_Tenis

Nadal y París: la historia de amor del tenis moderno

Con calor y con frío. En primavera y en otoño. Al aire libre y bajo techo. Con luz natural o artificial. Con pantalón pirata y sin mangas o con pantalón corto corto y con mangas. En 2005 o en 2020. De lo poco que no ha cambiado este año: Rafael Nadal Parera es campeón en Roland Garros.

Este 2020 donde una pandemia nos ha cambiado sin anestesia la forma de vivir, Nadal sigue ganando en París. Ya van 13 veces en el Bois de Boulogne (de 16 participaciones). Ya van 20 veces en los torneos de Grand Slam (en 60 apariciones). Ya van 86 veces en ATP. Ya van 100 partidos ganados en París (de 102 jugados). Y ya van 999 triunfos en su carrera en 1200 partidos jugados.

La 13ª Copa de los Mosqueteros ha llegado tras siete partidos sin ceder un set. Por cuarta vez (2008, 2010, 2017 y 2020). Cediendo poco más de siete juegos por partido. En 2012 y 2007 cedió un set y en la final. Ya no es cuestión de ganar siete partidos seguidos, con la extrema dificultad que conlleva. Es que ninguno de tus siete rivales te saque un set.

Siete partidos (Gerasimov, McDonald, Travaglia, Korda, Sinner, Schwartzman y Djokovic) jugados de día, con sol, con viento, con frío, anocheciendo, de madrugada, bajo techo y con luz artificial, con viento. Las dos condiciones que no ha afrontado en dos semanas han sido la lluvia y el calor.

Durante los siete partidos de Nadal en París, la vida seguía igual. Cuando todo lo que conocemos ha cambiado, Nadal encadena sus triunfos 94º a 100º en la pista Philippe-Chatrier hasta conquistar, con un saque directo, el más preciado todavía.

Uno recuerda cuando, allá por 2010, Nadal conquistaba su quinto título en el torneo francés, las crónicas recordaban que se quedaba a uno del tenista más laureado en París en Era Open, el sueco Björn Borg y sus seis entorchados. Lo igualó en 2011 y superó en 2012 (siete).

Y la cuenta va por 13. En la historia del tenis, sólo hay dos tenistas (ambos en la primera mitad de siglo XX) que igualen o superen los 13 títulos en un mismo torneo. Los dos, británicos: Herbert Roper (17 Suffolk Championships y 13 Essex Championships) y Dan Maskell (British Pro CHampionships). Ninguna mujer (Navratilova, 12 veces campeona en Chicago).

El triunfo en la final ante Djokovic supuso el triunfo 100º de Nadal en 102 partidos en París. Se convierte así en el segundo tenista en llegar a las tres cifras de victorias en un Grand Slam: Federer en Melbourne (102) y Londres (101) y la citada de Nadal. En porcentaje de triunfos, Nadal no tiene rival (98,02%). Le sigue Borg con un 96,08% también en París. Y después, el propio Borg en Londres (92,73%).

La historia, el destino, la pandemia o el azar ha querido que la final del domingo fuese el partido 1200 de Nadal como profesional. Y su próximo triunfo será el 1000 (cuarto tenista en lograrlo). Su balance de 999 victorias y 201 derrotas le colocan, con un 83,3% de triunfos, como el mejor.

Son 20 Grand Slams. Veinte. Cuatro tenistas en la historia pueden mirar a Nadal por el retrovisor o a su altura. Cuatro. Margareth Court (24), Serena Williams (23), Steffi Graf (22) y Roger Federer (20). Y ya.

Nadal y Federer. Federer y Nadal. Fedal. Se llevan cinco años y en títulos de Grand Slam el suizo siempre ha ido un paso por delante del español. Federer inauguró su palmarés en verano de 2003. Nadal lo hizo en la primavera de 2005 (tres años más joven).

En cuatro años (2003-2007) Federer ganó 12 títulos y Nadal sumó sus tres primeros Roland Garros. En enero de 2010 se produjo la gran diferencia hasta ahora (16-6). En lo siguientes siete años Federer apenas sumó dos títulos (Londres’12 y Melbourne’17) mientras que Nadal sumó ocho (y Djokovic seis).

La cuenta de Federer lleva parada desde Melbourne 2018 cuando defendió su título de 2017. Desde entonces, Nadal ha sumado los cuatro que entonces le distanciaban y Djokovic ha vivido una segunda juventud ganando cinco de siete Majors hasta los 17.

Después de 17 años, suizo y español vuelven a estar a la par tras el 13º Roland Garros de Nadal. El más difícil todavía. Y en enero en Australia, la historia se pone en juego de nuevo. Rafael Nadal Parera ya lo hará con la Gran Cruz de la Real Orden del Mérito Deportivo concedida por el gobierno tras su vigésimo gran título.

Imagen de cabecera: MARTIN BUREAU/AFP via Getty Images

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Con calor y con frío. En primavera y en otoño. Al aire libre y bajo techo. Con luz natural o artificial. Con pantalón pirata y sin mangas o con pantalón corto corto y con mangas. En 2005 o en 2020. De lo poco que no ha cambiado este año: Rafael Nadal Parera es campeón en Roland Garros.

Este 2020 donde una pandemia nos ha cambiado sin anestesia la forma de vivir, Nadal sigue ganando en París. Ya van 13 veces en el Bois de Boulogne (de 16 participaciones). Ya van 20 veces en los torneos de Grand Slam (en 60 apariciones). Ya van 86 veces en ATP. Ya van 100 partidos ganados en París (de 102 jugados). Y ya van 999 triunfos en su carrera en 1200 partidos jugados.

La 13ª Copa de los Mosqueteros ha llegado tras siete partidos sin ceder un set. Por cuarta vez (2008, 2010, 2017 y 2020). Cediendo poco más de siete juegos por partido. En 2012 y 2007 cedió un set y en la final. Ya no es cuestión de ganar siete partidos seguidos, con la extrema dificultad que conlleva. Es que ninguno de tus siete rivales te saque un set.

Siete partidos (Gerasimov, McDonald, Travaglia, Korda, Sinner, Schwartzman y Djokovic) jugados de día, con sol, con viento, con frío, anocheciendo, de madrugada, bajo techo y con luz artificial, con viento. Las dos condiciones que no ha afrontado en dos semanas han sido la lluvia y el calor.

Durante los siete partidos de Nadal en París, la vida seguía igual. Cuando todo lo que conocemos ha cambiado, Nadal encadena sus triunfos 94º a 100º en la pista Philippe-Chatrier hasta conquistar, con un saque directo, el más preciado todavía.

Uno recuerda cuando, allá por 2010, Nadal conquistaba su quinto título en el torneo francés, las crónicas recordaban que se quedaba a uno del tenista más laureado en París en Era Open, el sueco Björn Borg y sus seis entorchados. Lo igualó en 2011 y superó en 2012 (siete).

Y la cuenta va por 13. En la historia del tenis, sólo hay dos tenistas (ambos en la primera mitad de siglo XX) que igualen o superen los 13 títulos en un mismo torneo. Los dos, británicos: Herbert Roper (17 Suffolk Championships y 13 Essex Championships) y Dan Maskell (British Pro CHampionships). Ninguna mujer (Navratilova, 12 veces campeona en Chicago).

El triunfo en la final ante Djokovic supuso el triunfo 100º de Nadal en 102 partidos en París. Se convierte así en el segundo tenista en llegar a las tres cifras de victorias en un Grand Slam: Federer en Melbourne (102) y Londres (101) y la citada de Nadal. En porcentaje de triunfos, Nadal no tiene rival (98,02%). Le sigue Borg con un 96,08% también en París. Y después, el propio Borg en Londres (92,73%).

La historia, el destino, la pandemia o el azar ha querido que la final del domingo fuese el partido 1200 de Nadal como profesional. Y su próximo triunfo será el 1000 (cuarto tenista en lograrlo). Su balance de 999 victorias y 201 derrotas le colocan, con un 83,3% de triunfos, como el mejor.

Son 20 Grand Slams. Veinte. Cuatro tenistas en la historia pueden mirar a Nadal por el retrovisor o a su altura. Cuatro. Margareth Court (24), Serena Williams (23), Steffi Graf (22) y Roger Federer (20). Y ya.

Nadal y Federer. Federer y Nadal. Fedal. Se llevan cinco años y en títulos de Grand Slam el suizo siempre ha ido un paso por delante del español. Federer inauguró su palmarés en verano de 2003. Nadal lo hizo en la primavera de 2005 (tres años más joven).

En cuatro años (2003-2007) Federer ganó 12 títulos y Nadal sumó sus tres primeros Roland Garros. En enero de 2010 se produjo la gran diferencia hasta ahora (16-6). En lo siguientes siete años Federer apenas sumó dos títulos (Londres’12 y Melbourne’17) mientras que Nadal sumó ocho (y Djokovic seis).

La cuenta de Federer lleva parada desde Melbourne 2018 cuando defendió su título de 2017. Desde entonces, Nadal ha sumado los cuatro que entonces le distanciaban y Djokovic ha vivido una segunda juventud ganando cinco de siete Majors hasta los 17.

Después de 17 años, suizo y español vuelven a estar a la par tras el 13º Roland Garros de Nadal. El más difícil todavía. Y en enero en Australia, la historia se pone en juego de nuevo. Rafael Nadal Parera ya lo hará con la Gran Cruz de la Real Orden del Mérito Deportivo concedida por el gobierno tras su vigésimo gran título.

Imagen de cabecera: MARTIN BUREAU/AFP via Getty Images

_Destacado

La nueva WTA para 2021

Alejandro Pérez @aperezgom
03-12-2020

_Tenis

Daniil Medvedev, Maestro con todos los extras

Alejandro Pérez @aperezgom
26-11-2020