_Otros

Que decidan los detalles

Edu Rodríguez @EduRodri1996 23-06-2018

etiquetas:

Venimos hablando en los últimos días del crecimiento de las selecciones más
pequeñas, de la importancia de los detalles y la exhibición de los defensas.
Hay un dato que refleja esto a la perfección: solo uno de los 26 equipos que
han empezado ganando perdió al final. 20 ganaron y cinco empataron.

Este contexto es significativo ahora y será esencial a partir de octavos.
España es un buen termómetro de lo que es un Mundial. Ganó en 2010 superando
cada eliminatoria por la mínima, en el tiempo extra o desde el punto fatídico.
El sufrimiento del campeón.

Esta situación obligará a las 16 selecciones restantes a dar el máximo
desde el minuto 1. No habrá favoritas. Hay pocos equipos, de hecho, capacitados
de darle la vuelta a un 1-0 en contra. Quizá España, Alemania o Brasil, por
estilo e idea, estén más preparadas que el resto para ello. Y, aún así, les
costaría bastante ante defensas cerradas, como ante Irán España demostró: con
lo que le costó abrir el partido, ¿habría remontado un 1-0 en contra? Difícil
predecirlo, pero no tenía pinta.

Con el paso de los años las diferencias entre unos y otros se han reducido
tanto que lo imprevisible se ha apoderado del torneo más bonito del planeta.
Durante cuatro años esperas ilusionado que tu equipo, primero, se clasifique y,
dos, cuaje una actuación brillante. Para algunos llegar ya es historia, para
otros caer antes de octavos es un mazazo que te perseguirá durante, al menos,
otros cuatro años. En España lo sabemos. Esto no es fácil.

En el Mundial de las sorpresas, estamos a las puertas de las eliminatorias
más preciosas de los últimos tiempos. Nadie sabe quién ganará, nadie descarta a
nadie. ¿Por qué México no puede vestirse de Leicester, como bien afirmó
recientemente Chicharito? Eso es lo bonito. Esa es la gracia de todo esto. Por
eso nos apasiona tanto este deporte, porque, pese a todo y todos, no hay nada
escrito.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Venimos hablando en los últimos días del crecimiento de las selecciones más
pequeñas, de la importancia de los detalles y la exhibición de los defensas.
Hay un dato que refleja esto a la perfección: solo uno de los 26 equipos que
han empezado ganando perdió al final. 20 ganaron y cinco empataron.

Este contexto es significativo ahora y será esencial a partir de octavos.
España es un buen termómetro de lo que es un Mundial. Ganó en 2010 superando
cada eliminatoria por la mínima, en el tiempo extra o desde el punto fatídico.
El sufrimiento del campeón.

Esta situación obligará a las 16 selecciones restantes a dar el máximo
desde el minuto 1. No habrá favoritas. Hay pocos equipos, de hecho, capacitados
de darle la vuelta a un 1-0 en contra. Quizá España, Alemania o Brasil, por
estilo e idea, estén más preparadas que el resto para ello. Y, aún así, les
costaría bastante ante defensas cerradas, como ante Irán España demostró: con
lo que le costó abrir el partido, ¿habría remontado un 1-0 en contra? Difícil
predecirlo, pero no tenía pinta.

Con el paso de los años las diferencias entre unos y otros se han reducido
tanto que lo imprevisible se ha apoderado del torneo más bonito del planeta.
Durante cuatro años esperas ilusionado que tu equipo, primero, se clasifique y,
dos, cuaje una actuación brillante. Para algunos llegar ya es historia, para
otros caer antes de octavos es un mazazo que te perseguirá durante, al menos,
otros cuatro años. En España lo sabemos. Esto no es fácil.

En el Mundial de las sorpresas, estamos a las puertas de las eliminatorias
más preciosas de los últimos tiempos. Nadie sabe quién ganará, nadie descarta a
nadie. ¿Por qué México no puede vestirse de Leicester, como bien afirmó
recientemente Chicharito? Eso es lo bonito. Esa es la gracia de todo esto. Por
eso nos apasiona tanto este deporte, porque, pese a todo y todos, no hay nada
escrito.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021