_Fútbol sala

“Cuando un niño se pone la camiseta de una jugadora, ya hemos ganado”

Adrià Campmany @campmany_adria 21-01-2022

Imagina estar entre las diez mejores del mundo en lo que sea. Ahora entre las cinco. Y ahora entre las dos. Pues esto último es algo que puede decir ‘Peque’, la segunda mejor jugadora de fútbol sala del mundo. Se dice pronto. En el último año, la madrileña ha liderado a un histórico Pescados Rubén-Burela que ha ganado todos los títulos que tenía a su alcance. El conjunto gallego venía de dominar con mano de hierro las competiciones domésticas, pero en diciembre llegó la guinda: se proclamó campeón de Europa. ‘Peque’, concentrada con la Selección para disputar dos amistosos ante Ucrania, uno de los combinados que disputará la Final Four de la Eurocopa de marzo, nos atendió en nuestro canal de Twitch. 

¿Qué significa para ti ser la segunda mejor jugadora de fútbol sala del mundo?

Tengo un debate interno con este tema. Creo que los premios individuales deberían erradicarse en los deportes colectivos, ya que son conceptos que chocan. Pero claro, es un reconocimiento al trabajo de muchos años. Debuté en División de Honor con 15 años y ahora tengo 34. A mí me hizo mucha más ilusión que nos dieran el premio al mejor equipo del mundo. Son las compañeras con las que trabajo cada día. La alegría compartida siempre es mejor. Es algo muy difícil, sobre todo porque lo hemos hecho durante dos años consecutivos. Es un hito. Me rodeo muy bien.

Quedan 2 meses para el Europeo. ¿Cómo os encontráis y cómo afrontáis el torneo?

Estamos encarando la recta final de la preparación para el Europeo y estamos pensando a fuego en lo que nos viene en marzo. Qué mejor test que habernos enfrentado a una de las selecciones que estará en esa Final Four. España tiene siempre el objetivo de ganar, incluso en estos amistosos que hemos jugado, así que imagina en un Europeo.

¿Hasta qué punto os ha dificultado la pandemia la preparación?

Este último año ha sido algo más normal, pero en general hemos pasado dos años duros en la Selección. Y este año ya estamos a tope para preparar el Europeo. Eso sí, rezando para que podamos jugarlo todas sin problema. Es una tensión constante.

Esta será la segunda edición del Europeo de fútbol sala. Has comentado alguna vez que crees que hace falta un Mundial femenino de fútbol sala. ¿Cómo crees que se está desarrollando todo en este deporte?

Siempre experimento una lucha entre lo que quiero y la realidad. A mí me encantaría que a corto plazo hubiese un Mundial femenino de fútbol sala, pero desde dentro todas vemos que esto va muy poco a poco. Si me dieran una excusa o una justificación normal… pero es que no la hay. Hay grandes selecciones: está Brasil, Argentina, Portugal, Rusia, España… ¿Por qué no juntarnos? Vivimos en una sociedad en la que existe un deporte y el resto son mínimos, pero la realidad es que hay mucha gente que practica otros deportes y hay que darles más ventanas en espacios como este.

¿Crees que la repercusión que está teniendo últimamente el fútbol femenino puede ayudar al fútbol sala femenino?

Creo que puede ayudar al deporte femenino en general. Es una ventana importante. Eso sí, hay que tener en cuenta que el fútbol y el fútbol sala son dos deportes completamente distintos.

Estamos acostumbrados a que los equipos que arrasan sean de grandes ciudades. Sin embargo, el Pescados Rubén-Burela es de un pueblo gallego, Burela. ¿Qué liga al fútbol sala con esta localidad?

Burela se ha ligado al fútbol sala desde hace muchos años. Es un sitio pequeño en la costa de Lugo, pero es muy grande porque la gente que tiene es muy especial. Hay gente que se apasiona por las cosas. Tienen esa retranca gallega que tanto me gusta y es un sitio especial. Desde ese año había un objetivo claro: crear un equipo femenino profesional. La firma del convenio colectivo hace cuatro años fue un punto de inflexión, reforzó laboralmente a las jugadoras. En lo deportivo, fue clave la Copa que ganamos hace 3 temporadas. Nos hizo ‘click’ ese gen competitivo que tenemos ahora.  Cuando un niño se pone la camiseta de una jugadora, ya hemos ganado. Somos más pequeños y estamos creciendo poco a poco. Que una persona se aficione es lo que ganamos día a día.

Hiciste las pruebas con el Rayo Vallecano. ¿Por qué decidiste jugar al fútbol sala?

Con 13 o 14 años siempre te debe poder la diversión. Que con esas edades te obliguen a ciertas cosas… Luego mucha gente pierde interés en el deporte. He tenido mucha suerte con mi padre. El pobre ha hecho de taxista de un lado para otro, a donde yo quisiera. Todo, porque me gustaba el fútbol. Soy su fan nº1.

Imagen de cabecera: @burelafs

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Imagina estar entre las diez mejores del mundo en lo que sea. Ahora entre las cinco. Y ahora entre las dos. Pues esto último es algo que puede decir ‘Peque’, la segunda mejor jugadora de fútbol sala del mundo. Se dice pronto. En el último año, la madrileña ha liderado a un histórico Pescados Rubén-Burela que ha ganado todos los títulos que tenía a su alcance. El conjunto gallego venía de dominar con mano de hierro las competiciones domésticas, pero en diciembre llegó la guinda: se proclamó campeón de Europa. ‘Peque’, concentrada con la Selección para disputar dos amistosos ante Ucrania, uno de los combinados que disputará la Final Four de la Eurocopa de marzo, nos atendió en nuestro canal de Twitch. 

¿Qué significa para ti ser la segunda mejor jugadora de fútbol sala del mundo?

Tengo un debate interno con este tema. Creo que los premios individuales deberían erradicarse en los deportes colectivos, ya que son conceptos que chocan. Pero claro, es un reconocimiento al trabajo de muchos años. Debuté en División de Honor con 15 años y ahora tengo 34. A mí me hizo mucha más ilusión que nos dieran el premio al mejor equipo del mundo. Son las compañeras con las que trabajo cada día. La alegría compartida siempre es mejor. Es algo muy difícil, sobre todo porque lo hemos hecho durante dos años consecutivos. Es un hito. Me rodeo muy bien.

Quedan 2 meses para el Europeo. ¿Cómo os encontráis y cómo afrontáis el torneo?

Estamos encarando la recta final de la preparación para el Europeo y estamos pensando a fuego en lo que nos viene en marzo. Qué mejor test que habernos enfrentado a una de las selecciones que estará en esa Final Four. España tiene siempre el objetivo de ganar, incluso en estos amistosos que hemos jugado, así que imagina en un Europeo.

¿Hasta qué punto os ha dificultado la pandemia la preparación?

Este último año ha sido algo más normal, pero en general hemos pasado dos años duros en la Selección. Y este año ya estamos a tope para preparar el Europeo. Eso sí, rezando para que podamos jugarlo todas sin problema. Es una tensión constante.

Esta será la segunda edición del Europeo de fútbol sala. Has comentado alguna vez que crees que hace falta un Mundial femenino de fútbol sala. ¿Cómo crees que se está desarrollando todo en este deporte?

Siempre experimento una lucha entre lo que quiero y la realidad. A mí me encantaría que a corto plazo hubiese un Mundial femenino de fútbol sala, pero desde dentro todas vemos que esto va muy poco a poco. Si me dieran una excusa o una justificación normal… pero es que no la hay. Hay grandes selecciones: está Brasil, Argentina, Portugal, Rusia, España… ¿Por qué no juntarnos? Vivimos en una sociedad en la que existe un deporte y el resto son mínimos, pero la realidad es que hay mucha gente que practica otros deportes y hay que darles más ventanas en espacios como este.

¿Crees que la repercusión que está teniendo últimamente el fútbol femenino puede ayudar al fútbol sala femenino?

Creo que puede ayudar al deporte femenino en general. Es una ventana importante. Eso sí, hay que tener en cuenta que el fútbol y el fútbol sala son dos deportes completamente distintos.

Estamos acostumbrados a que los equipos que arrasan sean de grandes ciudades. Sin embargo, el Pescados Rubén-Burela es de un pueblo gallego, Burela. ¿Qué liga al fútbol sala con esta localidad?

Burela se ha ligado al fútbol sala desde hace muchos años. Es un sitio pequeño en la costa de Lugo, pero es muy grande porque la gente que tiene es muy especial. Hay gente que se apasiona por las cosas. Tienen esa retranca gallega que tanto me gusta y es un sitio especial. Desde ese año había un objetivo claro: crear un equipo femenino profesional. La firma del convenio colectivo hace cuatro años fue un punto de inflexión, reforzó laboralmente a las jugadoras. En lo deportivo, fue clave la Copa que ganamos hace 3 temporadas. Nos hizo ‘click’ ese gen competitivo que tenemos ahora.  Cuando un niño se pone la camiseta de una jugadora, ya hemos ganado. Somos más pequeños y estamos creciendo poco a poco. Que una persona se aficione es lo que ganamos día a día.

Hiciste las pruebas con el Rayo Vallecano. ¿Por qué decidiste jugar al fútbol sala?

Con 13 o 14 años siempre te debe poder la diversión. Que con esas edades te obliguen a ciertas cosas… Luego mucha gente pierde interés en el deporte. He tenido mucha suerte con mi padre. El pobre ha hecho de taxista de un lado para otro, a donde yo quisiera. Todo, porque me gustaba el fútbol. Soy su fan nº1.

Imagen de cabecera: @burelafs