_Italia

La nueva vieja Juventus

Andrea Lapegna @andrelapegna 11-05-2018

etiquetas:

¿Cómo será la Juventus
del futuro?

CONSERVADOR – by Andrea
Lapegna

Observadores externos y
aficionados parecen concordar: la Juve está en un fin de ciclo. En el fútbol
moderno, los entrenadores no duran más de 3-4 años y, en los grandes
campeonatos europeos, solo Diego Simeone es la excepción. Así, cuando el mundo
se prepara para disfrutar del Mundial de Rusia, en Vinovo se piensa en el
futuro.

No obstante, con la
racionalidad y la calma que siempre ha distinguido el modus operandi de la Juventus, la reunión técnica de preparación de
para la próxima temporada puede sorprender. Andrea Agnelli es categórico:
equipo que gana, no se cambio, y confirma en bloque a la directiva (Marotta y
Paratici renueva, a Nedved se le pide pausar cualquier posible puesto de
presidente de la Federación checa). Pero, sobre todo, se confirma a Allegri en
el banquillo. Y es que más allá de las críticas, ha ganado todo en casa en los
últimos cuatro años y ha estado varias veces cerca de ganar también en Europa.

¿La plantilla? Con un
notable y renovado poder de decisión, Allegri impone la permanencia de sus
soldados más fieles. Renovación de Buffon y Barzagli -aunque el portero jugará
muy poco, sobre todo Champions League-. La elección está marcada más por
razones de vestuario que -según las malas lenguas- por reconocimiento.

En defensa, llegará
Caldara y Spinazzola como estaba previsto. Con un Rugani poco convincente y
Asamoah en salida, los jóvenes de Atalanta parecían la solución natural a un
problema en la zaga. No obstantes, ambos se mantendrán en naftalina hasta
diciembre, cuando una lesión en el gemelo apartará a Chiellini. Caldará jugará
asílos partidos menores de Serie A, junto a Benatia o Chiellini. Spinazzola
dejará espacio a Alex Sandro, reencontrado, que gracias a una magnífica
temporada justifica el veto de Allegri a su venta. En la otra banda, la opción
Darmian no convence y, tras el ‘no de Florenzi (“no quiero dejar mi ciudad”) se
opta por otro año de Lichtsteiner con la esperanza de tener a De Sciglio sano.
Elecciones conservadoras con una lógica clara de fonda: mantener las bases.

En el mediocampo, el técnico
se opone a las ventas de Khedira, que en verano estuvo cerca de Los Angeles
Galaxy, y Mandzukic, que según los gurú de mercado estuvo cerca del Milan. Se
refuerza la calidad en el mediocampo con la llegada gratis de Emre Can, que se
alternará durante la temporada con Khedira a la derecha de Pjanic. Adiós de
Sturaro, por razones más númericas que cualitativas, y se marcha a la
Fiorentina -en un mejor contexto para él-. Por delante, tras las grandes
inversiones del año anterior, el club no interviene.

El quinto año de Allegri
está marcado por la continuidad. Por primera vez desde que está en Turín,
ningún titular se ha vendido durante el verano. Allegri experimenta así la
importancia de trabajar con un grupo consolidado de jugadores, acostumbrados a
sus métodos y principios de juego. El único fichaje, Emre Can, estará ayudado
por sus compatriotas Khedira y Höwedes para integrarse en el sistema de
Allegri.

Poder trabajar con un
grupo que ya le conoce ayuda al entrenador a coser el mejor vestido para el equipo.
Si en temporadas anteriores Allegri nos había acostumbrado a encontrar la
estructura adecuada del equipo hacia diciembre, esta vez la base ya sólida le
permite iniciar el año con certezas. La primera es que, sin la calidad
necesaria en mediocampo, el foco del juego debe estar más adelante. Como en
2017, cuando intentó lo mismo obviando las concesiones en defensa. La temporada
de la Juve se focaliza en un 4-2-3-1, si bien diferente al acostumbrado: con
más solidez defensiva, Allegri puede dedicarse a potenciar la asociación técnica
a sus jugadores más talentosos. Los tres que se alternan tras Higuaín son
siempre Dybala, Douglas Costa, Bernardeschi y Cuadrado, con Mandzukic en caso
de necesidad y Pjaca solo por delantero suplente. Excepto Costa, ya en su rol
natural por la izquierda, casi todos juegan centrados y no por las alas.

Con esta disposición,
Allegri demuestra que sabe jugar un fútbol hecho de conexiones técnicas, donde
la táctica individual tiene un peso específico mayor respecto a la colectiva. La
temporada de la Juventus parece una evolución natural de la anterior, donde,
tras construir el equilibrio, se puede potenciar la calidad. Alabado por la
opinión pública por su fútbol atractivo, el equipo consigue una gran ventaja
sobre la Roma (prima inter pares),
concentrándose en la Champions League. Con la opción de desarrollar un juego
coherente desde verano, la Juventus impacta por la consistencia de sus
prestaciones. No más ‘gestión’ de los partidos y la forma durante el campeonato,
el equipo ofrece continuidad y juego centrado en la potencialidad ofensiva en
ataque. La demostración de que un grupo de calidad puede alcanzar su potencial
máximo solo a través de la continuidad. 

REVOLUCIÓN – by Francesco
Federico Pagani

Tras seis Scudetti
consecutivos, la Juventus está a punto de ganar el séptimo para culminar esta
temporada. La sensación es que, tras la relativa ‘sencillez’ de los anteriores
cursos, se ha llegado al final de un camino. Allegri tiene otros dos años de
contrato por delante y varios jugadores de la vieja guardia podrían mantenerse
en plantilla, pero parece que ha llegado el momento de dar una vuelta, cerrar
más o menos un pasado muy glorioso para abrazar un futuro que podría serlo aun
más.

Una revolución digna de
tal nombre debería partir de la dirección técnica. Allegri es todavía impopular
para una parte -no mayoritaria- del público bianconero. El objetivo sería el
máximo: construir un 4-3-3 definido guiado por un entrenador con principios
ofensivos, para dar una impronta más europea al equipo. ¿Y quién mejor que uno
de los finalistas de la actual Champions League? Klopp podría instalarse en un
equipo dominador por dentro y que parte siempre como ousider en Europa; Zidane,
por su parte, volvería donde ya le apreciaron como futbolista para demostrar a
todos que en Madrid no ha ganado solo gracias a sus jugadores.

¿Y a plantilla?

Porteros: si hay fin de
ciclo, Gigi Buffon se irá. Portero fenomenal, capitán en mil batallas, algún
resbalón en rueda de prensa aquí y allá, pero sobre todo 40 años bien llevados
que ya comienzan a sentirse. Con su sustituto fichado hace un año, hay que
mirar hacia delante: Szczesny titular, quizás con Mirante y Pinsoglio como
suplentes, dos jugadores crecidos en casa que serían muy útiles para componer
la lista UEFA.

BAJAS: Buffon
ALTAS: Mirante
EN PLANTILLA: Szczesny, Mirante, Pinsoglio

Defensa: Con Asamoah en
salida a coste cero -al Inter, parece-, una revolución tendría que pasar por la
no renovación de Barzagli y la venta de Lichtsteiner. Luego habría que valorar
la situación Alex Sandro: el lateral brasileño es uno de los mejores del mundo,
pero este año ha jugado por debajo de su potencial. Si llegase una oferta
importante, la Juventus podría vacilar…

En entrada, dos nombres seguros:
Caldara para el centro, Spinazzola para la izquierda. En este caso, sin
rescatar a Höwedes y confirmando a Rugani, la Juve podría limitarse a retrasar
a Cuadrado definitivamente como lateral o lanzarse al mercado en busca de un
nuevo lateral para acompañar a De Sciglio. En este sentido, habría que valorar
a Cancelo, en caso de que no fuera rescatado por el Inter, y a Florenzi, que
acaba contrato en un año y la Roma podría no alcanzar sus peticiones de sueldo.

En caso de una eventual
marcha de Alex Sandro, los bianconeri deberían buscar un nuevo lateral para
acompañar a Spinazzola. El nombre más realista es Darmian, pero ojo a Bernat,
descarte del Bayern.

BAJAS: Asamoah, Barzagli,
Lichtsteiner, Höwedes, ¿Alex Sandro?
ALTAS: Spinazzola, Caldara, ¿Florenzi? ¿Bernat / Darmian?
EN PLANTILLA: De Sciglio, Florenzi / Cuadrado, Chiellini, Benatia, Rugani,
Caldara, Spinazzola, Alex Sandro / Bernat / Darmian

Mediocampo: La situación
más complicada, desde hace años no a la altura de la situación. Si hace algunos
años la Juventus estaba entre los mejores de Europa en este reparto
(Vidal-Pirlo-Pogba), actualmente algunos de los intérpretes no son siquiera
comparables.

Marchisio debería
marcharse, pero podría ser confirmado por las listas UEFA. En compensación, los
bianconeri deberían desprenderse de Sturaro y Khedira, decidiendo si apostar
totalmente por Bentancur y añadiendo dos mediocampistas de alto nivel. Uno es fácil,
Emre Can, al que la Juventus corteja desde hace meses. El otro es casi
automático, aunque quizás demasiado caro: Sergej Milinkovic-Savic.

Con estos movimientos y
un mediocampo a tres, la Juve se garantizaría un trío de total respeto junto al
confirmadísimo Pjanic, un reserva clave como Matuidi y la pareja
Bentancur-Marchisio.

Otros outsider
interesantes podrían ser los azzurri Pellegrini (Roma, cláusula de 25-30
millones) y Cristante (Atalanta). La Juventus siempre está atenta a los jóvenes
italianos, como Barella (más Mandragora, ya en propiedad).

BAJAS: Sturaro, Khedira
ALTAS: Can, Milinkovic-Savic
EN PLANTILLA: Can, Milinkovic-Savic, Pjanic, Matuidi, Bentancur, Marchisio

En ataque: Podría haber
una venta de renombre, sobre todo en caso de que dispute un gran Mundial, con
el adiós de Dybala. Además, en un 4-3-3 no puede jugar en su posición ideal y
la Juve es un equipo que se autofinancia el mercado de fichajes…

El adiós de Mandzukic,
que en caso de marcha dejaría de contar con la estima de Allegri, podría ser
equilibrado con el fichaje de Martial. En tal caso, Cuadrado -o Pjaca, si
Cuadrado baja a la defensa-, Douglas Costa y Bernardeschi la lista de extremos
sería perfecta.

Cuestión de delanteros:
¿podría salir Higuaín? En caso de que de que llegue algún club ¿inglés? con una
oferta importante. En caso de eventual venta de Higuín y Dybala, habría
recursos no solo para el fichaje de Milinkovic-Savic sino de un delantero de
nivel internacional. Con Kane casi imposible, un nombre interesante ería el de
Icardi, con quien el Inter podría ver bien una venta. Griezmann también podría
adaptarse, aun siendo un delantero centro atípico. Atentos a un posible retorno
de Morata, una locura por Cavani y una apuesta costosa por Belotti, aun por
probar a nivel internacional, pero que podría aportar 20-25 goles en Serie A.
Sin Mandzukic, se necesitaría un delantero reserva: podría volver Kean y
valorar la hipótesis de un delantero experto y con el rol en el banquillo
asumido, como Quagliarella o Diabaté.

BAJAS: Dybala, Mandzukic,
¿Higuaín?
ALTAS: Martial, ¿Icardi / Greizmann / Cavani / Morata / Belotti? Kean /
Quagliarella / Diabaté
EN PLANTILLA: Bernardeschi, Cuadrado / Pjaca, Douglas Costa, Martial, ¿Higuaín
/ Icardi / Griezmann / Cavani / Morata / Belotti?, Kean / Quagliarella /
Diabaté 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

¿Cómo será la Juventus
del futuro?

CONSERVADOR – by Andrea
Lapegna

Observadores externos y
aficionados parecen concordar: la Juve está en un fin de ciclo. En el fútbol
moderno, los entrenadores no duran más de 3-4 años y, en los grandes
campeonatos europeos, solo Diego Simeone es la excepción. Así, cuando el mundo
se prepara para disfrutar del Mundial de Rusia, en Vinovo se piensa en el
futuro.

No obstante, con la
racionalidad y la calma que siempre ha distinguido el modus operandi de la Juventus, la reunión técnica de preparación de
para la próxima temporada puede sorprender. Andrea Agnelli es categórico:
equipo que gana, no se cambio, y confirma en bloque a la directiva (Marotta y
Paratici renueva, a Nedved se le pide pausar cualquier posible puesto de
presidente de la Federación checa). Pero, sobre todo, se confirma a Allegri en
el banquillo. Y es que más allá de las críticas, ha ganado todo en casa en los
últimos cuatro años y ha estado varias veces cerca de ganar también en Europa.

¿La plantilla? Con un
notable y renovado poder de decisión, Allegri impone la permanencia de sus
soldados más fieles. Renovación de Buffon y Barzagli -aunque el portero jugará
muy poco, sobre todo Champions League-. La elección está marcada más por
razones de vestuario que -según las malas lenguas- por reconocimiento.

En defensa, llegará
Caldara y Spinazzola como estaba previsto. Con un Rugani poco convincente y
Asamoah en salida, los jóvenes de Atalanta parecían la solución natural a un
problema en la zaga. No obstantes, ambos se mantendrán en naftalina hasta
diciembre, cuando una lesión en el gemelo apartará a Chiellini. Caldará jugará
asílos partidos menores de Serie A, junto a Benatia o Chiellini. Spinazzola
dejará espacio a Alex Sandro, reencontrado, que gracias a una magnífica
temporada justifica el veto de Allegri a su venta. En la otra banda, la opción
Darmian no convence y, tras el ‘no de Florenzi (“no quiero dejar mi ciudad”) se
opta por otro año de Lichtsteiner con la esperanza de tener a De Sciglio sano.
Elecciones conservadoras con una lógica clara de fonda: mantener las bases.

En el mediocampo, el técnico
se opone a las ventas de Khedira, que en verano estuvo cerca de Los Angeles
Galaxy, y Mandzukic, que según los gurú de mercado estuvo cerca del Milan. Se
refuerza la calidad en el mediocampo con la llegada gratis de Emre Can, que se
alternará durante la temporada con Khedira a la derecha de Pjanic. Adiós de
Sturaro, por razones más númericas que cualitativas, y se marcha a la
Fiorentina -en un mejor contexto para él-. Por delante, tras las grandes
inversiones del año anterior, el club no interviene.

El quinto año de Allegri
está marcado por la continuidad. Por primera vez desde que está en Turín,
ningún titular se ha vendido durante el verano. Allegri experimenta así la
importancia de trabajar con un grupo consolidado de jugadores, acostumbrados a
sus métodos y principios de juego. El único fichaje, Emre Can, estará ayudado
por sus compatriotas Khedira y Höwedes para integrarse en el sistema de
Allegri.

Poder trabajar con un
grupo que ya le conoce ayuda al entrenador a coser el mejor vestido para el equipo.
Si en temporadas anteriores Allegri nos había acostumbrado a encontrar la
estructura adecuada del equipo hacia diciembre, esta vez la base ya sólida le
permite iniciar el año con certezas. La primera es que, sin la calidad
necesaria en mediocampo, el foco del juego debe estar más adelante. Como en
2017, cuando intentó lo mismo obviando las concesiones en defensa. La temporada
de la Juve se focaliza en un 4-2-3-1, si bien diferente al acostumbrado: con
más solidez defensiva, Allegri puede dedicarse a potenciar la asociación técnica
a sus jugadores más talentosos. Los tres que se alternan tras Higuaín son
siempre Dybala, Douglas Costa, Bernardeschi y Cuadrado, con Mandzukic en caso
de necesidad y Pjaca solo por delantero suplente. Excepto Costa, ya en su rol
natural por la izquierda, casi todos juegan centrados y no por las alas.

Con esta disposición,
Allegri demuestra que sabe jugar un fútbol hecho de conexiones técnicas, donde
la táctica individual tiene un peso específico mayor respecto a la colectiva. La
temporada de la Juventus parece una evolución natural de la anterior, donde,
tras construir el equilibrio, se puede potenciar la calidad. Alabado por la
opinión pública por su fútbol atractivo, el equipo consigue una gran ventaja
sobre la Roma (prima inter pares),
concentrándose en la Champions League. Con la opción de desarrollar un juego
coherente desde verano, la Juventus impacta por la consistencia de sus
prestaciones. No más ‘gestión’ de los partidos y la forma durante el campeonato,
el equipo ofrece continuidad y juego centrado en la potencialidad ofensiva en
ataque. La demostración de que un grupo de calidad puede alcanzar su potencial
máximo solo a través de la continuidad. 

REVOLUCIÓN – by Francesco
Federico Pagani

Tras seis Scudetti
consecutivos, la Juventus está a punto de ganar el séptimo para culminar esta
temporada. La sensación es que, tras la relativa ‘sencillez’ de los anteriores
cursos, se ha llegado al final de un camino. Allegri tiene otros dos años de
contrato por delante y varios jugadores de la vieja guardia podrían mantenerse
en plantilla, pero parece que ha llegado el momento de dar una vuelta, cerrar
más o menos un pasado muy glorioso para abrazar un futuro que podría serlo aun
más.

Una revolución digna de
tal nombre debería partir de la dirección técnica. Allegri es todavía impopular
para una parte -no mayoritaria- del público bianconero. El objetivo sería el
máximo: construir un 4-3-3 definido guiado por un entrenador con principios
ofensivos, para dar una impronta más europea al equipo. ¿Y quién mejor que uno
de los finalistas de la actual Champions League? Klopp podría instalarse en un
equipo dominador por dentro y que parte siempre como ousider en Europa; Zidane,
por su parte, volvería donde ya le apreciaron como futbolista para demostrar a
todos que en Madrid no ha ganado solo gracias a sus jugadores.

¿Y a plantilla?

Porteros: si hay fin de
ciclo, Gigi Buffon se irá. Portero fenomenal, capitán en mil batallas, algún
resbalón en rueda de prensa aquí y allá, pero sobre todo 40 años bien llevados
que ya comienzan a sentirse. Con su sustituto fichado hace un año, hay que
mirar hacia delante: Szczesny titular, quizás con Mirante y Pinsoglio como
suplentes, dos jugadores crecidos en casa que serían muy útiles para componer
la lista UEFA.

BAJAS: Buffon
ALTAS: Mirante
EN PLANTILLA: Szczesny, Mirante, Pinsoglio

Defensa: Con Asamoah en
salida a coste cero -al Inter, parece-, una revolución tendría que pasar por la
no renovación de Barzagli y la venta de Lichtsteiner. Luego habría que valorar
la situación Alex Sandro: el lateral brasileño es uno de los mejores del mundo,
pero este año ha jugado por debajo de su potencial. Si llegase una oferta
importante, la Juventus podría vacilar…

En entrada, dos nombres seguros:
Caldara para el centro, Spinazzola para la izquierda. En este caso, sin
rescatar a Höwedes y confirmando a Rugani, la Juve podría limitarse a retrasar
a Cuadrado definitivamente como lateral o lanzarse al mercado en busca de un
nuevo lateral para acompañar a De Sciglio. En este sentido, habría que valorar
a Cancelo, en caso de que no fuera rescatado por el Inter, y a Florenzi, que
acaba contrato en un año y la Roma podría no alcanzar sus peticiones de sueldo.

En caso de una eventual
marcha de Alex Sandro, los bianconeri deberían buscar un nuevo lateral para
acompañar a Spinazzola. El nombre más realista es Darmian, pero ojo a Bernat,
descarte del Bayern.

BAJAS: Asamoah, Barzagli,
Lichtsteiner, Höwedes, ¿Alex Sandro?
ALTAS: Spinazzola, Caldara, ¿Florenzi? ¿Bernat / Darmian?
EN PLANTILLA: De Sciglio, Florenzi / Cuadrado, Chiellini, Benatia, Rugani,
Caldara, Spinazzola, Alex Sandro / Bernat / Darmian

Mediocampo: La situación
más complicada, desde hace años no a la altura de la situación. Si hace algunos
años la Juventus estaba entre los mejores de Europa en este reparto
(Vidal-Pirlo-Pogba), actualmente algunos de los intérpretes no son siquiera
comparables.

Marchisio debería
marcharse, pero podría ser confirmado por las listas UEFA. En compensación, los
bianconeri deberían desprenderse de Sturaro y Khedira, decidiendo si apostar
totalmente por Bentancur y añadiendo dos mediocampistas de alto nivel. Uno es fácil,
Emre Can, al que la Juventus corteja desde hace meses. El otro es casi
automático, aunque quizás demasiado caro: Sergej Milinkovic-Savic.

Con estos movimientos y
un mediocampo a tres, la Juve se garantizaría un trío de total respeto junto al
confirmadísimo Pjanic, un reserva clave como Matuidi y la pareja
Bentancur-Marchisio.

Otros outsider
interesantes podrían ser los azzurri Pellegrini (Roma, cláusula de 25-30
millones) y Cristante (Atalanta). La Juventus siempre está atenta a los jóvenes
italianos, como Barella (más Mandragora, ya en propiedad).

BAJAS: Sturaro, Khedira
ALTAS: Can, Milinkovic-Savic
EN PLANTILLA: Can, Milinkovic-Savic, Pjanic, Matuidi, Bentancur, Marchisio

En ataque: Podría haber
una venta de renombre, sobre todo en caso de que dispute un gran Mundial, con
el adiós de Dybala. Además, en un 4-3-3 no puede jugar en su posición ideal y
la Juve es un equipo que se autofinancia el mercado de fichajes…

El adiós de Mandzukic,
que en caso de marcha dejaría de contar con la estima de Allegri, podría ser
equilibrado con el fichaje de Martial. En tal caso, Cuadrado -o Pjaca, si
Cuadrado baja a la defensa-, Douglas Costa y Bernardeschi la lista de extremos
sería perfecta.

Cuestión de delanteros:
¿podría salir Higuaín? En caso de que de que llegue algún club ¿inglés? con una
oferta importante. En caso de eventual venta de Higuín y Dybala, habría
recursos no solo para el fichaje de Milinkovic-Savic sino de un delantero de
nivel internacional. Con Kane casi imposible, un nombre interesante ería el de
Icardi, con quien el Inter podría ver bien una venta. Griezmann también podría
adaptarse, aun siendo un delantero centro atípico. Atentos a un posible retorno
de Morata, una locura por Cavani y una apuesta costosa por Belotti, aun por
probar a nivel internacional, pero que podría aportar 20-25 goles en Serie A.
Sin Mandzukic, se necesitaría un delantero reserva: podría volver Kean y
valorar la hipótesis de un delantero experto y con el rol en el banquillo
asumido, como Quagliarella o Diabaté.

BAJAS: Dybala, Mandzukic,
¿Higuaín?
ALTAS: Martial, ¿Icardi / Greizmann / Cavani / Morata / Belotti? Kean /
Quagliarella / Diabaté
EN PLANTILLA: Bernardeschi, Cuadrado / Pjaca, Douglas Costa, Martial, ¿Higuaín
/ Icardi / Griezmann / Cavani / Morata / Belotti?, Kean / Quagliarella /
Diabaté 

etiquetas:

_Destacado

La dulce transición

Joel Sierra @_JoeLSierra_
26-11-2021

_Italia

Fantasmas

Joel Sierra @_JoeLSierra_
19-11-2021