_Fútbol portugués

Sorpresas

Resulta que en la resultona Primeira Liga estaba la solución de muchos de los problemas de un conjunto como el Manchester United. A Portugal, lugar escondido e infravalorado en Europa, no solemos hacerle demasiado caso. Hasta que Bruno Fernandes destacó hasta tal punto que ya nadie podía mirar hacia otro lado. ¿De dónde sale ese chico? El de Maia, localidad situada en el Distrito de Porto, llevaba meses suspirando y alegando con mucha coherencia un traspaso importante. Y al final sucedió. No fue un conjunto que jugaba la Champions League, pero era un cuadro que por historia y magnitud debe estar allí. Y además de sobra. Tocaba dar el paso.  

Richie Campbell, uno de los mejores autores del país ibérico, pedía que apareciera alguien en la medianoche de Lisboa en una de sus canciones. El rapero debía sentirse perdido, a la deriva. Quizás así estaba Fernandes en el Sporting CP, club histórico que pasea tranquilamente en llamas por su fútbol, sin echarse nada de agua, ajeno a buscar remedios. Los problemas en el club lisboeta no parece que tengan un final. El luso, a sus 25 años, ya ha capitaneado una de las naves más inestables del fútbol europeo, la de una entidad que es capaz de ver como ultras apalizan a futbolistas del primer equipo, por ejemplo. Pero es que, previamente, el centrocampista ya emigró de bien joven al fútbol italiano para ganarse las castañas en la Serie A pasando por Novara, Udinese y Sampdoria.

El portugués, casado y con un hijo a sus 25 años, es un ejemplo de madurez pese a su edad. Por ello hoy ya se ha echado a la espalda a toda una entidad como la del Manchester United, asumiendo el enorme precio que tuvieron que pagar por su pase a las islas. Fernandes está jugando como mediapunta en Old Trafford, normalmente como punta del vértice del rombo que impone Ole Gunnar Solskjaer. Sus números hablan por sí solos: desde su llegada ya ha producido 7 goles en 9 encuentros y su conjunto no conoce la derrota.

Pero no solo está aportando goles y asistencias. El internacional portugués, con sus toques inteligentes, está potenciando el centro del campo. Fred, que parece otro futbolista a lo que era el año pasado, tiene confianza para servirle de cualquier manera el cuero, lo que significa que no importa si tiene alguien detrás. Y es que Bruno Fernandes, cuando recibe mal perfilado o de espaldas a portería, no se contenta con devolver la pelota hacia atrás. Nada de eso. Lo normal es que intente darse la vuelta con un control orientado o con un taconazo, arriesgando. Así construye jugadas que acaban en abrazos entre los suyos. En muchas alegrías.

A falta de saber qué ocurre con la Premier League, la competición ha quedado suspendida para las próximas semanas, pero probablemente sean más, el portugués se ha erigido como la pieza más importante del Manchester United. Si mantiene ese nivel tras el parón, no hay duda de que el conjunto de Solskjaer entrará en la Champions League la próxima temporada. Y eso, para una entidad como la de los red devils, es capital para darle vigor a un proyecto que debe empezar a arrancar.  

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Resulta que en la resultona Primeira Liga estaba la solución de muchos de los problemas de un conjunto como el Manchester United. A Portugal, lugar escondido e infravalorado en Europa, no solemos hacerle demasiado caso. Hasta que Bruno Fernandes destacó hasta tal punto que ya nadie podía mirar hacia otro lado. ¿De dónde sale ese chico? El de Maia, localidad situada en el Distrito de Porto, llevaba meses suspirando y alegando con mucha coherencia un traspaso importante. Y al final sucedió. No fue un conjunto que jugaba la Champions League, pero era un cuadro que por historia y magnitud debe estar allí. Y además de sobra. Tocaba dar el paso.  

Richie Campbell, uno de los mejores autores del país ibérico, pedía que apareciera alguien en la medianoche de Lisboa en una de sus canciones. El rapero debía sentirse perdido, a la deriva. Quizás así estaba Fernandes en el Sporting CP, club histórico que pasea tranquilamente en llamas por su fútbol, sin echarse nada de agua, ajeno a buscar remedios. Los problemas en el club lisboeta no parece que tengan un final. El luso, a sus 25 años, ya ha capitaneado una de las naves más inestables del fútbol europeo, la de una entidad que es capaz de ver como ultras apalizan a futbolistas del primer equipo, por ejemplo. Pero es que, previamente, el centrocampista ya emigró de bien joven al fútbol italiano para ganarse las castañas en la Serie A pasando por Novara, Udinese y Sampdoria.

El portugués, casado y con un hijo a sus 25 años, es un ejemplo de madurez pese a su edad. Por ello hoy ya se ha echado a la espalda a toda una entidad como la del Manchester United, asumiendo el enorme precio que tuvieron que pagar por su pase a las islas. Fernandes está jugando como mediapunta en Old Trafford, normalmente como punta del vértice del rombo que impone Ole Gunnar Solskjaer. Sus números hablan por sí solos: desde su llegada ya ha producido 7 goles en 9 encuentros y su conjunto no conoce la derrota.

Pero no solo está aportando goles y asistencias. El internacional portugués, con sus toques inteligentes, está potenciando el centro del campo. Fred, que parece otro futbolista a lo que era el año pasado, tiene confianza para servirle de cualquier manera el cuero, lo que significa que no importa si tiene alguien detrás. Y es que Bruno Fernandes, cuando recibe mal perfilado o de espaldas a portería, no se contenta con devolver la pelota hacia atrás. Nada de eso. Lo normal es que intente darse la vuelta con un control orientado o con un taconazo, arriesgando. Así construye jugadas que acaban en abrazos entre los suyos. En muchas alegrías.

A falta de saber qué ocurre con la Premier League, la competición ha quedado suspendida para las próximas semanas, pero probablemente sean más, el portugués se ha erigido como la pieza más importante del Manchester United. Si mantiene ese nivel tras el parón, no hay duda de que el conjunto de Solskjaer entrará en la Champions League la próxima temporada. Y eso, para una entidad como la de los red devils, es capital para darle vigor a un proyecto que debe empezar a arrancar.  

_Fútbol portugués

Sorpresas

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
13-03-2020