_Motociclismo

La nueva normalidad de las 5 marcas de MotoGP

Swinxy @Swinxy 10-05-2022

etiquetas:

Motociclismo

La pretensión de MotoGP en este 2022 es volver totalmente a la normalidad tras dos temporadas marcadas por la pandemia del Covid-19. De momento se está consiguiendo en lo fundamental: el calendario ya no requiere encaje de bolillos con dos pasos por un circuito y las restricciones van desapareciendo dentro del paddock, donde cada vez se ven más periodistas y menos mascarillas.

Eso no quiere decir que se vaya a volver al punto en el que cayó el telón de 2019, la última cita antes de que el mundo se pusiese patas arriba. Aquel año, Marc Márquez se paseó hacia el título, Andrea Dovizioso y Maverick Viñales estuvieron en el podio final, Valentino Rossi todavía era realmente competitivo, KTM y Aprilia no habían ganado nunca y Jorge Lorenzo colgaba el casco.

Dos años y medio después, todo ha cambiado. Hay pilotos que ya no están, hay otros cuyo rol ha cambiado drásticamente y han llegado otros nuevos para refrescar una categoría donde todas las marcas son capaces de ganar.

Así pues, después de dos años caóticos en bastantes sentidos, con un calendario normal y la llegada del campeonato a territorio europeo, empieza a atisbarse cómo es de verdad la nueva normalidad para las cinco marcas de MotoGP.

  • Ducati

Tienen la victoria por castigo. Han ganado 3 de las 6 carreras de este año y 7 de las 12 últimas (5 con Pecco Bagnaia). Ganan con la GP21 y ya también con la GP22. Ganan los oficiales, gana el Pramac, el Gresini y cualquier día ganará el VR46.

Sus motos suponen un tercio de la parrilla de MotoGP y tienen varios pilotos en la terna de candidatos al título. El inicio de temporada ha sido complicado para algunos de ellos, pero ya ha quedado claro que sus problemas han sido circunstanciales. La Desmosedici es un avión y sus mejores pilotos van sobrados de horas de vuelo. Solo les vale el título. El de pilotos, claro. En el de constructores se van a pasear.

  • Yamaha

Si la Desmosedici es un avión, la M1 es un tren. Capaz de ir sobre raíles cuando se trata de fluir entre curvas, pero incapaz de competir en las rectas. Y lo peor es que solamente Fabio Quartararo parece ser capaz de exprimirla al máximo.

El francés, vigente campeón y actual líder, tiene la llave del futuro de la categoría y parece ser el único capaz de plantar cara a las Ducati de forma regular. Así que, en Yamaha, además de rezar para que Franco Morbidelli vuelva a ser el de 2020, están cruzando los dedos para que el galo firme la renovación, porque si no pueden estar ante un periodo muy oscuro en su historia en MotoGP.

  • Aprilia

El podio es una constante y la victoria es una realidad. Sin duda, se trata de la marca para la que la nueva normalidad supone el mayor progreso respecto a la antigua, donde un sexto puesto ya era motivo de celebración.

La RS-GP ha mejorado notablemente, Aleix Espargaró la lleva de maravilla y empiezan a tantear muy en serio la posibilidad de luchar por el título. Han perdido las concesiones de forma merecida, pasando de ser la cenicienta de MotoGP a mirar al resto de marcas de tú a tú. La incógnita está en Maverick Viñales, porque hay cosas de la nueva normalidad que se parecen mucho a la antigua.

  • KTM

Son el guadiana de MotoGP. Tan pronto te ganan una carrera como desaparecen durante varios grandes premios. Sobre todo Miguel Oliveira, cuya gráfica de resultados parece más bien un electrocardiograma.

Están mucho mejor de lo que estaban en la vieja normalidad, claro, pero parece que no tan bien como estuvieron en pandemia. Parece que es, precisamente, la palabra normalidad la que no les sienta del todo bien. Para colmo, más allá de Brad Binder ni siquiera saben qué pilotos tendrán el año que viene, ya que sus resultados tampoco les ponen en disposición de elegir dentro del mercado.

  • Honda

Lo último que hicieron antes de la pandemia fue celebrar el título de equipos en Valencia, que se unía a los ya conquistados de pilotos y constructores. Resulta imposible imaginar cómo se les iban a torcer las cosas.

Ahora mismo ocupan la última posición en la general de marcas. La lesión de Marc Márquez terminó por desnudar las vergüenzas de la RC213V, hasta el punto de que decidieron rehacer la moto por completo de cara a este 2022. Su nueva normalidad consiste en esperar que el 93 vuelva a hacer su magia para intentar meterse en el podio, y soñar con rascara alguna victoria en uno de sus trazados de izquierdas.

  • ¿Y Suzuki?

No hay normalidad. Los campeones del año de la pandemia no estarán en MotoGP 2023. Los miembros del Team Suzuki Ecstar recibieron la noticia el lunes, en el test posterior al Gran Premio de España en Jerez.

La ironía es que la GSX-RR parece estar en su mejor nivel de siempre, incluso mejor que en ese 2020 en el que Joan Mir la llevó al título con Álex Rins tercero. No será fácil para todos los trabajadores comenzar cada fin de semana sabiendo que a final de año cerrarán la persiana del box de forma definitiva y que en lo que será la nueva normalidad de MotoGP no estará una marca emblemática como Suzuki.

Imagen de cabecera: @MotoGP

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La pretensión de MotoGP en este 2022 es volver totalmente a la normalidad tras dos temporadas marcadas por la pandemia del Covid-19. De momento se está consiguiendo en lo fundamental: el calendario ya no requiere encaje de bolillos con dos pasos por un circuito y las restricciones van desapareciendo dentro del paddock, donde cada vez se ven más periodistas y menos mascarillas.

Eso no quiere decir que se vaya a volver al punto en el que cayó el telón de 2019, la última cita antes de que el mundo se pusiese patas arriba. Aquel año, Marc Márquez se paseó hacia el título, Andrea Dovizioso y Maverick Viñales estuvieron en el podio final, Valentino Rossi todavía era realmente competitivo, KTM y Aprilia no habían ganado nunca y Jorge Lorenzo colgaba el casco.

Dos años y medio después, todo ha cambiado. Hay pilotos que ya no están, hay otros cuyo rol ha cambiado drásticamente y han llegado otros nuevos para refrescar una categoría donde todas las marcas son capaces de ganar.

Así pues, después de dos años caóticos en bastantes sentidos, con un calendario normal y la llegada del campeonato a territorio europeo, empieza a atisbarse cómo es de verdad la nueva normalidad para las cinco marcas de MotoGP.

  • Ducati

Tienen la victoria por castigo. Han ganado 3 de las 6 carreras de este año y 7 de las 12 últimas (5 con Pecco Bagnaia). Ganan con la GP21 y ya también con la GP22. Ganan los oficiales, gana el Pramac, el Gresini y cualquier día ganará el VR46.

Sus motos suponen un tercio de la parrilla de MotoGP y tienen varios pilotos en la terna de candidatos al título. El inicio de temporada ha sido complicado para algunos de ellos, pero ya ha quedado claro que sus problemas han sido circunstanciales. La Desmosedici es un avión y sus mejores pilotos van sobrados de horas de vuelo. Solo les vale el título. El de pilotos, claro. En el de constructores se van a pasear.

  • Yamaha

Si la Desmosedici es un avión, la M1 es un tren. Capaz de ir sobre raíles cuando se trata de fluir entre curvas, pero incapaz de competir en las rectas. Y lo peor es que solamente Fabio Quartararo parece ser capaz de exprimirla al máximo.

El francés, vigente campeón y actual líder, tiene la llave del futuro de la categoría y parece ser el único capaz de plantar cara a las Ducati de forma regular. Así que, en Yamaha, además de rezar para que Franco Morbidelli vuelva a ser el de 2020, están cruzando los dedos para que el galo firme la renovación, porque si no pueden estar ante un periodo muy oscuro en su historia en MotoGP.

  • Aprilia

El podio es una constante y la victoria es una realidad. Sin duda, se trata de la marca para la que la nueva normalidad supone el mayor progreso respecto a la antigua, donde un sexto puesto ya era motivo de celebración.

La RS-GP ha mejorado notablemente, Aleix Espargaró la lleva de maravilla y empiezan a tantear muy en serio la posibilidad de luchar por el título. Han perdido las concesiones de forma merecida, pasando de ser la cenicienta de MotoGP a mirar al resto de marcas de tú a tú. La incógnita está en Maverick Viñales, porque hay cosas de la nueva normalidad que se parecen mucho a la antigua.

  • KTM

Son el guadiana de MotoGP. Tan pronto te ganan una carrera como desaparecen durante varios grandes premios. Sobre todo Miguel Oliveira, cuya gráfica de resultados parece más bien un electrocardiograma.

Están mucho mejor de lo que estaban en la vieja normalidad, claro, pero parece que no tan bien como estuvieron en pandemia. Parece que es, precisamente, la palabra normalidad la que no les sienta del todo bien. Para colmo, más allá de Brad Binder ni siquiera saben qué pilotos tendrán el año que viene, ya que sus resultados tampoco les ponen en disposición de elegir dentro del mercado.

  • Honda

Lo último que hicieron antes de la pandemia fue celebrar el título de equipos en Valencia, que se unía a los ya conquistados de pilotos y constructores. Resulta imposible imaginar cómo se les iban a torcer las cosas.

Ahora mismo ocupan la última posición en la general de marcas. La lesión de Marc Márquez terminó por desnudar las vergüenzas de la RC213V, hasta el punto de que decidieron rehacer la moto por completo de cara a este 2022. Su nueva normalidad consiste en esperar que el 93 vuelva a hacer su magia para intentar meterse en el podio, y soñar con rascara alguna victoria en uno de sus trazados de izquierdas.

  • ¿Y Suzuki?

No hay normalidad. Los campeones del año de la pandemia no estarán en MotoGP 2023. Los miembros del Team Suzuki Ecstar recibieron la noticia el lunes, en el test posterior al Gran Premio de España en Jerez.

La ironía es que la GSX-RR parece estar en su mejor nivel de siempre, incluso mejor que en ese 2020 en el que Joan Mir la llevó al título con Álex Rins tercero. No será fácil para todos los trabajadores comenzar cada fin de semana sabiendo que a final de año cerrarán la persiana del box de forma definitiva y que en lo que será la nueva normalidad de MotoGP no estará una marca emblemática como Suzuki.

Imagen de cabecera: @MotoGP

etiquetas:

Motociclismo