_Alemania

El Rey León

José Gavilán @futbol_internac 29-01-2019

etiquetas:

Suena un rugido con fuerza en Múnich. Era cuestión de tiempo. El año 2019 parece ser definitivamente el año de Leon Goretzka. El futbolista del Bayern empieza a mostrar la madurez necesaria como para erigirse más pronto que tarde en el nuevo líder del cuadro bávaro e incluso de la Mannschaft.

Goretzka dejó Bochum para fichar por el Schalke 04 con 18 años recién cumplidos. La oferta minera fue la que más convenció a la joven promesa alemana dada la cercanía entre Gelsenkirchen y su ciudad natal. Apenas 20 kilómetros entre su casa y la ciudad deportiva de los Royal Blues. El motivo por el que rechazó otras propuestas fue por continuar con sus estudios de secundaria en el Alice-Salomon-Berufskolleg de Bochum y acabar el Abitur, la selectividad alemana. «No solo tengo una gran perspectiva deportiva, sino que aún puedo ir a la escuela en Bochum», apuntó Goretzka tras firmar con su nuevo club. El lugar donde estudiaba es una de los más prestigiosos de la zona y además cuenta con experiencia a la hora de trabajar con atletas profesionales como Leon. El compromiso del futbolista no solo fue deportivo sino también intelectual. Al fin y al cabo, Goretzka se esforzaba en sacar sus estudios adelante sin dejar de lado su evidente proyección en los terrenos de juego. A las 40 horas semanales que dedicaba a la escuela se sumaban las más de cuatro horas semanales de coche, las horas de entrenamiento con el Schalke y las clases con un profesor particular tres veces a la semana para recuperar las clases perdidas mientras entrenaba. La cooperación entre la Alice-Salomon-Berufskolleg y el club llegó al punto de que Goretzka podía estar realizando exámenes mientras viajaba con el Schalke 04 por Europa para jugar la UEFA Champions League.

Un año jugando en la Bundesliga le bastó para ser convocado por Joachim Löw con Alemania. Aquel chico que ganó la Fritz Walter Medal en 2012 (categoría Sub17) daba un nuevo paso de gigante en su carrera. Eternamente comparado con Michael Ballack por su físico, zancada y estilo de fútbol. Ida y vuelta con llegada desde segunda línea y un buen disparo desde media distancia. Sin embargo, Goretzka es algo más. Él no se limita a llegar al área por sorpresa, sino que además, aporta movilidad por todo el terreno de juego buscando en todo momento sociedades para crear superioridad numérica ante el rival. Su polivalencia también le diferencia del resto. Mediocentro, volante, extremo, mediapunta e incluso ha jugado de lateral. En algunas posiciones se defiende, en otras marca la diferencia.

En 2018, el FC Bayern Múnich ató al que señalaban como uno de los talentos más destacados de Europa. Desde entonces, Niko Kovac ha ido dosificando los primeros minutos de Goretzka en el todopoderoso bávaro. Hasta finales de año, Leon solo había disputado once partidos como titular en todas las competiciones. Sin embargo, su rol ha cambiado en 2019. El técnico croata ha modificado ligeramente su esquema pasando del 1-4-3-3 al 1-4-2-3-1 y ahí el ex del Schalke 04 ha encajado a la perfección en la mediapunta por detrás de Robert Lewandowski. Su función de enlace entre Thiago y el delantero polaco es determinante. Sus constantes intercambios de posición con Thomas Müller lo convierte en imprevisible. Y todo ello, cerca del área. Ya sea por inteligencia, por oportunismo o por altura, Goretzka se ha mostrado contundente en su nueva función. Tres goles en dos partidos. Imperial.

La selva del Bayern tiene un nuevo Rey. Tras las despedidas de mitos como Lahm o Schweinsteiger, Leon Goretzka está decidido a coger el trono de una nueva generación bávara. Múnich y Alemania serán testigos de la coronación. Leon ya está aquí.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Suena un rugido con fuerza en Múnich. Era cuestión de tiempo. El año 2019 parece ser definitivamente el año de Leon Goretzka. El futbolista del Bayern empieza a mostrar la madurez necesaria como para erigirse más pronto que tarde en el nuevo líder del cuadro bávaro e incluso de la Mannschaft.

Goretzka dejó Bochum para fichar por el Schalke 04 con 18 años recién cumplidos. La oferta minera fue la que más convenció a la joven promesa alemana dada la cercanía entre Gelsenkirchen y su ciudad natal. Apenas 20 kilómetros entre su casa y la ciudad deportiva de los Royal Blues. El motivo por el que rechazó otras propuestas fue por continuar con sus estudios de secundaria en el Alice-Salomon-Berufskolleg de Bochum y acabar el Abitur, la selectividad alemana. «No solo tengo una gran perspectiva deportiva, sino que aún puedo ir a la escuela en Bochum», apuntó Goretzka tras firmar con su nuevo club. El lugar donde estudiaba es una de los más prestigiosos de la zona y además cuenta con experiencia a la hora de trabajar con atletas profesionales como Leon. El compromiso del futbolista no solo fue deportivo sino también intelectual. Al fin y al cabo, Goretzka se esforzaba en sacar sus estudios adelante sin dejar de lado su evidente proyección en los terrenos de juego. A las 40 horas semanales que dedicaba a la escuela se sumaban las más de cuatro horas semanales de coche, las horas de entrenamiento con el Schalke y las clases con un profesor particular tres veces a la semana para recuperar las clases perdidas mientras entrenaba. La cooperación entre la Alice-Salomon-Berufskolleg y el club llegó al punto de que Goretzka podía estar realizando exámenes mientras viajaba con el Schalke 04 por Europa para jugar la UEFA Champions League.

Un año jugando en la Bundesliga le bastó para ser convocado por Joachim Löw con Alemania. Aquel chico que ganó la Fritz Walter Medal en 2012 (categoría Sub17) daba un nuevo paso de gigante en su carrera. Eternamente comparado con Michael Ballack por su físico, zancada y estilo de fútbol. Ida y vuelta con llegada desde segunda línea y un buen disparo desde media distancia. Sin embargo, Goretzka es algo más. Él no se limita a llegar al área por sorpresa, sino que además, aporta movilidad por todo el terreno de juego buscando en todo momento sociedades para crear superioridad numérica ante el rival. Su polivalencia también le diferencia del resto. Mediocentro, volante, extremo, mediapunta e incluso ha jugado de lateral. En algunas posiciones se defiende, en otras marca la diferencia.

En 2018, el FC Bayern Múnich ató al que señalaban como uno de los talentos más destacados de Europa. Desde entonces, Niko Kovac ha ido dosificando los primeros minutos de Goretzka en el todopoderoso bávaro. Hasta finales de año, Leon solo había disputado once partidos como titular en todas las competiciones. Sin embargo, su rol ha cambiado en 2019. El técnico croata ha modificado ligeramente su esquema pasando del 1-4-3-3 al 1-4-2-3-1 y ahí el ex del Schalke 04 ha encajado a la perfección en la mediapunta por detrás de Robert Lewandowski. Su función de enlace entre Thiago y el delantero polaco es determinante. Sus constantes intercambios de posición con Thomas Müller lo convierte en imprevisible. Y todo ello, cerca del área. Ya sea por inteligencia, por oportunismo o por altura, Goretzka se ha mostrado contundente en su nueva función. Tres goles en dos partidos. Imperial.

La selva del Bayern tiene un nuevo Rey. Tras las despedidas de mitos como Lahm o Schweinsteiger, Leon Goretzka está decidido a coger el trono de una nueva generación bávara. Múnich y Alemania serán testigos de la coronación. Leon ya está aquí.

etiquetas:

_Alemania

El hundimiento

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
18-01-2022

_Alemania

Callando bocas

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
11-01-2022