_Alemania

«Estoy seguro de que puedo hacer muy bien el papel de capitán»

María Candelario @MariaCandela7io 11-02-2020

Este fin de semana hemos visitado el Veltins Arena y asistido al partido que disputaron FC Schalke 04 y SC Paderborn 07. El encuentro terminó con un gol para cada uno, que no dejó satisfecho a ninguno de los dos, especialmente a los locales.

En zona mixta pudimos charlar con Omar Mascarell, el español más aclamado en Gelsenkirchen esta temporada, con quien valoramos los problemas que está teniendo el Schalke para hacer gol. De los equipos en la zona alta de la clasificación, el balance de goles a favor es negativo, pues tan solo ha logrado 32 dianas en 21 partidos. Precisamente, la falta del último pase y los problemas en la finalización sucedieron esta jornada y los tres puntos no se quedaron en casa. “Creo que [los problemas de finalización] fueron nuestro fallo hoy… Es verdad que en la primera parte no entramos al partido como debimos entrar, pero sí es cierto que en la segunda parte fue mucho mejor, fuimos dominantes… O sea que es eso, el último pase. Con el 1-0 tuvimos algunas ocasiones para matar el partido, no culminamos, después en un córner te meten el empate y se te queda cara de bobo… Perdemos dos puntos dolorosos en casa, pero ya pensamos en el siguiente partido para seguir en buena dinámica”, nos decía el capitán.

Hace unas semanas escribíamos sobre la figura de Mascarell en el nuevo Schalke de David Wagner, puesto que es de los jugadores más utilizados y un fijo en el once desde el mes de octubre en su segunda temporada como minero. “Es verdad que el año pasado, siendo sincero, no fue un año fácil para mí. Al principio me costó entrar mucho en el equipo con el cambio de entrenador. Cuando llegó Steven sí es verdad que confió mucho en mí y jugué con él todos los partidos, pero este año ha cambiado todo desde el primer día. David ha confiado en mí, me ha dado galones en el equipo, a mí y a todos los compañeros. Todos están cómodos, con confianza, y la verdad que muy contentos porque estamos haciendo una buena temporada y creo que vamos a acabar bien el año, por supuesto”, comentaba el centrocampista canario emocionado.

Lo cierto es que el Schalke 04 ha cambiado radicalmente del curso pasado al actual. En el descanso invernal, los de azul y blanco llevaban los mismos puntos que en toda la temporada anterior, algo que les tuvo en la cuerda floja hasta las últimas jornadas. Parte del éxito es gracias a su estilo de juego. “Somos un equipo que hacemos una presión muy buena, que vamos a por los partidos. Tenemos nuestro estilo y no lo cambiamos por nadie, siempre pensamos en hacer nuestro estilo juguemos contra quien juguemos. Todos los jugadores confían en el míster y en el cuerpo técnico, confiamos en ellos al 100% y por eso todo lo que nos dicen lo llevamos a cabo en los partidos. Todos están con confianza, estamos jugando un buen fútbol y hemos tenido mejores resultados contra los equipos grandes que contra los equipos más bajos de la tabla. Ahora toca seguir y hay que estar positivo porque todavía quedan muchos partidos por delante, todo puede pasar y entonces hay que pensar en el siguiente y ya está”, apuntaba el 6 minero.

Estamos ante una de las temporadas más apasionantes y disputadas de los últimos años en Alemania. Bayern, Dortmund, Leipzig, Borussia Mönchengladbach, Leverkusen… Muchos equipos en la disputa para alzarse con la ensaladera. Otros, con los objetivos muy marcados de estar en Europa, como Schalke, Hertha, Wolfsburgo o Hoffenheim. Esto lo tienen muy claro los jugadores, así nos respondía Mascarell: “Sabemos que es una pelea bastante complicada porque es verdad que la Bundesliga está increíble. A nosotros nos gusta que esté así de emocionante, hay muchísimos equipos que están a muy buen nivel y va a ser una pelea bonita. Nosotros estamos preparados para pelear hasta el final y partido a partido, cada partido como si fuera una final, y ojalá al final de temporada podamos decir que hemos tenido éxito y consigamos lo que queremos.”

Con 27 años, Omar Mascarell está en el punto más alto de su carrera. Formado en la cantera del Real Madrid, aterrizó en Alemania en 2016 a las órdenes de Nico Kovac, y desde entonces su crecimiento ha sido ascendente. En su cuarta temporada en el fútbol alemán ya sabe lo que es vestir dos camisetas diferentes, por lo que era obligado conocer sus sensaciones: “Hay diferencia [entre Frankfurt y Gelsenkirchen]. No me gusta comparar porque en Frankfurt pasé dos años increíbles, estoy muy agradecido, fueron los que me dieron la oportunidad de venir a Alemania. Desde el primer día confiaron en mí y gané la copa allí, o sea todo fue muy bueno. Y luego llegó el momento de dar un pasito más. Llegó el Schalke, un club mucho más grande históricamente, y no solo en Alemania, sino también en Europa, y estoy muy contento ahora de ser parte fundamental del equipo, tengo muchas ganas de seguir dándolo todo para que confíen en mí y con mentalidad de quedarme aquí mucho tiempo.”

Una de las cosas que siempre llama la atención es la capacidad de adaptación con el idioma que tienen los jugadores. Mascarell no se queda atrás; es un chico disciplinado y entregado en el terreno de juego, pero también lo es fuera. Esfuerzo y constancia para adaptarse a fondo en el país que juega. ¿Cómo se comunica en el vestuario? “Es verdad que el inglés se habla mucho porque somos muchos jugadores de diferentes países, es el idioma internacional. Pero es verdad que también, después de tantos años aquí en Alemania, me defiendo [en alemán]. Lo que es el lenguaje futbolístico lo manejo bien, así que en el campo también puedo hablar en alemán y sobre todo entender, entiendo prácticamente todo. Todavía tengo que mejorar, pero bueno poquito a poco es verdad que voy mejorando.”

A principios de enero se conoció la salida de Alexander Nübel al Bayern Múnich el próximo verano. El joven cancerbero alemán era el capitán del FC Schalke 04 y David Wagner tuvo que cambiar su decisión para apaciguar tensiones generadas entre la afición. Aquí, el papel importante fue para Omar Mascarell, asumiendo la capitanía y, siendo así, otro español que logra liderar el vestuario de un equipo de la Bundesliga. “Yo no sabía lo que significaba y ahora que lo soy es verdad que tienes una presión extra, en el buen sentido, porque es un club muy grande, en el que los fans son una parte muy importante. También es algo que me cogió de sorpresa, porque después de la temporada pasada nunca imaginé que podía llegar este año y ser importante y ser capitán, pero estoy muy contento por que hayan confiado en mí. Sobre todo estoy seguro de que puedo hacer muy bien ese papel. Estoy en un momento dulce de mi carrera y ojalá que sigamos así” afirmaba orgulloso el tinerfeño.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Este fin de semana hemos visitado el Veltins Arena y asistido al partido que disputaron FC Schalke 04 y SC Paderborn 07. El encuentro terminó con un gol para cada uno, que no dejó satisfecho a ninguno de los dos, especialmente a los locales.

En zona mixta pudimos charlar con Omar Mascarell, el español más aclamado en Gelsenkirchen esta temporada, con quien valoramos los problemas que está teniendo el Schalke para hacer gol. De los equipos en la zona alta de la clasificación, el balance de goles a favor es negativo, pues tan solo ha logrado 32 dianas en 21 partidos. Precisamente, la falta del último pase y los problemas en la finalización sucedieron esta jornada y los tres puntos no se quedaron en casa. “Creo que [los problemas de finalización] fueron nuestro fallo hoy… Es verdad que en la primera parte no entramos al partido como debimos entrar, pero sí es cierto que en la segunda parte fue mucho mejor, fuimos dominantes… O sea que es eso, el último pase. Con el 1-0 tuvimos algunas ocasiones para matar el partido, no culminamos, después en un córner te meten el empate y se te queda cara de bobo… Perdemos dos puntos dolorosos en casa, pero ya pensamos en el siguiente partido para seguir en buena dinámica”, nos decía el capitán.

Hace unas semanas escribíamos sobre la figura de Mascarell en el nuevo Schalke de David Wagner, puesto que es de los jugadores más utilizados y un fijo en el once desde el mes de octubre en su segunda temporada como minero. “Es verdad que el año pasado, siendo sincero, no fue un año fácil para mí. Al principio me costó entrar mucho en el equipo con el cambio de entrenador. Cuando llegó Steven sí es verdad que confió mucho en mí y jugué con él todos los partidos, pero este año ha cambiado todo desde el primer día. David ha confiado en mí, me ha dado galones en el equipo, a mí y a todos los compañeros. Todos están cómodos, con confianza, y la verdad que muy contentos porque estamos haciendo una buena temporada y creo que vamos a acabar bien el año, por supuesto”, comentaba el centrocampista canario emocionado.

Lo cierto es que el Schalke 04 ha cambiado radicalmente del curso pasado al actual. En el descanso invernal, los de azul y blanco llevaban los mismos puntos que en toda la temporada anterior, algo que les tuvo en la cuerda floja hasta las últimas jornadas. Parte del éxito es gracias a su estilo de juego. “Somos un equipo que hacemos una presión muy buena, que vamos a por los partidos. Tenemos nuestro estilo y no lo cambiamos por nadie, siempre pensamos en hacer nuestro estilo juguemos contra quien juguemos. Todos los jugadores confían en el míster y en el cuerpo técnico, confiamos en ellos al 100% y por eso todo lo que nos dicen lo llevamos a cabo en los partidos. Todos están con confianza, estamos jugando un buen fútbol y hemos tenido mejores resultados contra los equipos grandes que contra los equipos más bajos de la tabla. Ahora toca seguir y hay que estar positivo porque todavía quedan muchos partidos por delante, todo puede pasar y entonces hay que pensar en el siguiente y ya está”, apuntaba el 6 minero.

Estamos ante una de las temporadas más apasionantes y disputadas de los últimos años en Alemania. Bayern, Dortmund, Leipzig, Borussia Mönchengladbach, Leverkusen… Muchos equipos en la disputa para alzarse con la ensaladera. Otros, con los objetivos muy marcados de estar en Europa, como Schalke, Hertha, Wolfsburgo o Hoffenheim. Esto lo tienen muy claro los jugadores, así nos respondía Mascarell: “Sabemos que es una pelea bastante complicada porque es verdad que la Bundesliga está increíble. A nosotros nos gusta que esté así de emocionante, hay muchísimos equipos que están a muy buen nivel y va a ser una pelea bonita. Nosotros estamos preparados para pelear hasta el final y partido a partido, cada partido como si fuera una final, y ojalá al final de temporada podamos decir que hemos tenido éxito y consigamos lo que queremos.”

Con 27 años, Omar Mascarell está en el punto más alto de su carrera. Formado en la cantera del Real Madrid, aterrizó en Alemania en 2016 a las órdenes de Nico Kovac, y desde entonces su crecimiento ha sido ascendente. En su cuarta temporada en el fútbol alemán ya sabe lo que es vestir dos camisetas diferentes, por lo que era obligado conocer sus sensaciones: “Hay diferencia [entre Frankfurt y Gelsenkirchen]. No me gusta comparar porque en Frankfurt pasé dos años increíbles, estoy muy agradecido, fueron los que me dieron la oportunidad de venir a Alemania. Desde el primer día confiaron en mí y gané la copa allí, o sea todo fue muy bueno. Y luego llegó el momento de dar un pasito más. Llegó el Schalke, un club mucho más grande históricamente, y no solo en Alemania, sino también en Europa, y estoy muy contento ahora de ser parte fundamental del equipo, tengo muchas ganas de seguir dándolo todo para que confíen en mí y con mentalidad de quedarme aquí mucho tiempo.”

Una de las cosas que siempre llama la atención es la capacidad de adaptación con el idioma que tienen los jugadores. Mascarell no se queda atrás; es un chico disciplinado y entregado en el terreno de juego, pero también lo es fuera. Esfuerzo y constancia para adaptarse a fondo en el país que juega. ¿Cómo se comunica en el vestuario? “Es verdad que el inglés se habla mucho porque somos muchos jugadores de diferentes países, es el idioma internacional. Pero es verdad que también, después de tantos años aquí en Alemania, me defiendo [en alemán]. Lo que es el lenguaje futbolístico lo manejo bien, así que en el campo también puedo hablar en alemán y sobre todo entender, entiendo prácticamente todo. Todavía tengo que mejorar, pero bueno poquito a poco es verdad que voy mejorando.”

A principios de enero se conoció la salida de Alexander Nübel al Bayern Múnich el próximo verano. El joven cancerbero alemán era el capitán del FC Schalke 04 y David Wagner tuvo que cambiar su decisión para apaciguar tensiones generadas entre la afición. Aquí, el papel importante fue para Omar Mascarell, asumiendo la capitanía y, siendo así, otro español que logra liderar el vestuario de un equipo de la Bundesliga. “Yo no sabía lo que significaba y ahora que lo soy es verdad que tienes una presión extra, en el buen sentido, porque es un club muy grande, en el que los fans son una parte muy importante. También es algo que me cogió de sorpresa, porque después de la temporada pasada nunca imaginé que podía llegar este año y ser importante y ser capitán, pero estoy muy contento por que hayan confiado en mí. Sobre todo estoy seguro de que puedo hacer muy bien ese papel. Estoy en un momento dulce de mi carrera y ojalá que sigamos así” afirmaba orgulloso el tinerfeño.

_Alemania

El proyecto que ilusiona a Berlín

Diego G. Argota @Diego21Garcia
05-02-2020