_NBA

Los secretos del Draft de Michael Jordan

Semanas antes de llegar al verano de 1979, Rod Thorn, un ex jugador reconvertido a General Manager tras fracasar como entrenador, se disponía a cambiar la suerte de una franquicia históricamente perdedora: los Chicago Bulls. Por aquel entonces, la primera elección del Draft todavía se decidía con una moneda, a cara o cruz. Los Bulls disputaron ese privilegio con los aclamados Lakers, que habían obtenido dicha oportunidad tras un trueque con los antiguos New Orleans Jazz. Sin saberlo, Thorn tuvo en sus manos la oportunidad de cambiar la historia de la NBA y eligió “cara”. Sin embargo, la suerte le falló y la “cruz” dictaminó que los Lakers elegirían en primera posición, nada más ni nada menos que a Magic Johnson. 

Rod Thorn, quien fue General Manager de los Chicago Bulls (Jonathan Daniel/Allsport)

Lejos de cambiar su destino, esa moneda marcó el comienzo de un periplo de mala fortuna de los Bulls, y del propio Thorn, con el Draft. Las negativas temporadas de la franquicia de Chicago no se traducían en elecciones lo suficientemente altas y, al igual que Magic, jugadores de la talla de Kevin McHale, Isiah Thomas, Dominique Wilkins o James Worthy se escaparon. Sin embargo, todo cambió en el 1984. Después de haber ganado solamente 55 partidos en dos años, los Bulls obtuvieron la tercera elección de una de las generaciones más talentosas de la historia.

Before getting started, you will find some points you should be familiar with around writing an article. Contractions Contractions (like»dont» and» Illinois») are typically looked at as one expert essay writer. When you’ve released your essay, you will probably violate a person who thinks diverse.
Essay composing doesn’t need to be difficult. It’s simple enough to write an essay if you’ve not ever composed one. When you’ve shortened your Matter, you may need to set a goal to your own essay. Even when you’ve limited period to write your essay it is possible to work with a reliable composing.

Think of your own composition’s thesis for a promise to your personal audience about what class of investigation you’ve designed for the publications and ensure it truly is unique. This educational article offers a general summary of paper writing websites while offering methods to contemplate the different elements. These documents aren’t confined to a particular country or region. Interview essays let you utilize individuals as your own sources instead of books.

A falta de días para la celebración del Draft, los teléfonos de las oficinas de los Bulls no paraban de sonar. Thorn tenía todo bajo control. Los Rockets elegirían a Olajuwon en el número 1 y los Blazers, poseedores del número 2 y necesitados de un pívot, seleccionarían a Sam Bowie. Jordan quedaba libre. El talento de Michael Jordan, nombrado mejor jugador universitario del año, no pasaba desapercibido. Sobre la mesa había ofertas serias para hacerse con esa elección. 

Los últimos detalles de la elección de Michael Jordan

Rick Sund, gerente de los Mavs, realizó una propuesta muy suculenta para los intereses de los Bulls: se desprenderían de Mark Aguirre si le cedían el número 3 para seleccionar a Jordan. Aguirre era natural de Chicago y había jugado para la Universidad DePaul, también situada en la ciudad del viento. Fue número 1 del Draft en 1981 y promediaba 29,5 puntos por partido, segundo máximo anotador de la liga. Parecía obvio que la incorporación de un talento tan contrastado supondría un gran recibimiento por parte de los aficionados. 

La otra oferta que sobrevolaba los despachos de los Bulls procedía de los Sixers. Entre los cazatalentos de la liga corría la cantinela de que Jordan estaba llamado a ser el relevo de Julius Erving, por lo que la franquicia de Philadelphia se movió para conseguirle. Se dice que incluso ofrecieron al propio Doctor J, una estrella ya veterana, por esa elección. No obstante, Thorn, que todavía cargaba la mochila de no haber seleccionado a Magic años atrás, no dejaría pasar esa oportunidad. 

Hoy en día parece impensable, pero los Bulls eligieron a Jordan sin hablar con él. Tanto Thorn como los ojeadores estaban convencidos. La dirección deportiva solo dejaría pasar la oportunidad de Michael por un jugador: Hakeem Olajuwon. “Ni siquiera consideraría a Sam Bowie, porque nuestro médico había señalado sus problemas físicos, pero sí que me quedaría con Olajuwon”, reconocía Thorn.

Por aquel entonces, en la liga estaba establecida la idea de que los pívots eran quienes estaban capacitados para dominar el juego. Tan solo se habían disputado cuatro temporadas con la línea de tres puntos y el juego estaba viviendo un cambio constante. Incluso los propietarios de los Bulls presionaron para elegir a un hombre alto. Afortunadamente para la franquicia, y gracias a la convicción de la dirección deportiva, no fue así. A pesar de ello, el propio Thorn quiso ser cauto después de la elección: «Es un muy buen jugador ofensivo, pero no es un jugador ofensivo abrumador«.

Michael Jordan con el equipo de Estados Unidos en 1984 (Chicago Tribune Historical)

Motivado por esas declaraciones o no, el joven Jordan, al que nada le excita más que le digan que no lo puede hacer, empezó a brillar desde antes del primer día. Ese verano, antes incluso de haber entrenado con los Bulls, fue el mejor en los Juegos Olímpicos, lo que supuso un importante incremento de su popularidad. Cuando llegó a Chicago, en su primer entrenamiento con la nueva franquicia, su entrenador, Kevin Loughery, tuvo que detener la sesión porque “Jordan dominaba tanto que estaba avergonzando al equipo”. El resto, como se ha contado en The Last Dance, ya es historia. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Semanas antes de llegar al verano de 1979, Rod Thorn, un ex jugador reconvertido a General Manager tras fracasar como entrenador, se disponía a cambiar la suerte de una franquicia históricamente perdedora: los Chicago Bulls. Por aquel entonces, la primera elección del Draft todavía se decidía con una moneda, a cara o cruz. Los Bulls disputaron ese privilegio con los aclamados Lakers, que habían obtenido dicha oportunidad tras un trueque con los antiguos New Orleans Jazz. Sin saberlo, Thorn tuvo en sus manos la oportunidad de cambiar la historia de la NBA y eligió “cara”. Sin embargo, la suerte le falló y la “cruz” dictaminó que los Lakers elegirían en primera posición, nada más ni nada menos que a Magic Johnson. 

Rod Thorn, quien fue General Manager de los Chicago Bulls (Jonathan Daniel/Allsport)

Lejos de cambiar su destino, esa moneda marcó el comienzo de un periplo de mala fortuna de los Bulls, y del propio Thorn, con el Draft. Las negativas temporadas de la franquicia de Chicago no se traducían en elecciones lo suficientemente altas y, al igual que Magic, jugadores de la talla de Kevin McHale, Isiah Thomas, Dominique Wilkins o James Worthy se escaparon. Sin embargo, todo cambió en el 1984. Después de haber ganado solamente 55 partidos en dos años, los Bulls obtuvieron la tercera elección de una de las generaciones más talentosas de la historia.

Before getting started, you will find some points you should be familiar with around writing an article. Contractions Contractions (like»dont» and» Illinois») are typically looked at as one expert essay writer. When you’ve released your essay, you will probably violate a person who thinks diverse.
Essay composing doesn’t need to be difficult. It’s simple enough to write an essay if you’ve not ever composed one. When you’ve shortened your Matter, you may need to set a goal to your own essay. Even when you’ve limited period to write your essay it is possible to work with a reliable composing.

Think of your own composition’s thesis for a promise to your personal audience about what class of investigation you’ve designed for the publications and ensure it truly is unique. This educational article offers a general summary of paper writing websites while offering methods to contemplate the different elements. These documents aren’t confined to a particular country or region. Interview essays let you utilize individuals as your own sources instead of books.

A falta de días para la celebración del Draft, los teléfonos de las oficinas de los Bulls no paraban de sonar. Thorn tenía todo bajo control. Los Rockets elegirían a Olajuwon en el número 1 y los Blazers, poseedores del número 2 y necesitados de un pívot, seleccionarían a Sam Bowie. Jordan quedaba libre. El talento de Michael Jordan, nombrado mejor jugador universitario del año, no pasaba desapercibido. Sobre la mesa había ofertas serias para hacerse con esa elección. 

Los últimos detalles de la elección de Michael Jordan

Rick Sund, gerente de los Mavs, realizó una propuesta muy suculenta para los intereses de los Bulls: se desprenderían de Mark Aguirre si le cedían el número 3 para seleccionar a Jordan. Aguirre era natural de Chicago y había jugado para la Universidad DePaul, también situada en la ciudad del viento. Fue número 1 del Draft en 1981 y promediaba 29,5 puntos por partido, segundo máximo anotador de la liga. Parecía obvio que la incorporación de un talento tan contrastado supondría un gran recibimiento por parte de los aficionados. 

La otra oferta que sobrevolaba los despachos de los Bulls procedía de los Sixers. Entre los cazatalentos de la liga corría la cantinela de que Jordan estaba llamado a ser el relevo de Julius Erving, por lo que la franquicia de Philadelphia se movió para conseguirle. Se dice que incluso ofrecieron al propio Doctor J, una estrella ya veterana, por esa elección. No obstante, Thorn, que todavía cargaba la mochila de no haber seleccionado a Magic años atrás, no dejaría pasar esa oportunidad. 

Hoy en día parece impensable, pero los Bulls eligieron a Jordan sin hablar con él. Tanto Thorn como los ojeadores estaban convencidos. La dirección deportiva solo dejaría pasar la oportunidad de Michael por un jugador: Hakeem Olajuwon. “Ni siquiera consideraría a Sam Bowie, porque nuestro médico había señalado sus problemas físicos, pero sí que me quedaría con Olajuwon”, reconocía Thorn.

Por aquel entonces, en la liga estaba establecida la idea de que los pívots eran quienes estaban capacitados para dominar el juego. Tan solo se habían disputado cuatro temporadas con la línea de tres puntos y el juego estaba viviendo un cambio constante. Incluso los propietarios de los Bulls presionaron para elegir a un hombre alto. Afortunadamente para la franquicia, y gracias a la convicción de la dirección deportiva, no fue así. A pesar de ello, el propio Thorn quiso ser cauto después de la elección: «Es un muy buen jugador ofensivo, pero no es un jugador ofensivo abrumador«.

Michael Jordan con el equipo de Estados Unidos en 1984 (Chicago Tribune Historical)

Motivado por esas declaraciones o no, el joven Jordan, al que nada le excita más que le digan que no lo puede hacer, empezó a brillar desde antes del primer día. Ese verano, antes incluso de haber entrenado con los Bulls, fue el mejor en los Juegos Olímpicos, lo que supuso un importante incremento de su popularidad. Cuando llegó a Chicago, en su primer entrenamiento con la nueva franquicia, su entrenador, Kevin Loughery, tuvo que detener la sesión porque “Jordan dominaba tanto que estaba avergonzando al equipo”. El resto, como se ha contado en The Last Dance, ya es historia. 

_NBA

Jason Collins, un pionero necesario

Juan Díaz @JuandiRgz
01-07-2020

_NBA

Dentro de Ryan Anderson

Juan Díaz @JuandiRgz
25-06-2020