_Otros

El momento de la duda

Edu Rodríguez @EduRodri1996 05-04-2018

etiquetas:

Hablaba esta semana mi compañero
Adrià Campmany sobre lo mal que le ha sentado al Barcelona el mes de abril en
los últimos años. Se ha convertido en una rutina llegar vivo en las tres
competiciones a estas alturas de la temporada, pero parece que al equipo le
cuesta rematar la faena.

En 2018 parece que las cosas no
van mucho mejor. Es cierto, el Barcelona sumó un valioso punto en Sevilla –por
rival y contexto– y sentenció prácticamente la eliminatoria contra la Roma.
Resultados en mano, nada a cuestionar. Ahora bien, ¿qué pasa con el juego del
equipo? La solidez que tanto ha caracterizado al Barcelona durante muchos
tramos de la temporada se ha visto en duda en estos dos partidos. El Sevilla
fue muy superior en Liga y la Roma puso en más aprietos de los esperados al
club azulgrana.

En ambos partidos hay un nexo
común. El Barcelona remonta contra el Sevilla gracias a la entrada de Leo Messi
y el equipo sufre contra la Roma en una actuación irregular del astro
argentino. Cuando Messi está bien, el equipo funciona, pero tampoco vamos a
descubrir América ahora. Falta algo más.

Si el Barcelona quiere aspirar al
triplete, necesita dar un paso adelante futbolísticamente hablando. Solo ha
perdido un partido en toda la temporada, pero últimamente se ha dedicado a
flirtear frecuentemente con la derrota. Y quien juega con fuego siempre acaba
quemándose. Las molestias de Piqué y Busquets, la situación extradeportiva de
Umtiti, el paso atrás de Paulinho o el proceso de adaptación, más lento del
esperado, de Dembélé y Coutinho no han ayudado.

Al equipo le falta algo de frescura
y, de concretar la clasificación a semifinales de la Champions, no volverá a
tener una semana libre hasta mediados de mayo. A estas alturas, toca ser
prácticos. En momentos de dudas hay que ser eficaces. ¿Que el equipo no acaba
de brillar y se le nota falta de frescura? Rotaciones en la Liga.

El espejo es el Madrid. Ganó la
Liga la temporada pasada jugando las últimas jornadas con el equipo B; en esta
ha adoptado el mismo mecanismo. El Barcelona debe ser drástico y dar descanso
habitual en Liga a piezas claves (Piqué/Umtiti, Busquets, Iniesta y Messi
principalmente) para intentar tenerlos al 100% en la final de Copa y en unas
hipotéticas semifinales de Champions.  Hay
que ser efectivos.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Hablaba esta semana mi compañero
Adrià Campmany sobre lo mal que le ha sentado al Barcelona el mes de abril en
los últimos años. Se ha convertido en una rutina llegar vivo en las tres
competiciones a estas alturas de la temporada, pero parece que al equipo le
cuesta rematar la faena.

En 2018 parece que las cosas no
van mucho mejor. Es cierto, el Barcelona sumó un valioso punto en Sevilla –por
rival y contexto– y sentenció prácticamente la eliminatoria contra la Roma.
Resultados en mano, nada a cuestionar. Ahora bien, ¿qué pasa con el juego del
equipo? La solidez que tanto ha caracterizado al Barcelona durante muchos
tramos de la temporada se ha visto en duda en estos dos partidos. El Sevilla
fue muy superior en Liga y la Roma puso en más aprietos de los esperados al
club azulgrana.

En ambos partidos hay un nexo
común. El Barcelona remonta contra el Sevilla gracias a la entrada de Leo Messi
y el equipo sufre contra la Roma en una actuación irregular del astro
argentino. Cuando Messi está bien, el equipo funciona, pero tampoco vamos a
descubrir América ahora. Falta algo más.

Si el Barcelona quiere aspirar al
triplete, necesita dar un paso adelante futbolísticamente hablando. Solo ha
perdido un partido en toda la temporada, pero últimamente se ha dedicado a
flirtear frecuentemente con la derrota. Y quien juega con fuego siempre acaba
quemándose. Las molestias de Piqué y Busquets, la situación extradeportiva de
Umtiti, el paso atrás de Paulinho o el proceso de adaptación, más lento del
esperado, de Dembélé y Coutinho no han ayudado.

Al equipo le falta algo de frescura
y, de concretar la clasificación a semifinales de la Champions, no volverá a
tener una semana libre hasta mediados de mayo. A estas alturas, toca ser
prácticos. En momentos de dudas hay que ser eficaces. ¿Que el equipo no acaba
de brillar y se le nota falta de frescura? Rotaciones en la Liga.

El espejo es el Madrid. Ganó la
Liga la temporada pasada jugando las últimas jornadas con el equipo B; en esta
ha adoptado el mismo mecanismo. El Barcelona debe ser drástico y dar descanso
habitual en Liga a piezas claves (Piqué/Umtiti, Busquets, Iniesta y Messi
principalmente) para intentar tenerlos al 100% en la final de Copa y en unas
hipotéticas semifinales de Champions.  Hay
que ser efectivos.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021