_Otros

Del Potro quiere romper su techo

David Sánchez @dasanchez__ 25-09-2018

etiquetas:

Cuando Juan Martín Del Potro ganó su primer Grand Slam en el US Open 2009 logró algo más: acabar con Roger Federer después de una dictadura, en Nueva York, de 40 victorias consecutivas del suizo. Pocos jugadores han tenido el privilegio de entrometerse en la oligarquía del Big Four como el tandilense. Hacerlo como lo hizo ese año aupó su gesta y su nombre al panorama internacional con una exposición mediática descarada. 

Como descarada es su derecha, sin duda, el mejor golpe del argentino. Su marca de la casa. Su sello sobre una pista de tenis, tan difícil de copiar que hasta el mismísimo Federer lo alaba en público. Del Potro acaba de cumplir la treintena en una de sus mejores temporadas. 

Las lesiones que lo mantuvieron muy lejos en el ranking, ahora son agua pasada. Es un jugador nuevo; un discípulo reinventado en un país con grandes nombres históricos en el tenis mundial. Lo de Juan Martín: su tenacidad, su coraje o su valentía hacen de él un jugador carismático allá por donde pisa. 

Al fin de cuentas, él fue ídolo en la final de la Copa Davis 2016, ante Croacia, que ganó la albiceleste. Los dos puntos conseguidos, que incluyeron la remontada, a cinco mangas, ante Marin Cilic, pusieron en bandeja la primera Ensaladera para Argentina. Una hazaña histórica a la altura de las peripecias de Diego Armando Maradona, con quien, por cierto, guarda una maravillosa amistad. 

El número cuatro mundial quiere romper su techo en este 2018. El pasado 13 de agosto avistó su mejor posición en la tabla. Ese lunes se levantó en el tercer puesto solo por detrás de Rafa Nadal y Roger Federer. Si logra rebasar esa cifra, romperá un dominio del Big Four de más de 13 años, concretamente, desde el 25 de julio de 2005, cuando Nadal se colocó segundo a las espaldas de Federer. 

Para ello deberá firmar una buena gira asiática. Se espera que reaparezca en el torneo de Pekín para acabar el año jugando en Shanghái, Basilea, París-Bercy y, si nada se tuerce, la Copa de Maestros en Londres. Hasta el momento acumula un total de 43 victorias en lo que va de año, de las cuáles 32 han sido en pista rápida, su mejor superficie histórica, y donde ha conquistado sus dos entorchados este curso (Indian Wells y Acapulco). 

Juan Martín tiene los objeticos claros después de haber regresado a la final de un Grande, hace unas semanas, en la Gran Manzana. Le avala su trayectoria. Con 10 victorias, es el tenista con más triunfos ante vigentes número uno mundiales que no ha ocupado la cima de este deporte. Si lo lograra, se convertiría en el tercer jugador sudamericano (Gustavo Kuerten y Marcelo Ríos) en conseguirlo desde la instauración del ranking ATP en la temporada 1973. 

No le tiene miedo a nada. Ya en 2012 y 2016 se colgó dos medallas olímpicas (Bronce en Londres 2012 y Plata en Río 2016). Nadie de su país, antes que él, pudo hacerlo. Del Potro no entiende de barreras. Él juega cada punto con el corazón.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Cuando Juan Martín Del Potro ganó su primer Grand Slam en el US Open 2009 logró algo más: acabar con Roger Federer después de una dictadura, en Nueva York, de 40 victorias consecutivas del suizo. Pocos jugadores han tenido el privilegio de entrometerse en la oligarquía del Big Four como el tandilense. Hacerlo como lo hizo ese año aupó su gesta y su nombre al panorama internacional con una exposición mediática descarada. 

Como descarada es su derecha, sin duda, el mejor golpe del argentino. Su marca de la casa. Su sello sobre una pista de tenis, tan difícil de copiar que hasta el mismísimo Federer lo alaba en público. Del Potro acaba de cumplir la treintena en una de sus mejores temporadas. 

Las lesiones que lo mantuvieron muy lejos en el ranking, ahora son agua pasada. Es un jugador nuevo; un discípulo reinventado en un país con grandes nombres históricos en el tenis mundial. Lo de Juan Martín: su tenacidad, su coraje o su valentía hacen de él un jugador carismático allá por donde pisa. 

Al fin de cuentas, él fue ídolo en la final de la Copa Davis 2016, ante Croacia, que ganó la albiceleste. Los dos puntos conseguidos, que incluyeron la remontada, a cinco mangas, ante Marin Cilic, pusieron en bandeja la primera Ensaladera para Argentina. Una hazaña histórica a la altura de las peripecias de Diego Armando Maradona, con quien, por cierto, guarda una maravillosa amistad. 

El número cuatro mundial quiere romper su techo en este 2018. El pasado 13 de agosto avistó su mejor posición en la tabla. Ese lunes se levantó en el tercer puesto solo por detrás de Rafa Nadal y Roger Federer. Si logra rebasar esa cifra, romperá un dominio del Big Four de más de 13 años, concretamente, desde el 25 de julio de 2005, cuando Nadal se colocó segundo a las espaldas de Federer. 

Para ello deberá firmar una buena gira asiática. Se espera que reaparezca en el torneo de Pekín para acabar el año jugando en Shanghái, Basilea, París-Bercy y, si nada se tuerce, la Copa de Maestros en Londres. Hasta el momento acumula un total de 43 victorias en lo que va de año, de las cuáles 32 han sido en pista rápida, su mejor superficie histórica, y donde ha conquistado sus dos entorchados este curso (Indian Wells y Acapulco). 

Juan Martín tiene los objeticos claros después de haber regresado a la final de un Grande, hace unas semanas, en la Gran Manzana. Le avala su trayectoria. Con 10 victorias, es el tenista con más triunfos ante vigentes número uno mundiales que no ha ocupado la cima de este deporte. Si lo lograra, se convertiría en el tercer jugador sudamericano (Gustavo Kuerten y Marcelo Ríos) en conseguirlo desde la instauración del ranking ATP en la temporada 1973. 

No le tiene miedo a nada. Ya en 2012 y 2016 se colgó dos medallas olímpicas (Bronce en Londres 2012 y Plata en Río 2016). Nadie de su país, antes que él, pudo hacerlo. Del Potro no entiende de barreras. Él juega cada punto con el corazón.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021