_Alemania

Borussia Dortmund, un juego de niños

Se ha dicho del Borussia Dortmund, en los últimos años, que es un buen club para el desarrollo de jugadores jóvenes. Una especie de club trampolín al que llegan futbolistas para luego dar el salto a cotas más altas. La temporada pasada, algunos de estos chavales, como Jadon Sancho o Erling Braut Haaland, dieron mucho de qué hablar, pero en la actual se han unido varios, como Gio Reyna y Jude Bellingham, que a los 17 años han derribado la puerta y prácticamente Lucien Favre los ha colocado al inicio como titulares, por delante de otros ya más contrastados.

Sancho y Haland ya son, a sus 20 años, una realidad. Jadon acabó la anterior Bundesliga como una moto, siendo uno de los máximos goleadores y asistentes de la competición. Tanto, que este verano, hasta el último momento, se especuló con su salida al Manchester United. Sin embargo, en su club lo tenían muy claro, porque él se quedó. El inglés y el noruego han formado una dupla letal, que ya se vio en uno de los encuentros de la actual temporada. Dos chavales de mucha calidad que, juntos, pueden hacer daño a cualquier rival, iniciando incluso la jugada desde su propio campo y contraatacando.

Con la confirmación de estos dos, faltaba analizar a los otros. Gio Reyna fue uno de los mimados de la pasada Bundesliga. Entró poco a poco, aprovechando las bajas de algunos de sus compañeros. Fue completando buenas actuaciones, pero siempre siendo un jugador de la segunda fila, nunca un titular indiscutible. Mientras tanto, en la Championship inglesa, Jude Bellingham, con 16 años, fue haciéndose un hueco en el Birmingham, disputando un total de 44 encuentros entre la liga y las copas, siendo titular en la gran mayoría. Bellingham ha llegado a Dortmund muy joven, pero con la madurez de haber cogido el timón de un club importante, aunque sea de una Segunda División. Cuando todos pensaban que tanto Reyna como Bellingham serían suplentes de lujo en este Dortmund, Favre asumió el reto y les colocó de inicio desde el principio. Uno junto a Axel Witsel y el otro por delante. Han borrado del mapa a Julian Brandt, por ejemplo, del que se especuló que podía salir este verano, porque intuía que tenía complicado ser titular como lo fue meses antes, ocupando las posiciones que las dos promesas ahora desempeñan.

Favre asumió el reto de darles protagonismo a los cuatro en esta campaña, pero no serán los únicos, porque se vienen curvas. Para el mes de noviembre ya podrá debutar con el primer equipo el niño del que todo el mundo habla, Youssoufa Moukoko. Y digo hasta noviembre porque la Bundesliga no permite jugar en Primera ni Segunda División a chavales menores de 16 años. Moukoko los cumple ese mes. Se sabe que su momento llegará pronto, porque este verano ya se le adjudicó un dorsal del primer equipo, que está deseando estrenar ya cuanto antes.

Con Moukoko, el otro que puede que pronto llegue al primer equipo sea Bynoe-Gittens, jugador con la que los borussers han repetido la fórmula de Jadon Sancho, fichado del Manchester City. Ellos, Moukoko y Bynoe-Gittens, serán los siguientes, el tercer escalón. Dos piezas con el que el Dortmund se asegura el mantener grandes promesas en su club, ser el escaparate para sus carreras e intentar mantenerlos el mayor tiempo posible, aunque es complicado. Y quizás en eso radica el problema del Dortmund que, siendo un grande, aún no le da para poder ganar títulos, aunque sí competirlos. Estos jugadores jóvenes aportan mucho, pero no puede recaer en ellos toda la responsabilidad.

El conjunto del Signal Iduna Park es el típico que, como se dice en estos tiempos, despierta mucho ‘hype’ y eso es, en gran parte, culpa de toda esta nueva generación de futbolistas que viene derribando puertas: la capacidad goleadora de Erling Haaland, los números y la asociación de Jadon Sancho, el buen trato de balón de Bellingham y la magia de Giovanni Reyna, heredada de su padre. Todos ellos y los que vendrán, convierten el fútbol profesional en un juego de niños y, Dortmund, el lugar perfecto para desarrollar su imaginación.

Imagen de cabecera: MICHAEL SOHN/POOL/AFP via Getty Images

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Se ha dicho del Borussia Dortmund, en los últimos años, que es un buen club para el desarrollo de jugadores jóvenes. Una especie de club trampolín al que llegan futbolistas para luego dar el salto a cotas más altas. La temporada pasada, algunos de estos chavales, como Jadon Sancho o Erling Braut Haaland, dieron mucho de qué hablar, pero en la actual se han unido varios, como Gio Reyna y Jude Bellingham, que a los 17 años han derribado la puerta y prácticamente Lucien Favre los ha colocado al inicio como titulares, por delante de otros ya más contrastados.

Sancho y Haland ya son, a sus 20 años, una realidad. Jadon acabó la anterior Bundesliga como una moto, siendo uno de los máximos goleadores y asistentes de la competición. Tanto, que este verano, hasta el último momento, se especuló con su salida al Manchester United. Sin embargo, en su club lo tenían muy claro, porque él se quedó. El inglés y el noruego han formado una dupla letal, que ya se vio en uno de los encuentros de la actual temporada. Dos chavales de mucha calidad que, juntos, pueden hacer daño a cualquier rival, iniciando incluso la jugada desde su propio campo y contraatacando.

Con la confirmación de estos dos, faltaba analizar a los otros. Gio Reyna fue uno de los mimados de la pasada Bundesliga. Entró poco a poco, aprovechando las bajas de algunos de sus compañeros. Fue completando buenas actuaciones, pero siempre siendo un jugador de la segunda fila, nunca un titular indiscutible. Mientras tanto, en la Championship inglesa, Jude Bellingham, con 16 años, fue haciéndose un hueco en el Birmingham, disputando un total de 44 encuentros entre la liga y las copas, siendo titular en la gran mayoría. Bellingham ha llegado a Dortmund muy joven, pero con la madurez de haber cogido el timón de un club importante, aunque sea de una Segunda División. Cuando todos pensaban que tanto Reyna como Bellingham serían suplentes de lujo en este Dortmund, Favre asumió el reto y les colocó de inicio desde el principio. Uno junto a Axel Witsel y el otro por delante. Han borrado del mapa a Julian Brandt, por ejemplo, del que se especuló que podía salir este verano, porque intuía que tenía complicado ser titular como lo fue meses antes, ocupando las posiciones que las dos promesas ahora desempeñan.

Favre asumió el reto de darles protagonismo a los cuatro en esta campaña, pero no serán los únicos, porque se vienen curvas. Para el mes de noviembre ya podrá debutar con el primer equipo el niño del que todo el mundo habla, Youssoufa Moukoko. Y digo hasta noviembre porque la Bundesliga no permite jugar en Primera ni Segunda División a chavales menores de 16 años. Moukoko los cumple ese mes. Se sabe que su momento llegará pronto, porque este verano ya se le adjudicó un dorsal del primer equipo, que está deseando estrenar ya cuanto antes.

Con Moukoko, el otro que puede que pronto llegue al primer equipo sea Bynoe-Gittens, jugador con la que los borussers han repetido la fórmula de Jadon Sancho, fichado del Manchester City. Ellos, Moukoko y Bynoe-Gittens, serán los siguientes, el tercer escalón. Dos piezas con el que el Dortmund se asegura el mantener grandes promesas en su club, ser el escaparate para sus carreras e intentar mantenerlos el mayor tiempo posible, aunque es complicado. Y quizás en eso radica el problema del Dortmund que, siendo un grande, aún no le da para poder ganar títulos, aunque sí competirlos. Estos jugadores jóvenes aportan mucho, pero no puede recaer en ellos toda la responsabilidad.

El conjunto del Signal Iduna Park es el típico que, como se dice en estos tiempos, despierta mucho ‘hype’ y eso es, en gran parte, culpa de toda esta nueva generación de futbolistas que viene derribando puertas: la capacidad goleadora de Erling Haaland, los números y la asociación de Jadon Sancho, el buen trato de balón de Bellingham y la magia de Giovanni Reyna, heredada de su padre. Todos ellos y los que vendrán, convierten el fútbol profesional en un juego de niños y, Dortmund, el lugar perfecto para desarrollar su imaginación.

Imagen de cabecera: MICHAEL SOHN/POOL/AFP via Getty Images

_Alemania

Eisern Union, unión infinita

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
25-01-2022

_Alemania

El hundimiento

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
18-01-2022