecer de integrantes en su equipo. Wout Poels lo aprovechó para llevarse la general por delante de Miguel Ángel López.

LAS ESTRELLAS

Esto es solo el preludio de un año en el que los mejores ciclistas todavía están por aparecer. Con Flandes y Roubaix en el objetivo, comienza ya en Bélgica la temporada de clásicas de adoquines y muros donde se reeditará uno de los grandes duelos del año: Van Aert vs Van der Poel vs Alaphilippe. La expectación por tres de los ciclistas más mediáticos del momento se completará con competidores que también brillarán como Van Avermaet, Colbrelli, Pedersen, Stuyven, Pidcock, Van Baarle y el ejército de rodadores del Quick-Step.

Sin Egal Bernal, incapacitado por su gravísimo accidente sufrido en Colombia, el duelo por el Tour de Francia volverá a enfrentar a Tadej Pogacar y Primoz Roglic. Con calendarios diferentes, su duelo directo tendrá que esperar a las carreteras francesas, salvando el aperitivo que brindarán las clásicas de las Árdenas. Es su rivalidad y la de las grandes estrellas de las clásicas, su competitividad, su agresividad y su sentido deportivo y mediático del espectáculo la que le está ofreciendo una enésima juventud al ciclismo.

Los propios Vlasov y Quintana, además de Mas, Vingegaard, Thomas o Caruso, parecen muy lejos de los eslovenos en el Tour de Francia. Menor nivel, pero mayor igualdad ofrecerá el Giro d’Italia, donde Miguel Ángel López, Richard Carapaz, Mikel Landa, Joao Almeida, Simon Yates o Tom Dumoulin tienen intención de participar.

¿Y los españoles? No tiene pinta de que este año se vaya a cortar la mala racha de grandes resultados del ciclismo español. Parece que todo sigue agarrado a Alejandro Valverde y sus 40 años -ya sumó su primer triunfo en Mallorca- y a apariciones muy puntuales de Aranburu, Fraile o Izagirre. El salto de Cortina no tiene pinta de llegar y Enric Mas no engancha con el aficionado con sus regulares resultados pero poco atractivo ciclismo.

No obstante, hay razones para estar esperanzados en un futuro cada vez más próximo con Juan Ayuso, Carlos Rodríguez -segundo en Valencia, cuarto en Andalucía- y el trabajo de cantera del Equipo Kern Pharma (atención a Roger Adrià, José Felix Parra y Kiko Galván, además de su líder Héctor Carretero) y del Euskaltel Euskadi.

Los alicientes no faltan. La carretera pondrá a cada uno en su sitio. Prometiendo un espectáculo para devolver al ciclismo a un lugar preponderante entre el aficionado deportivo, el 2022 ya ha comenzado. 

Imagen de cabecera: Nairo Quintana

_Ciclismo

El ciclismo español va sobre ruedas en Italia

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
18-05-2022

_Ciclismo

El adiós a Vincenzo Nibali

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
12-05-2022