_Otros

Hamsik e Insigne, de más a menos con Benítez

Enrique Julián Gómez @EnriqueJulian23 30-01-2014

etiquetas:

Enrique JULIÁN

Enrique JULIÁN GÓMEZ – La actual temporada se presentaba para Marek Hamsik y Lorenzo Insigne como una de las más importantes de sus respectivas carreras. Con el cambio de entrenador, de sistema y la venta de la estrella del Napoli, Edinson Cavani, ambos se veían ante la gran oportunidad de dar un nuevo y gran paso adelante en sus trayectorias.

El eslovaco, tras la marcha de los dos compañeros -Lavezzi además de Cavani- con los que había formado exitoso tridente atacante, debía hacerse con los galones de líder para conducir a la escuadra partenopea, cimentado en sus siempre sólidos números de goles, asistencias e influencia en el juego. El joven Insigne, por su parte, ídolo local por su talento y su origen napoletano, tenía la oportunidad de avanzar en condiciones favorables para su estilo como es el sistema de tres mediapuntas de Benítez, y subir un escalón más en una carrera en la que ha venido quemando etapas de manera coherente.

El comienzo no pudo ser mejor para ambos. Marek Hamsik respondía durante las primeras semanas con goles, efectividad y liderazgo desde la posición de trequartista de un Napoli que comenzaba con muy buen pie la era Benítez. También Insigne, que como indiscutible titular e incluso relativamente asentado en la selección italiana, maravillaba con sus jugadas desde banda, su electricidad y su calidad en el desborde. El golazo de libre directo contra el Borussia Dortmund en Champions League supuso su gran descubrimiento a nivel mundial y unas portadas que enseguida pesarían en sus piernas.

Ayer en el partido que enfrentaba al Napoli con la Lazio en San Paolo en disputa de un puesto en las semifinales de Coppa Italia, aparecieron Marek Hamsik y Lorenzo Insigne en el 'once' inicial, una situación que no ocurría desde la dura derrota con la Juventus el 10 de noviembre. Por diversos motivos, el rendimiento de ambos ha caído en picado desde ese gran inicio de temporada, y contra la Lazio, ninguno de los dos estuvo a un nivel siquiera decente. Los pitos de San Paolo a Insigne, inimaginables hace apenas unos meses, y la contestación del jugador napoletano, fueron el triste símbolo de su caída.

En el caso del mediapunta eslovaco, desde octubre comenzó a decaer su rendimiento, con los primeros pinchazos en Serie A y su desaparición sobre el césped durante los partidos 'grandes' ante Arsenal o Roma. Posteriormente, tocado tras el partido contra la Juventus y con su definitiva lesión en el pie en el siguiente partido con el Parma, se perdió la fase decisiva de la Champions League y solo pudo volver a los terrenos de juego hace un par de semanas. Todavía en proceso de readaptación tras el tiempo inactivo, todavía anda lejos de su mejor nivel.

En el caso de Insigne no hay lesión de por medio, sino una espectacular caída de rendimiento, intensidad e implicación. Sus buenas intenciones de hacerlo todo y hacerlo rápido se vuelven en su contra, tornándose precipitación tanto en las fases iniciales del juego, como en las finales, hasta el punto de que sus errores de cara a puerta desesperan a la afición. Además, a ninguno de los dos les beneficia el marcado carácter trabajador que busca Benítez en sus perfiles, hecho que explica la buena entrada en el 'once' de Callejón, Mertens e incluso Goran Pandev, futbolistas con importantes aptitudes defensivas y sacrificio a la hora de presionar de las que carecen Hamsik e Insigne.

De todas maneras, pese a los contratiempos que han salpicado su temporada, no hay que olvidar que Hamsik e Insigne son dos de los jugadores más talentosos de la Serie A. Unos meses malos como los que están viviendo no deben ser representativos de lo que pueden alcanzar sus carreras. Además, teniendo en cuenta que la temporada siquiera ha llegado al mes de febrero, tienen tiempo de sobra y confianza de Benítez, que continuará con sus habituales rotaciones, para recuperar su nivel. Hamsik puede tomar carrerilla a partir de su lesión e Insigne no tiene motivos para no reaccionar con un Mundial -y la dura competencia en su puesto- a la vuelta de la esquina.

[Sigue toda la actualidad del Napoli en @NapoliSphera]

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Enrique JULIÁN GÓMEZ – La actual temporada se presentaba para Marek Hamsik y Lorenzo Insigne como una de las más importantes de sus respectivas carreras. Con el cambio de entrenador, de sistema y la venta de la estrella del Napoli, Edinson Cavani, ambos se veían ante la gran oportunidad de dar un nuevo y gran paso adelante en sus trayectorias.

El eslovaco, tras la marcha de los dos compañeros -Lavezzi además de Cavani- con los que había formado exitoso tridente atacante, debía hacerse con los galones de líder para conducir a la escuadra partenopea, cimentado en sus siempre sólidos números de goles, asistencias e influencia en el juego. El joven Insigne, por su parte, ídolo local por su talento y su origen napoletano, tenía la oportunidad de avanzar en condiciones favorables para su estilo como es el sistema de tres mediapuntas de Benítez, y subir un escalón más en una carrera en la que ha venido quemando etapas de manera coherente.

El comienzo no pudo ser mejor para ambos. Marek Hamsik respondía durante las primeras semanas con goles, efectividad y liderazgo desde la posición de trequartista de un Napoli que comenzaba con muy buen pie la era Benítez. También Insigne, que como indiscutible titular e incluso relativamente asentado en la selección italiana, maravillaba con sus jugadas desde banda, su electricidad y su calidad en el desborde. El golazo de libre directo contra el Borussia Dortmund en Champions League supuso su gran descubrimiento a nivel mundial y unas portadas que enseguida pesarían en sus piernas.

Ayer en el partido que enfrentaba al Napoli con la Lazio en San Paolo en disputa de un puesto en las semifinales de Coppa Italia, aparecieron Marek Hamsik y Lorenzo Insigne en el 'once' inicial, una situación que no ocurría desde la dura derrota con la Juventus el 10 de noviembre. Por diversos motivos, el rendimiento de ambos ha caído en picado desde ese gran inicio de temporada, y contra la Lazio, ninguno de los dos estuvo a un nivel siquiera decente. Los pitos de San Paolo a Insigne, inimaginables hace apenas unos meses, y la contestación del jugador napoletano, fueron el triste símbolo de su caída.

En el caso del mediapunta eslovaco, desde octubre comenzó a decaer su rendimiento, con los primeros pinchazos en Serie A y su desaparición sobre el césped durante los partidos 'grandes' ante Arsenal o Roma. Posteriormente, tocado tras el partido contra la Juventus y con su definitiva lesión en el pie en el siguiente partido con el Parma, se perdió la fase decisiva de la Champions League y solo pudo volver a los terrenos de juego hace un par de semanas. Todavía en proceso de readaptación tras el tiempo inactivo, todavía anda lejos de su mejor nivel.

En el caso de Insigne no hay lesión de por medio, sino una espectacular caída de rendimiento, intensidad e implicación. Sus buenas intenciones de hacerlo todo y hacerlo rápido se vuelven en su contra, tornándose precipitación tanto en las fases iniciales del juego, como en las finales, hasta el punto de que sus errores de cara a puerta desesperan a la afición. Además, a ninguno de los dos les beneficia el marcado carácter trabajador que busca Benítez en sus perfiles, hecho que explica la buena entrada en el 'once' de Callejón, Mertens e incluso Goran Pandev, futbolistas con importantes aptitudes defensivas y sacrificio a la hora de presionar de las que carecen Hamsik e Insigne.

De todas maneras, pese a los contratiempos que han salpicado su temporada, no hay que olvidar que Hamsik e Insigne son dos de los jugadores más talentosos de la Serie A. Unos meses malos como los que están viviendo no deben ser representativos de lo que pueden alcanzar sus carreras. Además, teniendo en cuenta que la temporada siquiera ha llegado al mes de febrero, tienen tiempo de sobra y confianza de Benítez, que continuará con sus habituales rotaciones, para recuperar su nivel. Hamsik puede tomar carrerilla a partir de su lesión e Insigne no tiene motivos para no reaccionar con un Mundial -y la dura competencia en su puesto- a la vuelta de la esquina.

[Sigue toda la actualidad del Napoli en @NapoliSphera]

etiquetas:

Enrique JULIÁN

_Otros

Jordan Larsson, el hijo del Rey de Reyes

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
28-05-2021

_Otros

The Breakfast

Redacción @SpheraSports
18-05-2021