_Tenis

Andújar, de vuelta a la línea de salida

Alejandro Pérez @aperezgom 04-04-2019

etiquetas:

Hemos tenido que esperar a la
última semana de marzo para ver el primer torneo ATP Challenger en España. Le
seguirán hasta siete más. Desde Marbella hasta Barcelona. En la ciudad marbellí,
en el Club de Tenis Puente Romano, Pablo Andújar (Cuenca, 1986) ha levantado su
noveno título Challenger.

A sus 33 años, Pablo vuelve a
disfrutar el tenis. Tras vivir un calvario de lesiones y pasos por el quirófano
muy difícil de asimilar y de superar. Antes de todo eso, en verano de 2015,
llegó a estar en el top35 (32) ATP y a jugar la final del Conde de Godó. Ahora
vuelve a encadenar torneos, sensaciones y tenis.

Tres intervenciones para eliminar
el dolor en la zona del codo. Febrero y noviembre de 2016 y abril de 2017.
Jugar sin dolor era el objetivo. Su último partido en 2015 fue en primera ronda
del USOpen ante el ruso Gabashvili. Se retiró antes de empezar la quinta manga.
Semanas antes había alcanzado su mejor clasificación y en Flushing Meadows era
el número 49 ATP.

Comenzó 2016 y, antes de la
primera operación, disputó seis torneos. Siete partidos individuales (1-6) y
seis de dobles (2-4). Sao Paulo fue su último escenario antes de la primera
operación. En ese momento era número 70 del mundo. Antes de la primera
intervención.

Seis meses después reaparecía en
el torneo Challenger de Sevilla desde el puesto 649. Siete torneos en un mes
llegando a dos semifinales Challenger (Bosnia y Marruecos). Pero el cambio a
ATP fue duro: cuatro derrotas en cuatro partidos. En el ATP 500 de Basilea,
tras perder en primera ronda ante el holandés Haase, vuelve a parar. Segunda
operación.

Si la primera intervención supuso
seis meses de parón, esta segunda no tuvo nada que ver. En el espacio de 11
meses sin jugar (de octubre de 2016 hasta septiembre 2017) se produjo una
tercera visita al quirófano en abril de 2017. Tercera ocasión para quitar el
dolor en el codo. 11 meses sin jugar un torneo y 15 meses sin participar en un
ATP.

Regresó en 2017 para dos Futures
(Sabadell y Melilla) sin tener clasificación y después nada hasta 2018. Pune (India)
vio a Andújar volver a jugar un torneo ATP tras 15 meses sin participar en la
máxima categoría. Perdió, pero el paso estaba dado. Hasta febrero, en Río de
Janeiro, no ganaría su primer partido y además en un ATP 500. Su primer torneo
en este nivel desde antes de la primera operación (Basilea 2016). Y las
lágrimas fueron inevitables: «En mi situación, quien no hubiese llorado es
que no tiene sangre», dijo el tenista a EFE tras el partido. Dos años sin
ganar en ATP. La luz al final del túnel.

Si la victoria en un partido en
Río fue un momento para recordar, lo que vendría las siguientes semanas superaba
todo lo anterior. Primera edición del torneo Challenger en la academia de Juan
Carlos Ferrero. Y primer título para Andújar en cuatro años, sexto Challenger. De
estar al límite del top600 al puesto 355, subida de casi 250 puestos.

Y para hacerlo todo aún más
espectacular, la semana siguiente, título en el ATP 250 de Marrakech. Cuatro
años después de su último ATP (Gstaad), el conquense volvió a levantar un
trofeo ATP y ganando a dos top100, incluido Edmund (26º por entonces) en la
final. En dos semanas, del 598º al 154º ATP. 444 puestos ascendidos.

Volvió a jugar en Barcelona y
Madrid, combinando Challengers y ATPs. En el Challenger de Florencia ganó su
tercer título del curso, lo que hizo de 2018 su año más prolífico en cuanto a
torneos conquistados. Y todavía le quedaría cerrar la temporada con el título
en Buenos Aires, su octavo Challenger y el cuarto trofeo del año. Acabó 2018 en
el número 82, volviendo al top100 en noviembre, tras más de dos años fuera
(abril de 2016, 81º).

Esta temporada, tras un comienzo
dubitativo (0-3), llegó a semifinales en el Challenger de Santiago (Chile) y ha
ganado la segunda edición del Challenger en Marbella. El noveno de su carrera y
primero de este año, justo antes de defender su título en Villena, en casa de
Ferrero. Llega a Valencia en el número 70 de la clasificación. ¿En qué posición
estaba antes de su primera operación, tras perder en Sao Paulo en febrero de
2016? Exacto, el 70. Vuelve donde todo empezó.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Hemos tenido que esperar a la
última semana de marzo para ver el primer torneo ATP Challenger en España. Le
seguirán hasta siete más. Desde Marbella hasta Barcelona. En la ciudad marbellí,
en el Club de Tenis Puente Romano, Pablo Andújar (Cuenca, 1986) ha levantado su
noveno título Challenger.

A sus 33 años, Pablo vuelve a
disfrutar el tenis. Tras vivir un calvario de lesiones y pasos por el quirófano
muy difícil de asimilar y de superar. Antes de todo eso, en verano de 2015,
llegó a estar en el top35 (32) ATP y a jugar la final del Conde de Godó. Ahora
vuelve a encadenar torneos, sensaciones y tenis.

Tres intervenciones para eliminar
el dolor en la zona del codo. Febrero y noviembre de 2016 y abril de 2017.
Jugar sin dolor era el objetivo. Su último partido en 2015 fue en primera ronda
del USOpen ante el ruso Gabashvili. Se retiró antes de empezar la quinta manga.
Semanas antes había alcanzado su mejor clasificación y en Flushing Meadows era
el número 49 ATP.

Comenzó 2016 y, antes de la
primera operación, disputó seis torneos. Siete partidos individuales (1-6) y
seis de dobles (2-4). Sao Paulo fue su último escenario antes de la primera
operación. En ese momento era número 70 del mundo. Antes de la primera
intervención.

Seis meses después reaparecía en
el torneo Challenger de Sevilla desde el puesto 649. Siete torneos en un mes
llegando a dos semifinales Challenger (Bosnia y Marruecos). Pero el cambio a
ATP fue duro: cuatro derrotas en cuatro partidos. En el ATP 500 de Basilea,
tras perder en primera ronda ante el holandés Haase, vuelve a parar. Segunda
operación.

Si la primera intervención supuso
seis meses de parón, esta segunda no tuvo nada que ver. En el espacio de 11
meses sin jugar (de octubre de 2016 hasta septiembre 2017) se produjo una
tercera visita al quirófano en abril de 2017. Tercera ocasión para quitar el
dolor en el codo. 11 meses sin jugar un torneo y 15 meses sin participar en un
ATP.

Regresó en 2017 para dos Futures
(Sabadell y Melilla) sin tener clasificación y después nada hasta 2018. Pune (India)
vio a Andújar volver a jugar un torneo ATP tras 15 meses sin participar en la
máxima categoría. Perdió, pero el paso estaba dado. Hasta febrero, en Río de
Janeiro, no ganaría su primer partido y además en un ATP 500. Su primer torneo
en este nivel desde antes de la primera operación (Basilea 2016). Y las
lágrimas fueron inevitables: «En mi situación, quien no hubiese llorado es
que no tiene sangre», dijo el tenista a EFE tras el partido. Dos años sin
ganar en ATP. La luz al final del túnel.

Si la victoria en un partido en
Río fue un momento para recordar, lo que vendría las siguientes semanas superaba
todo lo anterior. Primera edición del torneo Challenger en la academia de Juan
Carlos Ferrero. Y primer título para Andújar en cuatro años, sexto Challenger. De
estar al límite del top600 al puesto 355, subida de casi 250 puestos.

Y para hacerlo todo aún más
espectacular, la semana siguiente, título en el ATP 250 de Marrakech. Cuatro
años después de su último ATP (Gstaad), el conquense volvió a levantar un
trofeo ATP y ganando a dos top100, incluido Edmund (26º por entonces) en la
final. En dos semanas, del 598º al 154º ATP. 444 puestos ascendidos.

Volvió a jugar en Barcelona y
Madrid, combinando Challengers y ATPs. En el Challenger de Florencia ganó su
tercer título del curso, lo que hizo de 2018 su año más prolífico en cuanto a
torneos conquistados. Y todavía le quedaría cerrar la temporada con el título
en Buenos Aires, su octavo Challenger y el cuarto trofeo del año. Acabó 2018 en
el número 82, volviendo al top100 en noviembre, tras más de dos años fuera
(abril de 2016, 81º).

Esta temporada, tras un comienzo
dubitativo (0-3), llegó a semifinales en el Challenger de Santiago (Chile) y ha
ganado la segunda edición del Challenger en Marbella. El noveno de su carrera y
primero de este año, justo antes de defender su título en Villena, en casa de
Ferrero. Llega a Valencia en el número 70 de la clasificación. ¿En qué posición
estaba antes de su primera operación, tras perder en Sao Paulo en febrero de
2016? Exacto, el 70. Vuelve donde todo empezó.

etiquetas:

_Tenis

Responsabilidad

Alejandro Pérez @aperezgom
13-01-2022

_Tenis

Vacunas y el Open (para algunos) de Australia

Gonzalo de Melo @gonzalodemelo
05-01-2022