_Otros

Eterna, Ruth Beitia

María Ruiz @Mery_1791 10-04-2018

etiquetas:

La sonrisa eterna de alguien que ha
vivido plenamente feliz haciendo lo que más le apasionaba. Esa sonrisa que,
hasta el día de hoy, perdura. Una sonrisa de haberlo ganado todo. 16 medallas
internacionales, que se dice pronto, la avalan como una de las mejores
deportistas de la historia de España que se retiró no por corazón, sino porque
su cuerpo dijo basta. 38 años y una carrera prodigiosa.

La semana pasada se llevó un galardón
más. Ruth Beitia fue nombrada como la mejor atleta española de 2017,
sobreponiéndose a Ana Lozano y Ana Peleteiro. Razones para habérselo ganado no
le faltan. Toda su trayectoria profesional habla por ella y por sí sola. Un
palmarés impecable y envidiable, de lo cual no nos extraña que siga
consiguiendo títulos a pesar de ya no estar compitiendo. “
Este es un premio tan importante como
los otros que he recibido 
como mejor
atleta española del año, pero éste es el más especial, porque ya nunca más
volveré a conseguirlo
 y
a ser nominada”, aseguró la cántabra emocionada. Este es el sexto premio
consecutivo desde el primero que le fue otorgado en 2012.
 

Beitia
es la actual campeona olímpica de altura. De hecho, esa era la única medalla
que le faltaba por conquistar, y no fue hasta 2016 cuando hizo posible el sueño
de ser una deportista de oro. Pero antes de la hazaña llegaron Mundiales,
Europeos y Diamonds League. Multitud de campeonatos en los que ha estado
siempre entre las diez primeras y en diecinueve ocasiones ha subido al pódium.
La última, una plata en el Campeonato Europeo de Atletismo en Pista Cubierta en
Belgrado, donde saltó 1.94 metros. Su récord personal y de España se quedó en
2.02 en 2007, en San Sebastián. Mientras, la marca internacional se situó, en
ese mismo año, en 2.01, en El Pireo (Grecia).

Quiera ella o no, Ruth Beitia es eterna.
Su salto, su vuelo y ella en sí quedarán para la posteridad. Para todos
nosotros, aunque ya no veamos volar a la cántabra, ella permanecerá intocable
en nuestras retinas y en el tiempo. Para los españoles, Ruth Beitia será siempre
eterna.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La sonrisa eterna de alguien que ha
vivido plenamente feliz haciendo lo que más le apasionaba. Esa sonrisa que,
hasta el día de hoy, perdura. Una sonrisa de haberlo ganado todo. 16 medallas
internacionales, que se dice pronto, la avalan como una de las mejores
deportistas de la historia de España que se retiró no por corazón, sino porque
su cuerpo dijo basta. 38 años y una carrera prodigiosa.

La semana pasada se llevó un galardón
más. Ruth Beitia fue nombrada como la mejor atleta española de 2017,
sobreponiéndose a Ana Lozano y Ana Peleteiro. Razones para habérselo ganado no
le faltan. Toda su trayectoria profesional habla por ella y por sí sola. Un
palmarés impecable y envidiable, de lo cual no nos extraña que siga
consiguiendo títulos a pesar de ya no estar compitiendo. “
Este es un premio tan importante como
los otros que he recibido 
como mejor
atleta española del año, pero éste es el más especial, porque ya nunca más
volveré a conseguirlo
 y
a ser nominada”, aseguró la cántabra emocionada. Este es el sexto premio
consecutivo desde el primero que le fue otorgado en 2012.
 

Beitia
es la actual campeona olímpica de altura. De hecho, esa era la única medalla
que le faltaba por conquistar, y no fue hasta 2016 cuando hizo posible el sueño
de ser una deportista de oro. Pero antes de la hazaña llegaron Mundiales,
Europeos y Diamonds League. Multitud de campeonatos en los que ha estado
siempre entre las diez primeras y en diecinueve ocasiones ha subido al pódium.
La última, una plata en el Campeonato Europeo de Atletismo en Pista Cubierta en
Belgrado, donde saltó 1.94 metros. Su récord personal y de España se quedó en
2.02 en 2007, en San Sebastián. Mientras, la marca internacional se situó, en
ese mismo año, en 2.01, en El Pireo (Grecia).

Quiera ella o no, Ruth Beitia es eterna.
Su salto, su vuelo y ella en sí quedarán para la posteridad. Para todos
nosotros, aunque ya no veamos volar a la cántabra, ella permanecerá intocable
en nuestras retinas y en el tiempo. Para los españoles, Ruth Beitia será siempre
eterna.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021