_Alemania

Milagro y puente

José Gavilán @futbol_internac 23-04-2019

etiquetas:

El actual entrenador del RB Leipzig, tercer clasificado de la Bundesliga y semifinalista de la Copa alemana, vive una situación peculiar en el mundo del fútbol. Un gestor brillante, un técnico que obra milagros y, a día de hoy, un hombre de club que hace de puente en una temporada de transición, además, de notable. 

Para conocer a Ralf Rangnick hay que conocer su trayectoria. Después de dirigir a varios equipos en Regionalliga (SC Korb, SSV Reutlingen o SSV Ulm 1846), el entrenador nacido en Backnang (Baden-Württemberg), formado en la cantera del VfB Stuttgart, toma las riendas de los suabos en su primer reto en la máxima competición alemana. Tras dejar al equipo en octava posición en su primera temporada en la Bundesliga, es cesado a mediados del segundo curso. Sin embargo, aquel sería un paso atrás para reescribir el comienzo de su historia. 

Hannover sería su nuevo equipo. Su nuevo desafío, ascender a la Bundesliga. Y lo consiguió perdiendo tan solo cuatro partidos en toda la temporada. Aquel fue el primero de sus tres ascensos como entrenador. Pero, quizás, su mayor logro lo consiguió con el TSG 1899 Hoffenheim, un club que tuvo un punto de inflexión en su historia tras ser comprado por uno de sus ex jugadores, Dietmar Hopp, un hombre de negocios reputado en Alemania. Y fue su mayor logro porque aceptó formar parte de un proyecto de 5 años ocupando el banquillo de un equipo que por aquel entonces militaba en Regionalliga. En su primer año, ascendió a 2.Bundesliga. En su segundo año, obró el milagro del ascenso a la primera división y en la tercera temporada se proclamó campeón de invierno de la Bundesliga. Realmente increíble. 

Tras una segunda etapa en el Schalke 04, asumió un nuevo desafío: ser el director deportivo de Red Bull en Salzburgo y Leipzig. El alemán, un equipo creado para jugar con los mejores. Su política de gestión no fue otra que firmar a jóvenes promesas menores de 23 años e invertir en una ciudad deportiva. Una vez situado al equipo en la segunda división y después de una mala racha deportiva, Rangnick asumió además el puesto de entrenador compaginándolo con la dirección deportiva desde los despachos. Una temporada histórica en la que se consiguió el primer ascenso del club, el tercero en la carrera de Ralf. 

Alcanzado el objetivo, sería Ralph Hasenhüttl el elegido para dirigir al RB Leipzig por primera vez en la Bundesliga mientras Rangnick se volvería a centrar de nuevo de pleno en su función como gestor. 

Sin embargo, el banquillo de Los Toros volvería a llamarle. Tras la repentina salida de Hasenhüttl al final de la temporada 2017/18 y con Julian Nagelsmann como elegido para el curso 2019/20, quedaba la difícil y comprometida situación de elegir al entrenador que se encargarse de dirigir a un equipo durante un año a sabiendas de tener fecha de caducidad. No quedaba otra: Rangnick. Lejos de cumplir en un proceso de transición, el técnico puente está volviendo a hacer un papel brillante alternando el traje y corbata con el chándal y la pizarra. El RB Leipzig marcha en tercera posición en la Bundesliga, su clasificación para la próxima edición de UEFA Champions League está cerca de certificarse y, además, el equipo espera levantar su primer título en Alemania con la DFB Pokal. ¿Qué será lo próximo en la carrera de Ralf?

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El actual entrenador del RB Leipzig, tercer clasificado de la Bundesliga y semifinalista de la Copa alemana, vive una situación peculiar en el mundo del fútbol. Un gestor brillante, un técnico que obra milagros y, a día de hoy, un hombre de club que hace de puente en una temporada de transición, además, de notable. 

Para conocer a Ralf Rangnick hay que conocer su trayectoria. Después de dirigir a varios equipos en Regionalliga (SC Korb, SSV Reutlingen o SSV Ulm 1846), el entrenador nacido en Backnang (Baden-Württemberg), formado en la cantera del VfB Stuttgart, toma las riendas de los suabos en su primer reto en la máxima competición alemana. Tras dejar al equipo en octava posición en su primera temporada en la Bundesliga, es cesado a mediados del segundo curso. Sin embargo, aquel sería un paso atrás para reescribir el comienzo de su historia. 

Hannover sería su nuevo equipo. Su nuevo desafío, ascender a la Bundesliga. Y lo consiguió perdiendo tan solo cuatro partidos en toda la temporada. Aquel fue el primero de sus tres ascensos como entrenador. Pero, quizás, su mayor logro lo consiguió con el TSG 1899 Hoffenheim, un club que tuvo un punto de inflexión en su historia tras ser comprado por uno de sus ex jugadores, Dietmar Hopp, un hombre de negocios reputado en Alemania. Y fue su mayor logro porque aceptó formar parte de un proyecto de 5 años ocupando el banquillo de un equipo que por aquel entonces militaba en Regionalliga. En su primer año, ascendió a 2.Bundesliga. En su segundo año, obró el milagro del ascenso a la primera división y en la tercera temporada se proclamó campeón de invierno de la Bundesliga. Realmente increíble. 

Tras una segunda etapa en el Schalke 04, asumió un nuevo desafío: ser el director deportivo de Red Bull en Salzburgo y Leipzig. El alemán, un equipo creado para jugar con los mejores. Su política de gestión no fue otra que firmar a jóvenes promesas menores de 23 años e invertir en una ciudad deportiva. Una vez situado al equipo en la segunda división y después de una mala racha deportiva, Rangnick asumió además el puesto de entrenador compaginándolo con la dirección deportiva desde los despachos. Una temporada histórica en la que se consiguió el primer ascenso del club, el tercero en la carrera de Ralf. 

Alcanzado el objetivo, sería Ralph Hasenhüttl el elegido para dirigir al RB Leipzig por primera vez en la Bundesliga mientras Rangnick se volvería a centrar de nuevo de pleno en su función como gestor. 

Sin embargo, el banquillo de Los Toros volvería a llamarle. Tras la repentina salida de Hasenhüttl al final de la temporada 2017/18 y con Julian Nagelsmann como elegido para el curso 2019/20, quedaba la difícil y comprometida situación de elegir al entrenador que se encargarse de dirigir a un equipo durante un año a sabiendas de tener fecha de caducidad. No quedaba otra: Rangnick. Lejos de cumplir en un proceso de transición, el técnico puente está volviendo a hacer un papel brillante alternando el traje y corbata con el chándal y la pizarra. El RB Leipzig marcha en tercera posición en la Bundesliga, su clasificación para la próxima edición de UEFA Champions League está cerca de certificarse y, además, el equipo espera levantar su primer título en Alemania con la DFB Pokal. ¿Qué será lo próximo en la carrera de Ralf?

etiquetas:

_Alemania

El hundimiento

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
18-01-2022

_Alemania

Callando bocas

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
11-01-2022