_Tenis

San Petesburgo cierra el círculo

Alejandro Pérez @aperezgom 27-09-2018

etiquetas:

El palmarés de títulos ATP de Dominic Thiem (Wiener Neustadt, Austria, 1993) desvela una clara preferencia por la tierra batida. De los 11 trofeos que tiene en su vitrina el austriaco, ocho son en torneos jugados en polvo de ladrillo. También ha triunfado una vez sobre pista dura al aire libre (Buenos Aires 2016) y sobre hierba (Stuttgart 2016). Y desde la pasada semana, también cuenta con un título en pista dura bajo techo.

Así el actual número 7 de la clasificación ATP tiene títulos en todas las superficies existentes en el circuito. En su palmarés apenas figuran dos títulos a nivel ATP 500, sin embargo desde hace dos años a esta parte el tenista de 25 años ha tenido hasta tres oportunidades de sumar un éxito de máximo nivel.

Madrid le ha visto en dos finales y París en una. Todas ellas en tierra. Dos las perdió ante Nadal lo cual hace la derrota menos cruel dado el extraordinario nivel y prestaciones que demuestra el balear sobre la superficie naranja salvo en contadas ocasiones (cuartos este año en Madrid ante el propio Dominic). Y la tercera (Madrid 2018) cayó ante Zverev tras haber hecho lo más complicado: vencer a Nadal en tierra batida.

Thiem ya está instalado entre los mejores. Es socio del top10 desde junio de 2016. En estos dos años largos ha llegado a estar 11 semanas en el top5. Conseguir este nivel y mantenerlo en los tiempos que corren y conviviendo con el citado Nadal, Djokovic y Federer es para destacarlo.

El círculo de títulos en todas las superficies lo ha completado el tenista de 25 años en una semana extraña. Extraña porque el torneo de San Petesburgo se disputa en la resaca del Open de EEUU. En Rusia Thiem partía como gran favorito (único top10 y sólo Fognini como top20) y cumplió.

Este 2018 ya acumula tres títulos en cinco finales (ha perdido las dos más importantes: París y Madrid) y es el tenista con más victorias (48) del circuito. Es decir: juega mucho y con grandes resultados: 3 títulos, dos finales, 1 semifinal, seis cuartos, tres octavos, tres dieciseisavos. En sólo cuatro de 21 apariciones ha perdido sin ganar un partido.

En lo que llevamos de año (quedando por jugarse la gira asiática, el bajo techo europeo y las Finales ATP) Thiem ha jugado nueve partidos ante rivales del top10 con cuatro victorias y cinco derrotas. En su carrera el balance todavía es negativo (14-30).

Sin ser parte de la llamada Next Gen ATP (21 años o menos), Dominic es el jugador más joven en un top10 plagado de raquetas por encima de los 30 (Nadal, Federer, Djokovic, Del Potro, Anderson e Isner). Del top20 sólo Edmund (16º con 23 años) y Pouille (19º con 24 años) son más jóvenes que Thiem.

La transición hacia el tenis dentro de unos años sin los tres mejores tenistas que tenemos desde hace una década (español, suizo y serbio sin que el orden de los factores tenga relevancia) será muy dura. Mucho más de lo que pensamos. Dominic Thiem es uno de los tenistas llamados a hacerla menos difícil (porque serlo, lo será). Junto a Del Potro, Cilic y Anderson son los únicos en el top 10 (seguimos excluyendo a los tres de arriba) que saben lo que es jugar una final de Grand Slam. Y sólo Del Potro y Cilic saben lo que es ganar uno. Y ambos tienen los 30 cumplidos.

Por el bien del tenis en 2019 (incluso en este mismo 2018) Thiem debería inscribir su nombre por primera vez en un Masters 1000 y en un Grand Slam. Capacidad tiene de sobra. Y finales ya ha jugado. Si bien la tierra es donde mejor se porta ya ha demostrado hacer grandes cosas en todas las pistas. San Petesburgo ha cerrado el círculo. El futuro es de Thiem.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El palmarés de títulos ATP de Dominic Thiem (Wiener Neustadt, Austria, 1993) desvela una clara preferencia por la tierra batida. De los 11 trofeos que tiene en su vitrina el austriaco, ocho son en torneos jugados en polvo de ladrillo. También ha triunfado una vez sobre pista dura al aire libre (Buenos Aires 2016) y sobre hierba (Stuttgart 2016). Y desde la pasada semana, también cuenta con un título en pista dura bajo techo.

Así el actual número 7 de la clasificación ATP tiene títulos en todas las superficies existentes en el circuito. En su palmarés apenas figuran dos títulos a nivel ATP 500, sin embargo desde hace dos años a esta parte el tenista de 25 años ha tenido hasta tres oportunidades de sumar un éxito de máximo nivel.

Madrid le ha visto en dos finales y París en una. Todas ellas en tierra. Dos las perdió ante Nadal lo cual hace la derrota menos cruel dado el extraordinario nivel y prestaciones que demuestra el balear sobre la superficie naranja salvo en contadas ocasiones (cuartos este año en Madrid ante el propio Dominic). Y la tercera (Madrid 2018) cayó ante Zverev tras haber hecho lo más complicado: vencer a Nadal en tierra batida.

Thiem ya está instalado entre los mejores. Es socio del top10 desde junio de 2016. En estos dos años largos ha llegado a estar 11 semanas en el top5. Conseguir este nivel y mantenerlo en los tiempos que corren y conviviendo con el citado Nadal, Djokovic y Federer es para destacarlo.

El círculo de títulos en todas las superficies lo ha completado el tenista de 25 años en una semana extraña. Extraña porque el torneo de San Petesburgo se disputa en la resaca del Open de EEUU. En Rusia Thiem partía como gran favorito (único top10 y sólo Fognini como top20) y cumplió.

Este 2018 ya acumula tres títulos en cinco finales (ha perdido las dos más importantes: París y Madrid) y es el tenista con más victorias (48) del circuito. Es decir: juega mucho y con grandes resultados: 3 títulos, dos finales, 1 semifinal, seis cuartos, tres octavos, tres dieciseisavos. En sólo cuatro de 21 apariciones ha perdido sin ganar un partido.

En lo que llevamos de año (quedando por jugarse la gira asiática, el bajo techo europeo y las Finales ATP) Thiem ha jugado nueve partidos ante rivales del top10 con cuatro victorias y cinco derrotas. En su carrera el balance todavía es negativo (14-30).

Sin ser parte de la llamada Next Gen ATP (21 años o menos), Dominic es el jugador más joven en un top10 plagado de raquetas por encima de los 30 (Nadal, Federer, Djokovic, Del Potro, Anderson e Isner). Del top20 sólo Edmund (16º con 23 años) y Pouille (19º con 24 años) son más jóvenes que Thiem.

La transición hacia el tenis dentro de unos años sin los tres mejores tenistas que tenemos desde hace una década (español, suizo y serbio sin que el orden de los factores tenga relevancia) será muy dura. Mucho más de lo que pensamos. Dominic Thiem es uno de los tenistas llamados a hacerla menos difícil (porque serlo, lo será). Junto a Del Potro, Cilic y Anderson son los únicos en el top 10 (seguimos excluyendo a los tres de arriba) que saben lo que es jugar una final de Grand Slam. Y sólo Del Potro y Cilic saben lo que es ganar uno. Y ambos tienen los 30 cumplidos.

Por el bien del tenis en 2019 (incluso en este mismo 2018) Thiem debería inscribir su nombre por primera vez en un Masters 1000 y en un Grand Slam. Capacidad tiene de sobra. Y finales ya ha jugado. Si bien la tierra es donde mejor se porta ya ha demostrado hacer grandes cosas en todas las pistas. San Petesburgo ha cerrado el círculo. El futuro es de Thiem.

etiquetas:

_Destacado Principal

La burocracia no engaña

Alejandro Pérez @aperezgom
09-12-2021

_Tenis

Una reflexión con la radiografía completa

Alejandro Pérez @aperezgom
02-12-2021