_Otros

Fichajes en la sombra

Edu Rodríguez @EduRodri1996 20-09-2018

etiquetas:

Se ha hablado mucho este verano de los fichajes del Barcelona. Que si mejoran el banquillo, que si aumentan las variantes, que si potencia la competencia. En este análisis, no obstante, hay dos jugadores que no se suele tener en cuenta y que quizá sean las armas más fiables en la lucha por la Champions: Coutinho y Dembélé.

El brasileño, que fichó en enero, no pudo ayudar al equipo en la fase final, mientras que el francés acusó la lesión de gravedad sufrida en septiembre. Valverde optó por ser conservador con un Dembélé mermado psicológicamente. 

Ahora la historia ha cambiado. Coutinho ya puede jugar y Dembélé es titular fijo, dos jugadores con una pegada descomunal para compensar las dificultades en la creación del juego. Contra el PSV, en el partido más sencillo -sobre el papel- de la fase de grupos para los azulgranas, fueron las dos principales amenazas tras Messi. El peligro se saldó con un golazo del francés y con una gran mano de Zoet a chut de Coutinho. 

Junto a ellos, Messi y Suárez completan un cuarteto esperanzador en ataque. Incluso en la noche más apática la pegada de ellos puede salvar los muebles. Es imposible saber que hubiera pasado en Roma con Coutinho y el Dembélé actual, pero se hace complicado pensar que el Barcelona habría caído eliminado. 

Con ellos dos fijos en el XI de gala, la duda reside en si deben jugar juntos en el mismo lado o separados cada uno en una banda. Para hacer esta segunda opción posible, el Barcelona debería volver al 4-2-3-1 o 4-4-2 con Messi partiendo desde el centro. Con el 4-3-3 actual se antoja complicado no verlos juntos, dado que para verlos separados el sacrificado debería ser Luis Suárez. Pese a que el uruguayo no ha empezado la temporada con las mejores sensaciones posibles, no se valora su suplencia.

Sea cómo fuera, Coutinho y Dembélé suponen una garantía para las eliminatorias de Champions. Ellos son los grandes fichajes, los fichajes en la sombra. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Se ha hablado mucho este verano de los fichajes del Barcelona. Que si mejoran el banquillo, que si aumentan las variantes, que si potencia la competencia. En este análisis, no obstante, hay dos jugadores que no se suele tener en cuenta y que quizá sean las armas más fiables en la lucha por la Champions: Coutinho y Dembélé.

El brasileño, que fichó en enero, no pudo ayudar al equipo en la fase final, mientras que el francés acusó la lesión de gravedad sufrida en septiembre. Valverde optó por ser conservador con un Dembélé mermado psicológicamente. 

Ahora la historia ha cambiado. Coutinho ya puede jugar y Dembélé es titular fijo, dos jugadores con una pegada descomunal para compensar las dificultades en la creación del juego. Contra el PSV, en el partido más sencillo -sobre el papel- de la fase de grupos para los azulgranas, fueron las dos principales amenazas tras Messi. El peligro se saldó con un golazo del francés y con una gran mano de Zoet a chut de Coutinho. 

Junto a ellos, Messi y Suárez completan un cuarteto esperanzador en ataque. Incluso en la noche más apática la pegada de ellos puede salvar los muebles. Es imposible saber que hubiera pasado en Roma con Coutinho y el Dembélé actual, pero se hace complicado pensar que el Barcelona habría caído eliminado. 

Con ellos dos fijos en el XI de gala, la duda reside en si deben jugar juntos en el mismo lado o separados cada uno en una banda. Para hacer esta segunda opción posible, el Barcelona debería volver al 4-2-3-1 o 4-4-2 con Messi partiendo desde el centro. Con el 4-3-3 actual se antoja complicado no verlos juntos, dado que para verlos separados el sacrificado debería ser Luis Suárez. Pese a que el uruguayo no ha empezado la temporada con las mejores sensaciones posibles, no se valora su suplencia.

Sea cómo fuera, Coutinho y Dembélé suponen una garantía para las eliminatorias de Champions. Ellos son los grandes fichajes, los fichajes en la sombra. 

etiquetas: