_Eibar

Creer en Mendi

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96 12-04-2021

Los valores de hoy son como el Guadiana: aparecen para el tweet, para la foto y para el postureo; y desaparecen cuando los hechos golpean a la realidad. Entonces nos escondemos. El fútbol, aunque digamos que no, es muy parecido a la política. Sabemos decir que no pactaremos con alguien, pero nos abrazaremos con él si no nos queda otra. También podemos darle un voto de confianza a nuestro entrenador para echarle la siguiente semana. Ratificar a un técnico es sinónimo de despido. No lo es, de momento, para un José Luis Mendilibar que habita en una de las entidades más románticas de LaLiga. Solo podía ser el Eibar.

El cuadro armero, un mes después de su comunicado, sigue sin levantar cabeza: tan solo ha sumado un punto de nueve posibles. Y pese a ello el apoyo a Mendilibar es colosal. La gran mayoría de comentarios en las redes sociales van dirigidas a la continuidad hasta el final del de Zaldibar. Ocurra lo que ocurra.

A los vascos se les está haciendo el año larguísimo. Tras un inicio esperanzador, con Bryan Gil bailando a la gran mayoría de laterales de la categoría, el equipo se cayó hasta ocupar la última posición de la clasificación. Lo sorprendente es que numéricamente no son un desastre. Es cierto que los 22 tantos anotados hasta ahora son muy escasos, pero los 36 encajados no son ni mucho menos de colista. Hay varios conjuntos con guarismos similares a los de Ipurua. Por eso siguen creyendo.

El celebérrimo preparador, además, es una máquina de virales. Inolvidable fue, por supuesto, cuando un periodista le preguntó: “Si el Atlético de Madrid es el equipo del pueblo, ¿qué es el Eibar?” Su respuesta fue hilarante: “Me parecen gilipolleces”. Esa actitud transparente ha llevado a pensar a algunos que sus ideas futbolísticas son añejas. Nada más lejos de la realidad. Si los eibarreses han mantenido su lugar en la élite durante tanto tiempo es por una idea ofensiva y divertida para el espectador. Por ello y por su calidad humana siguen creyendo en Mendi. ¿Quién no lo haría?

Imagen de cabecera: Imago

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Los valores de hoy son como el Guadiana: aparecen para el tweet, para la foto y para el postureo; y desaparecen cuando los hechos golpean a la realidad. Entonces nos escondemos. El fútbol, aunque digamos que no, es muy parecido a la política. Sabemos decir que no pactaremos con alguien, pero nos abrazaremos con él si no nos queda otra. También podemos darle un voto de confianza a nuestro entrenador para echarle la siguiente semana. Ratificar a un técnico es sinónimo de despido. No lo es, de momento, para un José Luis Mendilibar que habita en una de las entidades más románticas de LaLiga. Solo podía ser el Eibar.

El cuadro armero, un mes después de su comunicado, sigue sin levantar cabeza: tan solo ha sumado un punto de nueve posibles. Y pese a ello el apoyo a Mendilibar es colosal. La gran mayoría de comentarios en las redes sociales van dirigidas a la continuidad hasta el final del de Zaldibar. Ocurra lo que ocurra.

A los vascos se les está haciendo el año larguísimo. Tras un inicio esperanzador, con Bryan Gil bailando a la gran mayoría de laterales de la categoría, el equipo se cayó hasta ocupar la última posición de la clasificación. Lo sorprendente es que numéricamente no son un desastre. Es cierto que los 22 tantos anotados hasta ahora son muy escasos, pero los 36 encajados no son ni mucho menos de colista. Hay varios conjuntos con guarismos similares a los de Ipurua. Por eso siguen creyendo.

El celebérrimo preparador, además, es una máquina de virales. Inolvidable fue, por supuesto, cuando un periodista le preguntó: “Si el Atlético de Madrid es el equipo del pueblo, ¿qué es el Eibar?” Su respuesta fue hilarante: “Me parecen gilipolleces”. Esa actitud transparente ha llevado a pensar a algunos que sus ideas futbolísticas son añejas. Nada más lejos de la realidad. Si los eibarreses han mantenido su lugar en la élite durante tanto tiempo es por una idea ofensiva y divertida para el espectador. Por ello y por su calidad humana siguen creyendo en Mendi. ¿Quién no lo haría?

Imagen de cabecera: Imago

_Eibar

Siete años entre gigantes

Alberto Edjogo-Owono @albertoowono
17-05-2021

_Eibar

Creer en Mendi

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
12-04-2021