_Selecciones

Jamal Charles, goles para hacer grande a Granada

Juan Pablo Gatti @GattiJuan 10-05-2021

etiquetas:

Copa de Oro Granada

Sol, playas, un paisaje paradisíaco y una selección que no suele disfrutar de las mieles del éxito. En esta búsqueda por hablar de los grandes jugadores de toda América no podíamos no hacer hincapié en Granada, una selección cuyo apodo es, cuanto menos, noventoso y nostálgico: sus jugadores son los Spice Boys y creo que no hace falta agregar que mujeres se me vienen a la mente mientras escribo. ¡Ah, esa bendita juventud que se me fue!

Volviendo al balón, Granada goza de una salud estable si tomamos en cuenta la última década. Nunca fueron a un Mundial –y es difícil que lo hagan en los próximos años-, pero han conseguido meterse en dos Copas de Oro. Los caribeños lograron disputar contra pronóstico las ediciones del 2009 y 2011, aunque en ambas oportunidades se fueron sin triunfos en la primera ronda y recibiendo en total 25 goles en solo seis partidos. 

El protagonista de esta historia, sin embargo, no llegó a disputar aquellos certámenes, ya que era bastante joven. Jamal Ray Charles era apenas un crío de 14 años que corría por las calles sin muchas preocupaciones cuando sus héroes lograban la hazaña de meterse en el certamen de la CONCACAF por primera vez. Desde entonces, aquello se convirtió en una obsesión para él. Mientras disputaba la Nations League –ya siendo un jugador maduro y goleador- le decía al sitio web de la confederación que: “La Copa Oro sería un sueño hecho realidad para mí, mi familia, mis compañeros y para toda Granada. Hablamos mucho sobre eso”. 

Nacido un 24 de noviembre de 1995 en Gouyave (la capital del país), Charles decidió hacer del balón no solo su amigo, sino también un medio de vida, algo extraño teniendo en cuenta el hecho de no tener tantos héroes futbolísticos en su patria a los cuales aferrarse en momentos de dificultad. Aunque, sin dudas, aquellas participaciones en la Copa Oro –lo máximo a lo que los Spice Boys pueden aspirar en la actualidad teniendo en cuenta su nivel- seguro ayudaron bastante en la decisión.

Jamal, cuyo padre (Raphael) fuera futbolista, empezó a jugar en su colegio, el Belair Government School, donde demostraría sus dotes como goleador, algo que le facilitaría fichar por uno de los grandes de su patria, el Paradise FC, donde debutaría en el 2015. Ese mismo año ya se calzaba la elástica granadina, en una derrota 1-2 ante Dominica en un amistoso. Nadie lo sabía aún, pero estaban en presencia de un muchacho que comenzaría a cansarse de hacer goles para su nación. 

Los próximos años estarían llenos de goles y valijas a medio desarmar para Charles, ya que pasó por Trinidad y Tobago (W Connection), Estados Unidos (Real Monarchs) y Honduras, lugar donde reside actualmente. Estuvo en el Club Deportivo Vida, en el Real España -el tercer máximo campeón del país- y actualmente es miembro de la Real Sociedad, donde está a préstamo ya que no pudo hacer pie en uno de los grandes hondureños. 

Jamal Ray, a nivel de clubes, quizás no tenga la vida resuelta, ya que no ha podido asentarse en un equipo de manera definitiva. Pero con Granada la historia cambia rotundamente. A la fecha lleva 14 goles en 21 partidos, comenzando camino como romperedes local en un 2-0 ante Santa Lucia en el 2015, donde anotó los dos tantos. 

Si bien sus víctimas no son las mejores del continente (Sint-Maarten, Puerto Rico, Saint-Martin o Belice), lo cierto es que los últimos goles llegaron en el momento ideal. Granada llegaría a la Liga B de la Nations League gracias, en parte, a un doblete de Charles ante los NO-FIFA de Saint-Martin (triunfo 5-2) y ya en la segunda división el nacido en la capital tendría sus minutos de fama, catapultándolo al estrellato local. 

Granada jugaba su liga con Guyana Francesa, Belice y San Cristobal y Nieves. Recordemos que solo el ganador de cada grupo ascendía a la Primera División, mientras que el último bajaba a la C, por lo que cada punto contaba para algo. Y los Spice Boys hicieron bailar a sus rivales al ritmo de Charles, que anotó seis dianas (con un hattrick a Belice incluido) para conseguir 14 puntos, subiendo a la Liga A con pasmosa facilidad. 

Con esta performance Charles cumpliría su promesa, ya que Granada volverá a la Copa Oro tras 10 años de ausencia, además de esperar por una durísima Liga A. Las eliminatorias rumbo a Qatar, sin embargo, son otro cantar: allí Granada cayó ante El Salvador y apenas si pudo vencer a las Islas Vírgenes Estadounidenses (la diferencia de gol era clave), por lo que depende de un milagro para tratar de aspirar con ganar el grupo y avanzar de fase. Y esto no será sencillo, ya que tendrá que visitar al líder de la zona (Antigua y Barbuda) y terminar recibiendo a la renacida Montserrat, además de esperar los resultados de los salvadoreños. Pero si Charles está inspirado, todo puede pasar. Total, nadie esperaba nada de Granada y allí están, viviendo su mejor momento, incluso si esto llega tras vencer a rivales de bajo nivel. ¿Quién les quita lo bailado?


Imagen de cabecera: twitter – @CDRealSociedad

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Sol, playas, un paisaje paradisíaco y una selección que no suele disfrutar de las mieles del éxito. En esta búsqueda por hablar de los grandes jugadores de toda América no podíamos no hacer hincapié en Granada, una selección cuyo apodo es, cuanto menos, noventoso y nostálgico: sus jugadores son los Spice Boys y creo que no hace falta agregar que mujeres se me vienen a la mente mientras escribo. ¡Ah, esa bendita juventud que se me fue!

Volviendo al balón, Granada goza de una salud estable si tomamos en cuenta la última década. Nunca fueron a un Mundial –y es difícil que lo hagan en los próximos años-, pero han conseguido meterse en dos Copas de Oro. Los caribeños lograron disputar contra pronóstico las ediciones del 2009 y 2011, aunque en ambas oportunidades se fueron sin triunfos en la primera ronda y recibiendo en total 25 goles en solo seis partidos. 

El protagonista de esta historia, sin embargo, no llegó a disputar aquellos certámenes, ya que era bastante joven. Jamal Ray Charles era apenas un crío de 14 años que corría por las calles sin muchas preocupaciones cuando sus héroes lograban la hazaña de meterse en el certamen de la CONCACAF por primera vez. Desde entonces, aquello se convirtió en una obsesión para él. Mientras disputaba la Nations League –ya siendo un jugador maduro y goleador- le decía al sitio web de la confederación que: “La Copa Oro sería un sueño hecho realidad para mí, mi familia, mis compañeros y para toda Granada. Hablamos mucho sobre eso”. 

Nacido un 24 de noviembre de 1995 en Gouyave (la capital del país), Charles decidió hacer del balón no solo su amigo, sino también un medio de vida, algo extraño teniendo en cuenta el hecho de no tener tantos héroes futbolísticos en su patria a los cuales aferrarse en momentos de dificultad. Aunque, sin dudas, aquellas participaciones en la Copa Oro –lo máximo a lo que los Spice Boys pueden aspirar en la actualidad teniendo en cuenta su nivel- seguro ayudaron bastante en la decisión.

Jamal, cuyo padre (Raphael) fuera futbolista, empezó a jugar en su colegio, el Belair Government School, donde demostraría sus dotes como goleador, algo que le facilitaría fichar por uno de los grandes de su patria, el Paradise FC, donde debutaría en el 2015. Ese mismo año ya se calzaba la elástica granadina, en una derrota 1-2 ante Dominica en un amistoso. Nadie lo sabía aún, pero estaban en presencia de un muchacho que comenzaría a cansarse de hacer goles para su nación. 

Los próximos años estarían llenos de goles y valijas a medio desarmar para Charles, ya que pasó por Trinidad y Tobago (W Connection), Estados Unidos (Real Monarchs) y Honduras, lugar donde reside actualmente. Estuvo en el Club Deportivo Vida, en el Real España -el tercer máximo campeón del país- y actualmente es miembro de la Real Sociedad, donde está a préstamo ya que no pudo hacer pie en uno de los grandes hondureños. 

Jamal Ray, a nivel de clubes, quizás no tenga la vida resuelta, ya que no ha podido asentarse en un equipo de manera definitiva. Pero con Granada la historia cambia rotundamente. A la fecha lleva 14 goles en 21 partidos, comenzando camino como romperedes local en un 2-0 ante Santa Lucia en el 2015, donde anotó los dos tantos. 

Si bien sus víctimas no son las mejores del continente (Sint-Maarten, Puerto Rico, Saint-Martin o Belice), lo cierto es que los últimos goles llegaron en el momento ideal. Granada llegaría a la Liga B de la Nations League gracias, en parte, a un doblete de Charles ante los NO-FIFA de Saint-Martin (triunfo 5-2) y ya en la segunda división el nacido en la capital tendría sus minutos de fama, catapultándolo al estrellato local. 

Granada jugaba su liga con Guyana Francesa, Belice y San Cristobal y Nieves. Recordemos que solo el ganador de cada grupo ascendía a la Primera División, mientras que el último bajaba a la C, por lo que cada punto contaba para algo. Y los Spice Boys hicieron bailar a sus rivales al ritmo de Charles, que anotó seis dianas (con un hattrick a Belice incluido) para conseguir 14 puntos, subiendo a la Liga A con pasmosa facilidad. 

Con esta performance Charles cumpliría su promesa, ya que Granada volverá a la Copa Oro tras 10 años de ausencia, además de esperar por una durísima Liga A. Las eliminatorias rumbo a Qatar, sin embargo, son otro cantar: allí Granada cayó ante El Salvador y apenas si pudo vencer a las Islas Vírgenes Estadounidenses (la diferencia de gol era clave), por lo que depende de un milagro para tratar de aspirar con ganar el grupo y avanzar de fase. Y esto no será sencillo, ya que tendrá que visitar al líder de la zona (Antigua y Barbuda) y terminar recibiendo a la renacida Montserrat, además de esperar los resultados de los salvadoreños. Pero si Charles está inspirado, todo puede pasar. Total, nadie esperaba nada de Granada y allí están, viviendo su mejor momento, incluso si esto llega tras vencer a rivales de bajo nivel. ¿Quién les quita lo bailado?


Imagen de cabecera: twitter – @CDRealSociedad

etiquetas:

Copa de Oro Granada

_Fútbol

Querido fútbol

Lluís Bou @lluis7bou
16-12-2022