_Eibar

La nueva pólvora

Apostar por unas piezas concretas, sabiendo que si acaban ofreciendo un buen rendimiento te va a ser prácticamente imposible retenerlas. Bienvenidos y bienvenidas a la rutina de cualquier club modesto a la hora de buscar refuerzo para sus plantillas, semanas en las que las direcciones deportivas de dichos equipos rastrean minuciosamente el mercado en busca de buenas oportunidades, pero siendo perfectamente conscientes de que un buen descubrimiento llamará la atención de entidades de mayor potencial deportivo y económico.

En Eibar, como en otros muchos lugares, saben de lo que hablo. En mayo de 2020 el conjunto guipuzcoano sellaba su retorno a Primera Iberdrola, después de que la competición tuviera que darse por finalizada debido a la pandemia. Y desde ese preciso instante tocaba armar un equipo de garantías para alcanzar el objetivo de la salvación en la máxima categoría. El cuadro eibarrés realizó una apuesta arriesgada en ataque, incorporando a la sudafricana Thembi Kgatlana como referente ofensiva, una futbolista que a pesar de su juventud ya acumulaba experiencia internacional habiendo jugado en EEUU, China o Portugal. Y damos fe de que fue una decisión acertada.

Kgatlana fue una de las sensaciones de la competición. Delantera veloz y anárquica, de aquellas que ponen patas arriba un encuentro con contraataques letales, amiga inseparable del “yo me lo guiso y me lo como”, invitando a sus compañeras a proyectarle balones largos para que la ‘banyana banyana’ hiciera lo que mejor sabe hacer; volver locas a las defensas rivales. Con 10 tantos se erigió como la máxima goleadora de su equipo la temporada pasada, dejando tras de sí un reguero de actuaciones brillantes, exhibiciones con las que se metió al público de Unbe en el bolsillo, pero también con las que despertó el interés de clubes con otros objetivos más ambiciosos.

Y apareció de nuevo el mal del equipo modesto. Descubrir el talento, para que en un abrir y cerrar de ojos desaparezca, se esfume. El Atlético de Madrid se hizo con los servicios de Thembi el pasado verano, obligando a la dirección deportiva del Eibar a recorrer de nuevo el mercado en busca de goles para su parcela ofensiva. Pero quizás no hacía falta rastrear nada, tal vez bastaba con revisar las piezas que ya formaban parte de la plantilla, y darles los galones necesarios para que esas jugadoras se sintieran importantes e incluso imprescindibles.

Arola Aparicio y Miriam Rodríguez “Kuki” ya formaban parte del conjunto guipuzcoano la pasada campaña, aportando 10 goles entre ambas que resultaron vitales para que el cuadro armero alcanzara el objetivo de la salvación. Pero este año es distinto, este año, ante la baja de Kgatlana, ambas están obligadas a dar un paso al frente, a demostrar que puede recaer sobre ellas la responsabilidad anotadora de su equipo. Y por ahora, tras seis jornadas de Primera Iberdrola disputadas, parece que Arola y Kuki han tomado el testigo dejado por la sudafricana, erigiéndose ya como la nueva pólvora del Eibar.

La delantera catalana, ex del filial del FC Barcelona, empezó la temporada de manera inmejorable. Anotó un doblete en la victoria frente al Sevilla en la jornada inaugural, para dos semanas después volver a “mojar” ante el Athletic Club. Es decir, tres de los cuatro primeros tantos del Eibar esta campaña habían sido obra de Arola, toda una declaración de intenciones. “Kuki” por su parte, ex delantera del Fundación Albacete, comenzó el curso de manera más sosegada, pero ha inaugurado su casillero particular anotando tres goles en las últimas dos jornadas. Vio puerta por partida doble en la goleada eibarresa al Rayo, y hace tan solo unos días anotaba el gol azulgrana en el duelo frente al Real Madrid.

Pero eso no es todo. Al Eibar todavía le queda un as en la manga. A finales de agosto el cuadro dirigido por Ana Junyent lograba la cesión de Ana de Teresa, la prometedora delantera del Levante que ya el año pasado había mostrado sus habilidades cedida en el Rayo Vallecano. La joven futbolista de tan solo 19 años había despuntado en Vallecas, acabando el año como la máxima goleadora del conjunto madrileño, a pesar de que no pudo acabar la temporada por una grave lesión de rodilla. ADT encara la fase final de recuperación y cuenta ya los días que le restan para poder volver a pisar el verde, en lo que sin duda será un gran refuerzo para los intereses del cuadro guipuzcoano.

La marcha de Thembi Kgatlana suponía un duro varapalo para el Eibar. El gol anda muy buscado, y cuando por fin lo has encontrado duele horrores no poder retenerlo. Pero en ocasiones una pérdida puede dar pie a nuevos descubrimientos. Arola y Kuki tienen una nueva responsabilidad que recae sobre sus hombros, y esta no es otra que hacer olvidar a la surafricana. La certeza es que los números no mienten, y por ahora dicen que ambas delanteras están ya muy cerca de igualar sus cifras anotadoras de la temporada pasada, habiendo disputado tan solo seis jornadas de liga.

Las autoras de seis de los nueve tantos que ha marcado el cuadro eibarrés esta campaña prometen seguir dando de qué hablar, al fin y al cabo, son conscientes de que la capacidad goleadora de su equipo pasa en gran parte por sus botas. Thembi Kgatlana ya no está, pero la nueva pólvora del Eibar es toda una realidad.

Contenido patrocinado por Iberdrola

Imagen de cabecera: SD Eibar

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Apostar por unas piezas concretas, sabiendo que si acaban ofreciendo un buen rendimiento te va a ser prácticamente imposible retenerlas. Bienvenidos y bienvenidas a la rutina de cualquier club modesto a la hora de buscar refuerzo para sus plantillas, semanas en las que las direcciones deportivas de dichos equipos rastrean minuciosamente el mercado en busca de buenas oportunidades, pero siendo perfectamente conscientes de que un buen descubrimiento llamará la atención de entidades de mayor potencial deportivo y económico.

En Eibar, como en otros muchos lugares, saben de lo que hablo. En mayo de 2020 el conjunto guipuzcoano sellaba su retorno a Primera Iberdrola, después de que la competición tuviera que darse por finalizada debido a la pandemia. Y desde ese preciso instante tocaba armar un equipo de garantías para alcanzar el objetivo de la salvación en la máxima categoría. El cuadro eibarrés realizó una apuesta arriesgada en ataque, incorporando a la sudafricana Thembi Kgatlana como referente ofensiva, una futbolista que a pesar de su juventud ya acumulaba experiencia internacional habiendo jugado en EEUU, China o Portugal. Y damos fe de que fue una decisión acertada.

Kgatlana fue una de las sensaciones de la competición. Delantera veloz y anárquica, de aquellas que ponen patas arriba un encuentro con contraataques letales, amiga inseparable del “yo me lo guiso y me lo como”, invitando a sus compañeras a proyectarle balones largos para que la ‘banyana banyana’ hiciera lo que mejor sabe hacer; volver locas a las defensas rivales. Con 10 tantos se erigió como la máxima goleadora de su equipo la temporada pasada, dejando tras de sí un reguero de actuaciones brillantes, exhibiciones con las que se metió al público de Unbe en el bolsillo, pero también con las que despertó el interés de clubes con otros objetivos más ambiciosos.

Y apareció de nuevo el mal del equipo modesto. Descubrir el talento, para que en un abrir y cerrar de ojos desaparezca, se esfume. El Atlético de Madrid se hizo con los servicios de Thembi el pasado verano, obligando a la dirección deportiva del Eibar a recorrer de nuevo el mercado en busca de goles para su parcela ofensiva. Pero quizás no hacía falta rastrear nada, tal vez bastaba con revisar las piezas que ya formaban parte de la plantilla, y darles los galones necesarios para que esas jugadoras se sintieran importantes e incluso imprescindibles.

Arola Aparicio y Miriam Rodríguez “Kuki” ya formaban parte del conjunto guipuzcoano la pasada campaña, aportando 10 goles entre ambas que resultaron vitales para que el cuadro armero alcanzara el objetivo de la salvación. Pero este año es distinto, este año, ante la baja de Kgatlana, ambas están obligadas a dar un paso al frente, a demostrar que puede recaer sobre ellas la responsabilidad anotadora de su equipo. Y por ahora, tras seis jornadas de Primera Iberdrola disputadas, parece que Arola y Kuki han tomado el testigo dejado por la sudafricana, erigiéndose ya como la nueva pólvora del Eibar.

La delantera catalana, ex del filial del FC Barcelona, empezó la temporada de manera inmejorable. Anotó un doblete en la victoria frente al Sevilla en la jornada inaugural, para dos semanas después volver a “mojar” ante el Athletic Club. Es decir, tres de los cuatro primeros tantos del Eibar esta campaña habían sido obra de Arola, toda una declaración de intenciones. “Kuki” por su parte, ex delantera del Fundación Albacete, comenzó el curso de manera más sosegada, pero ha inaugurado su casillero particular anotando tres goles en las últimas dos jornadas. Vio puerta por partida doble en la goleada eibarresa al Rayo, y hace tan solo unos días anotaba el gol azulgrana en el duelo frente al Real Madrid.

Pero eso no es todo. Al Eibar todavía le queda un as en la manga. A finales de agosto el cuadro dirigido por Ana Junyent lograba la cesión de Ana de Teresa, la prometedora delantera del Levante que ya el año pasado había mostrado sus habilidades cedida en el Rayo Vallecano. La joven futbolista de tan solo 19 años había despuntado en Vallecas, acabando el año como la máxima goleadora del conjunto madrileño, a pesar de que no pudo acabar la temporada por una grave lesión de rodilla. ADT encara la fase final de recuperación y cuenta ya los días que le restan para poder volver a pisar el verde, en lo que sin duda será un gran refuerzo para los intereses del cuadro guipuzcoano.

La marcha de Thembi Kgatlana suponía un duro varapalo para el Eibar. El gol anda muy buscado, y cuando por fin lo has encontrado duele horrores no poder retenerlo. Pero en ocasiones una pérdida puede dar pie a nuevos descubrimientos. Arola y Kuki tienen una nueva responsabilidad que recae sobre sus hombros, y esta no es otra que hacer olvidar a la surafricana. La certeza es que los números no mienten, y por ahora dicen que ambas delanteras están ya muy cerca de igualar sus cifras anotadoras de la temporada pasada, habiendo disputado tan solo seis jornadas de liga.

Las autoras de seis de los nueve tantos que ha marcado el cuadro eibarrés esta campaña prometen seguir dando de qué hablar, al fin y al cabo, son conscientes de que la capacidad goleadora de su equipo pasa en gran parte por sus botas. Thembi Kgatlana ya no está, pero la nueva pólvora del Eibar es toda una realidad.

Contenido patrocinado por Iberdrola

Imagen de cabecera: SD Eibar

_Eibar

La nueva pólvora

Albert Artasona @albertartasona
14-10-2021

_Eibar

Siete años entre gigantes

Alberto Edjogo-Owono @albertoowono
17-05-2021