_Elche

Gonzalo Verdú: “El pasado ascenso era mi último tren para subir a Primera”

Adrià Campmany @campmany_adria 16-12-2020

“El trabajo tiene siempre su recompensa.” Es una frase mucho más bonita que real. Excepto para las personas que tienen un don, el esfuerzo es un requisito para lograr los objetivos, pero para nada asegura el éxito. Que se lo pregunten a todos esos futbolistas que se han dejado la piel para competir en Segunda B, que sueñan con algún día jugar en Primera y que se quedan por el camino. Gonzalo Verdú, capitán del Elche, ha cumplido ese sueño. Sin embargo, sabe perfectamente lo difícil que puede llegar a ser el camino. Lo sabe porque la recompensa no le ha llegado hasta esta temporada, con 32 años, tras pasar la mayor parte de su carrera en los campos de Segunda B. Lo sabe porque los playoffs de ascenso de la pasada campaña eran para él un último tren.   

¿Qué tal estás llevando este momento excepcional que vive el fútbol con la pandemia?

El jugador se va acostumbrando a esta situación. Esperamos que cambie pronto, pero es lo que toca ahora. El fútbol tiene que seguir aunque sea así. Deseamos que se vuelva a vivir el fútbol como antes y que la gente pueda vivirlo desde dentro porque esa es la esencia de este deporte.

Jugar sin público debe ser muy extraño. Si ya lo es para el espectador, para el que está en el césped…

Fue especialmente complicado en los primeros partidos después del parón. Era algo que se parecía más a un entrenamiento. Pero había mucho en juego y tenías que mentalizarte rápido para concentrarte y asumir que estabas compitiendo. Quizás ahora nos hemos acostumbrado un poco más, pero es triste tener que acostumbrarte a esto.

Has tenido un camino largo hasta debutar en Primera. La mayor parte de tu carrera ha sido en Segunda B. ¿Qué significó para ti debutar en Primera?

Un sueño cumplido. Me ha llegado la recompensa a los 32 años. Le doy mucha importancia a la forma de haberlo logrado y al momento de madurez en el que esto me llega. Todo pasa por algo. Me ha tocado debutar tarde, pero lo estoy disfrutando al máximo.

¿Siempre te planteaste llegar a Primera como un objetivo? La mayoría de jugadores que están tantos años en Segunda B se quedan por el camino.

Las opciones de llegar a Primera cada año se iban reduciendo más, pero mi principal objetivo era alcanzar categorías profesionales, ya fuera Primera o Segunda. En Segunda B no puedes demostrar del todo tu potencial porque los partidos son diferentes. Hay mucho menos ritmo de juego y puedes jugar de una manera u otra en función de las dimensiones de los campos. Creo que hice dos buenos años en Segunda A con el Elche. Aunque fueran pocos partidos, ya había jugado en la categoría con el Albacete y confiaba en que lo haría bien. Estoy disfrutando mucho el fútbol profesional.

¿Te esperabas rendir a este nivel en Primera? Estás siendo uno de los centrales más destacados de la categoría.

Me encuentro con mucha confianza. Eso sí, es difícil pensar que vas a ofrecer este nivel en tu debut en Primera. Sabía que podía competir bien, pero quizás lo estoy haciendo a un nivel más alto del que podía imaginar. Pero sé de lo que soy capaz.

¿Cómo valoras lo que ha hecho el Elche en los últimos años?

Hemos hecho historia y no veremos la magnitud de lo logrado hasta dentro de unos años. Es algo atípico lo que hemos conseguido. El primer ascenso era una obligación, ya que el club tenía que salir de Segunda B. A partir de ahí, seguimos creciendo. Hicimos un buen año en Segunda y con una buena base de jugadores y la continuidad del míster afrontamos un segundo año en el que, de nuevo, el objetivo era salvarse. Al principio nos planteamos mejorar la clasificación del año anterior, pero a medida que avanzaba la competición, el equipo se fue sintiendo fuerte. Y cuando se iba acercando el tramo final de la temporada veíamos que íbamos a tener opciones y nos lo fuimos creyendo

¿En qué momento os comenzáis a plantear que el ascenso es posible?

Hay un momento en el que dejas de mirar hacia abajo. Llegamos al parón con 47 puntos y nos faltaban tan solo 3 para lograr la salvación. Sabíamos que el equipo estaba bien. De hecho, se cortó la competición cuando nos encontrábamos en una dinámica muy buena. Nos costó coger el ritmo después del parón, pero antes de volver ya nos veíamos con opciones reales de playoffs. Nos costó arrancar porque la manera de jugar del equipo era con mucho ritmo y después de tanto tiempo parados no encontrábamos esa fluidez. Al equipo le costó adaptarse, pero supimos mantener la renta y manejamos bien la situación.

¿Cómo viviste el ascenso de la pasada temporada? La victoria de un ya descendido Deportivo ante el Fuenlabrada que os mete en los playoffs, la incertidumbre generada por aquel partido, el gol de Pere Milla en los últimos segundos que sella el ascenso…

Fue increíble. Yo era consciente de que estaba ante mi último tren para subir a Primera. Lo tenía claro. Y el de mucha gente de la plantilla. El equipo tenía claro que era nuestro momento. La incertidumbre que rodeaba a todo el tema del Fuenlabrada nos hizo fuertes. Fuimos 3 semanas seguidas a entrenar sin saber si íbamos a jugar y renunciando a las vacaciones, pero sabíamos que era nuestra responsabilidad y que teníamos que estar preparados. Eso habló muy bien del grupo que había. Para los jugadores no fue fácil. Había gente que vivía lejos de Elche y que tenía a la familia lejos, pero siguieron a pie de cañón. El míster convenció a la gente de que íbamos a tener esa oportunidad.

¿Cómo valoras la figura de Pacheta en lo que ha conseguido el Elche en los últimos años? El club venía de un descenso administrativo en 2015.

Pacheta ha sido la persona más influyente del Elche en los últimos años. Es el que ha convencido a los jugadores y el que les ha sacado rendimiento a prácticamente todos los futbolistas que han pasado por aquí durante su etapa. Su tarea es de 10.

¿Cuál ha sido su fuerte como entrenador?

Que te convence. Te convence de cosas casi imposibles. Cuando le escuchas hablar, sabes que si él lo tiene claro, tú también debes tenerlo claro.

¿Cómo fueron esas horas y días posteriores a su destitución?

Fue un palo duro. Le teníamos mucho cariño y lo había hecho tremendamente bien en el Elche. El fútbol tiene estas cosas. El club sigue mirando hacia adelante y con la intención de seguir creciendo. Pero sí, fue un momento duro. 

¿Os lo olíais?

Nosotros no sabíamos nada antes de que comenzaran a surgir los rumores que venían de fuera. Estábamos centrados 100% en el ascenso. Y también el propio Pacheta, ya que en ningún momento nos habló de su continuidad. Desde dentro no se comentaba nada.

El Elche era probablemente el equipo con un panorama más complicado en este inicio de temporada. Sellasteis el ascenso tan solo un mes antes de comenzar LaLiga, cambiasteis de entrenador, se marcharon jugadores importantes… Sin embargo, vuestro inicio en Primera está siendo bueno.

Eso habla bien de la planificación del club y del cuerpo técnico. Es cierto que en ese momento mirabas el panorama y decías: “Pues pinta mal”. Pero veníamos de demostrar que el fútbol es impredecible. Nos dedicamos a trabajar. Teníamos una base fuerte de la temporada anterior, el equipo ha asimilado bien los conceptos del nuevo entrenador y los nuevos fichajes se han adaptado. No había excusas. Sabíamos que podíamos competir bien. 

¿Cómo valoras el trabajo de Almirón?

Muy bueno. Y lo que está por venir. El jugador sale convencido al campo y el equipo está bien trabajado tácticamente. Creo que se está viendo la identidad del equipo, con sus variantes en función de los rivales. Pero se ve una esencia.

Os habéis adaptado rápido a su idea.

Sí. Su idea es que seamos protagonistas con el balón. En realidad esa era también la idea con Pacheta, ya que los mejores momentos del equipo en la temporada pasada se vieron con un ritmo alto de juego. Y la idea de Almirón es esa, que seamos protagonistas.

¿En qué aspectos crees que puede mejorar más el Elche?

A nivel ofensivo. Jugar más en campo rival es el objetivo del equipo. Al principio, quizás por la inexperiencia, teníamos muchas pérdidas no forzadas, pero el equipo está cometiendo menos errores y eso nos permitirá controlar mejor el juego en campo rival.

Comenzasteis jugando con 3 centrales y 2 carrileros, pero en los últimos partidos venís jugando con defensa de 4. ¿Esa línea de 4 ha llegado para quedarse o es posible que volváis a esa defensa de 5?

Eso está condicionado porque empezamos LaLiga prácticamente sin laterales. Se reinventaron tanto Fidel como Josan en el carril y eso nos permitía jugar con 3 centrales porque son jugadores muy ofensivos. Por circunstancias tuvimos que jugar así y como nos estaba dando resultado, le dimos continuidad. Pero si queremos evolucionar tenemos que acumular más gente arriba.

Qué nivel de Edgar Badía.

Sí, pero no es nada nuevo. Llevaba años demostrando en Segunda que iba a más y por suerte le ha llegado también su oportunidad en Primera.

Y arriba estáis siendo muy efectivos.

Eso es uno de los puntos más positivos del equipo. Hasta ahora no hemos llegado mucho, pero cuando llegamos lo hacemos con claridad. El equipo arriesga desde atrás y cuando rompemos la presión tenemos opciones claras de plantarnos en el área. Y la idea es seguir mejorando y en lugar de llegar 5 veces por partido, llegar 10. 

¿Cuál es el plan ofensivo al que os habéis enfrentado esta temporada y que os ha sorprendido más?

El del Real Betis. Sabíamos dónde podíamos apretarles, pero ese día estuvieron muy bien en ataque. Canales y Fekir llegaron muy bien desde segunda línea, los desmarques de ruptura de Tello nos hicieron mucho daño y no ajustamos bien la presión. Quizás es el único partido en el que nos hemos sentido realmente desbordados en lo que llevamos de Liga.

¿Cómo ves la progresión del Elche? ¿Os planteáis algo más allá de la permanencia?

El objetivo principal es salvarse. Lo que ha hecho el Granada es muy complicado. Consiguieron un buen colchón de puntos y en el tramo final pudieron pensar ya en cosas más grandes. Es lo que nos pasó a nosotros la temporada pasada. Miras hacia abajo hasta que ves que lo tienes ya casi seguro y comienzas a mirar hacia arriba. Creo que este año va a estar muy ajustada la salvación.

¿Le das caña al Futmondo?

Sí, yo y mis amigos tenemos el Comunio. Este año le estamos dando más importancia porque estoy yo ahí. La pena es que no me puedo fichar.

Imagen de cabecera: Imago

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

“El trabajo tiene siempre su recompensa.” Es una frase mucho más bonita que real. Excepto para las personas que tienen un don, el esfuerzo es un requisito para lograr los objetivos, pero para nada asegura el éxito. Que se lo pregunten a todos esos futbolistas que se han dejado la piel para competir en Segunda B, que sueñan con algún día jugar en Primera y que se quedan por el camino. Gonzalo Verdú, capitán del Elche, ha cumplido ese sueño. Sin embargo, sabe perfectamente lo difícil que puede llegar a ser el camino. Lo sabe porque la recompensa no le ha llegado hasta esta temporada, con 32 años, tras pasar la mayor parte de su carrera en los campos de Segunda B. Lo sabe porque los playoffs de ascenso de la pasada campaña eran para él un último tren.   

¿Qué tal estás llevando este momento excepcional que vive el fútbol con la pandemia?

El jugador se va acostumbrando a esta situación. Esperamos que cambie pronto, pero es lo que toca ahora. El fútbol tiene que seguir aunque sea así. Deseamos que se vuelva a vivir el fútbol como antes y que la gente pueda vivirlo desde dentro porque esa es la esencia de este deporte.

Jugar sin público debe ser muy extraño. Si ya lo es para el espectador, para el que está en el césped…

Fue especialmente complicado en los primeros partidos después del parón. Era algo que se parecía más a un entrenamiento. Pero había mucho en juego y tenías que mentalizarte rápido para concentrarte y asumir que estabas compitiendo. Quizás ahora nos hemos acostumbrado un poco más, pero es triste tener que acostumbrarte a esto.

Has tenido un camino largo hasta debutar en Primera. La mayor parte de tu carrera ha sido en Segunda B. ¿Qué significó para ti debutar en Primera?

Un sueño cumplido. Me ha llegado la recompensa a los 32 años. Le doy mucha importancia a la forma de haberlo logrado y al momento de madurez en el que esto me llega. Todo pasa por algo. Me ha tocado debutar tarde, pero lo estoy disfrutando al máximo.

¿Siempre te planteaste llegar a Primera como un objetivo? La mayoría de jugadores que están tantos años en Segunda B se quedan por el camino.

Las opciones de llegar a Primera cada año se iban reduciendo más, pero mi principal objetivo era alcanzar categorías profesionales, ya fuera Primera o Segunda. En Segunda B no puedes demostrar del todo tu potencial porque los partidos son diferentes. Hay mucho menos ritmo de juego y puedes jugar de una manera u otra en función de las dimensiones de los campos. Creo que hice dos buenos años en Segunda A con el Elche. Aunque fueran pocos partidos, ya había jugado en la categoría con el Albacete y confiaba en que lo haría bien. Estoy disfrutando mucho el fútbol profesional.

¿Te esperabas rendir a este nivel en Primera? Estás siendo uno de los centrales más destacados de la categoría.

Me encuentro con mucha confianza. Eso sí, es difícil pensar que vas a ofrecer este nivel en tu debut en Primera. Sabía que podía competir bien, pero quizás lo estoy haciendo a un nivel más alto del que podía imaginar. Pero sé de lo que soy capaz.

¿Cómo valoras lo que ha hecho el Elche en los últimos años?

Hemos hecho historia y no veremos la magnitud de lo logrado hasta dentro de unos años. Es algo atípico lo que hemos conseguido. El primer ascenso era una obligación, ya que el club tenía que salir de Segunda B. A partir de ahí, seguimos creciendo. Hicimos un buen año en Segunda y con una buena base de jugadores y la continuidad del míster afrontamos un segundo año en el que, de nuevo, el objetivo era salvarse. Al principio nos planteamos mejorar la clasificación del año anterior, pero a medida que avanzaba la competición, el equipo se fue sintiendo fuerte. Y cuando se iba acercando el tramo final de la temporada veíamos que íbamos a tener opciones y nos lo fuimos creyendo

¿En qué momento os comenzáis a plantear que el ascenso es posible?

Hay un momento en el que dejas de mirar hacia abajo. Llegamos al parón con 47 puntos y nos faltaban tan solo 3 para lograr la salvación. Sabíamos que el equipo estaba bien. De hecho, se cortó la competición cuando nos encontrábamos en una dinámica muy buena. Nos costó coger el ritmo después del parón, pero antes de volver ya nos veíamos con opciones reales de playoffs. Nos costó arrancar porque la manera de jugar del equipo era con mucho ritmo y después de tanto tiempo parados no encontrábamos esa fluidez. Al equipo le costó adaptarse, pero supimos mantener la renta y manejamos bien la situación.

¿Cómo viviste el ascenso de la pasada temporada? La victoria de un ya descendido Deportivo ante el Fuenlabrada que os mete en los playoffs, la incertidumbre generada por aquel partido, el gol de Pere Milla en los últimos segundos que sella el ascenso…

Fue increíble. Yo era consciente de que estaba ante mi último tren para subir a Primera. Lo tenía claro. Y el de mucha gente de la plantilla. El equipo tenía claro que era nuestro momento. La incertidumbre que rodeaba a todo el tema del Fuenlabrada nos hizo fuertes. Fuimos 3 semanas seguidas a entrenar sin saber si íbamos a jugar y renunciando a las vacaciones, pero sabíamos que era nuestra responsabilidad y que teníamos que estar preparados. Eso habló muy bien del grupo que había. Para los jugadores no fue fácil. Había gente que vivía lejos de Elche y que tenía a la familia lejos, pero siguieron a pie de cañón. El míster convenció a la gente de que íbamos a tener esa oportunidad.

¿Cómo valoras la figura de Pacheta en lo que ha conseguido el Elche en los últimos años? El club venía de un descenso administrativo en 2015.

Pacheta ha sido la persona más influyente del Elche en los últimos años. Es el que ha convencido a los jugadores y el que les ha sacado rendimiento a prácticamente todos los futbolistas que han pasado por aquí durante su etapa. Su tarea es de 10.

¿Cuál ha sido su fuerte como entrenador?

Que te convence. Te convence de cosas casi imposibles. Cuando le escuchas hablar, sabes que si él lo tiene claro, tú también debes tenerlo claro.

¿Cómo fueron esas horas y días posteriores a su destitución?

Fue un palo duro. Le teníamos mucho cariño y lo había hecho tremendamente bien en el Elche. El fútbol tiene estas cosas. El club sigue mirando hacia adelante y con la intención de seguir creciendo. Pero sí, fue un momento duro. 

¿Os lo olíais?

Nosotros no sabíamos nada antes de que comenzaran a surgir los rumores que venían de fuera. Estábamos centrados 100% en el ascenso. Y también el propio Pacheta, ya que en ningún momento nos habló de su continuidad. Desde dentro no se comentaba nada.

El Elche era probablemente el equipo con un panorama más complicado en este inicio de temporada. Sellasteis el ascenso tan solo un mes antes de comenzar LaLiga, cambiasteis de entrenador, se marcharon jugadores importantes… Sin embargo, vuestro inicio en Primera está siendo bueno.

Eso habla bien de la planificación del club y del cuerpo técnico. Es cierto que en ese momento mirabas el panorama y decías: “Pues pinta mal”. Pero veníamos de demostrar que el fútbol es impredecible. Nos dedicamos a trabajar. Teníamos una base fuerte de la temporada anterior, el equipo ha asimilado bien los conceptos del nuevo entrenador y los nuevos fichajes se han adaptado. No había excusas. Sabíamos que podíamos competir bien. 

¿Cómo valoras el trabajo de Almirón?

Muy bueno. Y lo que está por venir. El jugador sale convencido al campo y el equipo está bien trabajado tácticamente. Creo que se está viendo la identidad del equipo, con sus variantes en función de los rivales. Pero se ve una esencia.

Os habéis adaptado rápido a su idea.

Sí. Su idea es que seamos protagonistas con el balón. En realidad esa era también la idea con Pacheta, ya que los mejores momentos del equipo en la temporada pasada se vieron con un ritmo alto de juego. Y la idea de Almirón es esa, que seamos protagonistas.

¿En qué aspectos crees que puede mejorar más el Elche?

A nivel ofensivo. Jugar más en campo rival es el objetivo del equipo. Al principio, quizás por la inexperiencia, teníamos muchas pérdidas no forzadas, pero el equipo está cometiendo menos errores y eso nos permitirá controlar mejor el juego en campo rival.

Comenzasteis jugando con 3 centrales y 2 carrileros, pero en los últimos partidos venís jugando con defensa de 4. ¿Esa línea de 4 ha llegado para quedarse o es posible que volváis a esa defensa de 5?

Eso está condicionado porque empezamos LaLiga prácticamente sin laterales. Se reinventaron tanto Fidel como Josan en el carril y eso nos permitía jugar con 3 centrales porque son jugadores muy ofensivos. Por circunstancias tuvimos que jugar así y como nos estaba dando resultado, le dimos continuidad. Pero si queremos evolucionar tenemos que acumular más gente arriba.

Qué nivel de Edgar Badía.

Sí, pero no es nada nuevo. Llevaba años demostrando en Segunda que iba a más y por suerte le ha llegado también su oportunidad en Primera.

Y arriba estáis siendo muy efectivos.

Eso es uno de los puntos más positivos del equipo. Hasta ahora no hemos llegado mucho, pero cuando llegamos lo hacemos con claridad. El equipo arriesga desde atrás y cuando rompemos la presión tenemos opciones claras de plantarnos en el área. Y la idea es seguir mejorando y en lugar de llegar 5 veces por partido, llegar 10. 

¿Cuál es el plan ofensivo al que os habéis enfrentado esta temporada y que os ha sorprendido más?

El del Real Betis. Sabíamos dónde podíamos apretarles, pero ese día estuvieron muy bien en ataque. Canales y Fekir llegaron muy bien desde segunda línea, los desmarques de ruptura de Tello nos hicieron mucho daño y no ajustamos bien la presión. Quizás es el único partido en el que nos hemos sentido realmente desbordados en lo que llevamos de Liga.

¿Cómo ves la progresión del Elche? ¿Os planteáis algo más allá de la permanencia?

El objetivo principal es salvarse. Lo que ha hecho el Granada es muy complicado. Consiguieron un buen colchón de puntos y en el tramo final pudieron pensar ya en cosas más grandes. Es lo que nos pasó a nosotros la temporada pasada. Miras hacia abajo hasta que ves que lo tienes ya casi seguro y comienzas a mirar hacia arriba. Creo que este año va a estar muy ajustada la salvación.

¿Le das caña al Futmondo?

Sí, yo y mis amigos tenemos el Comunio. Este año le estamos dando más importancia porque estoy yo ahí. La pena es que no me puedo fichar.

Imagen de cabecera: Imago