_Atlético

El paso atrás de Renan Lodi

Diego G. Argota @DiegoGArgota21 13-04-2021

A los futbolistas que cruzan el charco para jugar en una de las grandes ligas europeas les suele unir un vínculo, sobre todo si se trata de jugadores jóvenes o poco formados en el profesionalismo: necesitan adaptación. Unos meses de menos a más para acostumbrarse a todo. A una cultura, y en ocasiones, idioma diferente. A un clima radicalmente opuesto al suyo y a un ritmo de juego totalmente diferente al que han tenido en su etapa formativa. Mucho más físico, más rápido, más táctico y más técnico. Es por eso, que muchos de los que destacan en un juego menos depurado llegan a un gran campeonato y no son capaces de cubrir todas las casillas y cumplir con las expectativas. Los que acaban explotando, generalmente, tienen un primer año complicado, pero luego todo viene rodado.

El caso de Renan Lodi es completamente diferente. Un desconocido incluso para gran parte del público brasileño, el lateral izquierdo aterrizó en el Atlético en verano de 2019 con la difícil tarea de ocupar el hueco dejado por Filipe Luis en una banda que, por las lesiones del propio Filipe y el problema de rodilla y posterior fuga de Lucas, había quedado sin dueño específico durante mucho tiempo. Pero para asesorar al joven Lodi, resulta que el Atlético no firmó a nadie más, siendo Hermoso y Saúl los comodines a una posición en la que nunca han brillado y han tenido poco recorrido.

Así, Lodi jugó como titular en su año de adaptación. La 2019-2020 fue para él una campaña irregular, de picos altos y bajos, de actuaciones sobresalientes con otras desesperantes. Pero cuando un futbolista marca y defiende a Mohamed Salah como el brasileño lo hizo en Anfield, raro es que no haya ahí un diamante en bruto. Y ese partido, que debería haber supuesto un punto de inflexión en una carrera que ya solo podía ir hacia arriba, ha ido en cambio en picado hasta quedarse casi olvidado para Simeone en el curso actual. Lodi, un inédito con las inferiores de Brasil, lejos del ojo de una Federación que saca talentos de debajo de las piedras, se puso por primera vez la camiseta de la pentacampeona del mundo en categoría absoluta. Otra brecha excepcional en la historia. Quizás fruto de su fichaje por un equipo de renombre como el Atlético, en Brasil pensaron que no podían dejar pasar la oportunidad de convocar al chico por el que habían pagado unos 20 millones de euros. Y con Filipe Luis y Marcelo en horas bajas, Lodi se ha hecho con el puesto titular por delante de otros habituales como Telles o Alex Sandro.

Renan Lodi con la Selección de Brasil. (ImagoImages)

Pero de los 43 partidos que disputó el lateral como rojiblanco el curso pasado apenas queda nada. Porque fueron casi todos como titular (39), completó los 90 minutos en la mayoría y solo por su ímpetu y explosividad fue sustituido cuando tenía amarilla para meter más músculo atrás dando oportunidades a Saúl. Los 3.317 minutos que jugó el curso pasado este año podrían quedarse en menos de la mitad, ya que a falta de ocho jornadas para acabar LaLiga apenas suma 1.300 minutos. De los 27 que ha jugado esta temporada, solo 15 han sido desde el inicio y nada más que ocho han sido completos.

Su involución se entiende con la aparición de Carrasco y la defensa de cinco. Esa que, precisamente, debería haber dado mayores alas, jugando más liberado y en una posición más ofensiva, justo como hace cuando se pone la camiseta de Brasil. En cambio, la presencia del belga le ha relegado al banquillo, pero llama la atención que tampoco haya sido la primera opción para cuando el ‘21’ no haya estado disponible. Saúl, Hermoso y hasta Lemar han jugado en la demarcación estando el brasileño sano.

Esa sensación de verse relegado a un papel mucho menos protagonista ha generado también en el brasileño la necesidad de agradar a la hora de salir al césped, tratando de hacer muchas cosas en poco tiempo. Viéndose sobrepasado por la situación, alterado y con más revoluciones de las necesarias que raramente le han hecho tomar decisiones correctas. Lo cierto es que hoy, Lodi parece peor jugador que cuando llegó. De titular y jugador de confianza el curso pasado a uno de los futbolistas que menos ha contado para el entrenador. Solo cuatro jugadores de campo de la primera plantilla (sin contar a Costa, que se fue en enero y a Dembélé, que llegó entonces) han disfrutado de menos minutos esta temporada, y todos, salvo Vitolo, tienen alguna excusa de fuerza mayor que les ha hecho estar mucho tiempo ausente. Lodi, en cambio, solo se ha perdido dos convocatorias por problemas físicos. Pero su tiempo se ha quedado encasillado en el banquillo más que en el verde.

Imagen de cabecera: ImagoImages

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

A los futbolistas que cruzan el charco para jugar en una de las grandes ligas europeas les suele unir un vínculo, sobre todo si se trata de jugadores jóvenes o poco formados en el profesionalismo: necesitan adaptación. Unos meses de menos a más para acostumbrarse a todo. A una cultura, y en ocasiones, idioma diferente. A un clima radicalmente opuesto al suyo y a un ritmo de juego totalmente diferente al que han tenido en su etapa formativa. Mucho más físico, más rápido, más táctico y más técnico. Es por eso, que muchos de los que destacan en un juego menos depurado llegan a un gran campeonato y no son capaces de cubrir todas las casillas y cumplir con las expectativas. Los que acaban explotando, generalmente, tienen un primer año complicado, pero luego todo viene rodado.

El caso de Renan Lodi es completamente diferente. Un desconocido incluso para gran parte del público brasileño, el lateral izquierdo aterrizó en el Atlético en verano de 2019 con la difícil tarea de ocupar el hueco dejado por Filipe Luis en una banda que, por las lesiones del propio Filipe y el problema de rodilla y posterior fuga de Lucas, había quedado sin dueño específico durante mucho tiempo. Pero para asesorar al joven Lodi, resulta que el Atlético no firmó a nadie más, siendo Hermoso y Saúl los comodines a una posición en la que nunca han brillado y han tenido poco recorrido.

Así, Lodi jugó como titular en su año de adaptación. La 2019-2020 fue para él una campaña irregular, de picos altos y bajos, de actuaciones sobresalientes con otras desesperantes. Pero cuando un futbolista marca y defiende a Mohamed Salah como el brasileño lo hizo en Anfield, raro es que no haya ahí un diamante en bruto. Y ese partido, que debería haber supuesto un punto de inflexión en una carrera que ya solo podía ir hacia arriba, ha ido en cambio en picado hasta quedarse casi olvidado para Simeone en el curso actual. Lodi, un inédito con las inferiores de Brasil, lejos del ojo de una Federación que saca talentos de debajo de las piedras, se puso por primera vez la camiseta de la pentacampeona del mundo en categoría absoluta. Otra brecha excepcional en la historia. Quizás fruto de su fichaje por un equipo de renombre como el Atlético, en Brasil pensaron que no podían dejar pasar la oportunidad de convocar al chico por el que habían pagado unos 20 millones de euros. Y con Filipe Luis y Marcelo en horas bajas, Lodi se ha hecho con el puesto titular por delante de otros habituales como Telles o Alex Sandro.

Renan Lodi con la Selección de Brasil. (ImagoImages)

Pero de los 43 partidos que disputó el lateral como rojiblanco el curso pasado apenas queda nada. Porque fueron casi todos como titular (39), completó los 90 minutos en la mayoría y solo por su ímpetu y explosividad fue sustituido cuando tenía amarilla para meter más músculo atrás dando oportunidades a Saúl. Los 3.317 minutos que jugó el curso pasado este año podrían quedarse en menos de la mitad, ya que a falta de ocho jornadas para acabar LaLiga apenas suma 1.300 minutos. De los 27 que ha jugado esta temporada, solo 15 han sido desde el inicio y nada más que ocho han sido completos.

Su involución se entiende con la aparición de Carrasco y la defensa de cinco. Esa que, precisamente, debería haber dado mayores alas, jugando más liberado y en una posición más ofensiva, justo como hace cuando se pone la camiseta de Brasil. En cambio, la presencia del belga le ha relegado al banquillo, pero llama la atención que tampoco haya sido la primera opción para cuando el ‘21’ no haya estado disponible. Saúl, Hermoso y hasta Lemar han jugado en la demarcación estando el brasileño sano.

Esa sensación de verse relegado a un papel mucho menos protagonista ha generado también en el brasileño la necesidad de agradar a la hora de salir al césped, tratando de hacer muchas cosas en poco tiempo. Viéndose sobrepasado por la situación, alterado y con más revoluciones de las necesarias que raramente le han hecho tomar decisiones correctas. Lo cierto es que hoy, Lodi parece peor jugador que cuando llegó. De titular y jugador de confianza el curso pasado a uno de los futbolistas que menos ha contado para el entrenador. Solo cuatro jugadores de campo de la primera plantilla (sin contar a Costa, que se fue en enero y a Dembélé, que llegó entonces) han disfrutado de menos minutos esta temporada, y todos, salvo Vitolo, tienen alguna excusa de fuerza mayor que les ha hecho estar mucho tiempo ausente. Lodi, en cambio, solo se ha perdido dos convocatorias por problemas físicos. Pero su tiempo se ha quedado encasillado en el banquillo más que en el verde.

Imagen de cabecera: ImagoImages

_Atlético

Dilema Lemar

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
21-09-2021

_Atlético

Simeone, la suma de talento y las mil variables

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
14-09-2021