_Femenino

México, patria envidiada

Lo que podía haber sido un fin de semana de ilusión en la primera liga profesional femenina de nuestro país se tornó en un cúmulo de despropósitos provocado por la huelga del cuerpo arbitral y el permanente conflicto de la LPFF y la RFEF . El acuerdo se materializó por fin este miércoles y parece que la segunda jornada podrá disputarse con normalidad, pero el daño ya está hecho.

Algo como lo vivido en la primera jornada de la nueva Liga F sería imposible de ver en Inglaterra, el ejemplo más actual a nivel organizativo y de difusión, tanto la FA Women’s Super League como la pasada Eurocopa. Pero no solo las grandes ligas europeas están por delante en este sentido. Hay un país donde se lo están tomando realmente en serio y que se ha convertido en un destino sorprendente para algunas de las mejores futbolistas españolas y algunos de los mejores técnicos nacionales.

El bombazo del mercado de verano no fue otro que el fichaje de Jenni Hermoso por el Pachuca. La de Carabanchel, considerada por el Balón de Oro como la segunda mejor futbolista del planeta, rechazó ofertas de Atlético y Real Madrid para desembarcar en una liga emergente al otro lado del charco. Poco después, Andrea Pereira anunciaría su fichaje por el América, equipo que desde hace unos meses dirige Ángel Villacampa y que también ha incorporado recientemente a Andrea Sánchez Falcón. ¿Qué lleva a futbolistas de este nivel a fichar por clubes mexicanos?

Para empezar, la Liga MX Femenil ha demostrado estar muy por encima del resto de ligas en Latinoamérica, donde el fútbol femenino todavía se considera amateur. Mucho tiene que ver la influencia de la vecina NWSL, considerada la mejor competición doméstica del planeta. Ha sido el modelo a seguir para los dirigentes mexicanos desde el principio, adaptando su formato (salvo por lo de Apertura y Clausura) e imitando en menor o mayor medida las instalaciones y el aprovechamiento de los grandes estadios. Así, el Atlético San Luis juega sus partidos en el Alfonso Lastras (capacidad para más de 25.000 espectadores), el Club León juega en el Estadio León (+30.000 espectadores), el Mazatlán, en el Kraken (+25.000), Monterrey en el Estadio BBVA (53.500 espectadores), Chivas de Guadalajara, en el Estadio Akrón (46.355 espectadores), Toluca en el Nemesio Díez (+30.000 espectadores)… ¿Qué debió sentir Andrea Falcón cuando fue presentada en el Estadio Azteca?

Otra razón de peso para decidir fichar por un club mexicano tiene que ver con la importancia que le dan a la futbolista española. «Se valora desde fuera jugadoras como yo, que marcamos la diferencia técnicamente. Aquí en México la afición nos ha animado, nos han abrazado y nos han querido siempre», contó Bea Parra, ex del Betis y primera futbolista española en aterrizar en tierras aztecas. Marta Perarnau, que le siguió poco después en el Atlético San Luis y que se ha convertido en la capitana del equipo, reconoce las virtudes de la liga mexicana en una entrevista en diario AS. «Tenemos todos los recursos con los que cuentan los hombres, jugamos en el mismo estadio, vamos a los mismos hoteles, viajamos prácticamente en las mismas condiciones, el gimnasio es el mismo, que yo no lo había vivido en los equipos que había estado…». Y la afición responde: según Perarnau, a los partidos del Atlético San Luis acuden una media de 3.000 espectadores por partido, algo muy difícil de ver en la gran mayoría de clubes españoles femeninos. «En Monterrey, por ejemplo, entraron 9.000 personas el día que fuimos, y era una entrada baja para ellos». El Johan Cruyff, estadio del FC Barcelona Femení, tiene capacidad para 6.000 espectadores.

En México no existen los clubes independientes como en nuestro país (Madrid CFF, Sporting de Huelva o UDG Tenerife). La MX se encuentra afiliada a la liga masculina, por lo que son los mismos 18 equipos en el fútbol masculino y el femenino. Como se juega un torneo Apertura y un Clausura además de los play-off, la cantidad de partidos es bárbara en una temporada (334 en 10 meses), por lo que los ingresos recibidos también son mayores. Si bien la media de sueldos sigue siendo muy baja, esto permite invertir en futbolistas de la talla de Jenni Hermoso, la tercera mejor pagada del mundo en la actualidad. Katty Martínez, estrella del América, cobra 100.000 pesos mensuales (5.000 €), cuando la media actual de salarios es de 8.000 pesos, el triple que hace cinco años.

En principio, la llegada de Jenni, Pereira o Falcón al fútbol mexicano pinta a ser temporal, una experiencia que podría acabar cuando finalice el torneo Apertura y sus correspondientes play-off (para la ventana invernal ya podrían quedar libres), un reto deportivo a corto plazo que puede enriquecer sus carreras. La adaptación no es fácil: es un cambio de vida radical y un estilo de juego diferente en apenas unos meses. Todas llegaron con el torneo ya empezado. Han salido de su zona de confort y eso les va a beneficiar. Además, Jorge Vilda va a seguir contando con ellas, por lo que el Mundial de Australia y Nueva Zelanda no peligra en ese sentido.

Las futbolistas mencionadas no son el único talento de la liga española que ha emigrado a México. Además de Ángel Villacampa (que influyó por supuesto en la decisión de Pereira y Falcón en recalar en el América), la entrenadora Mila Martínez fichó por el Juárez; y Pedro López, reciente campeón del Mundial sub-20 femenino con España, suena con fuerza para dirigir a la selección absoluta mexicana. Otras futbolistas que cambiaron España por México y que están brillando con fuerza son Kiana Palacios (ex Real Sociedad, ahora en el América), Aurelie Kaci (ex Real Madrid, también en el América), e Isabella Echeverri y Natalia Gaitán (ex Sevilla ambas, ahora en el Monterrey).

El crecimiento de la Liga MX Femenil es imparable, por su nivel organizativo, la capacidad para atraer talento al campo y aficionados a las gradas, y por cómo cuidan el producto en redes sociales. Ojalá se nos pegue algo.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Lo que podía haber sido un fin de semana de ilusión en la primera liga profesional femenina de nuestro país se tornó en un cúmulo de despropósitos provocado por la huelga del cuerpo arbitral y el permanente conflicto de la LPFF y la RFEF . El acuerdo se materializó por fin este miércoles y parece que la segunda jornada podrá disputarse con normalidad, pero el daño ya está hecho.

Algo como lo vivido en la primera jornada de la nueva Liga F sería imposible de ver en Inglaterra, el ejemplo más actual a nivel organizativo y de difusión, tanto la FA Women’s Super League como la pasada Eurocopa. Pero no solo las grandes ligas europeas están por delante en este sentido. Hay un país donde se lo están tomando realmente en serio y que se ha convertido en un destino sorprendente para algunas de las mejores futbolistas españolas y algunos de los mejores técnicos nacionales.

El bombazo del mercado de verano no fue otro que el fichaje de Jenni Hermoso por el Pachuca. La de Carabanchel, considerada por el Balón de Oro como la segunda mejor futbolista del planeta, rechazó ofertas de Atlético y Real Madrid para desembarcar en una liga emergente al otro lado del charco. Poco después, Andrea Pereira anunciaría su fichaje por el América, equipo que desde hace unos meses dirige Ángel Villacampa y que también ha incorporado recientemente a Andrea Sánchez Falcón. ¿Qué lleva a futbolistas de este nivel a fichar por clubes mexicanos?

Para empezar, la Liga MX Femenil ha demostrado estar muy por encima del resto de ligas en Latinoamérica, donde el fútbol femenino todavía se considera amateur. Mucho tiene que ver la influencia de la vecina NWSL, considerada la mejor competición doméstica del planeta. Ha sido el modelo a seguir para los dirigentes mexicanos desde el principio, adaptando su formato (salvo por lo de Apertura y Clausura) e imitando en menor o mayor medida las instalaciones y el aprovechamiento de los grandes estadios. Así, el Atlético San Luis juega sus partidos en el Alfonso Lastras (capacidad para más de 25.000 espectadores), el Club León juega en el Estadio León (+30.000 espectadores), el Mazatlán, en el Kraken (+25.000), Monterrey en el Estadio BBVA (53.500 espectadores), Chivas de Guadalajara, en el Estadio Akrón (46.355 espectadores), Toluca en el Nemesio Díez (+30.000 espectadores)… ¿Qué debió sentir Andrea Falcón cuando fue presentada en el Estadio Azteca?

Otra razón de peso para decidir fichar por un club mexicano tiene que ver con la importancia que le dan a la futbolista española. «Se valora desde fuera jugadoras como yo, que marcamos la diferencia técnicamente. Aquí en México la afición nos ha animado, nos han abrazado y nos han querido siempre», contó Bea Parra, ex del Betis y primera futbolista española en aterrizar en tierras aztecas. Marta Perarnau, que le siguió poco después en el Atlético San Luis y que se ha convertido en la capitana del equipo, reconoce las virtudes de la liga mexicana en una entrevista en diario AS. «Tenemos todos los recursos con los que cuentan los hombres, jugamos en el mismo estadio, vamos a los mismos hoteles, viajamos prácticamente en las mismas condiciones, el gimnasio es el mismo, que yo no lo había vivido en los equipos que había estado…». Y la afición responde: según Perarnau, a los partidos del Atlético San Luis acuden una media de 3.000 espectadores por partido, algo muy difícil de ver en la gran mayoría de clubes españoles femeninos. «En Monterrey, por ejemplo, entraron 9.000 personas el día que fuimos, y era una entrada baja para ellos». El Johan Cruyff, estadio del FC Barcelona Femení, tiene capacidad para 6.000 espectadores.

En México no existen los clubes independientes como en nuestro país (Madrid CFF, Sporting de Huelva o UDG Tenerife). La MX se encuentra afiliada a la liga masculina, por lo que son los mismos 18 equipos en el fútbol masculino y el femenino. Como se juega un torneo Apertura y un Clausura además de los play-off, la cantidad de partidos es bárbara en una temporada (334 en 10 meses), por lo que los ingresos recibidos también son mayores. Si bien la media de sueldos sigue siendo muy baja, esto permite invertir en futbolistas de la talla de Jenni Hermoso, la tercera mejor pagada del mundo en la actualidad. Katty Martínez, estrella del América, cobra 100.000 pesos mensuales (5.000 €), cuando la media actual de salarios es de 8.000 pesos, el triple que hace cinco años.

En principio, la llegada de Jenni, Pereira o Falcón al fútbol mexicano pinta a ser temporal, una experiencia que podría acabar cuando finalice el torneo Apertura y sus correspondientes play-off (para la ventana invernal ya podrían quedar libres), un reto deportivo a corto plazo que puede enriquecer sus carreras. La adaptación no es fácil: es un cambio de vida radical y un estilo de juego diferente en apenas unos meses. Todas llegaron con el torneo ya empezado. Han salido de su zona de confort y eso les va a beneficiar. Además, Jorge Vilda va a seguir contando con ellas, por lo que el Mundial de Australia y Nueva Zelanda no peligra en ese sentido.

Las futbolistas mencionadas no son el único talento de la liga española que ha emigrado a México. Además de Ángel Villacampa (que influyó por supuesto en la decisión de Pereira y Falcón en recalar en el América), la entrenadora Mila Martínez fichó por el Juárez; y Pedro López, reciente campeón del Mundial sub-20 femenino con España, suena con fuerza para dirigir a la selección absoluta mexicana. Otras futbolistas que cambiaron España por México y que están brillando con fuerza son Kiana Palacios (ex Real Sociedad, ahora en el América), Aurelie Kaci (ex Real Madrid, también en el América), e Isabella Echeverri y Natalia Gaitán (ex Sevilla ambas, ahora en el Monterrey).

El crecimiento de la Liga MX Femenil es imparable, por su nivel organizativo, la capacidad para atraer talento al campo y aficionados a las gradas, y por cómo cuidan el producto en redes sociales. Ojalá se nos pegue algo.

_Femenino

México, patria envidiada

Redacción @SpheraSports
15-09-2022