_Fútbol femenino

Laia Aleixandri, ambiciosa por naturaleza

David Orenes @david_lrl 07-10-2021

Tiene 21 años, pero la palabra ‘conformismo’ no entra en su vocabulario. Hablamos de una jugadora que con 14 años estaba debutando en Segunda División, que tuvo la valentía de salir del Barça ante la falta de oportunidades. Que a pesar de las lesiones iniciales se ganó el derecho a ser indiscutible en la zaga del campeón de Liga. Que en el peor año del Atlético en mucho tiempo tiró del carro y se asentó en una Selección que ya es favorita para la próxima Eurocopa.

No hace mucho que Laia Aleixandri (2000, Santa Coloma de Gramanet) era una de las defensas más prometedoras del país. Rápida, polivalente, siempre atenta al cruce, con capacidad de liderazgo pese a su juventud y todo un avión en el juego aéreo. José Luis Sánchez Vera apostó por ella en un momento clave, tras perder a dos de las mejores centrales de la Liga en apenas un año, ambas para marcharse al máximo rival, el Barcelona. El hueco dejado por Mapi León y Andrea Pereira parecía imposible de llenar, pero la sobriedad mostrada por Aleixandri desde el principio sorprendió a propios y extraños.

“Parece que fue rápido, pero todo tuvo su proceso. Tuve la oportunidad durante un año, al siguiente me asenté y acabé muy contenta. Fue un crecimiento personal y profesional como jugadora”, nos cuenta Laia a escasos días de volver a enfrentarse al FC Barcelona, el equipo en el que inició su carrera profesional y del que tuvo que salir por falta de minutos. “Yo siempre lo digo: Las primeras jugadoras que salimos del Barça B en su momento no se nos daba importancia. No se cuidaba la cantera ni se nos daba una oportunidad. Ona Batlle, Berta Pujadas, Paula Fernández, yo… A partir de ahí creo que se han dado cuenta de que tienen una cantera increíble, con jugadoras que no pueden dejar escapar”.

Pese a todo, a Laia le costó salir del club azulgrana. “Fue una decisión muy difícil. Yo llevaba en el Barça muchos años, soy de allí desde siempre. Es un club al que le tengo mucho amor. Y eres joven, tienes que salir de casa…Era una decisión forzada, para que el Barça abriera los ojos por la cantera que tenía, y que a nivel personal quería crecer como futbolista y como persona en un club tan grande como el Atleti”. Se le escapa una sonrisa cuando le preguntamos si el Barça alguna vez intentó repescarla, en un acto casi de arrepentimiento por haber dejado salir a una joya. “Decidí continuar en el Atleti. Quería asentarme en la Liga y en mi proceso de crecimiento. Y así fue”.

Su temporada más difícil

Laia tiene la palabra ambición grabada a fuego. Un gen ganador que le ha hecho crecer a pasos agigantados y ser una pieza clave del último Atlético campeón de Liga, además de subir al podio hasta en cinco ocasiones en fases finales de Europeos y Mundiales en las categorías inferiores de la Selección. Por eso, los dos últimos años no han sido nada fáciles para ella, con el conjunto rojiblanco siendo incapaz de luchar por títulos. A finales del curso pasado, durante una concentración con la Selección, nos aseguraba que cada convocatoria con la absoluta era una especie de liberación.

“Me identifico como una persona muy ambiciosa y al final no era una situación que yo buscaba para mi crecimiento. Ganar y pelear por títulos siempre ha estado en mi mente por muy joven que sea. Era una situación que se complicaba, no la tenía controlada. En la Selección, al ser un juego con el que me identifico bastante y al estar rodeada de las mejores fue como una vía de escape”.

Curiosamente, la temporada más dura para el equipo y para Laia fue también la de su consagración como una de las mejores defensas de la Primera Iberdrola y una fija en las listas de Jorge Vilda. No solo en cuanto a virtudes técnicas y físicas: también se ha convertido en una líder en el vestuario a pesar de su juventud. “El año pasado me vi en una situación en la que en muchos momentos tenía que tirar del equipo, así como otras jugadoras. Con mi personalidad también va ese carácter de líder, de querer ganar, de transmitir a mis compañeras. Es algo que ya tenía y voy a seguir intentando aportar al equipo”.

El Atlético pasó de ser el gran dominador del campeonato a alejarse en nueve puntos del Barça en la temporada del covid-19 (a falta de ocho jornadas para el final) y a quedarse fuera de Champions la pasada campaña. La inestabilidad en el banquillo (van cuatro cambios de entrenador en dos años) y la salida de futbolistas importantes han sido algunas de las claves. No nos dio tiempo a construir algo sólido. Hubo muchos cambios, tanto de entrenador como de plantilla, en poco tiempo. Y eso en un equipo que venía de ganar tres Ligas y con un equipo sólido, lo nota (…) He compartido vestuario con jugadoras muy talentosas. Y he visto cómo se han ido yendo. La base sólida es lo que te da resultados”.

En esa situación, la pregunta es clara. ¿Llegó a pensar Laia en salir del Atlético? Sí es cierto que yo tenía en mente jugar en un equipo Champions. Pelear por títulos. Esa sensación en los dos últimos años en el Atlético no la tuve. Malas rachas, mala dinámica, mala gestión de grupo… No voy a mentir, en mi mente estaba estar en los mejores equipos de Europa para poder competir con las mejores”.

Pero la dirección deportiva hizo un esfuerzo titánico el pasado verano, una auténtica revolución en un vestuario que contaba con 17 nacionalidades diferentes y solo tres futbolistas españolas, además de muchas jugadoras que vivían su primera experiencia en la Primera Iberdrola y que necesitaban un proceso de adaptación. De los ocho fichajes del Atlético para la 21-22, siete ya habían demostrado un gran nivel en la competición, y cuatro de ellas eran españolas y habituales en la Selección nacional. El proyecto cambió y ahora Laia tiene ilusiones renovadas. “Había que hacer autorreflexión, no solo por las jugadoras, de estructura de club. Qué proyecto se quería mostrar. Creo que eso era la base de todo. Estamos en el camino de hacer las cosas bien (…) el equipo está en buena dinámica, con objetivos claros. Hay que ir poco a poco, la Liga es muy larga. Para hacer las cosas bien hay que ser regulares, que no lo fuimos la temporada pasada. No hay que ver más allá”, añade.

Volver a pelear

La puesta en escena del nuevo Atlético ha resultado ser espectacular. Cuatro victorias y un empate en las cinco primeras jornadas, con un triunfo clave en el derbi ante el Real Madrid (0-2 en Valdebebas). ¿Qué es lo que ha cambiado principalmente en este equipo? “La clave de estos buenos resultados ha sido la mentalidad de salir a ganar los primeros 15 minutos, de encarrilar cuanto antes el partido. Se nota que la confianza del equipo es otra (…) A nivel mental, una temporada nueva también influye en el deportista y en el grupo. El cambio es brusco, hay una mentalidad positiva y unos objetivos que se intentarán alcanzar con el máximo rendimiento de todas”.

Una de las futbolistas que han mejorado el colectivo con creces es Maitane López, más allá de sus dos goles. “Sí, la llegada de Maitane ha hecho muy bien, para el equipo, el mediocampo y para Mesi. Se ha visto en estos partidos en los que han jugado juntas”. Laia habla de las virtudes de la plantilla, que cuenta con un centro del campo de mucha construcción y una defensa que le gusta salir con el balón jugado. En ataque, la velocidad de jugadoras como Ludmila, Deyna, Banini o Sheila está marcando diferencias, también por el estilo de juego que está planteando el nuevo míster, Óscar Fernández. Es muy intenso. Nos exige a todas. Está consiguiendo que la plantilla esté enchufada y que cada una saque nuestro cien por cien. Luego también es un entrenador diferente. Nos transmite un juego más directo, que creo que congenia con el tipo de jugadoras que tenemos, que van bien de piernas y son pura dinamita arriba”.

La ilusión vuelve a reinar en la Ciudad Deportiva Wanda, pero hay una duda evidente. ¿Hasta qué punto este Atlético puede pelear con el FC Barcelona? “El Barça está a un nivel brutal, lo ha demostrado la temporada pasada. Es verdad que ahora estamos en una nueva temporada, pero no creo que suelte el pedal. Nosotras tenemos que intentar ganar todos los partidos posibles, dejarnos los menos puntos y cuando tengamos el enfrentamiento cara a cara intentar sacar el mejor resultado para que el Barça note que estamos detrás pisándoles los talones (…) Si quieres ganar una Liga tienes que ganar a los mejores, igual que en la Champions, en un Europeo o en un Mundial”. Ya lo saben, Laia no entiende de conformismos.

Contenido patrocinado por Iberdrola

Imagen de cabecera: @AtletiFemenino

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Tiene 21 años, pero la palabra ‘conformismo’ no entra en su vocabulario. Hablamos de una jugadora que con 14 años estaba debutando en Segunda División, que tuvo la valentía de salir del Barça ante la falta de oportunidades. Que a pesar de las lesiones iniciales se ganó el derecho a ser indiscutible en la zaga del campeón de Liga. Que en el peor año del Atlético en mucho tiempo tiró del carro y se asentó en una Selección que ya es favorita para la próxima Eurocopa.

No hace mucho que Laia Aleixandri (2000, Santa Coloma de Gramanet) era una de las defensas más prometedoras del país. Rápida, polivalente, siempre atenta al cruce, con capacidad de liderazgo pese a su juventud y todo un avión en el juego aéreo. José Luis Sánchez Vera apostó por ella en un momento clave, tras perder a dos de las mejores centrales de la Liga en apenas un año, ambas para marcharse al máximo rival, el Barcelona. El hueco dejado por Mapi León y Andrea Pereira parecía imposible de llenar, pero la sobriedad mostrada por Aleixandri desde el principio sorprendió a propios y extraños.

“Parece que fue rápido, pero todo tuvo su proceso. Tuve la oportunidad durante un año, al siguiente me asenté y acabé muy contenta. Fue un crecimiento personal y profesional como jugadora”, nos cuenta Laia a escasos días de volver a enfrentarse al FC Barcelona, el equipo en el que inició su carrera profesional y del que tuvo que salir por falta de minutos. “Yo siempre lo digo: Las primeras jugadoras que salimos del Barça B en su momento no se nos daba importancia. No se cuidaba la cantera ni se nos daba una oportunidad. Ona Batlle, Berta Pujadas, Paula Fernández, yo… A partir de ahí creo que se han dado cuenta de que tienen una cantera increíble, con jugadoras que no pueden dejar escapar”.

Pese a todo, a Laia le costó salir del club azulgrana. “Fue una decisión muy difícil. Yo llevaba en el Barça muchos años, soy de allí desde siempre. Es un club al que le tengo mucho amor. Y eres joven, tienes que salir de casa…Era una decisión forzada, para que el Barça abriera los ojos por la cantera que tenía, y que a nivel personal quería crecer como futbolista y como persona en un club tan grande como el Atleti”. Se le escapa una sonrisa cuando le preguntamos si el Barça alguna vez intentó repescarla, en un acto casi de arrepentimiento por haber dejado salir a una joya. “Decidí continuar en el Atleti. Quería asentarme en la Liga y en mi proceso de crecimiento. Y así fue”.

Su temporada más difícil

Laia tiene la palabra ambición grabada a fuego. Un gen ganador que le ha hecho crecer a pasos agigantados y ser una pieza clave del último Atlético campeón de Liga, además de subir al podio hasta en cinco ocasiones en fases finales de Europeos y Mundiales en las categorías inferiores de la Selección. Por eso, los dos últimos años no han sido nada fáciles para ella, con el conjunto rojiblanco siendo incapaz de luchar por títulos. A finales del curso pasado, durante una concentración con la Selección, nos aseguraba que cada convocatoria con la absoluta era una especie de liberación.

“Me identifico como una persona muy ambiciosa y al final no era una situación que yo buscaba para mi crecimiento. Ganar y pelear por títulos siempre ha estado en mi mente por muy joven que sea. Era una situación que se complicaba, no la tenía controlada. En la Selección, al ser un juego con el que me identifico bastante y al estar rodeada de las mejores fue como una vía de escape”.

Curiosamente, la temporada más dura para el equipo y para Laia fue también la de su consagración como una de las mejores defensas de la Primera Iberdrola y una fija en las listas de Jorge Vilda. No solo en cuanto a virtudes técnicas y físicas: también se ha convertido en una líder en el vestuario a pesar de su juventud. “El año pasado me vi en una situación en la que en muchos momentos tenía que tirar del equipo, así como otras jugadoras. Con mi personalidad también va ese carácter de líder, de querer ganar, de transmitir a mis compañeras. Es algo que ya tenía y voy a seguir intentando aportar al equipo”.

El Atlético pasó de ser el gran dominador del campeonato a alejarse en nueve puntos del Barça en la temporada del covid-19 (a falta de ocho jornadas para el final) y a quedarse fuera de Champions la pasada campaña. La inestabilidad en el banquillo (van cuatro cambios de entrenador en dos años) y la salida de futbolistas importantes han sido algunas de las claves. No nos dio tiempo a construir algo sólido. Hubo muchos cambios, tanto de entrenador como de plantilla, en poco tiempo. Y eso en un equipo que venía de ganar tres Ligas y con un equipo sólido, lo nota (…) He compartido vestuario con jugadoras muy talentosas. Y he visto cómo se han ido yendo. La base sólida es lo que te da resultados”.

En esa situación, la pregunta es clara. ¿Llegó a pensar Laia en salir del Atlético? Sí es cierto que yo tenía en mente jugar en un equipo Champions. Pelear por títulos. Esa sensación en los dos últimos años en el Atlético no la tuve. Malas rachas, mala dinámica, mala gestión de grupo… No voy a mentir, en mi mente estaba estar en los mejores equipos de Europa para poder competir con las mejores”.

Pero la dirección deportiva hizo un esfuerzo titánico el pasado verano, una auténtica revolución en un vestuario que contaba con 17 nacionalidades diferentes y solo tres futbolistas españolas, además de muchas jugadoras que vivían su primera experiencia en la Primera Iberdrola y que necesitaban un proceso de adaptación. De los ocho fichajes del Atlético para la 21-22, siete ya habían demostrado un gran nivel en la competición, y cuatro de ellas eran españolas y habituales en la Selección nacional. El proyecto cambió y ahora Laia tiene ilusiones renovadas. “Había que hacer autorreflexión, no solo por las jugadoras, de estructura de club. Qué proyecto se quería mostrar. Creo que eso era la base de todo. Estamos en el camino de hacer las cosas bien (…) el equipo está en buena dinámica, con objetivos claros. Hay que ir poco a poco, la Liga es muy larga. Para hacer las cosas bien hay que ser regulares, que no lo fuimos la temporada pasada. No hay que ver más allá”, añade.

Volver a pelear

La puesta en escena del nuevo Atlético ha resultado ser espectacular. Cuatro victorias y un empate en las cinco primeras jornadas, con un triunfo clave en el derbi ante el Real Madrid (0-2 en Valdebebas). ¿Qué es lo que ha cambiado principalmente en este equipo? “La clave de estos buenos resultados ha sido la mentalidad de salir a ganar los primeros 15 minutos, de encarrilar cuanto antes el partido. Se nota que la confianza del equipo es otra (…) A nivel mental, una temporada nueva también influye en el deportista y en el grupo. El cambio es brusco, hay una mentalidad positiva y unos objetivos que se intentarán alcanzar con el máximo rendimiento de todas”.

Una de las futbolistas que han mejorado el colectivo con creces es Maitane López, más allá de sus dos goles. “Sí, la llegada de Maitane ha hecho muy bien, para el equipo, el mediocampo y para Mesi. Se ha visto en estos partidos en los que han jugado juntas”. Laia habla de las virtudes de la plantilla, que cuenta con un centro del campo de mucha construcción y una defensa que le gusta salir con el balón jugado. En ataque, la velocidad de jugadoras como Ludmila, Deyna, Banini o Sheila está marcando diferencias, también por el estilo de juego que está planteando el nuevo míster, Óscar Fernández. Es muy intenso. Nos exige a todas. Está consiguiendo que la plantilla esté enchufada y que cada una saque nuestro cien por cien. Luego también es un entrenador diferente. Nos transmite un juego más directo, que creo que congenia con el tipo de jugadoras que tenemos, que van bien de piernas y son pura dinamita arriba”.

La ilusión vuelve a reinar en la Ciudad Deportiva Wanda, pero hay una duda evidente. ¿Hasta qué punto este Atlético puede pelear con el FC Barcelona? “El Barça está a un nivel brutal, lo ha demostrado la temporada pasada. Es verdad que ahora estamos en una nueva temporada, pero no creo que suelte el pedal. Nosotras tenemos que intentar ganar todos los partidos posibles, dejarnos los menos puntos y cuando tengamos el enfrentamiento cara a cara intentar sacar el mejor resultado para que el Barça note que estamos detrás pisándoles los talones (…) Si quieres ganar una Liga tienes que ganar a los mejores, igual que en la Champions, en un Europeo o en un Mundial”. Ya lo saben, Laia no entiende de conformismos.

Contenido patrocinado por Iberdrola

Imagen de cabecera: @AtletiFemenino

_Femenino

España iguala ante Italia (1-1)

Redacción @SpheraSports
01-07-2022

_Femenino

Jorge Vilda renueva hasta 2024

Redacción @SpheraSports
30-06-2022