_Alemania

Falsas apariencias

José Gavilán @futbol_internac 26-03-2019

etiquetas:

La primera acepción de la RAE cuando buscamos la palabra “falsa” señala que su significado es “fingido, simulado”. La segunda acepción de la RAE de “apariencia” manifiesta que implica ser una “cosa que parece pero y no es”. Estudiado el concepto, Joachim Löw ha tirado de imaginación, creatividad y léxico para suplir la ausencia de un asesino del área en Alemania y así evolucionar la famosa versión del “falso 9”.

Inmersos en el proceso de regeneración de la Mannschaft, el seleccionador alemán sigue buscando la fórmula adecuada para devolver a la cuatro veces campeona del mundo al lugar donde merece. En el cargo desde 2006, el Mundial 2014 fue el cúlmen de su proyecto y, desde entonces, las semifinales en la Eurocopa 2016 y un fracaso absoluto en el Mundial de Rusia 2018 han obligado a Löw a dar una vuelta de tuerca al modelo con el que triunfó en Brasil. Entre las decisiones más controvertidas ha estado la de dar por finalizada la etapa en la selección de hombres como Boateng, Hummels o Thomas Müller y la de ofrecer un rol importante a jóvenes con mucho futuro y poca experiencia. La edad media de la última convocatoria apenas supera los 25 años siendo la defensa (24 años de media) y la delantera (22,75) las zonas con mayor juventud.

Precisamente en ataque es donde más ha cambiado Alemania. Con Timo Werner como único delantero centro, la opción de contar con dos hombres rápidos, con movilidad y suficiencia para buscar las espaldas de los defensas rivales, aumenta. Incluso el propio ariete del RB Leipzig puede ejercer con dicha función puesto que sus cualidades le permiten caer a banda, intercambiar posición con su compañero o generar transiciones ofensivas a la velocidad de la luz. Marco Reus, Serge Gnabry y Leroy Sané no son delanteros al uso aunque sí son futbolistas con capacidad para ver puerta con facilidad. De hecho, entre los tres suman más de 40 goles esta temporada. En ellos, junto al nueve de Los Toros, recaerá el peso del ataque en la Mannschaft en los próximos años. 

La posibilidad de jugar con dos “falsos nueves” implica tener a un futbolista con el ingenio y la aptitud suficiente como para abordar la posición de rematador ocupando los espacios que los dos delanteros construyan gracias a sus movimientos. Ese jugador se llama Leon Goretzka. Un “box to box” moderno con presencia en el juego, físico sobresaliente, disparo desde media distancia y llegada desde segunda línea con asiduidad. El hombre ideal para acometer los espacios generados cuando los dos delanteros busquen amplitud de juego ensanchando el ataque. El objetivo no es otro que desestabilizar al oponente forzando a salir de su posición a los centrales y obligando a laterales y centrocampistas rivales a tener máxima concentración durante los 90 minutos. Junto a Kimmich, Goretzka está llamado a ser el líder de la nueva hornada germana.

La fase teórica parece asumida. Así lo demostró la Mannschaft en la primera mitad ante Holanda. Lo práctico refleja un claro margen de mejora para ser constantes con la idea de Joachim Löw. Alemania, en su fase de renovación, desarrolla el falso nueve y lo transforma en una delantera de falsas apariencias. La Eurocopa 2020 decidirá si el novedoso planteamiento ha sido o no el adecuado. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La primera acepción de la RAE cuando buscamos la palabra “falsa” señala que su significado es “fingido, simulado”. La segunda acepción de la RAE de “apariencia” manifiesta que implica ser una “cosa que parece pero y no es”. Estudiado el concepto, Joachim Löw ha tirado de imaginación, creatividad y léxico para suplir la ausencia de un asesino del área en Alemania y así evolucionar la famosa versión del “falso 9”.

Inmersos en el proceso de regeneración de la Mannschaft, el seleccionador alemán sigue buscando la fórmula adecuada para devolver a la cuatro veces campeona del mundo al lugar donde merece. En el cargo desde 2006, el Mundial 2014 fue el cúlmen de su proyecto y, desde entonces, las semifinales en la Eurocopa 2016 y un fracaso absoluto en el Mundial de Rusia 2018 han obligado a Löw a dar una vuelta de tuerca al modelo con el que triunfó en Brasil. Entre las decisiones más controvertidas ha estado la de dar por finalizada la etapa en la selección de hombres como Boateng, Hummels o Thomas Müller y la de ofrecer un rol importante a jóvenes con mucho futuro y poca experiencia. La edad media de la última convocatoria apenas supera los 25 años siendo la defensa (24 años de media) y la delantera (22,75) las zonas con mayor juventud.

Precisamente en ataque es donde más ha cambiado Alemania. Con Timo Werner como único delantero centro, la opción de contar con dos hombres rápidos, con movilidad y suficiencia para buscar las espaldas de los defensas rivales, aumenta. Incluso el propio ariete del RB Leipzig puede ejercer con dicha función puesto que sus cualidades le permiten caer a banda, intercambiar posición con su compañero o generar transiciones ofensivas a la velocidad de la luz. Marco Reus, Serge Gnabry y Leroy Sané no son delanteros al uso aunque sí son futbolistas con capacidad para ver puerta con facilidad. De hecho, entre los tres suman más de 40 goles esta temporada. En ellos, junto al nueve de Los Toros, recaerá el peso del ataque en la Mannschaft en los próximos años. 

La posibilidad de jugar con dos “falsos nueves” implica tener a un futbolista con el ingenio y la aptitud suficiente como para abordar la posición de rematador ocupando los espacios que los dos delanteros construyan gracias a sus movimientos. Ese jugador se llama Leon Goretzka. Un “box to box” moderno con presencia en el juego, físico sobresaliente, disparo desde media distancia y llegada desde segunda línea con asiduidad. El hombre ideal para acometer los espacios generados cuando los dos delanteros busquen amplitud de juego ensanchando el ataque. El objetivo no es otro que desestabilizar al oponente forzando a salir de su posición a los centrales y obligando a laterales y centrocampistas rivales a tener máxima concentración durante los 90 minutos. Junto a Kimmich, Goretzka está llamado a ser el líder de la nueva hornada germana.

La fase teórica parece asumida. Así lo demostró la Mannschaft en la primera mitad ante Holanda. Lo práctico refleja un claro margen de mejora para ser constantes con la idea de Joachim Löw. Alemania, en su fase de renovación, desarrolla el falso nueve y lo transforma en una delantera de falsas apariencias. La Eurocopa 2020 decidirá si el novedoso planteamiento ha sido o no el adecuado. 

etiquetas:

_Alemania

El hundimiento

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
18-01-2022

_Alemania

Callando bocas

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
11-01-2022