_Otros

Gasolina con hielo: Reflexiones del GP de Alemania 2014

Nacho GONZÁLEZ – Pocos. Muy pocos creían en algo que no fuese la novena de Marc Márquez en Sachsenring, terreno donde acumulaba cuatro victorias consecutivas entre 125cc, Moto2 y MotoGP. Tenía que pasar algo muy gordo para poner pimienta a la cita alemana. Y pasó.

Una lamentable pelea a puñetazos en Moto3 y un incendio en Moto2 hacían presagiar que algo iba a suceder, algo que impediría un paseo de Marc hasta la meta. Así fue. La nube de Sachsenring reclamó protagonismo mojando sólo medio circuito, haciendo que la gran mayoría de pilotos cambiase de moto a última hora tras la vuelta de calentamiento.

Stefan Bradl se quedó y salió en cabeza, seguido de un ejército de Open. En el pit, los demás se colocaban como podían, llegando a salir cinco en paralelo. Cuando les dieron la orden, Marc fue más rápido que nadie y empezó a perseguir a las Open. Poco después estaba segundo y, tras él, se iban colocando Dani Pedrosa, Jorge Lorenzo y Valentino Rossi, un orden que no cambió hasta el final.

Bradl, con la goma acertada pero los reglajes erróneos, vivió una pesadilla de adelantamientos que le acabó dejando fuera de los puntos. Poco a poco, las demás Factory iban recogiendo a las valientes Open, devolviendo el orden lógico a la tabla.
Brilló con luz propia Andrea Iannone, quinto por delante de los hermanos Espargaró. Aleix firmó un gran sexto puesto rodando en solitario el tramo final de carrera, y Pol se deshizo de las Ducati para finalizar séptimo, convirtiendo una mala salida en una gran remontada.

Andrea Dovizioso fue octavo y Álvaro Bautista se dio el gustazo de pasar a Cal Crutchlow al final de carrera para entrar noveno. Undécimo fue Scott Redding, ganando la partida entre las Honda Open a Hiroshi Aoyama, Karel Abraham y Nicky Hadyen. Danilo Petrucci, que llegó a rodar segundo al inicio de carrera, logró un punto al superar a Bradl.

Moto2: Aegerter se estrena
Dominique Aegerter logró la primera victoria mundialista de su vida al rebasar en la penúltima curva a Mika Kallio, que recorta la ventaja con Tito Rabat, cuarto. Simone Corsi completó el podio y Maverick Viñales finalizó quinto.

Moto3: Miller vuelve a la carga
Jack Miller ha vuelto a ganar tres carreras después, y lo ha hecho liderando la prueba de principio a fin y resistiendo el ataque de Brad Binder, que se estrenó en el podio. Alexis Masbou fue tercero, por delante de Álex Márquez, Danny Kent y Efrén Vázquez.

GRANIZADO DE IDEAS
Cojan todo lo que saben sobre motociclismo. Todo lo que han visto, oído o leído. Olvídenlo. Lo visto en la carrera de MotoGP del Gran Premio de Alemania carece, por completo, de precedentes. Y no porque Márquez haya logrado el ‘9 de 9’, que de eso sí hay un precedente llamado Giacomo Agostini. No es eso.

Más pilotos saliendo desde el pit lane que desde la propia parrilla, donde Bradl encabezaba un desierto que completaban varias Open. Los demás tuvieron que cambiar de moto a última hora, creando un caos inaudito del que salió airoso… Márquez.

Cambiarán reglas por esto, seguro. Y podemos estar agradecidos de que haya sido una salida limpia. Estilo motocross, tan divertido como inaceptable. Guarden este momento en su memoria porque, igual que no había pasado nunca, tampoco volverá a pasar.

Y no debe pasar, pero estuvo bien, tampoco vamos a ser hipócritas. Con lo que está haciendo Márquez, todo lo que suponga un punto de incertidumbre a su victoria es más que bienvenido. Hoy, la nube de Sachsenring ejerció de aliada.
Había ganas de ver en Alemania a Márquez con Pedrosa y Lorenzo en pista. Pero ambos tuvieron que conformarse con escoltarle en el podio. Su superioridad es tal (77 puntos sobre Pedrosa) que estas vacaciones sólo tendrá que meditar sobre si la idea de compaginar MotoGP y Moto2 es tan descabellada como parece. ¿Y los demás?

Pedrosa tendrá que recargar la moral, como está haciendo un GP tras otro. Es admirable su capacidad de lucha, su negativa a resignarse. En Sachsenring arriesgó como nunca, aunque pudiera parecer lo contrario. Marc le ha batido (también) en su circuito fetiche. Volverá. Siempre vuelve.

Como siempre vuelve Jorge al podio, su hábitat. Tuvo una salida difícil desde el pit, pero se deshizo bien de todos sus rivales, Rossi incluido. Pero cuando se puso tercero la dupla de Honda ya estaba muy lejos. Puede irse contento de vacaciones, y seguramente renovado. Sin presión, volverá el mejor Lorenzo.

También puede irse satisfecho Rossi. Resolvió una carrera difícil con un cuarto puesto en un circuito que nunca le ha gustado, y sigue a la estela de Dani en la lucha por el subcampeonato. ‘Il Dottore’ no va a pensar mucho en vacaciones, y esa es una gran noticia. Sencillamente, va a dedicarse a ser feliz. Y un Rossi feliz es bien para MotoGP.

Como unas castañuelas se va Iannone. El quinto puesto de Sachsenring es su mejor resultado en la categoría, y su progresión está siendo brillante. Hasta el punto de haber eclipsado (hoy) a los Espargaró, que pueden reservar un par de hamacas en su playa favorita. Se lo han ganado a pulso. También Dovi por lo hecho hasta ahora, aunque no haya tenido el día.

Menos relajados se irán Bautista y Crutchlow, sobre todo el inglés. Del Cal de 2013 ahora mismo sólo queda el recuerdo. Lo más inteligente sería dejar el futuro resuelto y salvar la temporada lo mejor posible. ¿Y qué decir de Bradl? Ansioso por brillar ante su público, su equipo buscó una genialidad que se tornó en desastre, acabó fuera de los puntos la carrera que empezó liderando. Su futuro empieza a tener color de Moto2.

Sabemos más o menos cómo pasará las vacaciones cada piloto. ¿Y nosotros? Casi un mes sin MotoGP es ‘molto longo’. Ya hay mono de Indianápolis. Mucho. Cada uno que lo pase como pueda. Volvemos en agosto.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Nacho GONZÁLEZ – Pocos. Muy pocos creían en algo que no fuese la novena de Marc Márquez en Sachsenring, terreno donde acumulaba cuatro victorias consecutivas entre 125cc, Moto2 y MotoGP. Tenía que pasar algo muy gordo para poner pimienta a la cita alemana. Y pasó.

Una lamentable pelea a puñetazos en Moto3 y un incendio en Moto2 hacían presagiar que algo iba a suceder, algo que impediría un paseo de Marc hasta la meta. Así fue. La nube de Sachsenring reclamó protagonismo mojando sólo medio circuito, haciendo que la gran mayoría de pilotos cambiase de moto a última hora tras la vuelta de calentamiento.

Stefan Bradl se quedó y salió en cabeza, seguido de un ejército de Open. En el pit, los demás se colocaban como podían, llegando a salir cinco en paralelo. Cuando les dieron la orden, Marc fue más rápido que nadie y empezó a perseguir a las Open. Poco después estaba segundo y, tras él, se iban colocando Dani Pedrosa, Jorge Lorenzo y Valentino Rossi, un orden que no cambió hasta el final.

Bradl, con la goma acertada pero los reglajes erróneos, vivió una pesadilla de adelantamientos que le acabó dejando fuera de los puntos. Poco a poco, las demás Factory iban recogiendo a las valientes Open, devolviendo el orden lógico a la tabla.
Brilló con luz propia Andrea Iannone, quinto por delante de los hermanos Espargaró. Aleix firmó un gran sexto puesto rodando en solitario el tramo final de carrera, y Pol se deshizo de las Ducati para finalizar séptimo, convirtiendo una mala salida en una gran remontada.

Andrea Dovizioso fue octavo y Álvaro Bautista se dio el gustazo de pasar a Cal Crutchlow al final de carrera para entrar noveno. Undécimo fue Scott Redding, ganando la partida entre las Honda Open a Hiroshi Aoyama, Karel Abraham y Nicky Hadyen. Danilo Petrucci, que llegó a rodar segundo al inicio de carrera, logró un punto al superar a Bradl.

Moto2: Aegerter se estrena
Dominique Aegerter logró la primera victoria mundialista de su vida al rebasar en la penúltima curva a Mika Kallio, que recorta la ventaja con Tito Rabat, cuarto. Simone Corsi completó el podio y Maverick Viñales finalizó quinto.

Moto3: Miller vuelve a la carga
Jack Miller ha vuelto a ganar tres carreras después, y lo ha hecho liderando la prueba de principio a fin y resistiendo el ataque de Brad Binder, que se estrenó en el podio. Alexis Masbou fue tercero, por delante de Álex Márquez, Danny Kent y Efrén Vázquez.

GRANIZADO DE IDEAS
Cojan todo lo que saben sobre motociclismo. Todo lo que han visto, oído o leído. Olvídenlo. Lo visto en la carrera de MotoGP del Gran Premio de Alemania carece, por completo, de precedentes. Y no porque Márquez haya logrado el ‘9 de 9’, que de eso sí hay un precedente llamado Giacomo Agostini. No es eso.

Más pilotos saliendo desde el pit lane que desde la propia parrilla, donde Bradl encabezaba un desierto que completaban varias Open. Los demás tuvieron que cambiar de moto a última hora, creando un caos inaudito del que salió airoso… Márquez.

Cambiarán reglas por esto, seguro. Y podemos estar agradecidos de que haya sido una salida limpia. Estilo motocross, tan divertido como inaceptable. Guarden este momento en su memoria porque, igual que no había pasado nunca, tampoco volverá a pasar.

Y no debe pasar, pero estuvo bien, tampoco vamos a ser hipócritas. Con lo que está haciendo Márquez, todo lo que suponga un punto de incertidumbre a su victoria es más que bienvenido. Hoy, la nube de Sachsenring ejerció de aliada.
Había ganas de ver en Alemania a Márquez con Pedrosa y Lorenzo en pista. Pero ambos tuvieron que conformarse con escoltarle en el podio. Su superioridad es tal (77 puntos sobre Pedrosa) que estas vacaciones sólo tendrá que meditar sobre si la idea de compaginar MotoGP y Moto2 es tan descabellada como parece. ¿Y los demás?

Pedrosa tendrá que recargar la moral, como está haciendo un GP tras otro. Es admirable su capacidad de lucha, su negativa a resignarse. En Sachsenring arriesgó como nunca, aunque pudiera parecer lo contrario. Marc le ha batido (también) en su circuito fetiche. Volverá. Siempre vuelve.

Como siempre vuelve Jorge al podio, su hábitat. Tuvo una salida difícil desde el pit, pero se deshizo bien de todos sus rivales, Rossi incluido. Pero cuando se puso tercero la dupla de Honda ya estaba muy lejos. Puede irse contento de vacaciones, y seguramente renovado. Sin presión, volverá el mejor Lorenzo.

También puede irse satisfecho Rossi. Resolvió una carrera difícil con un cuarto puesto en un circuito que nunca le ha gustado, y sigue a la estela de Dani en la lucha por el subcampeonato. ‘Il Dottore’ no va a pensar mucho en vacaciones, y esa es una gran noticia. Sencillamente, va a dedicarse a ser feliz. Y un Rossi feliz es bien para MotoGP.

Como unas castañuelas se va Iannone. El quinto puesto de Sachsenring es su mejor resultado en la categoría, y su progresión está siendo brillante. Hasta el punto de haber eclipsado (hoy) a los Espargaró, que pueden reservar un par de hamacas en su playa favorita. Se lo han ganado a pulso. También Dovi por lo hecho hasta ahora, aunque no haya tenido el día.

Menos relajados se irán Bautista y Crutchlow, sobre todo el inglés. Del Cal de 2013 ahora mismo sólo queda el recuerdo. Lo más inteligente sería dejar el futuro resuelto y salvar la temporada lo mejor posible. ¿Y qué decir de Bradl? Ansioso por brillar ante su público, su equipo buscó una genialidad que se tornó en desastre, acabó fuera de los puntos la carrera que empezó liderando. Su futuro empieza a tener color de Moto2.

Sabemos más o menos cómo pasará las vacaciones cada piloto. ¿Y nosotros? Casi un mes sin MotoGP es ‘molto longo’. Ya hay mono de Indianápolis. Mucho. Cada uno que lo pase como pueda. Volvemos en agosto.