_Destacado

El COVID-19 en el tenis en silla español

Desde el sábado nos encontramos en Estado de Alarma para combatir la pandemia del COVID-19. Confinamiento en casa salvo excepciones. El mundo del deporte se ha visto profundamente afectado por ello. Competiciones canceladas y rutinas eliminadas. En cuanto al tenis, no se reanudará hasta, al menos, el 8 de junio, un parón de 13 semanas (más de dos meses).

¿Cómo se afronta este parón? ¿Cómo afecta a la preparación, entrenamientos, programación de torneos? ¿Qué debe pasar con la cita Olímpica y Paralímpica de Tokyo? Martín de la Puente, Daniel Caverzaschi y Enrique Siscar, tres de los principales actores del tenis en silla español, analizan en Sphera Sports esta nueva situación y la perspectiva que se avecina con la cita Paralímpica (25 de agosto al 6 de septiembre) como gran pregunta en el futuro cercano.

El tenista murciano Kike Siscar (1983, Torre Pacheco), número 43 ITF, resume con una palabra: incertidumbre. “La situación se vive con incertidumbre y contrariedad. Estaba en una gira en EEUU con un torneo ITF Superseries y un ITF1. Tuve que salir muy rápido de EEUU para no tener problemas con el vuelo ni que me cerraran fronteras. Aquí estoy igual que toda España. No puedo entrenar, tenemos que estar parados porque todos los clubes están cerrados, cosa que veo perfecto. Em mi casa tengo algunas cosas e intentaré no perder mucho el ritmo que estaba cogiendo con la gira en Inglaterra, con entrenamientos y ahora en EEUU. Últimamente me estaba encontrando últimamente muy bien”, desvela.

El de Torre Pacheco tiene claro que la salud va por delante del deporte: “Quieres que se acabe todo rápido, más que por el deporte, por la salud, que es lo primero y principal. Las consecuencias deportivas son que te complica todo el calendario pensado. A mitad de abril me iba para Turquía con Dani y se ha cancelado. Estamos a la expectativa que la ITF nos diga fechas. Primero que se pueda entrenar y luego que la ITF nos diga cuando se puede jugar”.

Respecto a la cita olímpica de verano, el deportista murciano es optimista: “Quedan 160 días para los Juegos y el 8 de junio (fecha en que hoy está indicado el regreso del tenis) quedará la mitad, 12 semanas. No es lo ideal para afrontar unos Juegos Paralímpicos, pero si en mayo se pudiera hacer una buena pretemporada si el virus lo permite, sería una buena señal de que se ha ganado la batalla al virus y que podemos hacer nuestro deporte en las mejores condiciones. Siempre anteponiendo la salud y siguiendo las pautas de sanidad. Dependiendo de si se celebran los Juegos, se programa de una forma u otra. La palabra ahora mismo es incertidumbre. En el momento que se vayan solucionando las cosas, que esperemos que sea pronto, empezaremos a programar”.

Martín de la Puente (Vigo, 1999), actual número 13 ITF, ha vuelto a su casa desde el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat donde entrena: “Esta situación es rara. Nuestra intención era quedarnos allí (en el CAR) entrenando, aprovechando las semanas de confinamiento, hasta que nos reúnen y nos dicen que una persona ha dado positivo y que nos tienen que sacar porque no pueden garantizar la seguridad y porque no pueden dar servicios sanitarios a todos los deportistas. Y tuve que volver a Vigo”.

El tenista gallego analiza la nueva situación que vive estos días y las próximas semanas: “Es raro, es algo incómodo no poder salir a la calle, no poder seguir con la rutina, hacer los ejercicios e ir a las instalaciones. En casa tengo mi pequeño gimnasio y mi preparador físico me manda ejercicios. Vamos haciendo lo que podemos, pero es una situación rara e inusual. Poco a poco creo que todo se va a ir calmando, pero ahora hay que resolver los problemas e incomodidades a las que nos encontramos. El camino a Tokyo (los Juegos Paralímpicos están programados del 25 de agosto al 6 de septiembre) va ser diferente. Lo importante de este año era competir para llegar rodado a Tokyo”.

Es una de las grandes preguntas que se plantea el deporte ahora. Prácticamente todas las competiciones alrededor del globo han parado, pero la cita olímpica, de momento, ni modifica fechas ni se cancela: “Creo que, aunque no compita, estaré clasificado y ojalá que poco a poco podamos volver a la normalidad. Tenía muchos torneos programados, pero ahora está todo cancelado hasta el 7 de junio. Estamos todos a la espera. Que se celebren o no se celebren, no depende de mí así que prefiero pensar lo menos posible en ello”.

Por último, el tenista manda un mensaje tanto al mundo del deporte como a la sociedad en general: “Quería mandar un fuerte abrazo a todos los deportistas que no podemos salir de casa para seguir entrenando y continuar con la rutina. Y, sobre todo, a la gente que se quede en las casas. Podemos sacrificar un poco nuestra vida social por el bienestar de la gente, que es lo más importante”.

Dani Caverzaschi (Madrid, 1993), número 22 ITF, explica que la semana pasada, mientras cada día cambiaba radicalmente la situación, tuvo que hacer y rehacer intenciones y planes constantemente: “La semana pasada fue muy estresante. En marzo jugaba en Suiza, Italia y Corea y todo cancelado. Hasta el miércoles estaba inscrito en torneos en Sudamérica. En España la situación se complicaba cada día y me intentaba adelantar a los acontecimientos viendo dónde podía competir fuera. La ITF no decía nada de cancelaciones. Quería ir a competir donde fuera, aunque tuviera un 20% de posibilidades de hacerlo. Tenía un vuelo a Estados Unidos para el viernes por la tarde. Por intuición o por ser prudente, pensé en no coger ese avión. El vuelo era a las 4 de la tarde, a y media cancelaron el torneo y esa noche la ITF mandó el comunicado cancelando el circuito hasta el 15 abril. Todo eso me cansó mucho mentalmente. Soy muy resolutivo e intenso intentando buscar soluciones a todo, aunque haya pocas opciones. Fue una semana estresante”.

Con algo más de certidumbre (ya con el país recluido en casa), las cosas se ven diferente: “Ha tocado cambio de chip completo. La clave han sido las expectativas. La semana pasada, pensando que podía competir, me agotó. Ahora ya, sabiendo que no, que ha cambiado la cosa, toca una segunda pretemporada. Una situación muy distinta. Estoy haciendo cosas que normalmente no me dan tiempo y cogiendo mi rutina. Hago lo que puedo para entrenar”.

Respecto a los Juegos Paralímpicos de Tokyo, el madrileño lo tiene claro: “Por mí que se celebren. Para entonces (finales de agosto) ya estará resuelta la situación. Sin embargo, ¿qué va a pasar con la clasificación? Si no se puede competir hasta junio, ¿cómo se va a hacer? Martín o yo no tenemos problemas, pero Kike (Enrique Siscar) o Quico (Tur) tienen la clasificación en el aire. Otra cosa es que la ITF coja una semana antes del cierre como clasificación de referencia. Es un auténtico problema aplazar unos Juegos. O suspenderlos, que no creo. Por mí quiero que se hagan, pero hay serias posibilidades de que se aplacen”.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Desde el sábado nos encontramos en Estado de Alarma para combatir la pandemia del COVID-19. Confinamiento en casa salvo excepciones. El mundo del deporte se ha visto profundamente afectado por ello. Competiciones canceladas y rutinas eliminadas. En cuanto al tenis, no se reanudará hasta, al menos, el 8 de junio, un parón de 13 semanas (más de dos meses).

¿Cómo se afronta este parón? ¿Cómo afecta a la preparación, entrenamientos, programación de torneos? ¿Qué debe pasar con la cita Olímpica y Paralímpica de Tokyo? Martín de la Puente, Daniel Caverzaschi y Enrique Siscar, tres de los principales actores del tenis en silla español, analizan en Sphera Sports esta nueva situación y la perspectiva que se avecina con la cita Paralímpica (25 de agosto al 6 de septiembre) como gran pregunta en el futuro cercano.

El tenista murciano Kike Siscar (1983, Torre Pacheco), número 43 ITF, resume con una palabra: incertidumbre. “La situación se vive con incertidumbre y contrariedad. Estaba en una gira en EEUU con un torneo ITF Superseries y un ITF1. Tuve que salir muy rápido de EEUU para no tener problemas con el vuelo ni que me cerraran fronteras. Aquí estoy igual que toda España. No puedo entrenar, tenemos que estar parados porque todos los clubes están cerrados, cosa que veo perfecto. Em mi casa tengo algunas cosas e intentaré no perder mucho el ritmo que estaba cogiendo con la gira en Inglaterra, con entrenamientos y ahora en EEUU. Últimamente me estaba encontrando últimamente muy bien”, desvela.

El de Torre Pacheco tiene claro que la salud va por delante del deporte: “Quieres que se acabe todo rápido, más que por el deporte, por la salud, que es lo primero y principal. Las consecuencias deportivas son que te complica todo el calendario pensado. A mitad de abril me iba para Turquía con Dani y se ha cancelado. Estamos a la expectativa que la ITF nos diga fechas. Primero que se pueda entrenar y luego que la ITF nos diga cuando se puede jugar”.

Respecto a la cita olímpica de verano, el deportista murciano es optimista: “Quedan 160 días para los Juegos y el 8 de junio (fecha en que hoy está indicado el regreso del tenis) quedará la mitad, 12 semanas. No es lo ideal para afrontar unos Juegos Paralímpicos, pero si en mayo se pudiera hacer una buena pretemporada si el virus lo permite, sería una buena señal de que se ha ganado la batalla al virus y que podemos hacer nuestro deporte en las mejores condiciones. Siempre anteponiendo la salud y siguiendo las pautas de sanidad. Dependiendo de si se celebran los Juegos, se programa de una forma u otra. La palabra ahora mismo es incertidumbre. En el momento que se vayan solucionando las cosas, que esperemos que sea pronto, empezaremos a programar”.

Martín de la Puente (Vigo, 1999), actual número 13 ITF, ha vuelto a su casa desde el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat donde entrena: “Esta situación es rara. Nuestra intención era quedarnos allí (en el CAR) entrenando, aprovechando las semanas de confinamiento, hasta que nos reúnen y nos dicen que una persona ha dado positivo y que nos tienen que sacar porque no pueden garantizar la seguridad y porque no pueden dar servicios sanitarios a todos los deportistas. Y tuve que volver a Vigo”.

El tenista gallego analiza la nueva situación que vive estos días y las próximas semanas: “Es raro, es algo incómodo no poder salir a la calle, no poder seguir con la rutina, hacer los ejercicios e ir a las instalaciones. En casa tengo mi pequeño gimnasio y mi preparador físico me manda ejercicios. Vamos haciendo lo que podemos, pero es una situación rara e inusual. Poco a poco creo que todo se va a ir calmando, pero ahora hay que resolver los problemas e incomodidades a las que nos encontramos. El camino a Tokyo (los Juegos Paralímpicos están programados del 25 de agosto al 6 de septiembre) va ser diferente. Lo importante de este año era competir para llegar rodado a Tokyo”.

Es una de las grandes preguntas que se plantea el deporte ahora. Prácticamente todas las competiciones alrededor del globo han parado, pero la cita olímpica, de momento, ni modifica fechas ni se cancela: “Creo que, aunque no compita, estaré clasificado y ojalá que poco a poco podamos volver a la normalidad. Tenía muchos torneos programados, pero ahora está todo cancelado hasta el 7 de junio. Estamos todos a la espera. Que se celebren o no se celebren, no depende de mí así que prefiero pensar lo menos posible en ello”.

Por último, el tenista manda un mensaje tanto al mundo del deporte como a la sociedad en general: “Quería mandar un fuerte abrazo a todos los deportistas que no podemos salir de casa para seguir entrenando y continuar con la rutina. Y, sobre todo, a la gente que se quede en las casas. Podemos sacrificar un poco nuestra vida social por el bienestar de la gente, que es lo más importante”.

Dani Caverzaschi (Madrid, 1993), número 22 ITF, explica que la semana pasada, mientras cada día cambiaba radicalmente la situación, tuvo que hacer y rehacer intenciones y planes constantemente: “La semana pasada fue muy estresante. En marzo jugaba en Suiza, Italia y Corea y todo cancelado. Hasta el miércoles estaba inscrito en torneos en Sudamérica. En España la situación se complicaba cada día y me intentaba adelantar a los acontecimientos viendo dónde podía competir fuera. La ITF no decía nada de cancelaciones. Quería ir a competir donde fuera, aunque tuviera un 20% de posibilidades de hacerlo. Tenía un vuelo a Estados Unidos para el viernes por la tarde. Por intuición o por ser prudente, pensé en no coger ese avión. El vuelo era a las 4 de la tarde, a y media cancelaron el torneo y esa noche la ITF mandó el comunicado cancelando el circuito hasta el 15 abril. Todo eso me cansó mucho mentalmente. Soy muy resolutivo e intenso intentando buscar soluciones a todo, aunque haya pocas opciones. Fue una semana estresante”.

Con algo más de certidumbre (ya con el país recluido en casa), las cosas se ven diferente: “Ha tocado cambio de chip completo. La clave han sido las expectativas. La semana pasada, pensando que podía competir, me agotó. Ahora ya, sabiendo que no, que ha cambiado la cosa, toca una segunda pretemporada. Una situación muy distinta. Estoy haciendo cosas que normalmente no me dan tiempo y cogiendo mi rutina. Hago lo que puedo para entrenar”.

Respecto a los Juegos Paralímpicos de Tokyo, el madrileño lo tiene claro: “Por mí que se celebren. Para entonces (finales de agosto) ya estará resuelta la situación. Sin embargo, ¿qué va a pasar con la clasificación? Si no se puede competir hasta junio, ¿cómo se va a hacer? Martín o yo no tenemos problemas, pero Kike (Enrique Siscar) o Quico (Tur) tienen la clasificación en el aire. Otra cosa es que la ITF coja una semana antes del cierre como clasificación de referencia. Es un auténtico problema aplazar unos Juegos. O suspenderlos, que no creo. Por mí quiero que se hagan, pero hay serias posibilidades de que se aplacen”.

_Destacado

El curioso caso de Gale Gilbert

César Martín @CesarMrtn
10-07-2020

_Destacado

Anacronismo

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
09-07-2020