_Otros

El fútbol sala emerge, aunque aún hay que remar

Carlos Garrido @carlos_vianos 05-04-2018

etiquetas:

Las cosas están cambiando en el fútbol sala. Poco a poco,
sí, pero están cambiando. El entorno de este deporte continúa con su particular
lucha por conseguir otorgarle la visibilidad y presencia que se merece, aún a
sabiendas de que muchos se muestran reticentes. No obstante, y como repito, hay
señales que hacen indicar que tal misión parece haberse vuelto un poco más
fácil, prueba de ello es lo ocurrido en las últimas semanas.

El mes de abril ha arrancado con compromisos internacionales
para España. Dos encuentros en tierras gallegas, más concretamente en Ferrol, y
ante Finlandia que han servido para poner de manifiesto que cada día son más
las personas que se asoman a la ventana del fútbol sala. Quizás, muchos
defiendan que esto puede haber sido una casualidad y que está circunstancia ha
tenido lugar al estar la selección de por medio. Pero nada más lejos de la
realidad, ya que este hecho no es más que la continuación de un fenómeno que ha
ido gestándose tiempo atrás y que culminó su madurez con la Copa de España
celebrada en Madrid.

Allí, en el WiZink Center, pudimos ser testigos del
potencial de atracción que puede llegar a tener un deporte tan espectacular
como el fútbol sala, al cual sólo le hacía falta un escenario acorde con su
categoría. Esta vez fue así, y el resultado no pudo ser mejor. Gradas a
rebosar, aficionados entregados y varios medios de comunicación que finalmente
no tuvieron más remedio que sumarse a la corriente deportiva imperante en ese
momento.

Una Copa de España que dejó tras de sí unos efectos notorios.
Partidos trascendentales en jornadas sucesivas de fase regular de liga,
rompieron esquemas y aunaron en sus distintos pabellones récords de asistencia.

Sin embargo, no hay que lanzar las campanas al vuelo y creer
que la situación ya ha dado ese giro de 360° tan y tan anhelado. No. Esto sólo
ha sido una demostración de que se pueden conseguir grandes cosas si remamos
todos en la misma dirección. Aunque debemos tener claro que el objetivo aún
está lejos y hay que continuar peleando. El fútbol sala va creciendo, pero paso
a paso. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Las cosas están cambiando en el fútbol sala. Poco a poco,
sí, pero están cambiando. El entorno de este deporte continúa con su particular
lucha por conseguir otorgarle la visibilidad y presencia que se merece, aún a
sabiendas de que muchos se muestran reticentes. No obstante, y como repito, hay
señales que hacen indicar que tal misión parece haberse vuelto un poco más
fácil, prueba de ello es lo ocurrido en las últimas semanas.

El mes de abril ha arrancado con compromisos internacionales
para España. Dos encuentros en tierras gallegas, más concretamente en Ferrol, y
ante Finlandia que han servido para poner de manifiesto que cada día son más
las personas que se asoman a la ventana del fútbol sala. Quizás, muchos
defiendan que esto puede haber sido una casualidad y que está circunstancia ha
tenido lugar al estar la selección de por medio. Pero nada más lejos de la
realidad, ya que este hecho no es más que la continuación de un fenómeno que ha
ido gestándose tiempo atrás y que culminó su madurez con la Copa de España
celebrada en Madrid.

Allí, en el WiZink Center, pudimos ser testigos del
potencial de atracción que puede llegar a tener un deporte tan espectacular
como el fútbol sala, al cual sólo le hacía falta un escenario acorde con su
categoría. Esta vez fue así, y el resultado no pudo ser mejor. Gradas a
rebosar, aficionados entregados y varios medios de comunicación que finalmente
no tuvieron más remedio que sumarse a la corriente deportiva imperante en ese
momento.

Una Copa de España que dejó tras de sí unos efectos notorios.
Partidos trascendentales en jornadas sucesivas de fase regular de liga,
rompieron esquemas y aunaron en sus distintos pabellones récords de asistencia.

Sin embargo, no hay que lanzar las campanas al vuelo y creer
que la situación ya ha dado ese giro de 360° tan y tan anhelado. No. Esto sólo
ha sido una demostración de que se pueden conseguir grandes cosas si remamos
todos en la misma dirección. Aunque debemos tener claro que el objetivo aún
está lejos y hay que continuar peleando. El fútbol sala va creciendo, pero paso
a paso. 

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021