_Alemania

Bundesliga, el cierre del mercado

El atípico mercado de fichajes veraniego de este 2020 se cerró en el 5 de octubre y, como de costumbre, fue la Bundesliga la primera de las grandes ligas en cerrar el grifo de las incorporaciones, a media tarde. Hubo algunas llegadas muy interesantes, equipos que ni participaron en las últimas 48 horas de mercado y algunas despedidas. Todos estos movimientos llegaron con la liga empezada y en un parón por las convocatorias de las selecciones, lo que le dará a los nuevos días de aclimatación que su nuevo destino. Traspasos, cesiones, desvinculaciones… El mundo de los fichajes se presentó en estos meses algo precario por la situación que la pandemia provocó no solo en Alemania, sino que prácticamente afectó a todo el planeta. Pero esto es fútbol, exclusivamente.

Los clubes aprovechan estos días de mercado para dar los últimos retoques a sus plantillas. Pocos se salvan de no entrar, sobre todo, en las horas finales antes del cierre. En Alemania no se ha librado ni el campeón de todo, el Bayern, que ha reforzado todas sus líneas con algunos viejos conocidos y caras nuevas, pero con la intención de rellenar el fondo de armario y así doblar todas las posiciones sobre el campo. Por ejemplo, llegó Marc Roca, un jugador por el que lucharon la temporada pasada y que, en esta ocasión, lo incorporaron por un precio muy inferior al de hace un año. Llegó también un viejo conocido, Douglas Costa, cuya salida años atrás provocó mucho malestar en Uli Hoeneß.  Para la delantera incorporaron a Choupo-Moting, un futbolista que era secundario en el subcampeón de Europa y llega para ser suplente de Robert Lewandowski, en competencia con Joshua Zirkzee, uno de los jóvenes de la cantera que derribó la puerta del primer equipo. Por otra parte, la incorporación de Bouna Sarr, procedente de Marsella para la banda derecha libera a Joshua Kimmich de esa función y lo deja ya disponible exclusivamente para el centro del campo, siendo Pavard y Sarr quienes se disputen la posición del lateral diestro. La llegada de Sarr envió a Marsella a Michaël Cuisance, que estuvo hasta última hora con opciones de ir, incluso, a la Premier League. Sven Ulreich también hizo las maletas. El portero le dejó la suplencia a Nübel y bajó a 2.Bundesliga, para jugar en Hamburgo. Javi Martínez, el héroe de la Supercopa europea, otro con los que se especuló una posible salida, finalmente cumplirá el año de contrato que le queda con los bávaros y se marchará el próximo verano.

El Bayern se movió bastante en las últimas horas del mercado, pero no fueron los únicos. Hubo algunos clubes, como el Borussia Dortmund, que no incorporaron a nadie a última hora ni perdieron efectivos. Como dijo Watzke, finalmente Jadon Sancho se quedó y, aunque desde Inglaterra sonaron cantos de sirena hasta última hora, el extremo se mantendrá. Al otro lado drl Ruhr, en Gelsenkirchen, el club que peor momento está pasando actualmente en la Bundesliga, el Schalke 04,  perdió a Sebastian Rudy e incorporó a Kilian Ludewig. En resumen, se quitaron a un lateral postizo para traer a otro que aún está por hacer, pero el año que viene todo volverá a ser igual. Manuel Baum debe rezar para enderezar el rumbo de un club que va a la deriva.

Otro club que se movió bastante en las últimas horas de este mercado fue el Hertha BSC. Nos hemos cansado de decir estos meses que el proyecto del grande de la capital es muy ambicioso y había recursos suficientes para acometer refuerzos interesantes, que trajeron consigo algunos efectos secundarios, como la salida de Arne Maier al Arminia Bielefeld. El joven centrocampista es uno de los jóvenes más prometedores del fútbol germano, pero en el proyecto del conjunto berlinés no tenía sitio. El neerlandés de ascendencia tunecina, Karim Rekik, también abandonó el barco y marchó al Sevilla, para hacer competencia a los defensas sevillistas. El inicio algo irregular de la temporada provocó la llegada en el cierre de mercado de Omar Alderete en propiedad y Mattéo Guendouzi cedido por el Arsenal, además del regreso de Eduard Löwen, que estaba cedido en Augsburg.

Sin duda, una de las llegadas que más expectación ha despertado es la de Justin Kluivert al RB Leipzig, procedente de la AS Roma. El hijo de Patrick es un futbolista joven y desequilibrante, dos características que abundan en el club de Nagelsmann. La otra es la de Ridle Baku, que cambia Maguncia por Wolfsburg. La expectación de Justin y Baku contrasta con la redención de otros jugadores que han vuelto a la Bundesliga en busca de una nueva oportunidad. Son los casos de Maximilian Philipp y Amin Younes. El primero llega al Wolfsburg en calidad de cedido, desde el Dinamo Moscú. Desde su salida del Freiburg, Philipp no ha encontrado su sitio. El otro es Loris Karius, que también viene como cedido al Union Berlin, desde el Liverpool. El guardameta está pasando por una dura etapa. Desde aquella fatídica final de Champions ante el Real Madrid su carrera ha ido en picado, con el exilio temporal a Turquía incluido, donde tampoco tuvo suerte. En el Union busca competir por el puesto de titular y, sobre todo, volver a sentirse querido y con confianza. El Union Berlin se ha caracterizado este verano por ‘rescatar’ futbolistas. Además de Karius habían incorporado a Robin Knoche y Max Kruse, que ya debutaron, semanas antes. Por si fuera poco, los de Urs Fischer también incorporaron al finlandés Joel Pohjanpalo, que ha ido de cesión en cesión, sin encajar en el Leverkusen, un club en el que tuvo un estreno algo ilusionante, que se diluyó con el tiempo.

Donde tienen sensaciones contradictorias tras este cierre es en Bremen. Consiguieron retener a Milot Rashica, un futbolista muy cotizado e importante para los de Kohfeldt que tenía a clubes como Leverkusen, RB Leipzig, Dortmund, Aston Villa y AC Milan pendientes de su posible incorporación. Sin embargo, sí salió Davy Klaassen, rumbo a Amsterdam, para volver al club en el que creció, se formó y debutó a nivel profesional. Martin Harnik, veterano jugador del Werder Bremen, protagonizó la anécdota más curiosa del cierre del mercado. Tiene 33 años y se había desvinculado del club a 24 horas de cerrarse el tiempo de fichajes. Encontró destino al día siguiente y él lo tenía claro. El internacional decidió comprometerse con el TuS Dassendorf, un equipo de la Quinta División (Oberliga Hamburg). Pero la curiosidad no es el club, ni siquiera la categoría. En el Dassendorf, Harnik coincidirá con su cuñado (miembro de la plantilla) y un viejo compañero de equipo, actual entrenador. Un momento para disfrutar del fútbol fuera de la burbuja profesional.

Así es el mercado de fichajes: chollos, retoques, carteras… Jugadores que se han quedado sin sitio y buscan salida; otros que llegan de fuera con la intención de hacerse un nombre. La situación es la que es y el de 2020 ha sido muy especial, no solo para los alemanes, sino para el resto del continente. Cuando lo habitual era cerrar en los primeros días de septiembre la situación actual que vivimos lo retrasó todo un mes. Ahora les toca a los nuevos demostrar que merecen un hueco en sus nuevos destinos o, en caso de los cedidos, poder regresar y tener una nueva oportunidad.

Imagen de cabecera: AFP / CHRISTOF STACHE

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El atípico mercado de fichajes veraniego de este 2020 se cerró en el 5 de octubre y, como de costumbre, fue la Bundesliga la primera de las grandes ligas en cerrar el grifo de las incorporaciones, a media tarde. Hubo algunas llegadas muy interesantes, equipos que ni participaron en las últimas 48 horas de mercado y algunas despedidas. Todos estos movimientos llegaron con la liga empezada y en un parón por las convocatorias de las selecciones, lo que le dará a los nuevos días de aclimatación que su nuevo destino. Traspasos, cesiones, desvinculaciones… El mundo de los fichajes se presentó en estos meses algo precario por la situación que la pandemia provocó no solo en Alemania, sino que prácticamente afectó a todo el planeta. Pero esto es fútbol, exclusivamente.

Los clubes aprovechan estos días de mercado para dar los últimos retoques a sus plantillas. Pocos se salvan de no entrar, sobre todo, en las horas finales antes del cierre. En Alemania no se ha librado ni el campeón de todo, el Bayern, que ha reforzado todas sus líneas con algunos viejos conocidos y caras nuevas, pero con la intención de rellenar el fondo de armario y así doblar todas las posiciones sobre el campo. Por ejemplo, llegó Marc Roca, un jugador por el que lucharon la temporada pasada y que, en esta ocasión, lo incorporaron por un precio muy inferior al de hace un año. Llegó también un viejo conocido, Douglas Costa, cuya salida años atrás provocó mucho malestar en Uli Hoeneß.  Para la delantera incorporaron a Choupo-Moting, un futbolista que era secundario en el subcampeón de Europa y llega para ser suplente de Robert Lewandowski, en competencia con Joshua Zirkzee, uno de los jóvenes de la cantera que derribó la puerta del primer equipo. Por otra parte, la incorporación de Bouna Sarr, procedente de Marsella para la banda derecha libera a Joshua Kimmich de esa función y lo deja ya disponible exclusivamente para el centro del campo, siendo Pavard y Sarr quienes se disputen la posición del lateral diestro. La llegada de Sarr envió a Marsella a Michaël Cuisance, que estuvo hasta última hora con opciones de ir, incluso, a la Premier League. Sven Ulreich también hizo las maletas. El portero le dejó la suplencia a Nübel y bajó a 2.Bundesliga, para jugar en Hamburgo. Javi Martínez, el héroe de la Supercopa europea, otro con los que se especuló una posible salida, finalmente cumplirá el año de contrato que le queda con los bávaros y se marchará el próximo verano.

El Bayern se movió bastante en las últimas horas del mercado, pero no fueron los únicos. Hubo algunos clubes, como el Borussia Dortmund, que no incorporaron a nadie a última hora ni perdieron efectivos. Como dijo Watzke, finalmente Jadon Sancho se quedó y, aunque desde Inglaterra sonaron cantos de sirena hasta última hora, el extremo se mantendrá. Al otro lado drl Ruhr, en Gelsenkirchen, el club que peor momento está pasando actualmente en la Bundesliga, el Schalke 04,  perdió a Sebastian Rudy e incorporó a Kilian Ludewig. En resumen, se quitaron a un lateral postizo para traer a otro que aún está por hacer, pero el año que viene todo volverá a ser igual. Manuel Baum debe rezar para enderezar el rumbo de un club que va a la deriva.

Otro club que se movió bastante en las últimas horas de este mercado fue el Hertha BSC. Nos hemos cansado de decir estos meses que el proyecto del grande de la capital es muy ambicioso y había recursos suficientes para acometer refuerzos interesantes, que trajeron consigo algunos efectos secundarios, como la salida de Arne Maier al Arminia Bielefeld. El joven centrocampista es uno de los jóvenes más prometedores del fútbol germano, pero en el proyecto del conjunto berlinés no tenía sitio. El neerlandés de ascendencia tunecina, Karim Rekik, también abandonó el barco y marchó al Sevilla, para hacer competencia a los defensas sevillistas. El inicio algo irregular de la temporada provocó la llegada en el cierre de mercado de Omar Alderete en propiedad y Mattéo Guendouzi cedido por el Arsenal, además del regreso de Eduard Löwen, que estaba cedido en Augsburg.

Sin duda, una de las llegadas que más expectación ha despertado es la de Justin Kluivert al RB Leipzig, procedente de la AS Roma. El hijo de Patrick es un futbolista joven y desequilibrante, dos características que abundan en el club de Nagelsmann. La otra es la de Ridle Baku, que cambia Maguncia por Wolfsburg. La expectación de Justin y Baku contrasta con la redención de otros jugadores que han vuelto a la Bundesliga en busca de una nueva oportunidad. Son los casos de Maximilian Philipp y Amin Younes. El primero llega al Wolfsburg en calidad de cedido, desde el Dinamo Moscú. Desde su salida del Freiburg, Philipp no ha encontrado su sitio. El otro es Loris Karius, que también viene como cedido al Union Berlin, desde el Liverpool. El guardameta está pasando por una dura etapa. Desde aquella fatídica final de Champions ante el Real Madrid su carrera ha ido en picado, con el exilio temporal a Turquía incluido, donde tampoco tuvo suerte. En el Union busca competir por el puesto de titular y, sobre todo, volver a sentirse querido y con confianza. El Union Berlin se ha caracterizado este verano por ‘rescatar’ futbolistas. Además de Karius habían incorporado a Robin Knoche y Max Kruse, que ya debutaron, semanas antes. Por si fuera poco, los de Urs Fischer también incorporaron al finlandés Joel Pohjanpalo, que ha ido de cesión en cesión, sin encajar en el Leverkusen, un club en el que tuvo un estreno algo ilusionante, que se diluyó con el tiempo.

Donde tienen sensaciones contradictorias tras este cierre es en Bremen. Consiguieron retener a Milot Rashica, un futbolista muy cotizado e importante para los de Kohfeldt que tenía a clubes como Leverkusen, RB Leipzig, Dortmund, Aston Villa y AC Milan pendientes de su posible incorporación. Sin embargo, sí salió Davy Klaassen, rumbo a Amsterdam, para volver al club en el que creció, se formó y debutó a nivel profesional. Martin Harnik, veterano jugador del Werder Bremen, protagonizó la anécdota más curiosa del cierre del mercado. Tiene 33 años y se había desvinculado del club a 24 horas de cerrarse el tiempo de fichajes. Encontró destino al día siguiente y él lo tenía claro. El internacional decidió comprometerse con el TuS Dassendorf, un equipo de la Quinta División (Oberliga Hamburg). Pero la curiosidad no es el club, ni siquiera la categoría. En el Dassendorf, Harnik coincidirá con su cuñado (miembro de la plantilla) y un viejo compañero de equipo, actual entrenador. Un momento para disfrutar del fútbol fuera de la burbuja profesional.

Así es el mercado de fichajes: chollos, retoques, carteras… Jugadores que se han quedado sin sitio y buscan salida; otros que llegan de fuera con la intención de hacerse un nombre. La situación es la que es y el de 2020 ha sido muy especial, no solo para los alemanes, sino para el resto del continente. Cuando lo habitual era cerrar en los primeros días de septiembre la situación actual que vivimos lo retrasó todo un mes. Ahora les toca a los nuevos demostrar que merecen un hueco en sus nuevos destinos o, en caso de los cedidos, poder regresar y tener una nueva oportunidad.

Imagen de cabecera: AFP / CHRISTOF STACHE

_Alemania

Perdónales, Robert

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
30-11-2021

_Alemania

Dramas y retales

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
23-11-2021