_Otros

Valentía

Edu Rodríguez @EduRodri1996 13-09-2018

etiquetas:

Hay mucha incertidumbre en Barcelona sobre si el club optará o no por reforzar el lateral izquierdo a corto plazo. La venta de Lucas Digne deja a Jordi Alba como única opción natural con Juan Miranda como alternativa de la casa. El canterano, no obstante, genera dudas por su escasa experiencia.

El Barcelona se hizo mayor hace una década gracias a su apuesta por la cantera y el juego de posición. Con el paso de los años y el ineludible estancamiento, el club abogó por una política de fichajes más agresiva. Esto coincidió con una etapa de escasez de talento en la cantera azulgrana, lo que frenó aún más cualquier oportunidad para los más jóvenes. La política funcionó en España, pero no en Europa.

Sin dejar de ser un club de cartera, el Barcelona parece haber decidido regresar a su apuesta por la cantera este verano. Los Miranda, Aleña o Riqui están llamados a tener mayor protagonismo a corto plazo. Funcionarán o no, pero se confía en ellos. Por primera vez en la última década, vuelve a haber una generación de talento que aprieta desde atrás y que amenaza seriamente con derribar el muro. Para ello, solo necesitan una cosa, que a la vez es la más complicada: un entrenador que confíe en ellos, tenga paciencia y les dé cabida progresivamente. ¿Será Valverde ese entrenador?

En el caso de Miranda, las dudas son entendibles. Tan solo tiene 18 años y ya se sabe que a estas edades es mejor no correr. Es evidente que cada caso es singular, pero es recomendable respetar el máximo posible cada etapa de la evolución de un futbolista. En este contexto, con un Jordi Alba con mucho recorrido por delante aún, el club debe valorar dos opciones: fichar o no.

Si se ficha, lo óptimo sería un futbolista experimentado que pueda suplir eficazmente a Alba en cualquier contexto y ayudar a Miranda en su proceso de crecimiento. Si no se acude al mercado, en cambio, lo ideal sería ir dándole oportunidades en el Camp Nou ante rivales menores que no comporten excesivo riesgo. En caso de lesión grave de Alba, Umtiti o Lenglet podrían temporalmente suplirle. Todo ello partiendo de la base que, pase lo que pase, jugará con el filial y entrenará con el primer equipo. Fichar competencia para Alba sería un acto de cobardía que cortaría las alas a Miranda y el Barcelona debe ser valiente.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Hay mucha incertidumbre en Barcelona sobre si el club optará o no por reforzar el lateral izquierdo a corto plazo. La venta de Lucas Digne deja a Jordi Alba como única opción natural con Juan Miranda como alternativa de la casa. El canterano, no obstante, genera dudas por su escasa experiencia.

El Barcelona se hizo mayor hace una década gracias a su apuesta por la cantera y el juego de posición. Con el paso de los años y el ineludible estancamiento, el club abogó por una política de fichajes más agresiva. Esto coincidió con una etapa de escasez de talento en la cantera azulgrana, lo que frenó aún más cualquier oportunidad para los más jóvenes. La política funcionó en España, pero no en Europa.

Sin dejar de ser un club de cartera, el Barcelona parece haber decidido regresar a su apuesta por la cantera este verano. Los Miranda, Aleña o Riqui están llamados a tener mayor protagonismo a corto plazo. Funcionarán o no, pero se confía en ellos. Por primera vez en la última década, vuelve a haber una generación de talento que aprieta desde atrás y que amenaza seriamente con derribar el muro. Para ello, solo necesitan una cosa, que a la vez es la más complicada: un entrenador que confíe en ellos, tenga paciencia y les dé cabida progresivamente. ¿Será Valverde ese entrenador?

En el caso de Miranda, las dudas son entendibles. Tan solo tiene 18 años y ya se sabe que a estas edades es mejor no correr. Es evidente que cada caso es singular, pero es recomendable respetar el máximo posible cada etapa de la evolución de un futbolista. En este contexto, con un Jordi Alba con mucho recorrido por delante aún, el club debe valorar dos opciones: fichar o no.

Si se ficha, lo óptimo sería un futbolista experimentado que pueda suplir eficazmente a Alba en cualquier contexto y ayudar a Miranda en su proceso de crecimiento. Si no se acude al mercado, en cambio, lo ideal sería ir dándole oportunidades en el Camp Nou ante rivales menores que no comporten excesivo riesgo. En caso de lesión grave de Alba, Umtiti o Lenglet podrían temporalmente suplirle. Todo ello partiendo de la base que, pase lo que pase, jugará con el filial y entrenará con el primer equipo. Fichar competencia para Alba sería un acto de cobardía que cortaría las alas a Miranda y el Barcelona debe ser valiente.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021